¿Nos es­cu­chan?

music:life magazine mexico - - Avances -

Le­yen­do la co­lum­na de HiFi en la her­ma­na pu­bli­ca­ción ho­me:TECH (de es­te fe­bre­ro de amo­res y amis­ta­des, di­cen), en­con­tré per­ti­nen­te com­par­tir al­gu­nos de sus plan­tea­mien­tos pues con­si­de­ro es­tán li­ga­dos a la pre­gun­ta: mú­si­ca ¿pa­ra qué? en la que creo pu­die­ra es­tar cier­to gra­do de sa­tis­fac­ción y di­cha per­so­nal de us­te­des, mis es­ti­ma­dos mú­si­cos.

Son apun­tes des­de el rol de usua­rio fi­nal, el es­cu­cha, y las indico aquí con áni­mo de ge­ne­rar in­te­rés en am­pliar la pers­pec­ti­va y co­no­ci­mien­tos que ayu­den en la di­fí­cil ta­rea de con­se­guir la co­mu­nión con el otro al com­par­tir su ar­te. Asu­mo, des­de es­ta pers­pec­ti­va, que si son mú­si­cos es ése su leit mo­tiv. Bien, aquí se los de­jo.

1. El pre­sen­te es di­gi­tal, es vir­tual, es­tá en la nu­be, es strea­ming. ¿Bueno o ma­lo? Apren­da­mos a vi­vir con ello y sea­mos fe­li­ces al son de la mú­si­ca que nos eri­za la piel.

2. Res­pe­te­mos. Es­cu­che­mos -y de­je­mos es­cu­char- los gé­ne­ros de mú­si­ca que más nos plaz­ca, sin que ello se mi­re en de­tri­men­to de nues­tro va­lor co­mo ser hu­mano, ¿aca­so quie­nes es­cu­chan mú­si­ca con­tem­po­rá­nea de con­cier­to son me­jo­res per­so­nas que los que pre­fie­ren los rit­mos afro­ca­ri­be­ños?

3. Equi­li­brio. “Hay quie­nes afir­man no po­der dis­fru­tar la mú­si­ca si no es­tá re­pro­du­ci­da en un sis­te­ma High End (los au­dió­fi­los de hue­so co­lo­ra­do y al­gu­nos me­ló­ma­nos). Son es­cu­chas cu­yo ni­vel de per­cep­ción es ma­yor y no hay que des­car­tar -in­clu­so, di­ría yo, co­no­cer-. En con­tra­par­te, hay quie­nes dis­fru­tan de los so­ni­dos mu­si­ca­les sin im­por­tar si vie­nen de las mi­cro­bo­ci­nas del iP­ho­ne”.

4. ¿Qué se es­cu­cha me­jor, vi­ni­lo o CD; son los ar­chi­vos High Res in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rio­res a los so­ni­dos PCM? Us­te­des a lo su­yo: “La esen­cia es­tá en la par­te ar­tís­ti­ca, en la pro­pues­ta de los mú­si­cos, en la ma­gia del pro­duc­tor, en la ha­bi­li­dad del ingeniero y no en la sa­li­da fi­nal a de­ter­mi­na­do for­ma­to”. Pun­to. 5. Há­bi­tos de es­cu­cha/bús­que­da. “Ser­vi­cios co­mo Ap­ple Mu­sic, Dee­zer, Tidal y prin­ci­pal­men­te Spo­tify ayu­dan a des­cu­brir mú­si­ca le­ja­na, nue­va y an­ti­gua, en es­pa­ñol o en ale­mán, con re­mi­nis­cen­cias de jazz o de new wa­ve… has­ta aho­ra nin­gu­na pla­ta­for­ma ha­bía con­du­ci­do a tan­tas agra­da­bles sor­pre­sas”. Las play­lists son un víncu­lo: “una aventura emo­cio­nan­te que tie­ne que ver con el es­ta­do de áni­mo, con las ga­nas de es­cu­char mú­si­ca fres­ca o de can­cio­nes ol­vi­da­das. Spo­tify tie­ne la más am­plia co­ber­tu­ra en­tre ser­vers y strea­mers de to­dos los ni­ve­les y to­dos los pre­cios. Ayu­da a es­cu­char y re­co­no­cer los dis­cos que real­men­te quie­res te­ner en for­ma­to fí­si­co; es un ex­ce­len­te pre­view”.

6. Fu­tu­ro de la re­pro­duc­ción mu­si­cal en el ho­gar. “Los for­ma­tos fí­si­cos son el re­fu­gio de una pe­que­ña mi­no­ría. El con­cep­to de co­lec­cio­nis­ta de dis­cos es­tá lle­gan­do tris­te­men­te a su fin aun­que es­to no sig­ni­fi­ca que des­apa­re­ce­rán los dis­cos com­pac­tos o vi­ni­los pues su per­ma­nen­cia po­dría ex­ten­der­se por dé­ca­das”.

En­tre uno y otro, es­te mí­ni­mo lis­ta­do –créan­me- da pis­tas a aten­der en el tra­ba­jo de ges­tión y/o au­to­ges­tión pa­ra ha­cer que la ma­gia ocu­rra: que se les es­cu­che ya sea por­que se des­car­gue, se dis­fru­te en vi­vo o ad­quie­ra una gra­ba­ción de su mú­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.