Los Fer­mi­nes

Es fal­sa la dis­yun­ti­va en­tre Guar­dia Na­cio­nal mi­li­ta­ri­za­da o la vio­len­cia in­ter­mi­na­ble. Mien­ten quie­nes ase­gu­ran que no hay otras op­cio­nes.

Mural - - OPINIÓN - denise dresser opi­[email protected]­ral.com

Fermín agre­de, Fermín re­pri­me, Fermín ma­ta. Ese Fermín de la in­can­des­cen­te pe­lí­cu­la Ro­ma, un Hal­cón, un ar­que­ti­po del mi­li­tar uti­li­za­do pa­ra aca­bar con los enemi­gos del Es­ta­do mexicano en 1971. Co­rre por las ca­lles y por las tien­das dan­do to­le­ta­zos, per­si­guien­do, dis­pa­ran­do. Ha­ce aque­llo pa­ra lo cual fue en­tre­na­do, aque­llo pa­ra lo cual fue adies­tra­do. Tie­ne li­cen­cia pa­ra ma­tar. Y aho­ra –casi cin­cuen­ta años des­pués– el nue­vo go­bierno quie­re usar su in­ne­ga­ble le­gi­ti­mi­dad y ma­yo­ría le­gis­la­ti­va pa­ra crear una Guar­dia Na­cio­nal cons­trui­da so­bre esa ma­ne­ra de ac­tuar, esa ma­ne­ra de pa­ci­fi­car. Por­que tal y co­mo es­tá con­ce­bi­da, aun­que su ca­be­za sea ci­vil, su cuer­po se­gui­rá sien­do mi­li­tar. El Es­ta­do mexicano es­ta­rá for­man­do Fer­mi­nes.

AMLO go­bier­na in­sis­tien­do que he­re­dó un con­tex­to de crisis per­pe­tuas. Y eso sig­ni­fi­ca que cuan­do no lo­gra im­po­ner­se a tra­vés de las re­glas nor­ma­les, siem­pre pue­de rom­per­las. An­te el ca­tá­lo­go co­ti­diano del ho­rror na­cio­nal, se vuel­ve im­pe­ra­ti­va la ac­ción ex­cep­cio­nal. “No hay otra op­ción, no hay tiem­po, no hay al­ter­na­ti­vas”. La emer­gen­cia jus­ti­fi­ca el es­ta­do de ex­cep­ción que quie­ren vol­ver re­gla. Trump em­plea el ar­gu­men­to de la emer­gen­cia pa­ra jus­ti­fi­car su mu­ro; Ló­pez Obra­dor lo pro­mue­ve pa­ra jus­ti­fi­car su Guar­dia Na­cio­nal. La crisis es tan gra­ve y las ame­na­zas son tan apre­mian­tes que se vuel­ve vá­li­do vio­lar las le­yes, dar­le po­der a quie­nes his­tó­ri­ca­men­te bus­ca­mos con­te­ner. Un es­ta­do de ex­cep­ción le­gi­ti­ma nor­mas de oca­sión.

