Ar­man­do fuen­tes aguirre

Mural - - OPINIÓN -

Me ha­bría gus­ta­do co­no­cer a don An­to­nio Miu­ra.

Cria­dor de re­ses bra­vas, la le­gen­da­ria ga­na­de­ría que fun­dó go­za de in­men­sa fa­ma por la no­ble­za y tra­pío de sus to­ros. Es­te gran ca­ba­lle­ro de­jó dis­pues­to en tes­ta­men­to, en­tre otros mu­chos le­ga­dos de pie­dad, que ca­da día se en­tre­ga­ra en su cor­ti­jo una ho­ga­za de pan a quien la so­li­ci­ta­ra. Tan gran­de era ca­da uno de esos pa­nes que bas­ta­ba pa­ra el ali­men­to de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa. Ca­da po­bre que re­ci­bía su pan so­lía be­sar­lo en se­ñal de gra­ti­tud y ben­de­cir la me­mo­ria de don An­to­nio: “Que Dios lo ten­ga en su san­ta glo­ria por el mu­cho bien que hi­zo en su vi­da y por el que si­gue ha­cien­do des­pués de su muer­te”. El pan de ca­da día es bien de Dios. Quien lo da a los de­más es tan hu­mano que se vuel­ve par­te de la obra di­vi­na. Tan­to con­fia­mos en la pro­vi­den­cia del Se­ñor que pe­di­mos só­lo el pan nues­tro de ca­da día, sin pe­dir tam­bién el de ma­ña­na. Me ha­bría gus­ta­do co­no­cer a don An­to­nio Miu­ra. Dio a mu­chos el pan de la tie­rra, y con eso se ga­nó el del cie­lo.

¡Has­ta ma­ña­na!...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.