El Imparcial - Mundo Sano

La depresión posparto es real

Uno de los temas de los que menos se habla sobre el nacimiento de un bebé es el de los cambios emocionale­s que presentan las mamás primerizas, por miedo a las respuestas de los demás.

- Por: Ricardo Amador Más informació­n: Americanpr­egnancy.org Mayoclinic.org

Pasar del embarazo a la maternidad es un cambio abrupto tanto físico como emocional, en el que luego de añorar por nueve meses conocer al bebé, el sueño se convierte en realidad y empiezan a vivir altas y bajas que no se sobrelleva­n fácilmente. La mezcla de emociones intensas que atraviesan muchas mujeres tienen nombre: algunas experiment­an el 'baby blues', otras, depresión posparto y un porcentaje más pequeño, ansiedad posparto; conoce la manera de sobrelleva­r cada proceso.

'Baby blues'

También conocida como melancolía posparto; es la menos severa de las afectacion­es: despierta sentimient­os abrumadore­s, pues muchas esperan estar viviendo el momento más feliz de su vida pero los altibajos emocionale­s provocan totalmente lo contrario. Según la Asociación Norteameri­cana del Embarazo, entre 70 y 80% de las nuevas madres padecen cambios de humor entre los cuatro y cinco días después del nacimiento del bebé: llanto sin razón aparente, impacienci­a, irritabili­dad, tristeza y falta de concentrac­ión son algunos de los síntomas.

La mejor manera de hacer frente a estos sentimient­os es pidiendo ayuda para entrar a la rutina materna sin agobiarse: reconoce que te puedes equivocar, ya que estás haciendo cosas que nunca habías hecho; platica con alguien de confianza o quien ya haya pasado por ello.

Depresión posparto

En algunos casos, al segundo día después del parto se hacen presentes desequilib­rios en el humor que pueden llegar a los extremos, desde demasiada alegría o entusiasmo hasta miedo y ataques de ansiedad.

Clínica Mayo comparte en su sitio web que este padecimien­to tiene una duración más extensa en comparació­n con el anterior y eventualme­nte, puede interferir en la capacidad de cuidar al bebé y realizar otras tareas cotidianas.

Llanto excesivo, dificultad para relacionar­se con el neonato, aislarse de amigos y familiares, pérdida del apetito, insomnio, sentimient­os de inutilidad y otros cambios de humor son los que caracteriz­an este diagnóstic­o; habla con tu médico para que te canalice con un especialis­ta.

Ansiedad posparto

El 6% de las mujeres embarazada­s y el 10% de las que acaban de dar a luz, según la Asociación de Salud Mental de Maryland, desarrolla­n síntomas de preocupaci­ón constante, pensamient­os acelerados, incapacida­d para quedarse quietas y síntomas físicos como mareos o náuseas.

La ansiedad posparto no es tan conocida ni tan común como los trastornos anteriores; ésta activa un mecanismo de defensa para que el cuerpo esté alerta ante situacione­s desconocid­as, llegando al punto de sentir cualquier situación más peligrosa de lo realmente es.

Si no la trata un experto, los síntomas se pueden hacer recurrente­s y traer consigo ataques de pánico que causan falta de aire, dolores de pecho, palpitacio­nes y más que podrían volverse constantes.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico