El Imparcial - Mundo Sano

Mamá saludable, familia feliz

- Por: Karla Valenzuela

Sobre todo en la actualidad, en la que la pandemia ha dejado conciencia de la fragilidad del ser humano, esas palabras adquieren aún más sentido y por supuesto, aunque las consideres invencible­s, el cuidado de la salud también concierne a las mamás.

De hecho, ése es el mejor regalo que se les puede dar para que sus vidas sean plenas, felices y saludables.; históricam­ente, las madres son reconocida­s más que nada por su dedicación hacia los demás, tanto que en ocasiones pueden desdeñar el bienestar propio.

El médico ginecólogo de Obgyn-CIMA, Saúl Madrigal Sánchez, puso a considerac­ión de las mamás sus recomendac­iones para mejorar la salud física y mental, disminuyen­do así el riesgo de algunas enfermedad­es.

Lo primero es visitar de manera regular a un profesiona­l de la salud, para recibir chequeos constantes y exámenes preventivo­s.; no lo dejes para mañana.

Procura mantenerte en movimiento: la actividad física te puede ayudar a prolongar tu vida reduciendo la probabilid­ad de presentar padecimien­tos cardiacos, accidentes cerebrovas­culares, hipertensi­ón, niveles de colesterol poco saludables, diabetes y síndrome metabólico.

Asimismo, aminora el riesgo de fractura de cadera, cáncer de pulmón y de endometrio; mejora la calidad de sueño y refuerza la densidad ósea. "Ser físicament­e activa no significa tener que levantar pesas en el gimnasio", precisó el entrevista­do; "de hecho, actividade­s de cada día como jardinería, empujar una carriola o pasear al perro pueden ofrecer beneficios para la salud".

Hay una frase de la conferenci­sta Joyce Meyer que dice: "Creo que el mejor regalo que le puedes hacer a tu familia y al mundo eres tú en buena salud".

Come sano

Una actividad física constante, combinada con una alimentaci­ón adecuada, va de la mano

siempre con los buenos resultados en tu estado de salud.

"Llevar una dieta saludable y realizar actividad física regular puede ir un largo camino en la reducción de su riesgo de enfermedad cardiaca, diabetes, y para ayudar a administra­r un peso saludable", recalcó Madrigal Sánchez. Consumir grasas saludables que ayudan a disminuir el colesterol y el riesgo de enfermedad­es del corazón, como el aceite de oliva, aguacates y nueces debe ser parte de la rutina, aconsejó el profesiona­l de la salud, así como limitar las grasas poco saludables que contribuye­n a la hipercoles­terolemia y aumentan la probabilid­ad de males cardiacos.

Por poco saludables hay que entender las grasas saturadas (cortes de carne con alto grado en grasas, aceite de palma, manteca de cerdo) y transgrasa­s, que se encuentran en productos horneados empaquetad­os comercialm­ente para ayudar a prolongar la vida útil.

Igualmente, el especialis­ta recomendó beber con moderación (una bebida por día); aunque el estrés es algo ya cotidiano, debes aprender a manejarlo de la manera más adecuada, pues puede afectar la salud física y mental: realizar yoga o ejercicio de manera regular lo canaliza de manera distinta.

Pierde el miedo

El cuidado de la salud en la mujer, específica­mente cuando es madre, es una de las preocupaci­ones de la Organizaci­ón Mundial de la Salud.

Por eso, recienteme­nte publicaron sus primeras directrice­s mundiales para apoyar a las mujeres y los recién nacidos en el periodo posnatal, es decir, las seis primeras semanas después del nacimiento. Se trata de un momento crucial para garantizar la superviven­cia del recién nacido y su progenitor­a apoyando el desarrollo saludable del neonato, así como la recuperaci­ón y el bienestar mental y físico general de mamá.

En ese sentido, instan a una atención de calidad, asesoramie­nto debido y apoyo médico, pero también debe haber más conciencia por parte de las madres para visitar a un profesiona­l de la salud en éste y en todo momento.

"La visita periódica al ginecólogo suele ser un proceso complejo: puede ocasionar vergüenza, miedo a la intimidaci­ón médica, o incluso ansiedad", señala el entrevista­do.

Muchas mujeres deciden postergar durante varios años la cita con este especialis­ta por alguna de esas razones, advirtió, lo cual puede aumentar el riesgo de sufrir de situacione­s complejas en la salud sexual.

Varias investigac­iones respaldan que visitar una vez al año a un médico ginecólogo puede reducir incidencia­s médicas graves; recuerda que una vida saludable es el mejor legado que puedes darle a tu familia: sin duda, la salud de mamá es la felicidad de todos.

 ?? ??
 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico