Car­li­tos Del Puer­to

Equi­li­bris­ta so­bre cin­co cuer­das

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Víc­tor Bal­do­vi­nos.

Na­ci­do y edu­ca­do en Cu­ba, Del Puer­to es uno de los mú­si­cos de se­sión más pres­ti­gio­sos de hoy. Sus ha­bi­li­da­des, tan­to con el ba­jo eléc­tri­co co­mo con el con­tra­ba­jo, le fa­ci­li­ta­ron do­mi­nar la tran­si­ción en­tre los di­ver­sos es­ti­los por lo que es fre­cuen­te ver­lo acom­pa­ñar en vi­vo a un aba­ni­co de ar­tis­tas que va des­de Chick Co­rea, Sting, Ser­gio Mén­dez, Bru­ce Springs­teen, Ste­vie Won­der has­ta Bar­ba­ra Strei­sand.

Na­ci­do y edu­ca­do en Cu­ba. Car­li­tos Del Puer­to rá­pi­da­men­te se ha con­ver­ti­do en uno de los mú­si­cos de se­sión más pres­ti­gio­sos de hoy. Sus ha­bi­li­da­des, tan­to con el ba­jo eléc­tri­co co­mo con el con­tra­ba­jo, le fa­ci­li­ta­ron do­mi­nar la tran­si­ción en­tre los di­ver­sos es­ti­los por lo que es fre­cuen­te ver­lo acom­pa­ñar en vi­vo a un aba­ni­co de ar­tis­tas que va des­de Sting, Ser­gio Mén­dez, Bru­ce Springs­teen, Ste­vie Won­der y Quincy Jo­nes has­ta Bar­ba­ra Strei­sand.

Sin em­bar­go, pa­ra Car­li­tos el jazz si­gue sien­do su pri­mer gran amor y el más fuer­te; lo que ex­pli­ca su par­ti­ci­pa­ción en los gru­pos que fun­da­ron Her­bie Han­cock o Chick Co­rea.

Ba­jis­ta del mo­men­to. Car­li­tos es un in­vi­ta­do ha­bi­tual de gran­des fe­rias de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les y clí­ni­cas co­mo la Mas­ter­class que ofre­ce­rá en la Ciu­dad de Mé­xi­co, du­ran­te sound:check Xpo 2018, ti­tu­la­da: “Las raí­ces la­ti­nas del ba­jo uni­ver­sal”.

Pa­ra co­no­cer más so­bre su edu­ca­ción, esa as­cen­den­te ca­rre­ra, los ins­tru­men­tos que do­mi­na y la te­má­ti­ca de sus clí­ni­cas, con Del Puer­to tu­vi­mos una con­ver­sa­ción cá­li­da y fran­ca.

Le­yen­da de raíz

No­ble­za obli­ga. Car­li­tos lle­gó al mun­do co­mo el hi­jo de un gran mú­si­co cu­bano: Car­los del Puer­to, ba­jis­ta, maes­tro de teo­ría mu­si­cal y fun­da­dor de Ira­ke­re, fe­nó­meno del jazz la­tino; pe­ro, ade­más de su pa­dre, ha­bía otro mú­si­co en ca­sa.

“Mi abue­lo (Car­los Ma­nuel, ‘El Ja­po­nés’) to­ca­ba la tu­ba en la Ban­da Mi­li­tar de Ar­ti­lle­ría del Ejér­ci­to y, el con­tra­ba­jo, con la Or­ques­ta de Ob­du­lio Mo­ra­les y con los Quin­ta­na Me­lody Boys”, acla­ra Car­li­tos; “fue el pio­ne­ro en nues­tra fa­mi­lia y, des­pués de eso, pa­pá ini­ció sus es­tu­dios de con­tra­ba­jo con el maes­tro Car­los Ale­jo Vi­lla, en el Con­ser­va­to­rio Ama­deo Rol­dán. Ten­go tan­tos re­cuer­dos de pa­pá: él es­cri­bió “El Ver­da­de­ro Ba­jo Cu­bano” y va­rios li­bros más de teo­ría mu­si­cal, que en Cu­ba se es­tu­dian pa­ra apren­der a to­car el ba­jo eléc­tri­co”, di­ce im­par­tien­do jus­ti­cia; “an­tes so­la­men­te se en­se­ña­ba to­car el con­tra­ba­jo y de he­cho, él fue quien in­tro­du­jo el ba­jo eléc­tri­co pa­ra apren­der a to­car­lo en las es­cue­las”.

