Por fa­vor­ci­to

Ce­rrar duc­tos pa­ra que no se ro­ben la ga­so­li­na ex­hi­be im­pre­pa­ra­ción y de­ci­sio­nes uni­per­so­na­les.

Mural - - OPINIÓN - De po­lí­ti­ca y co­sas peores ca­tón afa­ca­[email protected]

A ve­ces lo que su­ce­de en Las Ve­gas no se que­da en Las Ve­gas. Don Al­gón asis­tió a la XIII Con­ven­ción de Con­ven­cio­nis­tas. La no­che de su lle­ga­da se pu­so una pí­ti­ma de ór­da­go. Tra­du­ci­do al idio­ma mexicano eso quie­re de­cir una pe­da de po­ca ma­dre. Al día si­guien­te des­per­tó en un cuar­to de mo­tel de ma­la muer­te. A su la­do ron­ca­ba una mujer es­pan­to­sa­men­te fea. El sa­laz eje­cu­ti­vo sal­tó muy asus­ta­do de la ca­ma, se vis­tió sin ha­cer rui­do y se dis­pu­so a es­ca­par de ahí. An­tes pu­so tres bi­lle­tes de 100 dó­la­res en el bu­ró. Ya sa­lía cuan­do es­cu­chó una voz. Era de una mujer igual­men­te ho­rri­ble que sa­lió del ba­ño y le di­jo con son­ri­sa des­den­ta­da: “¿Y no hay na­da pa­ra la ma­dri­na de la bo­da?”... “El fin me pa­re­ce muy lau­da­ble. El me­dio es el que en­cuen­tro dis­cu­ti­ble”. Así di­jo el se­ñor mar­qués cuan­do el mé­di­co le dio una pa­ta­da en los tes­tes, dí­di­mos o com­pa­ño­nes pa­ra ha­cer­le ol­vi­dar por un ins­tan­te, di­jo, su dolor de mue­las. La mis­ma fra­se pue­de re­fe­rir­se a la me­di­da dic­ta­da por Ló­pez Obra­dor –a quien tan­to le es­tá gus­tan­do dic­tar– pa­ra com­ba­tir el ro­bo de com­bus­ti­ble. El fin es de ala­bar­se, pe­ro eso de ce­rrar los duc­tos de la ga­so­li­na ha pro­vo­ca­do, a más de la jus­ti­fi­ca­da irri­ta­ción de los con­duc­to­res, pér­di­das eco­nó­mi­cas de con­si­de­ra­ción. AMLO da la im­pre­sión de ha­ber ini­cia­do el com­ba­te al hua­chi­co­leo con la mis­ma im­pre­pa­ra­ción y fal­ta de es­tra­te­gia con que su gran enemi­go, Fe­li­pe Cal­de­rón, desató su san­gui­no­sa gue­rra con­tra el cri­men. A un cer­cano amigo su­yo, en cam­bio, es­tá imitando el pre­si­den­te Ló­pez. Con igual olím­pi­co des­dén con que Trump des­ca­li­fi­ca a quie­nes lo cri­ti­can, el ta­bas­que­ño des­mien­te a los me­dios que pu­bli­can in­for­ma­ción con­tra­ria a él. Aho­ra Ló­pez Obra­dor ex­hor­ta a la ciu­da­da­nía a con­ven­cer a los hua­chi­co­le­ros de que por fa­vor­ci­to de­jen su ilí­ci­ta ac­ti­vi­dad, al ca­bo den­tro de muy pron­to a nin­gún mexicano le va a fal­tar tra­ba­jo y bie­nes­tar. Pro­pues­ta más cán­di­da que ésa se­rá di­fí­cil en­con­trar, tan­to que me re­sis­to a usar el ca­li­fi­ca­ti­vo que le cua­dra. Ar­dua ta­rea es la de orien­tar a un Pre­si­den­te –y más a un mo­nar­ca ab­so­lu­to–, pe­ro si de ex­hor­tar se tra­ta le pi­do a AMLO re­gu­la­ri­zar ya el abas­to de ga­so­li­na de mo­do de no se­guir cau­san­do da­ños a Mé­xi­co y per­jui­cios in­con­ta­bles a mi­llo­nes de me­xi­ca­nos. Ce­rrar los duc­tos del com­bus­ti­ble co­mo me­dio pa­ra aca­bar con el hua­chi­co­leo equi­va­le a sus­pen­der el ser­vi­cio de agua en las ciu­da­des a fin de evi­tar que la gen­te la des­per­di­cie... Se lla­ma­ba don Po­ten­cio y era una le­yen­da vi­va en su ciu­dad. ¿Por qué? Por­que pe­se a con­tar 80 años de edad se de­cía de él que con­ser­va­ba in­tac­tas to­das las fa­cul­ta­des de la ju­ven­tud, es­pe­cial­men­te aqué­lla que al tra­to con el se­xo opues­to se re­fie­re. Cier­to mu­cha­cho de un pue­blo ve­cino se jac­ta­ba de su vi­ri­li­dad, y oyó ha­blar de la fa­ma del an­ciano. Fue en­ton­ces a re­tar­lo. “¿Y en qué con­sis­te el re­to, jo­ven­ci­to?” –qui­so sa­ber el ve­te­rano. “Mi­re, abue­lo –res­pon­dió el man­ce­bo–. Us­ted y yo en­ce­rra­re­mos to­da la no­che con sen­das mu­je­res, ca­da uno en su res­pec­ti­va ha­bi­ta­ción. El que le ha­ga más ve­ces el amor a su res­pec­ti­va com­pa­ñe­ra se­rá el ga­na­dor”. Don Po­ten­cio acep­tó el desafío. El re­ta­dor, o sea el jo­ven, lo hi­zo tres ve­ces con su so­cia, y las apun­tó po­nien­do tres ra­yas en la pa­red. A eso de las 9 de la ma­ña­na sa­lió de su cuar­to, y vio que el del vie­ji­to es­ta­ba aún ce­rra­do. “¡Po­bre an­ciano! –se bur­ló–. ¡Tan des­fa­lle­ci­do que­dó que ni fuer­zas ha te­ni­do pa­ra sa­lir de la ca­ma!”. Se re­ti­ró, se­gu­ro de su triun­fo. Con el sol del me­dio­día apa­re­ció don Po­ten­cio. Fue a la ha­bi­ta­ción don­de ha­bía es­ta­do el jo­ven y vio las tres ra­yas en la pa­red. “¡Ca­ram­ba! –ex­cla­mó de­sola­do–. Cien­to on­ce. ¡Me ga­nó por dos!”... FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.