Ro­sa­lía León

Un can­to de vi­da a la me­xi­ca­na

music:life magazine mexico - - News - Por Ale­jan­dro González

“Cuan­do era ni­ña ha­bía­mos seis hermanos en la casa, y ha­cía­mos un ti­ra­de­ro, un des­pa­pa­ye; has­ta que mi ma­má di­jo: vá­yan­se a la igle­sia. Así, mien­tras unos eran sa­cris­ta­nes, a mí me to­có for­mar par­te de la es­tu­dian­ti­na, don­de to­ca­ba la man­do­li­na y can­ta­ba. Un día, me di­je­ron que yo iba a ser la nue­va di­ri­gen­te de la es­tu­dian­ti­na, y co­mo pen­sé que lo­grar es­to con una man­do­li­na iba a ser com­pli­ca­do, me pa­sé a la gui­ta­rra”. De es­ta ma­ne­ra Ro­sa­lía León des­cri­be su arran­que en el mun­do de la mú­si­ca, un co­mien­zo que, des­de muy pe­que­ña, la ha­ría des­cu­brir “lo im­por­tan­te que es crear­se me­tas” y que la ha lle­va­do a ac­tual­men­te pre­sen­tar­nos su más re­cien­te pro­yec­to:

Más al­to, un álbum don­de une su ta­len­to co­mo gui­ta­rris­ta, can­tan­te, com­po­si­to­ra y arre­glis­ta al de per­so­na­jes co­mo Mi­ke Stern, Su­sa­na Harp, Sergio Va­llín, So­le Gi­mé­nez, Ju­lio Re­vuel­tas y Ja­vier Bá­tiz, por ci­tar al­gu­nos. Ro­sa­lía tu­vo que apren­der el ofi­cio mu­si­cal de ás­pe­ra for­ma. Ella mis­ma lo cuen­ta: “vi­vía en la CDMX, pe­ro me mu­dé a Los Án­ge­les pa­ra es­tu­diar mú­si­ca y, en­tre otras co­sas, es­tu­ve to­can­do en la ca­lle. Du­ran­te mi es­tan­cia allá se­guí prac­ti­can­do gui­ta­rra y can­tan­do, pe­ro tam­bién apren­dí a to­car flau­ta y per­cu­sión, de to­do con tal de sa­car más dó­la­res. Me vol­ví ru­da to­can­do ba­jo el sol y la llu­via, ven­dien­do dis­cos”. Fue du­ran­te su es­tan­cia con los ve­ci­nos del nor­te que la gui­ta­rris­ta co­no­ció a un per­so­na­je cla­ve en su vi­da: Ci­ro Hur­ta­do, “un pe­ruano que me di­jo que la ca­lle no era mi ca­mino, que yo po­día ir por al­go más gran­de”. De la mano de Hur­ta­do, los se­má­fo­ros y las ave­ni­das que­da­ron atrás; Ro­sa­lía co­men­zó a pre­sen­tar­se en mu­seos y, lo más im­por­tan­te, co­mo ella mis­ma cuen­ta, pu­lió su es­ti­lo. “La vi­da me tra­jo de vuel­ta pa­ra Mé­xi­co pa­ra tra­ba­jar co­mo can­tan­te en un reality show - pro­si­gue la can­tan­te-. Y me fue muy bien, es­tu­ve en­tre los cin­co finalistas y pu­de ha­cer­me de una casa y un ca­rri­to; pe­ro lle­gó un mo­men­to en que me di­je: creo que ya ten­go cre­di­bi­li­dad co­mo can­tan­te, co­mo in­tér­pre­te de com­po­si­cio­nes aje­nas, ya es ho­ra de mos­trar mis pro­pias can­cio­nes”. De es­ta ma­ne­ra de­ci­dió aliar­se con el gui­ta­rris­ta

