Ex­tra­ño op­ti­mis­mo

Veo con cier­to es­cep­ti­cis­mo a AMLO y En­ri­que Al­fa­ro; no pue­den fa­llar­nos, ni po­de­mos per­mi­tir que lo ha­gan.

Mural - - OPINIÓN - Jorge Na­rro Mon­roy jor­[email protected]­so.mx

En las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del año 2000, Vi­cen­te Fox ga­nó con 15 mi­llo­nes 989 mil 636 vo­tos, equi­va­len­tes a 42.52 por cien­to del to­tal vá­li­do emi­ti­do. De esos, al­re­de­dor de 1 mi­llón 800 mil fue­ron “vo­tos úti­les”; es­to es: su­fra­gios de ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos que no eran ni pa­nis­tas ni fo­xis­tas, que lo que que­rían era “sa­car al PRI de los Pi­nos” y creían que en ese mo­men­to la úni­ca for­ma de ha­cer­lo era cru­zan­do la bo­le­ta en fa­vor del gua­na­jua­ten­se. Pues bien, aun sin ese vo­to útil Fox ha­bría ga­na­do. Di­cho de otra ma­ne­ra: los fo­xis­tas y/o los blan­quia­zu­les (no el “vo­to switch”, útil o cam­bian­te) con­for­ma­ron la aplas­tan­te ma­yo­ría que eli­gió al de las bo­tas.

Vis­to lo an­te­rior, se pue­de su­po­ner que el he­cho de que casi to­dos los que vo­ta­ron por Fox lo hi­cie­ron por él y no, so­bre to­do, pa­ra cas­ti­gar al PRI, fue un fac­tor cen­tral pa­ra ex­pli­car­nos las di­ver­sí­si­mas y enor­mes ex­pec­ta­ti­vas que ro­dea­ron al per­so­na­je, la mayor de la cua­les fue, sin du­da, la lla­ma­da “tran­si­ción a la de­mo­cra­cia” y su­po­ner que és­ta era el re­me­dio casi in­me­dia­to pa­ra to­dos nues­tros ma­les co­mo país.

El re­sul­ta­do de la ges­tión fo­xis­ta fue un fias­co… Pac­tó con el PRI, de­jó prác­ti­ca­men­te in­tac­to el ré­gi­men cons­trui­do por és­te a lo lar­go de –en­ton­ces– 71 años, ini­ció la des­com­po­si­ción del PAN y de­frau­dó las es­pe­ran­zas de sus elec­to­res.

Yo (per­dón por la au­to­rre­fe­ren­cia) ven­go de ese de­sen­can­to. Yo fui “vo­to útil” en 2000. Yo creí que Fox se­ría el prin­ci­pio del fin de la co­rrup­ción, el au­to­ri­ta­ris­mo, el clien­te­lis­mo y el cor­po­ra­ti­vis­mo, la de­sigual­dad, etc., etc., etc. Con esa experiencia a mis es­pal­das, aun­que su­fra­gué por Ló­pez Obra­dor (de nue­vo co­mo vo­tan­te útil), ob­ser­vo su desem­pe­ño con un cier­to es­cep­ti­cis­mo… “La bu­rra no era aris­ca”, di­ce el re­frán. Y lo mis­mo me ocu­rre con En­ri­que Al­fa­ro: “el que con le­che se que­ma, has­ta al jo­co­que le so­pla”.

No soy el úni­co. Re­pi­to lo es­cri­to aquí ha­ce 15 días: por AMLO vo­ta­ron más “cam­bian­tes” (casi 18 mi­llo­nes) que “lea­les” (po­co más de 13 mi­llo­nes). Se­gu­ro pa­só lo mis­mo en Ja­lis­co con Al­fa­ro. In­sis­to: la bu­rra no era aris­ca …Fox la hi­zo.

Y, sin em­bar­go, de acuer­do con una encuesta rea­li­za­da por BRAIN y Ga­llup In­ter­na­tio­nal As­so­cia­tion: “En 2018, Mé­xi­co pa­só de ser el país más pe­si­mis­ta de Amé­ri­ca La­ti­na a ser el más op­ti­mis­ta de la re­gión y el ter­ce­ro más op­ti­mis­ta en el mun­do frente a 2019. La elec­ción de AMLO (…) casi tri­pli­có las ci­fras de es­pe­ran­za en­tre los ciu­da­da­nos, in­cre­men­tán­do­la de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va de 26% a 66%. Es­te pun­ta­je le da al país el ter­cer lu­gar de op­ti­mis­mo en el mun­do, una gran res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra el fu­tu­ro desem­pe­ño del Pre­si­den­te” (ver https:// aris­te­gui­no­ti­cias.com, 4 de enero de 2019).

¿O sea que a la bu­rra se le qui­tó lo aris­co y de­ja­mos de so­plar­le al jo­co­que? ¿Re­cu­pe­ra­mos la fe per­di­da gra­cias a Fox, en Mé­xi­co; y a Cár­de­nas-ra­mí­rez Acu­ña-gon­zá­lez Már­quez, en Ja­lis­co?

Por su­pues­to, no me preo­cu­pa (¡al con­tra­rio!) que AMLO y Al­fa­ro ha­gan ho­nor a su pa­la­bra, cum­plan sus pro­me­sas y no nos de­frau­den. Ló­pez Obra­dor se ha­ría un lu­gar (o casi) jun­to a Hi­dal­go, Juá­rez, Madero y Lá­za­ro Cár­de­nas, y Al­fa­ro se con­ver­ti­ría no só­lo en el me­jor Go­ber­na­dor en la historia re­cien­te de Ja­lis­co, sino en un fuer­te pre­can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca en 2024.

¿Pe­ro y si no? ¿Y si la enor­me con­fian­za en sí mis­mo y en el “pue­blo sa­bio” (con el que tie­ne un víncu­lo má­gi­co) ha­ce de AMLO un nue­vo Fox? ¿Y si su me­cha cor­ta y al­gu­nas de sus alian­zas (des­de “el Li­cen­cia­do” has­ta el ca­pi­tal in­mo­bi­lia­rio) ha­cen de Al­fa­ro un nue­vo go­ber­na­dor blan­quia­zul? ¿Có­mo que­da­mos no­so­tros? ¿Có­mo que­da Mé­xi­co? Una se­gun­da (mí­ni­mo…) de­silu­sión, otro bru­tal de­sen­can­to ¿có­mo nos de­ja­ría a los me­xi­ca­nos y me­xi­ca­nas?

¿Sim­ple­men­te de­cep­cio­na­dos? ¿Con la experiencia de que si un go­ber­nan­te y su par­ti­do no cum­plen sus com­pro­mi­sos, los cam­bia­mos por otros en la si­guien­te elec­ción? ¿Fu­rio­sos y, qui­zás, pe­li­gro­sos? ¿Des­creí­dos, por mu­chos, mu­chos años, res­pec­to de to­da ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca?

Co­mo sea, ni Ló­pez Obra­dor ni Al­fa­ro pue­den fa­llar­nos. O, me­jor di­cho, no po­de­mos per­mi­tir que nos fa­llen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.