Ca­mi­nan­do so­bre la quin­ta cuer­da. “Cuan­do em­pe­cé en la mú­si­ca, yo no to­ca­ba el con­tra­ba­jo”, Del Puer­to ha­ce una pau­sa; “lo que to­ca­ba, era vio­lon­che­lo y lo es­tu­dié muy po­qui­to por­que rá­pi­do me di cuen­ta que ese ins­tru­men­to no era pa­ra mí y, apar­te, yo que­ría se­guir los pa­sos de pa­pá. En­ton­ces em­pe­cé a es­tu­diar (con pa­pá, pri­me­ro) y des­pués con un pro­fe­sor cu­bano que se lla­ma Ma­nuel Val­dés”, año­ra; “des­cu­brí el ba­jo eléc­tri­co por­que pa­pá te­nía va­rios en ca­sa”.

Su eta­pa de apren­diz, en la Es­cue­la Na­cio­nal de Mú­si­ca y Ar­tes de Cu­ba. “Fue in­creí­ble por­que en mi generación ha­bía un gran­dí­si­mo in­te­rés por la mú­si­ca”, Car­li­tos vuel­ve en el tiem­po; “y en reali­dad, to­dos los mu­cha­chos que es­ta­ban a mí al­re­de­dor, te­nían tan­tas an­sias de to­car y de apren­der, que re­sul­tó que esa generación tu­vo a los me­jo­res mú­si­cos que es­tu­dia­ron de la es­cue­la”, es­ti­ma;

“por­que de ahí sa­lie­ron: Daf­nis Prie­to, Gio­van­ni Thiery, Fran­cis­co Me­la y mu­chos más que aho­ra es­tán to­can­do a los ni­ve­les más al­tos de la mú­si­ca ame­ri­ca­na”.

Los años ma­ra­vi­llo­sos. “En ese mo­men­to ya es­ta­ba lle­gan­do un po­co más de in­for­ma­ción de la mú­si­ca ame­ri­ca­na y, pre­ci­sa­men­te, al­gu­nos de los pri­me­ros dis­cos que me lle­ga­ron, fue­ron los de la Elec­tric Band y la Acous­tic Band de Chick Co­rea”, bi­fur­ca Del Puer­to; “su mú­si­ca real­men­te me mo­ti­vó y to­dos los ba­jis­tas que ha­bía en sus dis­cos eran fa­bu­lo­sos: Stan­ley Clarke, Ed­die Gó­mez, Mi­ros­lav Vi­tous y lue­go, John Pa­ti­tuc­ci. To­dos ellos fue­ron una gran es­cue­la pa­ra mí”, des­cri­be; “me sien­to muy afor­tu­na­do de que la vi­da me ha­ya da­do la opor­tu­ni­dad de to­car con Chick, de com­par­tir es­ce­na­rio con mi prin­ci­pal in­fluen­cia y que, aho­ra, sea mi me­jor maes­tro. ¿Quién iba pen­sar que años des­pués, yo es­ta­ría tra­ba­jan­do con él?”.

Fies­ta en Amé­ri­ca. “La ver­dad, en Cu­ba nun­ca to­qué en vi­vo el ba­jo eléc­tri­co; sino que fue has­ta que lle­gué a Es­ta­dos Uni­dos; ahí fue don­de (real­men­te) em­pe­cé es­tu­diar en se­rio el ins­tru­men­to y ac­tuar en vi­vo”, aflo­ra el sen­ti­mien­to; “ve­nir a vi­vir a Los Án­ge­les fue lo me­jor que pu­de ha­cer: es una ciu­dad ma­ra­vi­llo­sa aun­que me ha­ya to­ma­do cier­to tiem­po (en tér­mi­nos de tra­ba­jo) el adap­tar­me; pe­ro lo lo­gré y me da gus­to que me ha­ya tar­da­do un po­co por­que me dio tiem­po de vol­ver­me me­jor mú­si­co y ba­jis­ta. Mu­chos de los trabajos de se­sión lle­gan por recomendaciones y yo, des­de el prin­ci­pio tra­té de ha­cer mi me­jor es­fuer­zo (en cual­quier si­tua­ción), lo que des­pués me lle­vó a te­ner más opor­tu­ni­da­des”, re­co­no­ce; “lo que más me gus­ta de tra­ba­jar en las se­sio­nes de gra­ba­ción es el pro­ce­so crea­ti­vo, la co­la­bo­ra­ción con los pro­duc­to­res, con el ar­tis­ta y los de­más mú­si­cos. Es muy di­ver­ti­do y, a la vez, un re­to. Cuan­do vas a una gra­ba­ción nun­ca sa­bes qué ti­po de lec­tu­ra ten­drás que ha­cer. A ve­ces, es fá­cil; a ve­ces, no y ¡gra­cias a Dios que to­da­vía es­toy aquí y ten­go tra­ba­jo!”.

