Ad­mi­nis­trar y trans­for­mar

Mural - - PORTADA - SOBREAVISO RE­NÉ DEL­GA­DO so­bre­avi­[email protected]

Trans­for­mar el go­bierno sin do­mi­nar la ad­mi­nis­tra­ción es en ex­tre­mo com­pli­ca­do, en es­pe­cial cuan­do no se ha tra­za­do ru­ta.

Go­ber­nar a dia­rio y al mis­mo tiem­po trans­for­mar a gran­des pa­sos un régimen cons­ti­tu­ye un reto des­co­mu­nal.

Una obli­ga­ción y una in­ten­ción de esas di­men­sio­nes de­man­dan, sí, li­de­raz­go, tem­ple e in­te­li­gen­cia en el ca­pi­tán, pe­ro tam­bién co­no­ci­mien­to, habilidad, ex­pe­rien­cia y ver­sa­ti­li­dad inau­di­tas en los lu­gar­te­nien­tes, so­bre to­do, si am­bos pro­pó­si­tos se pre­ten­den rea­li­zar sin so­bre­sal­tos ni rup­tu­ras. Exi­ge eso, ade­más de pla­nes, fle­xi­bi­li­dad y dis­po­si­ción a rec­ti­fi­car si es ne­ce­sa­rio.

Cuen­ta la vo­lun­tad, pe­ro no bas­ta por sí sola. Que­rer no es si­nó­ni­mo de po­der. •••

Qui­zá jus­ta­men­te por la au­sen­cia de go­bierno en las tres úl­ti­mas ges­tio­nes, se pier­de de vis­ta una ob­vie­dad: ase­gu­rar tan so­lo, día a día, el fun­cio­na­mien­to efi­cien­te, pul­cro y efi­caz de la ad­mi­nis­tra­ción y es­ta­ble­cer un go­bierno es una ha­za­ña. Más, sin un ser­vi­cio ci­vil de ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, só­li­do y res­pe­ta­do.

Si a esa proeza se añade la pre­ten­sión de ar­mar y ate­rri­zar la trans­for­ma­ción de un régimen que­bra­do, pe­ro re­sis­ten­te al cam­bio y ata­do a tra­di­cio­nes con tu­fo de in­jus­ti­cia, el desafío ad­quie­re la ta­lla de una ges­ta co­lo­sal. Y, en el arran­que de es­ta nue­va ges­tión, se per­ci­be un pro­ble­ma que, de no con­tro­lar­se y re­sol­ver­se pron­to, po­dría vul­ne­rar la ad­mi­nis­tra­ción y frus­trar aque­lla trans­for­ma­ción.

Pe­se a ha­ber si­do nom­bra­do con gran an­ti­ci­pa­ción el ga­bi­ne­te, los in­te­gran­tes de és­te pa­re­cie­ran ha­ber con­cen­tra­do el es­fuer­zo y la aten­ción en per­fi­lar la trans­for­ma­ción del go­bierno, sin ca­li­brar a fondo las ta­reas or­di­na­rias de la ad­mi­nis­tra­ción. En la re­cep­ción de al­gu­nas de­pen­den­cias se ad­vier­te un cier­to des­co­no­ci­mien­to del queha­cer co­ti­diano, así co­mo del en­gra­na­je y del equi­po que, de ser el ca­so, po­si­bi­li­ta­rían su re­ajus­te.

Se en­tien­de que, du­ran­te la cam­pa­ña y aun a sa­bien­das de la posición even­tual­men­te a ocu­par, los co­la­bo­ra­do­res pu­sie­ran el em­pe­ño en ga­nar la elec­ción. La prio­ri­dad era la vic­to­ria elec­to­ral. Se en­tien­de tam­bién que, du­ran­te el pe­rio­do de tran­si­ción, de­di­ca­ran tiem­po al ar­ma­do de la trans­for­ma­ción en su res­pec­ti­va área de in­cum­ben­cia. Se en­tien­de eso, pe­ro no que to­ma­ran po­se­sión del car­go sin co­no­cer del me­jor modo po­si­ble la ad­mi­nis­tra­ción y ope­ra­ción, en sus tér­mi­nos ac­tua­les, de su res­pec­ti­va de­pen­den­cia o área de tra­ba­jo. De eso de­pen­de, tras la vic­to­ria elec­to­ral, la con­quis­ta del go­bierno y, de él, la trans­for­ma­ción.

Pue­de pa­re­cer ru­ti­na­rio, in­clu­so abu­rri­do, to­mar a car­go la ad­mi­nis­tra­ción, pe­ro sin el do­mi­nio de ella es di­fí­cil ge­ne­rar la trans­for­ma­ción del go­bierno y el es­ta­ble­ci­mien­to de nue­vos pa­ra­dig­mas.

Cam­biar las rue­das de un tren sin de­te­ner su mar­cha nun­ca ha si­do fá­cil.