Mi­guel Án­gel Lo­sa­na pa­ra que así na­cie­ra un dúo lla­ma­do Glie­se 229. “Éra­mos dos cha­vos que sa­lía­mos a to­car con una gui­ta­rra acús­ti­ca lim­pia y una eléc­tri­ca con dis­tor­sio­na­dor acom­pa­ñan­do a mi voz”, se­ña­la la in­tér­pre­te. Así, una nue­va me­ta se aso­ma­ba en el ho­ri­zon­te de la com­po­si­to­ra; ella mis­ma apun­ta que “en la bús­que­da de al­guien que me

ayu­da­ra a dar a co­no­cer mis can­cio­nes, le en­se­ñé mi pro­yec­to a la gen­te de RAI En­sam­ble, una em­pre­sa que ha­ce re­pre­sen­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Y me cos­tó años que me es­cu­cha­ran, que me die­ran una ci­ta, pe­ro cuan­do al fin nos vie­ron nos arran­ca­mos ha­cien­do un vi­deo pa­ra “El son de la ne­gra” y fi­nal­men­te gra­ba­mos un dis­co: Ale­go­rías”. Los aplau­sos que Glie­se 229 acu­mu­ló fue­ra de Mé­xi­co, y el re­co­no­ci­mien­to que di­ver­sas ins­tan­cias cul­tu­ra­les mos­tra­ron an­te su pe­cu­liar vi­sión del fol­clo­re na­cio­nal, se apa­ga­ron abrup­ta­men­te tras el fa­lle­ci­mien­to de Mi­guel Án­gel, un des­afor­tu­na­do he­cho que to­mó por sor­pre­sa a Ro­sa­lía, quien a raíz del su­ce­so tu­vo que re­plan­tear­se el ca­mino; “de pron­to me di cuen­ta de lo vul­ne­ra­ble que es la vi­da, pe­ro tam­bién de que ya no po­día de­te­ner­me. Pen­sé en­ton­ces que con­ser­va­ría el for­ma­to de due­to, que se­gui­ría ade­lan­te con un gui­ta­rris­ta a mi la­do”. León to­mó en­ton­ces un des­can­so, re­va­lo­ró la ru­ta an­da­da y mi­ro ha­cia ade­lan­te: “yo ya ve­nía muy en­ca­rre­ra­da, así que to­mé la de­ci­sión de se­guir no con uno, sino con va­rios gui­ta­rris­tas”. Y en­ton­ces no lo sa­bía, pe­ro a la lis­ta de mú­si­cos que la acom­pa­ña­ría en su nue­va aven­tu­ra, se su­ma­ría otra de can­tan­tes pa­ra fi­nal­men­te dar­le for­ma a Más al­to, un álbum con tre­ce te­mas (ocho de ellos fir­ma­dos por Ro­sa­lía) don­de jazz, hua­pan­go, heavy me­tal, ba­cha­ta, son, blues y pop se in­jer­tan gra­cias a la voz y gui­ta­rra de la pro­pia Ro­sa­lía, pe­ro tam­bién de­bi­do al ta­len­to de los gui­ta­rris­tas Mi­ke Stern, Sergio Va­llín, Ja­vier Bá­tiz, Raúl Fer­nán­dez “Gre­ñas”, Ju­lio Re­vuel­tas, Pa­vel Cal, Ed­gar “Cho­lo” Lo­zano, Cé­sar Hues­ca, Joe De­mi­ke­li, Constantino Ga­rín y Ós­car Gal­ván; ade­más de las vo­ces de So­le Gi­mé­nez, Su­sa­na Harp, Jorge Vi­lla­mi­zar y Kel­vis Ochoa.

Ro­sa­lía, en es­te dis­co re­fle­xio­nas so­bre la muer­te mien­tras ce­le­bras la vi­da.