La puer­ta gran­de, por la pan­ta­lla chi­ca

“Una de las pri­me­ras co­sas que hi­ce en Es­ta­dos Uni­dos fue un co­mer­cial de te­le­vi­sión con Her­bie Han­cock, en 1997. Ima­gí­nen­se: yo aca­ba­ba de lle­gar de Cu­ba y tan tem­prano, me fui a to­car con uno de mis hé­roes. Fue im­pre­sio­nan­te”, li­ga Car­li­tos la idea; “no­so­tros tra­ba­ja­mos du­ran­te tres días ha­cien­do un co­mer­cial pa­ra la com­pa­ñía Bo­se y, en ese en­ton­ces, quie­nes es­tu­vi­mos to­can­do con Her­bie fui­mos una ba­te­ris­ta que se lla­ma Te­rri Ly­ne Carrington (una mu­cha­cha buenísima), que aho­ra es pro­fe­so­ra en Ber­klee School of Mu­sic, y yo”, vi­sua­li­za; “Te­rri fue quien me re­co­men­dó y por su­pues­to, fue in­creí­ble: una ex­pe­rien­cia que nun­ca ol­vi­da­ré, aun­que no ha­ya to­ca­do tan­to con Her­bie co­mo he es­ta­do con Chick Co­rea”.

Sue­ño cum­pli­do. “En el gru­po de Chick Co­rea ya lle­vo tra­ba­jan­do ca­si cin­co años”, Del Puer­to se sin­ce­ra; “con Chick ha si­do la ex­pe­rien­cia más gran­de de mi vi­da: yo em­pe­cé es­cu­chan­do su mú­si­ca y me ins­pi­ró des­de que era ni­ño, es­cu­chán­do­lo y pa­ra mí, ha si­do una es­cue­la gran­dí­si­ma”.

Gol­pe a tiem­po. “Con Chick ha­bía­mos es­ta­do con un ba­te­ris­ta que se lla­ma Mar­cus Gil­mo­re: un mu­cha­cho de Nue­va York que es nie­to del le­gen­da­rio Roy Hay­nes. Mar­cus es in­creí­ble”, el cu­bano dis­fru­ta el mo­men­to; “pe­ro en es­ta úl­ti­ma gi­ra con Chick (y el dis­co) nues­tro ba­te­ris­ta fue Ste­ve Gadd. Ima­gí­nen­se: ¡Ste­ve Gadd, el pa­pá de los po­lli­tos y un maes­tro del ins­tru­men­to!”.

El ba­jo, en es­tre­cha re­la­ción con ba­te­ría y per­cu­sio­nes

“El ba­jis­ta es co­mo un puen­te en­tre la ar­mo­nía y el rit­mo”, Car­li­tos ver­sa con ra­zón; “te­ne­mos una fun­ción sú­per im­por­tan­te por­que pue­de ha­cer o des­ha­cer una ban­da y, al te­ner un ba­jis­ta bue­ní­si­mo, to­do se oye con fuer­za; con más po­ten­cia”, sub­ra­ya; “cuan­do el ba­jis­ta no quie­re ha­cer su fun­ción o to­ca co­mo gui­ta­rris­ta, to­do se sien­te flo­jo”.

No hay fron­te­ras. “En reali­dad, tam­bién un ba­jis­ta es co­mo de­cir un per­cu­sio­nis­ta, ¿me en­tien­des?”, Del Puer­to po­ne el ejem­plo; “de­bes te­ner to­do ese len­gua­je de la per­cu­sión por­que la mú­si­ca es co­mo un len­gua­je y el ba­jis­ta es el que re­par­te las pa­la­bras (o el tema) que se va te­ner en la con­ver­sa­ción”, re­ve­la or­gu­llo­so.