Ga­nan los im­pul­sos cor­to­pla­cis­tas y no se aqui­la­tan las con­se­cuen­cias de lar­go alien­to. Se impone la ad­mi­nis­tra­ción de la an­sie­dad por en­ci­ma de la via­bi­li­dad. La pri­sa po­lí­ti­ca de AMLO y Morena por mos­trar que en­fren­tan los pro­ble­mas lle­va a su in­com­pren­sión. Pro­du­ce le­gis­la­do­res que re­cha­zan la evi­den­cia, ignoran a los ex­per­tos, cie­rran los ojos an­te la historia com­pa­ra­da. En los fo­ros or­ga­ni­za­dos por el Con­gre­so, to­dos los ex­per­tos tun­die­ron a la Guar­dia Na­cio­nal co­mo es­tá con­tem­pla­da y con ra­zón. Los mi­li­ta­res tor­tu­ran más. Los mi­li­ta­res matan más. Los mi­li­ta­res vio­lan de­re­chos hu­ma­nos con mayor fre­cuen­cia. La for­ma­ción cas­tren­se no es com­pa­ti­ble con la la­bor po­li­cial. La fun­ción ci­vil es pre­ve­nir y con­tro­lar el de­li­to; la fun­ción mi­li­tar es ani­qui­lar al enemi­go. La ló­gi­ca mi­li­tar no con­tie­ne la vio­len­cia, la exa­cer­ba en 9 por cien­to en ca­da en­fren­ta­mien­to a ni­vel mu­ni­ci­pal. La es­tra­te­gia mi­li­tar no es com­pa­ti­ble con un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co cons­ti­tu­cio­nal. Y hay for­mas de mo­di­fi­car y com­po­ner lo que el go­bierno pro­po­ne; bas­ta con es­cu­char a quie­nes asis­tie­ron con pro­pues­tas en la mano. Mien­ten quie­nes ar­gu­men­tan que no hay otras soluciones; mien­ten quie­nes nos co­lo­can en la fal­sa dis­yun­ti­va de la Guar­dia Na­cio­nal mi­li­ta­ri­za­da o la in­de­fen­sión y la vio­len­cia sin fin.

Si Amlo/morena op­tan por só­lo ha­cer­le mo­di­fi­ca­cio­nes me­no­res al dic­ta­men ac­tual, ha­brá que re­cor­dar­les las lec­cio­nes del si­glo XX. Co­mo di­ce Faulk­ner, “el pa­sa­do nun­ca es­tá muer­to. Ni si­quie­ra es pa­sa­do”. En 1978, 7 de ca­da 10 paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na es­ta­ban go­ber­na­dos por una jun­ta mi­li­tar y así les fue. Mé­xi­co lo­gró eva­dir ese ci­clo san­grien­to de dic­ta­du­ras y re­pre­sión y gol­pes de Es­ta­do y des­apa­re­ci­dos y tor­tu­ra­dos por­que nin­gún go­bierno pos­re­vo­lu­cio­na­rio dio a las Fuer­zas Ar­ma­das lo que la Guar­dia Na­cio­nal plan­tea con­ce­der­les hoy. Po­der. Au­to­no­mía. Pre­su­pues­to. Con­trol te­rri­to­rial. Au­to­rre­gu­la­ción. Ne­go­cios. Per­ma­nen­cia. Un mo­de­lo de se­gu­ri­dad pú­bli­ca con­tro­la­da pre­do­mi­nan­te­men­te por Fuer­zas Ar­ma­das, que nos co­lo­ca en la ca­te­go­ría anó­ma­la de paí­ses po­co desa­rro­lla­dos y au­to­ri­ta­rios co­mo Arabia Saudita, Ye­men, Irán, Co­rea del Nor­te y Si­ria.

Pa­re­ce­ría que el go­bierno bus­ca ata­jar las crí­ti­cas con la si­mu­la­ción; con un mo­de­lo hí­bri­do de ca­be­za ci­vil, pe­ro cuer­po mi­li­tar. Mi­li­tar en cuan­to al en­tre­na­mien­to, el re­clu­ta­mien­to y la ope­ra­ción. Esa es la Guar­dia Na­cio­nal que es­ta­rán crean­do e in­mor­ta­li­zan­do con los cam­bios que quie­ren ha­cer­le a la Car­ta Mag­na. Y co­mo ad­vir­tie­ra Ale­jan­dro Ma­dra­zo del CIDE: “La Cons­ti­tu­ción no se ha­ce pa­ra un hom­bre, se ha­ce pa­ra un país”. Aho­ra los le­gis­la­do­res cons­ti­tu­cio­na­li­zan la mi­li­ta­ri­za­ción pa­ra AMLO por­que es bueno y ho­nes­to, pe­ro ima­gí­nen­se a la Guar­dia Na­cio­nal a la dis­po­si­ción de un Bol­so­na­ro mexicano, si lle­ga­ra al po­der. Aun­que ten­ga ca­be­za de gan­so, su cuer­po se­rá el de un cuer­vo, de los que lue­go sa­can ojos. O ti­ran a ma­tar co­mo Fermín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.