au­to­ges­tión. Por De­rek Si­vers / Mu­sic Bu­si­ness: Los cin­co prin­ci­pios de la

music:life magazine mexico - - News -

1 EL COM­PRO­MI­SO ES TU­YO

El 90% de tu ca­rre­ra de­pen­de de ti. Y tie­nes to­das las he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer­lo po­si­ble.

Tu com­pro­mi­so es ha­cer un gran dis­co, un gran con­cier­to, te­ner una gran ima­gen. De­bes pre­sen­tar­te con un plan y ha­cer­lo reali­dad, cum­plir­lo. De­bes con­se­guir que cien­tos de per­so­nas quie­ran tu mú­si­ca tan­to co­mo pa­ra pa­gar bien por ella. De­bes ha­cer que las co­sas su­ce­dan por ti mis­mo. In­clu­so si una dis­que­ra po­ne tu dis­co en to­das las ver­sio­nes posibles pa­ra ad­qui­rir­la, sigue sien­do tu de­ber re­fle­jar el tra­ba­jo du­ro que has he­cho pa­ra que la gen­te lo pa­gue.

La úni­ca co­sa que pue­de fre­nar tu éxi­to eres tú mis­mo. Esa afir­ma­ción ge­ne­ra mie­do y en­tu­sias­mo en si­mul­tá­neo. La gran no­ti­cia es que tú tie­nes el con­trol.

Uno de mis gran­des pe­sa­res acer­ca de mi pro­pia ban­da fue que lo­gra­mos sa­lir en gi­ra, ob­te­ner muy bue­nas re­se­ñas, ba­jar y su­bir de mu­chos avio­nes, con­se­guir de ver­dad muy bue­nos gigs don­de to­car y re­ci­bir la pa­ga jus­ta por ello. PE­RO… no te­nía­mos a na­die tra­ba­jan­do den­tro del ne­go­cio mu­si­cal. Na­die nos es­ta­ba co­nec­tan­do con los gran­des ca­za­do­res pa­ra lle­var­nos al si­guien­te ni­vel. Se­gui­mos ha­cien­do los mis­mos con­cier­tos.

Qui­zás te sien­ta fe­liz fue­ra del ne­go­cio co­mo tal. (Sé que yo lo es­ta­ba). Pe­ro si quie­res es­tar en gi­ra con los gi­gan­tes, ser la por­ta­da de las prin­ci­pa­les re­vis­tas del mun­do, te­ner una bue­na ro­ta­ción de tu mú­si­ca en la ra­dio, et­cé­te­ra, tie­nes que te­ner a al­guien tra­ba­jan­do den­tro del ne­go­cio de la mú­si­ca.

Al­guien que lo ame. Al­guien que sea amado en ella. Al­guien per­sua­si­vo que lo­gre ha­cer las co­sas diez ve­ces más rá­pi­do de lo que tú po­drías. Al­guien a quien lle­var­te ahí le en­tu­sias­me tan­to que ja­más se de­je des­alen­tar.

Tal co­mo tu ex­pre­sas tu amor por tu mú­si­ca. ¿No de­ja­rías de ha­cer eso que te apa­sio­na só­lo por­que no tie­nes aún un con­tra­to con al­gu­na dis­que­ra, o si? Por ello ne­ce­si­tas al­guien igual de apa­sio­na­do por el as­pec­to del ne­go­cio de la mú­si­ca co­mo tal y par­ti­cu­lar­men­te, por ge­ne­rar ne­go­cio de TU pro­pues­ta.

Sí es po­si­ble. Hay mu­chas per­so­nas en es­te mun­do.

2 AL­GUIEN A QUIEN CO­NO­CES

To­do lo gran­dio­so que pa­se en tu ca­rre­ra siem­pre tu­vo su ini­cio en al­guien que co­no­cías.

No creas que las gran­des opor­tu­ni­da­des es­tán en otro lu­gar.

No ne­ce­si­tas na­ve­gar la red. Tu pró­xi­mo gran éxi­to no ven­drá por el efec­to de al­gu­na mis­te­rio­sa tec­no­lo­gía, des­cu­bri­mien­to o nue­va in­for­ma­ción.