Pa­la­bras más, pa­la­bras me­nos. “Es de­cir: va­mos a es­tar ha­blan­do de co­ci­nar”, mol­dea el con­cep­to; “el ba­jis­ta di­ce: ‘hoy va­mos a pre­pa­rar arroz’. Y de ahí sa­le el ba­te­ris­ta que di­ce: ‘sí pe­ro va­mos a po­ner­le unos fri­jo­les’. Y en­ton­ces, el per­cu­sio­nis­ta, apor­ta: ‘va­mos a po­ner­le unos pla­ta­ni­tos’, y com­pa­ra; “el ba­jis­ta es el que inicia la con­ver­sa­ción y, si los mú­si­cos que lo es­tán ro­dea­do son buen en­ten­de­do­res, en­ton­ces to­do se­rá más fá­cil”.

Vi­vir el mis­mo len­gua­je

“Si el ba­jis­ta tie­ne co­no­ci­mien­tos rít­mi­cos, ayu­da mu­chí­si­mo a que la ban­da sue­ne me­jor”, de­fi­ne Car­li­tos; “pe­ro, por ejem­plo, yo tam­bién he es­ta­do ben­de­ci­do en cuan­to a ba­te­ris­tas por­que es­tu­ve tra­ba­jan­do mu­chí­si­mo con Vin­nie Co­laiu­ta”, li­be­ra la du­da; “y pre­ci­sa­men­te en el NAMM que pa­só en enero, es­tu­ve to­can­do con Da­ve Weckl, en una clí­ni­ca que tu­vo. Así les pue­do men­cio­nar una pi­la de nom­bres por­que he te­ni­do la di­cha de to­car con ba­te­ris­tas in­creí­bles”.

En la mú­si­ca, to­do evo­lu­cio­na. “Las co­sas van cam­bian­do y de­pen­den de los tiem­pos”, de­ta­lla Del Puer­to; “en la épo­ca cuan­do yo es­ta­ba es­tu­dian­do, la in­for­ma­ción no es­ta­ba tan a la mano co­mo aho­ra, ni era fá­cil en­con­trar­la co­mo hoy en día”, va­lo­ra; “aho­ra, cual­quie­ra se me­te a la compu­tado­ra y lo en­cuen­tra to­do. En aquel tiem­po era más di­fí­cil y la mú­si­ca cam­bia­ba, pa­ra bien o pa­ra mal, de­pen­dien­do de las per­so­nas; pe­ro, en mi opi­nión, la mú­si­ca ha evo­lu­cio­na­do pa­ra bien y se si­gue desa­rro­llan­do. Así es la vi­da”.

Las no­tas grue­sas

El ba­jo Fo­de­ra de cin­co cuer­das, ejem­plo del avan­ce. “Es­toy con una com­pa­ñía de ba­jo eléc­tri­co (que es el equi­va­len­te del Stra­di­va­rius mo­derno de los ba­jos) que se lla­ma Fo­de­ra”, se mues­tra se­gu­ro; “los ins­tru­men­tos de esa com­pa­ñía son he­chos en Brooklyn (Nue­va York) por dos lut­hier in­creí­bles: Vin­nie Fo­de­ra y Joey Lau­ri­ce­lla”, re­su­me; “es­tos ins­tru­men­tos me han cam­bia­do la vi­da y yo es­toy fe­liz con ellos”.

“El ba­jo eléc­tri­co que uso es el Fo­de­ra Em­pe­ror de cin­co cuer­das”, Car­li­tos se pregunta; “¿por­qué me gus­ta es­te ba­jo? Pri­me­ro: por la ma­ne­ra en que es­tá he­cho: en el tra­ba­jo del lut­hier, se no­ta el amor que Vin­nie le po­ne a la ma­de­ra”, ad­mi­te; “es­tá tan bien he­cho y tie­ne tan­to ba­lan­ce (no so­la­men­te la ma­de­ra tie­ne ba­lan­ce, sino el so­ni­do) que el ins­tru­men­to re­pro­du­ce un tono in­creí­ble”.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas del Em­pe­ror 5 reúnen con­fia­bi­li­dad y es­té­ti­ca. Pen­sa­do en fa­vo­re­cer al eje­cu­tan­te, es­tá fa­bri­ca­do en una so­la con­fi­gu­ra­ción y ofre­ce la mis­ma ca­li­dad de los mo­de­los cus­tom de al­ta ga­ma pe­ro a pre­cios com­pe­ti­ti­vos. Ba­sa­do en el exi­to­so Fo­de­ra Mo­narch, el ba­jo Em­pe­ror 5 ha si­do di­se­ña­do usan­do una com­bi­na­ción de ma­de­ras que fun­cio­nan efi­cien­te­men­te pa­ra eje­cu­tar cual­quier ti­po de mú­si­ca, al agre­gar a su có­mo­da er­go­no­mía, una res­pues­ta cla­ra en los gra­ves pro­fun­dos, fre­cuen­cias medias trans­pa­ren­tes y los su­fi­cien­tes agu­dos co­mo pa­ra com­ple­tar una variada pa­le­ta só­ni­ca.