•••

Pe­se a la cla­ri­dad del ob­je­ti­vo es­ta­ble­ci­do y reite­ra­do una y otra vez, se echan de me­nos pla­nes, ca­len­da­rios, es­tra­te­gias, rit­mos y ho­jas de ru­ta en la pre­ten­sión de en­gen­drar un nue­vo go­bierno y trans­for­mar el régimen. De he­cho, a di­fe­ren­cia de otras ges­tio­nes, aun­que lo pro­me­tió, és­ta des­car­tó la cos­tum­bre de pre­sen­tar el plan de los pri­me­ros cien días.

Pue­de ser o no im­por­tan­te fi­jar co­mo mues­tra de la ca­pa­ci­dad de al­can­zar el ob­je­ti­vo úl­ti­mo, el anun­ciar un plan de cor­to pla­zo para ca­li­brar las po­si­bi­li­da­des, pe­ro sin esa es­ta­ción de pa­ra­da no se pue­de dar por sen­ta­do que se lle­ga­rá al puer­to de des­tino. El he­cho asom­bra, so­bre to­do, co­no­cien­do la dis­ci­pli­na de An­drés Ma­nuel López Obra­dor en el fi­ja­mien­to de prio­ri­da­des y la or­ga­ni­za­ción de la agen­da.

Tal he­cho obli­ga a pre­gun­tar cuán­tos fren­tes pue­de abrir, aten­der y re­sol­ver de ma­ne­ra si­mul­tá­nea el equi­po co­man­da­do por el je­fe del Eje­cu­ti­vo. Cuán­tos de ellos es pre­ci­so en­ca­rar­los aun en con­di­cio­nes ad­ver­sas, da­da la ur­gen­cia de so­me­ter­los al im­pe­rio del go­bierno, y cuán­tos otros con­vie­ne ad­mi­nis­trar sin pre­ten­der de in­me­dia­to su trans­for­ma­ción.

No hay, des­de lue­go, un ma­nual in­fa­li­ble so­bre ello. E, in­clu­so, los pla­nes sue­len ser una me­ra apro­xi­ma­ción en­tre el de­seo y la reali­dad, pe­ro siem­pre es con­ve­nien­te es­bo­zar­los para no per­der el rum­bo.

•••

Em­pren­der el ca­mino sin esos ru­di­men­tos es com­pli­ca­do, so­bre to­do, re­co­no­cien­do que la ve­lo­ci­dad en la ac­ción re­sul­ta cla­ve para al­can­zar los pos­tu­la­dos.

Con fre­cuen­cia la fal­ta de con­di­cio­nes, la es­ca­sez de re­cur­sos, el te­mor a mo­ver el ta­ble­ro y no só­lo las pie­zas o el gra­dua­lis­mo que, de len­to, se con­vier­te en in­mo­vi­lis­mo han ter­mi­na­do por fre­nar o frus­trar el anhelo de es­truc­tu­rar y ajus­tar el go­bierno, a fin de im­pul­sar un de­sa­rro­llo más jus­to y equi­li­bra­do.

Esos fac­to­res y tam­bién la pre­va­len­cia de los pri­vi­le­gios so­bre los de­re­chos co­mo la co­mo­di­dad de ha­cer siem­pre lo mis­mo han da­do lu­gar a una suer­te de afi­ción por la me­dio­cri­dad en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y el de­sa­rro­llo so­cial. El país, di­cen, no avan­za al rit­mo an­sia­do, pe­ro ahí va a pa­so len­to. Ig­no­ran­do o desafian­do a la gen­te que no ve pro­gre­so al­guno en su exis­ten­cia y, aho­ra, con­tie­ne su de­ses­pe­ra­ción.

Es com­pren­si­ble la pri­sa del pre­si­den­te López Obra­dor, pe­ro no el des­bo­ca­mien­to, co­mo tam­po­co la ga­na de re­tar o con­fron­tar a quie­nes, sin re­sis­tir­lo, le dan el be­ne­fi­cio de la du­da sin re­nun­ciar a cues­tio­nar­lo. Quie­nes, co­mo él, le apues­tan a una trans­for­ma­ción que re­co­lo­que al país an­te el fu­tu­ro.

•••

El do­mi­nio del go­bierno y la ge­ren­cia de la trans­for­ma­ción re­cla­man pru­den­cia y osa­día. Com­bi­na­ción no fá­cil de in­te­grar y equi­li­brar, pe­ro fun­da­men­tal para ca­mi­nar, si no co­rrien­do, sí a pa­so re­do­bla­do.

APUNTES

Cuan­do se ve la con­do­na­ción de adeu­dos fis­ca­les, la can­ce­la­ción de la or­den de aprehen­sión de Emi­lio Lo­zo­ya, el dic­ta­men so­bre el mal di­se­ño del Pa­so Ex­prés de Cuer­na­va­ca ela­bo­ra­do por la mis­ma de­pen­den­cia que lo au­to­ri­zó, to­do otor­ga­do, fre­na­do y ex­pe­di­do en los úl­ti­mos días de la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción, es muy di­fí­cil ig­no­rar el pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.