Abraham Ba­rre­ra.

La ex­po­si­ción del co­ra­zón

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Gua­da­lu­pe Gal­ván

En bus­ca de una iden­ti­dad.

“Em­pe­cé can­tan­do des­de muy chi­ca, aun­que de­ci­dí en­fo­car­me to­tal­men­te en la mú­si­ca a los 17. Fui co­ris­ta de Yu­ri­dia, Yahir y gen­te así, lue­go can­té en mu­chos ba­res has­ta que al­guien me es­cu­chó y me lle­vó a Ru­ma­nia para gra­bar unas can­cio­nes que pe­ga­ron mu­cho allá (en Ram­ni­cu Val­cea me pre­sen­té an­te 20 000 per­so­nas); fui nú­me­ro en la ra­dio ru­ma­na, pe­ro de­ci­dí re­nun­ciar a to­do lo que ello sig­ni­fi­ca­ba para aprender so­bre pro­duc­ción y com­po­si­ción, para re­gre­sar a Mé­xi­co y po­ner­me a tra­ba­jar en mi mú­si­ca. Lo que bus­co es ser au­tén­ti­ca y la cla­ve para con­se­guir­lo es aprender a no te­ner mie­do a en­con­trar mi voz pro­pia, aprender a ig­no­rar los jui­cios. Gri­tar, ha­cer lo que sea con tal de sos­te­ner una co­ne­xión con­mi­go mis­ma”.

¿Y có­mo sue­na tu mú­si­ca, Re­nee?

“A rock elec­tró­ni­co al­ter­na­ti­vo con un po­co post punk y otro tan­to de psi­co­de­lia. En reali­dad no es­toy se­gu­ra de có­mo sue­na, pe­ro sí de que me sien­to muy or­gu­llo­sa de los re­sul­ta­dos y de quie­nes a mi al­re­de­dor me apoyan con su ta­len­to, mú­si­cos muy res­pe­ta­dos que me ayu­dan a ge­ne­rar un mun­do sin eti­que­tas. No sé mu­cho de teo­ría mu­si­cal, to­do lo ha­go con­for­me lo voy sin­tien­do; soy mú­si­co por­que me de­di­co a la mú­si­ca, pe­ro rea­men­te no sé quién soy. Sé que ele­gí an­dar un ca­mino po­co con­ven­cio­nal y que ten­go mu­chas ga­nas de cam­biar co­sas, que no de­bo se­guir fór­mu­las y sí ha­cer lo que quie­ra sin que na­die me dic­te có­mo”.

Así que te ro­deas de mú­si­cos ta­len­to­sos, sin em­bar­go tú co­man­das es­te pro­yec­to so­no­ro.

“Mi ins­tru­men­to prin­ci­pal es la voz, con ella me guío emo­cio­nal­men­te has­ta en­con­trar el me­jor ca­mino a ni­vel mu­si­cal para mis emo­cio­nes, ya con mis mú­si­cos; pe­ro el ini­cio crea­ti­vo es mío. Po­dría de­cir­se que es­to es un pro­yec­to so­lis­ta, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te los mú­si­cos que es­tán con­mi­go han he­cho que mis com­po­si­cio­nes crez­can. Beetle es el nom­bre de mi pri­mer dis­co y en él me de­di­qué a la com­po­si­ción de los te­mas y ade­más co pro­du­je el tra­ba­jo. Fue un pro­ce­so súper lar­go, de tres años, don­de pro­gra­mé, can­té e hi­ce arre­glos. Re­gu­lar­men­te com­pon­go en el piano, aun­que más que to­car el ins­tru­men­to lo que ha­go es pro­gra­mar; creo que soy bue­na para ha­cer ca­pas”.

Te ca­rac­te­ri­zas por tu en­tre­ga­do desem­pe­ño es­cé­ni­co, ¿exis­te al­gu­na otra cons­tan­te en tus pre­sen­ta­cio­nes en di­rec­to?

“Sa­bes qué me pa­sa. Me gus­ta cru­zar lí­nea que tra­cé du­ran­te el con­cier­to pre­vio, per­der el mie­do de ir un po­co más allá. La vez pa­sa­da su­bí al es­ce­na­rio a

San­drush­ka ( Des­car­tes a Kant) y jun­tas nos ti­ra­mos al pi­so para lue­go ba­jar­nos con la gen­te a echar­la al sue­lo y ter­mi­nar to­dos re­vol­ca­dos”.

No va a ser fá­cil su­pe­rar eso.

“Ay, sí. Va a es­tar di­fí­cil ir más allá. Pe­ro bueno, tam­po­co me preo­cu­pa alo­car­me tan­to; pre­fie­ro man­te­ner­me sen­si­ble, fiel a lo que su­ce­de en ca­da mo­men­to. Es de­cir, hay con­cier­tos que no so­li­ci­tan alo­car­se, sino ge­ne­rar un am­bien­te ín­ti­mo, se­reno. En una épo­ca de mi vi­da pa­sé por co­sas tan fuer­tes que en cier­ta pre­sen­ta­ción, mien­tras can­ta­ba una can­ción, me pu­se a llo­rar y ya no pu­de pa­rar. Tu­ve que de­jar el mi­cró­fono y me fui al pi­so. Mis fa­mi­lia­res se subie­ron a abra­zar­me mien­tas los mú­si­cos se­guían to­can­do y la gen­te aplau­día, dán­do­me las gra­cias por ex­po­ner mi co­ra­zón de esa ma­ne­ra. O sea: no to­do es lo­cu­ra y caos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.