“An­tes pa­so por la gloria”, el pri­mer te­ma de es­te dis­co, di­ce “oja­lá que mue­ras por al­go im­por­tan­te, no por al­go que no va­le la pe­na”. Me ha im­pac­ta­do mu­cho lo que he vi­vi­do en tan po­co tiem­po re­cien­te­men­te. Nun­ca ha­bía te­ni­do una muer­te así de cer­ca­na. Me di cuen­ta de que hay que vi­vir al má­xi­mo y de que de­bo sen­tir lo que can­to, mi llan­to, azo­tar­me; pe­ro tam­bién reír­me. En es­te dis­co ha­blo de tris­te­za y do­lor en can­cio­nes que es­cri­bí cuan­do ocu­rrió la muer­te de Mi­guel, pe­ro tam­bién abor­do la es­pe­ran­za, por­que no to­do es feo. En ese sen­ti­do le can­to a Mé­xi­co, y di­go bien fuer­te que en nues­tro país no to­do es ma­lo. Con­ta­mos con una gran cul­tu­ra, tra­di­cio­nes y mu­cha mú­si­ca. Ce­le­bro la vi­da por­que es lo que bus­co trans­mi­tir, quie­ro que to­dos se­pan que he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de es­tar en otros paí­ses don­de apre­cian nues­tra piel mo­re­na. Quie­ro que la gen­te se sien­ta or­gu­llo­sa de ser me­xi­ca­na”.

Y pa­ra lo­grar­lo te has he­cho de un lis­ta­do de gui­ta­rris­tas y can­tan­tes de al­to ni­vel.

“Es­te pro­yec­to na­ció cuan­do des­cu­brí que no po­día de­te­ner­me, que te­nía que se­guir ade­lan­te a sa­bien­das de que mis can­cio­nes que no sue­nan re­gu­lar­men­te en la ra­dio, que mi mú­si­ca se pro­pa­ga gra­cias a la re­co­men­da­ción de bo­ca en bo­ca; en­ten­dien­do que mis com­po­si­cio­nes vie­nen del al­ma, del co­ra­zón, que no tie­nen un gé­ne­ro es­pe­cí­fi­co al cual an­clar­se y, ade­más, son atem­po­ra­les. La res­pon­sa­bi­li­dad de or­ga­ni­zar to­do lo re­fe­ren­te al álbum fue mu­cha, sig­ni­fi­có un re­to por­que ca­da can­ción es un mun­do, hay te­mas ru­dos y otros muy dul­ces. Pe­ro fi­nal­men­te en­tre to­dos con­se­gui­mos ex­ce­len­cia en la gra­ba­ción y en la eje­cu­ción. Pa­ra mí, és­te es el dis­co más im­por­tan­te de mi ca­rre­ra, pues con­cen­tra to­do lo que he ido apren­dien­do”.

Hay pi­ro­tec­nia gui­ta­rrís­ti­ca en es­te pla­to, pe­ro tam­bién es­tá tu voz ha­cien­do re­fle­xio­nes muy per­so­na­les. ¿Có­mo hi­cis­te pa­ra que to­do con­vi­vie­ra ar­mó­ni­ca­men­te?

“En Más al­to no hay plei­tos en­tre gui­ta­rras, sino amis­tad y ga­nas de cre­cer jun­tos. Mis in­vi­ta­dos to­can con el co­ra­zón y lo ha­cen en pro de Mé­xi­co. To­man­do eso co­mo fun­da­men­to, fí­ja­te que nos di­mos el per­mi­so de que ca­da gui­ta­rris­ta in­vi­ta­do tu­vie­ra su so­lo, pe­ro nos preo­cu­pa­mos por­que se di­vir­tie­ra al ha­cer­lo. No ne­ce­si­tas ser mú­si­co pa­ra no­tar que las lí­neas de vo­ces, cuan­do se mez­clan con las gui­ta­rras, se com­ple­men­tan. Un cuer­po sien­te cuan­do hay ar­mo­nía, vi­bra con ella, y és­te es un dis­co que al

Fo­to­gra­fía de por­ta­da: Jes­si­ca Ran­gel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.