BMW R 1200 GS Rall­ye

REESTRENA SE CON LA CA­SA GER­MA­NA úNI­CA FOR­MA ES­TRE­LLA DE EQUI­PA DE LA Má­XI­MA EDI­CIóN, SE DE SU ES­PE­CIE, L. PA­RA ES­TA SEG­MEN­TO. CA­PA Z DEL CO­MO PO­CAS TRADICIONA FOR­MA XITRAIL MáS LO HA­CE DE CO­MO LA MA Y NO SO­LO EL FIN DE ERI­GIR­SE

Motociclismo (México) - - Sumario - Eduar­do Ji­mé­nez Fotos: Car­los Que­ve­do

í, leís­te bien el tí­tu­lo de es­te tex­to, no se tra­ta de una do­ble pro­pó­si­to tra­di­cio­nal –co­mo son co­no­ci­das las de su seg­men­to– la re­no­va­da R 1200 GS de BMW ha su­fri­do las con­se­cuen­cias del na­tu­ral pro­ce­so evo­lu­ti­vo, pe­ro tal y co­mo sos­pe­cha­mos des­de su pre­sen­ta­ción du­ran­te el Sa­lón de Mi­lán 2016, se ha en­ri­que­ci­do con una nue­va va­rian­te, la de­no­mi­na­da Rall­ye que, a di­fe­ren­cia de su her­ma­na la Ad­ven­tu­re, tie­ne un en­fo­que más bien en­du­re­ro. Por ello, no so­lo es bue­na en ca­rre­te­ra y te­rra­ce­ría, sino tam­bién en es­ce­na­rios cien por cien­to of­froad.

PA­RA TO­DO

Sí, sa­be­mos que la fa­mi­lia GS cuen­ta con ex­ce­len­tes ejem­pla­res dis­po­ni­bles co­mo la pro­pia F 800 GS Tri­ple Black o Ad­ven­tu­re, que, por sus ca­rac­te­rís­ti­cas y es­pe­cial li­ge­re­za, mu­chos la eli­gen co­mo la me­jor op­ción pa­ra un ma­ne­jo más exi­gen­te en te­rra­ce­ría. Pues bien, pa­ra aque­llos que creían que es­te mo­de­lo no se po­día me­jo­rar, lle­ga es­ta nue­va va­rian­te, que en­tre al­gu­nas de sus no­ve­da­des equi­pa po­sa­piés con ga­rras pa­ra una me­jor su­je­ción, ri­nes de rayos; en la elec­tró­ni­ca, mo­do En­du­ro y un ca­re­na­do me­nos vo­lup­tuo­so que el de su her­ma­na Ad­ven­tu­re, con el cual es mu­cho más lle­va­de­ra en am­bien­tes com­pli­ca­dos, pe­ro tam­bién pa­ra di­fe­ren­cir­se del

res­to y de es­ta for­ma, cum­plir con el pro­pó­si­to de ser la más ca­paz de la fa­mi­lia.

El aca­ba­do “Ri­de” com­pren­de de un do­mi­nan­te co­lor azul in­di­go, que se ha­ce pre­sen­te en el “pi­co de pa­to” y el cha­sís. Asi­mis­mo, el de­pó­si­to com­bi­na es­te co­lor con gris ti­ta­nio, ro­jo y las si­glas de la no­men­cla­tu­ra so­bre­di­men­sio­na­das, muy ati­na­do. Por su­pues­to, se han re­ser­va­do las óp­ti­cas full LED y el sis­te­ma Key­less Ri­de (lla­ve pre­sen­cial), pa­ra es­ta edi­ción. Otros ac­ce­so­rios co­mo el roll ca­ge pa­ra mo­tor, cu­bre­cár­ter re­for­za­do, pan­ta­lla pro­tec­to­ra de fa­ro y asien­to co­rri­do ti­po en­du­ro, en­tre otros, tam­bién es­tán dis­po­ni­bles en el ca­tá­lo­go.

PRES­TA­CIO­NES REALES

Pa­ra nues­tra prue­ba de­ci­di­mos so­me­ter­la a to­dos los am­bien­tes po­si­bles, por ello, nos tras­la­da­mos a una co­que­ta ca­rre­te­ra lle­na de cur­vas, don­de apro­ve­cha­mos nues­tra uni­dad de prue­bas y sus llan­tas as­fál­ti­cas. De­fi­ni­ti­va­men­te no hay ri­val en es­te apar­ta­do, la “ma­xi” bá­va­ra se com­por­ta a la al­tu­ra de su exu­be­ran­te pre­cio, dig­na ri­val de una sport tu­ris­mo y por res­pues­ta en el ace­le­ra­dor, in­clu­so con una naked. Tal y co­mo lo ci­ta­mos en la edi­ción an­te­rior pa­ra su pre­sen­ta­ción, sa­be­mos que hay ri­va­les que de­cla­ran más po­ten­cia, pe­ro la en­tre­ga del bó­xer en­fria­do por agua es siem­pre con­tun­den­te. Aquí re­cu­rri­mos al mo­do Dy­na­mic, sim­ple­men­te una de­li­cia. Lo me­jor es sin­cro­ni­zar las sus­pen­sio­nes en el mis­mo mo­do, con lo cual se con­si­gue la du­re­za ne­ce­sa­ria pa­ra en­trar a cur­vas con de­ci­sión. Lle­var­la de un la­do a otro es sen­ci­llo, ace­le­rar no le cuesta, y fre­nar... ¡Tam­po­co!. Las pin­zas ra­dia­les ti­po mo­no­block fir­ma­das por Brem­bo al fren­te, rea­li­zan un tra­ba­jo es­tu­pen­do. A su vez, el ABS fun­cio­na sin ser tan in­tru­si­vo, por lo cual, aque­llos aman­tes del ma­ne­jo pu­ris­ta es­ta­rán muy de acuer­do con su com­por­ta­mien­to. Se­gu­ra­men­te, di­cha di­ná­mi­ca to­ma ori­gen en el desa­rro­llo que han de­ja­do otros mo­de­los co­mo la S 1000 XR.