Ése si­guien­te lo­gro ocu­rri­rá por efec­to de in­ter­ac­tuar con al­guien que ya co­no­ces.

Sal ya a co­no­cer gen­te.

Sé un ami­go, no un mos­qui­to. Cuan­do es­tés en un fo­ro/reunión lleno de gen­te, cer­ció­ra­te de no es­tar pen­san­do co­mo un mos­qui­to, vién­do­les co­mo si fue­sen al­go a lo cual suc­cio­nar pa­ra ob­te­ner lo que quie­res e ir­te.

Es im­por­tan­te en­con­trar­se con la gen­te, pe­ro lo es más ver­da­de­ra­men­te co­no­cer­les. Pre­gún­ta­les. Es­cú­cha­los. Da con el te­ma en que des­cu­bras qué pue­des ha­cer por ellos.

Las me­jo­res opor­tu­ni­da­des vie­nen de los ami­gos ver­da­de­ros, no de los ‘con­tac­tos’. Sé un buen ami­go. Re­lá­ja­te. No seas un mos­qui­to.

3 PER­SIS­TIR ES SER CORTÉS

En la ado­les­cen­cia apren­di­mos con do­lor que si le lla­má­ba­mos a al­guien y no nos re­gre­sa­ban la lla­ma­da, sim­ple­men­te no les im­por­tá­ba­mos. Es más, si se­guías in­ten­tan­do, po­drían con­si­de­rar­te un com­ple­to per­de­dor.

Pe­ro, en el mun­do de los ne­go­cios, ocu­rre jus­to lo con­tra­rio: per­sis­tir es co­rrec­to, y si no si­gues in­ten­tan­do con­tac­tar… ¡de­bes con­si­de­rar­te un per­de­dor!

Ima­gi­na es­to: Me lla­mas­te y en­tró mi co­rreo de voz. De­jas­te un men­sa­je. No sa­bías que muy ra­ra vez es­cu­cho mis men­sa­jes de voz.

Un par de días des­pués vuel­ves a lla­mar, pe­ro es­toy fue­ra, en­ton­ces me de­jas men­sa­je con una per­so­na real en mi ofi­ci­na.

Veo el men­sa­je so­bre mi es­cri­to­rio; sé lla­mas­te y en­tien­do que de­bo re­gre­sar­te la lla­ma­da pe­ro me dis­trai­go.

Mi es­cri­to­rio se lle­na con otras co­sas y cu­bre el pe­que­ño men­sa­je; por en­de, lo ol­vi­do. Me es­cri­bes un mail ha­cién­do­me sa­ber que has es­ta­do tra­tan­do de co­mu­ni­car­te, pe­ro és­te lle­ga jus­to cuan­do es­toy por sa­lir a una con­fe­ren­cia cu­yo via­je me ten­drá fue­ra por cin­co días.

Cuan­do re­gre­so del con­gre­so, ten­go 1000 co­rreos en mi ban­de­ja de en­tra­da. Me vuel­ves a lla­mar, ha­blas con al­guien en mi ofi­ci­na y les di­ces que me ha­gan sa­ber que es im­por­tan­te, que de­jas­te un men­sa­je y que no has re­ci­bi­do res­pues­ta.

Esa per­so­na to­ca a mi puer­ta di­cien­do que es­tán en la lí­nea.

Fi­nal­men­te levanto el te­lé­fono y di­go, “Ho­la, dis­cul­pa que ha­ya si­do di­fí­cil en­con­trar­me”.

En es­te pun­to, es­toy sin­ce­ra­men­te agra­de­ci­do de que ha­yas tra­ta­do de con­tac­tar­me de va­rias for­mas, por­que en ver­dad que­ría pla­ti­car con­ti­go.

Aho­ra ima­gi­na es­to: Me lla­mas y en­tra mi bu­zón de voz. De­jas un men­sa­je.

Es­toy ocu­pa­do con otros asun­tos y ol­vi­do de­vol­ver­te la lla­ma­da.

