Ha­gá­mos­lo jun­tos

music:life magazine mexico - - Editor -

“Cuan­do asu­mes tu res­pon­sa­bi­li­dad en la for­ma­ción y la trans­for­ma­ción de tu ca­rre­ra pro­fe­sio­nal co­mo mú­si­co, en­tien­des con cla­ri­dad la im­por­tan­cia de for­mar con las per­so­nas co­rrec­tas tu equi­po de tra­ba­jo pa­ra po­ten­ciar­la y ma­ne­jar­la ade­cua­da­men­te por­que eso pue­de sig­ni­fi­car una gran di­fe­ren­cia en­tre des­pe­gar y man­te­ner­se o es­tar en la ci­ma tan só­lo por cin­co mi­nu­tos”. La ci­ta es de Do­nald S. Pass­man, au­tor del li­bro All you need to know about the Mu­sic Bu­si­ness, uno de los abo­ga­dos ex­per­tos en la in­dus­tria en la Unión Ame­ri­ca­na y a quien nues­tra co­la­bo­ra­do­ra de Mu­sic Bu­si­ness re­to­ma pa­ra abor­dar la im­por­tan­cia de la se­lec­ción del equi­po que acom­pa­ña al mú­si­co en su mi­sión de ha­cer eco de su pro­yec­to. El te­ma es im­por­tan­te por­que si una lec­ción fuer­te da el ser in­de­pen­dien­te en la in­dus­tria de la mú­si­ca -aun­que creo apli­ca pa­ra cual­quier ám­bi­to de em­pren­de­do­res em­pre­sa­rios, ade­más de los re­la­cio­na­dos con la crea­ti­vi­dad y el en­tre­te­ni­mien­to- es jus­to la de sa­ber con­vo­car y ele­gir a quie­nes pue­den ayu­dar con su ta­len­to, ex­pe­rien­cia y vi­sión a cre­cer los al­can­ces del pro­yec­to; a ve­ces, in­clu­so, sa­car ven­ta­ja de la coin­ci­den­cia de en­con­trar­se con al­guien en par­ti­cu­lar que, ajeno a la mú­si­ca, tie­ne com­pe­ten­cias que pue­den servir pa­ra mar­car dis­tin­ción. Co­mo prin­ci­pio de to­do es­to se en­cuen­tra ob­ser­var la red que se ha cons­trui­do: co­no­cer a las per­so­nas con las que con­vi­vi­mos personal y pro­fe­sio­nal­men­te, sa­ber a qué se de­di­can o có­mo ha­cen aque­llo que les apa­sio­na, ge­ne­ra un pri­mer cú­mu­lo de co­no­ci­mien­to que ha de va­lo­rar­se de ma­ne­ra cons­tan­te. Y lue­go, co­no­cer a nues­tros com­pa­ñe­ros, a los chi­cos de la ban­da, sa­ber si ade­más de su ta­len­to pa­ra ar­mar riffs con la gui­ta­rra son ex­cep­cio­na­les ar­qui­tec­tos de lo­gís­ti­ca pa­ra coor­di­nar un via­je; si su po­ten­cial co­mo pro­duc­to­res es na­to o in­clu­so, si re­sul­ta que su don no es ser el ba­jis­ta sino el pro­duc­tion ma­na­ger; en fin, co­no­cer­los a fon­do y sa­ber de qué ma­ne­ra pue­den apor­tar más allá de los en­sa­yos, si quieren y pue­den. A la par de es­to, aque­llo de “ha­cer que las co­sas su­ce­dan” se vuel­ve tam­bién una ha­bi­li­dad a desa­rro­llar. Es­tar lis­to pa­ra apli­car por la con­vo­ca­to­ria de una be­ca en com­po­si­ción, pa­ra im­pro­vi­sar con los co­le­gas, pa­ra cu­brir una se­sión de gra­ba­ción en es­tu­dio, pa­ra mos­trar­le tu pro­yec­to a una le­yen­da con la que coin­ci­des en una ex­po. Si la opor­tu­ni­dad se da, que tras­cien­da se­rá la­bor tu­ya. Hay que es­tar lis­tos. De eso da cuen­ta y nos re­cuer­da Ro­sa­lía

León, la pro­ta­go­nis­ta de es­ta por­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.