Pa­ra nues­tra suerte, la llu­via no se hi­zo es­pe­rar, mo­men­to per­fec­to pa­ra se­guir po­nien­do a prue­ba su elec­tró­ni­ca, por lo que aho­ra pro­gra­ma­mos el mo­do Rain. De in­me­dia­to per­ci­bes un cam­bio ra­di­cal en el com­por­ta­mien­to, es­to se de­be a que li­mi­ta las pres­ta­cio­nes del tren mo­triz, de tal for­ma que, en el ca­so de los fre­nos, el ABS –aho­ra sí– ac­túa de una for­ma más in­tru­si­va. Lo mis­mo ocu­rre con el sis­te­ma de con­trol de trac­ción, con el cual, in­me­dia­ta­men­te per­ci­bes có­mo de­tie­ne el des­li­za­mien­to de la llan­ta tra­se­ra. ¡Y va­ya que lo com­pro­ba­mos! pues un pe­que­ño des­la­ve lle­nó de ba­rro el as­fal­to por don­de tra­za­mos nues­tra cur­va. El re­sul­ta­do: sa­li­da lim­pia y con­trol má­xi­mo.

EXÍGETE AL MÁ­XI­MO

No po­día­mos de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad de com­pro­bar las tan re­cal­ca­das bon­da­des cam­pe­ras de es­ta mo­to­ci­cle­ta. Por lo an­te­rior, nos lle­va­mos a la Rall­ye a un am­bien­te pro­pi­cio, don­de las con­di­cio­nes fue­ran lo más si­mi­la­res a las que se en­fren­ta­rá con sus fu­tu­ros clien­tes. Es ver­dad que ma­ne­jar a es­te bu­que de 244 ki­los re­quie­re ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to de ma­ne­jo of­froad, pe­ro nos da gus­to com­par­tir que, en de­fi­ni­ti­va, es la me­jor de to­da su his­to­ria. Pa­ra co­men­zar con el tra­za­do en of­froad, pro­gra­ma­mos el mo­do En­du­ro, el cual per­mi­te mi­ti­gar al má­xi­mo la in­tru­sión del ABS, así co­mo del con­trol de trac­ción, las sus­pen­sio­nes se sua­vi­zan y ajus­tan en el má­xi­mo

re­gla­je de al­tu­ra po­si­ble. El re­sul­ta­do es ex­ce­len­te. Las llan­tas, aun­que del ti­po do­ble pro­pó­si­to, no ayu­dan mu­cho en el co­me­ti­do por su en­fo­que as­fál­ti­co, sin em­bar­go, es­to no nos li­mi­tó a co­no­cer sus vir­tu­des. La sen­sa­ción de li­ge­re­za se ha­ce pre­sen­te , al ser me­nos vo­lu­mi­no­sa res­pec­to a su her­ma­na la Ad­ven­tu­re, te per­mi­te con­du­cir­la con ma­yor sol­tu­ra. La en­tre­ga de po­ten­cia es bru­tal, di­fí­cil­men­te te que­da­rás atra­pa­do en al­gún te­rreno y eso es pre­ci­sa­men­te lo que más nos gus­ta, ¡al fin una 1200 GS que te de­ja ma­ne­jar­la con ma­yor li­ber­tad! Tam­bién es el mo­men­to per­fec­to pa­ra que ba­jes el pa­ra­bri­sas al má­xi­mo, te pa­res so­bre los po­sa­piés y co­mien­ces a con­du­cir­la co­mo una ver­da­de­ra en­du­ro ri­der, la Rall­ye “de eso pi­de su li­mos­na”.

MÁ­QUI­NA DE­FI­NI­TI­VA

In­ne­ga­ble­men­te, la división Mo­to­rrad se ha to­ma­do su tiem­po pa­ra es­tu­diar y me­jo­rar las áreas de opor­tu­ni­dad de su bu­que in­sig­nia. La nue­va R 1200 GS se ha per­fec­cio­na­do. Las sus­pen­sio­nes si­guen sien­do una ma­ra­vi­lla, el sis­te­ma Te­le­le­ver y Pa­ra­le­ver ha­cen de la es­ta­día una de­li­cia y, gra­cias a su ca­pa­ci­dad de ges­tión elec­tró­ni­ca, adap­tar­las al am­bien­te de con­duc­ción en tiem­po real es real­men­te sen­ci­llo. Es mo­men­to de po­ner­nos se­rios y de­fi­nir nues­tros in­tere­ses, la nue­va GS no da es­pa­cio a ti­tu­bear y con­cre­ta los gus­tos más exi­gen­tes en una má­qui­na he­cha pa­ra los más exi­gen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.