Tú, si­len­cio­sa­men­te, guar­das ma­les­tar mis­mo que cre­ce con el pa­so del tiem­po, pen­san­do que soy un idio­ta, que te odio… ¡y por eso me odias a mí tam­bién!

Lla­mar una so­la vez y no vol­ver a tra­tar de ha­cer con­tac­to, es gro­se­ro y des­con­si­de­ra­do.

En es­te ne­go­cio de la mú­si­ca de­bes pro­bar que al­go es im­por­tan­te pa­ra ti sien­do per­sis­ten­te. Si le en­vías a al­guien un pa­que­te por co­rreo, y no le das se­gui­mien­to, eso sig­ni­fi­ca que no te im­por­ta.

Per­sis­tir es ser cortés y con­si­de­ra­do por­que de­mues­tra que com­pren­des cuán ocu­pa­da pue­de es­tar la gen­te. Y ade­más mues­tra qué tan­to te in­tere­sa.

4 SÉ UN MERCADÓLOGO PRIN­CI­PIAN­TE, NO UN EX­PER­TO

Ve al pun­to en que te con­si­de­res un mercadólogo/pro­mo­tor/agen­te prin­ci­pian­te. Lue­go de­lé­ga­lo a uno ex­per­to.

Moby ha di­cho que la prin­ci­pal ra­zón de su éxi­to era que ha­bía en­con­tra­do ex­per­tos pa­ra ha­cer lo que me­jor ha­cen, en lu­gar de ha­cer­lo por él mis­mo.

(Pa­ra­fra­sean­do): “En lu­gar de in­ten­tar ser un agen­te de boo­king, pu­bli­cis­ta o ma­na­ger, pu­se mi ener­gía en lo­ca­li­zar e im­pre­sio­nar al me­jor agen­te, pu­bli­cis­ta o ma­na­ger. Y yo me avo­qué a ha­cer la me­jor mú­si­ca po­si­ble”.

Si tie­nes la im­pre­sión de que es­tás vol­vién­do­te un ex­per­to, ima­gi­na lo que ver­da­de­ra­men­te te apa­sio­na en la vi­da y ac­túa con­se­cuen­te­men­te.

Qui­zás eres me­jor pu­bli­cis­ta que ba­jis­ta. O vi­ce­ver­sa.

Tal vez sea tiem­po de re­co­no­cer tus de­bi­li­da­des co­mo agen­te de boo­king y de­jar esa ta­rea en al­guien más. Tal vez es mo­men­to de ad­mi­tir que eres un ge­nio co­mo boo­ker y de­di­car­te a ello de tiem­po com­ple­to.

5 HAZ TRA­BA­JAR A TUS FANS

Una ban­da en CD Baby lla­ma­da Celld­we­ller hi­zo es­to de ma­ne­ra fan­tás­ti­ca.

Cuan­do su nue­vo dis­co sa­lió a la ven­ta, con­tac­ta­ron a sus fans vía mail pa­ra avi­sar­les, di­cién­do­les: “Nues­tra nue­va pro­duc­ción se es­tre­na ma­ña­na y na­die la tie­ne aún. Si com­pras un dis­co, te lo lle­va­rás por 12 dó­la­res. Pe­ro si ad­quie­res más de uno, te da­re­mos un pre­cio de nue­ve dó­la­res. Así que cóm­pra­nos diez. Te sal­drán en 90 dó­la­res pe­ro po­drás ofre­cer­los a tus ami­gos y co­no­ci­dos por 12 dó­la­res ca­da uno y ob­te­ner un be­ne­fi­cio ex­tra”.

Lo que fue in­creí­ble es que ¡la ma­yo­ría de los fans así lo hi­zo! Y quie­nes no pu­die­ron ad­qui­rir los 10 ofre­cie­ron una dis­cul­pa al fi­nal de la or­den di­cien­do que “la­men­ta­ban no dis­po­ner de los 90 dó­la­res en ese mo­men­to pe­ro que se lle­va­rían cin­co dis­cos en ese pe­di­do y lue­go vol­ve­rían por cin­co más”.

Ven­die­ron 3 mil com­pac­tos en un tiem­po ré­cord.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.