Ten­sa a Ve­ne­zue­la arres­to de opo­si­tor

Con­de­na Go­bierno de­ten­ción de Guai­dó, pe­ro ge­ne­ra crí­ti­cas a ni­vel in­ter­na­cio­nal

Mural - - INTERNACIONAL - FRANCESCO MANETTO EL PAÍS IN­TER­NA­CIO­NAL

Re­tie­nen bre­ve­men­te a pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal

CARACAS.- La po­li­cía po­lí­ti­ca de Ni­co­lás Ma­du­ro pro­ta­go­ni­zó ayer un ope­ra­ti­vo que dis­pa­ró la ten­sión en Ve­ne­zue­la y au­men­tó la pre­sión so­bre la Opo­si­ción.

El Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia (Se­bin) de­tu­vo a Juan Guai­dó, pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal, el Par­la­men­to do­mi­na­do por las fuer­zas crí­ti­cas con el cha­vis­mo que si­gue fun­cio­nan­do des­po­ja­do de sus fun­cio­nes des­de 2017.

Mi­nu­tos des­pués, el po­lí­ti­co que el vier­nes su­gi­rió es­tar dis­pues­to a asu­mir la pre­si­den­cia de for­ma in­te­ri­na, fue li­be­ra­do.

“Aler­ta­mos al mun­do y al país que hoy, 13 de enero, un co­man­do del Se­bin in­ter­cep­tó al pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal de Ve­ne­zue­la, Juan Guai­dó, y des­co­no­ce­mos su pa­ra­de­ro”, ad­vir­tió un men­sa­je di­fun­di­do por la cuen­ta de Twit­ter del opo­si­tor.

Pos­te­rior­men­te, car­gos de su for­ma­ción y su en­torno con­fir­ma­ron su li­be­ra­ción.

“Ya es­toy en mi cu­na, en mi Es­ta­do Var­gas”, in­for­mó el lí­der de la Asam­blea al lle­gar a un ca­bil­do abier­to, una reunión ve­ci­nal con­vo­ca­da en la pa­rro­quia de Ca­ra­ba­lle­da, en la cos­ta.

“El ré­gi­men pre­ten­dió de­te­ner­me, pe­ro na­da ni na­die nos de­ten­drá. Aquí se­gui­mos ade­lan­te por nues­tra Ve­ne­zue­la”, aña­dió.

Guai­dó, que no re­co­no­ce la in­ves­ti­du­ra de Ma­du­ro, re­tó al Man­da­ta­rio tras la toma de po­se­sión, el pa­sa­do jue­ves, e in­ten­tó pre­sen­tar­se co­mo al­ter­na­ti­va le­gí­ti­ma al Go­bierno apo­yán­do­se en la in­ter­pre­ta­ción de un ar­tícu­lo de la Cons­ti­tu­ción.

Se tra­ta­ba, so­bre to­do, de una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes que bus­ca reac­ti­var la ini­cia­ti­va de la so­cie­dad ci­vil y de las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas frente al ofi­cia­lis­mo.

Por eso, cuan­do se co­no­ció su de­ten­ción, sal­ta­ron to­das las alar­mas en las fi­las de la Opo­si­ción, que en los úl­ti­mos años ha si­do ile­ga­li­za­da o ex­clui­da de las ins­ti­tu­cio­nes.

Sin em­bar­go, la reac­ción del Eje­cu­ti­vo aña­dió in­cer­ti­dum­bre so­bre la ope­ra­ción.

El vi­ce­pre­si­den­te de Co­mu­ni­ca­ción, Jorge Ro­drí­guez, ase­gu­ró que se pro­du­jo un con­trol irre­gu­lar y los agen­tes del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia ac­tua­ron de ma­ne­ra uni­la­te­ral y sin per­mi­so.

“Es­tos fun­cio­na­rios, que se pres­ta­ron pa­ra que se ins­ta­la­ra es­te show con­tra el nor­mal de­sen­vol­vi­mien­to de la vi­da en la re­pú­bli­ca es­tán en es­tos mo­men­tos sien­do des­ti­tui­dos y es­tán sien­do so­me­ti­dos a los pro­ce­di­mien­tos dis­ci­pli­na­rios más es­tric­tos, de ma­ne­ra que po­da­mos ave­ri­guar y es­ta­ble­cer a cien­cia cier­ta si se pres­ta­ron pa­ra rea­li­zar es­te ti­po de si­tua­cio­nes”, afir­mó el di­ri­gen­te cha­vis­ta.

La de­ten­ción, aun­que bre­ve, pro­vo­có la con­de­na de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), que no re­co­no­ce el se­gun­do man­da­to de Ma­du­ro. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Luis Al­ma­gro, ca­li­fi­có de se­cues­tro lo ocu­rri­do y ur­gió a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal a de­te­ner los crí­me­nes del Man­da­ta­rio ve­ne­zo­lano.

Asi­mis­mo, el Gru­po de Li­ma, a ex­cep­ción de Mé­xi­co, cri­ti­có el arres­to del lí­der opo­si­tor.

El opo­si­tor Juan Guai­dó par­ti­ci­pó, tras ser li­be­ra­do, en un ca­bil­do abier­to en Ca­ra­ba­lle­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.