Con bue­na ener­gía. “El Em­pe­ror 5 no tie­ne no­tas muer­tas y, pa­ra la mano, es muy có­mo­do de to­car”, con­ce­de Del Puer­to; “apar­te de que sean ins­tru­men­tos que aho­ra mis­mo se han vuel­to sú­per co­no­ci­dos (por­que los ba­jis­tas más fa­mo­sos es­tán to­can­do con ellos) en reali­dad, yo sí que es­toy muy con­ten­to con es­te ba­jo y con las cuer­das”, lee en­tre lí­neas; “por­que tam­bién to­co con cuer­das Fo­de­ra”.

Re­cién equi­pa­do

“Ten­go va­rios con­tra­ba­jos. To­co con uno de ori­gen fran­cés de 1820; un ba­jo che­co de 1930; uno ale­mán mo­derno, de 2011 y un con­tra­ba­jo Fl­yA­way o de via­jar, chino (que uso mu­cho) he­cho aquí, en Es­ta­dos Uni­dos, por una com­pa­ñía que se lla­ma Le­mur Mu­sic. Es un mo­de­lo Li­berty Bell di­se­ña­do por Stan­ley Clarke”, pro­fun­di­za; “ade­más, ten­go otras co­sas que me gus­tan mu­cho: los fo­rros del ba­jo eléc­tri­co son Reu­nion Blues Gig Bags. Los ca­bles con que me co­nec­to los ha­ce Mo­ga­mi y, so­bre los equi­pos que lle­vo pa­ra am­pli­fi­car­me, es­toy con Ga­llie­nK­rue­ger, una fir­ma ame­ri­ca­na buenísima”, ha­ce clo­se up; “y ten­go el pa­tro­ci­nio de una com­pa­ñía que se lla­ma Zoom Vi­deo (que ha­ce cá­ma­ras y co­sas pa­ra gra­bar) que me apo­ya bas­tan­te”.

Mas­ter­class en sound:check Xpo

“En eso es­ta­mos tra­ba­jan­do to­da­vía y se­gún lo que ha­bía­mos ha­bla­do, la gen­te quie­re pre­gun­tar­me so­bre co­sas de mi vi­da y de có­mo lle­gué a es­tos ni­ve­les de to­car con Bru­ce Springs­teen, con Sting, con Chick Co­rea o con Bar­ba­ra Strei­sand y que­ría ha­blar de esas co­sas”, des­ta­ca el ba­jis­ta; “por­que sa­bes que la gen­te se men­cio­na mu­cho con los tér­mi­nos mu­si­ca­les y to­do eso, pe­ro la his­to­ria de có­mo lle­gar a es­tos lu­ga­res, es in­tere­san­te, ¿no? Por­que sí pue­des lle­gar a esos ni­ve­les, y eso tie­ne que ver mu­cho con la per­so­na­li­dad del mú­si­co, ¿sa­bes?”, ilus­tra Car­li­tos Del Puer­to al con­cluir; “por­que si eres una per­so­na que (por ejem­plo) seas sú­per ca­li­fi­ca­da pe­ro que no te lle­ves bien con las de­más per­so­nas, nun­ca lle­ga­rás a esos lu­ga­res. Es tan im­por­tan­te ser buen mú­si­co co­mo ser bue­na per­so­na. No pue­des ser uno o lo otro”.

Car­li­tos Del Puer­to: un nom­bre que se es­cu­cha con fuer­za en los co­rre­do­res de la in­dus­tria mu­si­cal, los re­cin­tos aca­dé­mi­cos y esos gran­des es­ce­na­rios. Su equi­li­brio so­bre las cuer­das no es ca­sua­li­dad ni con­se­cuen­cia de la suer­te, sino fru­to de la dis­ci­pli­na y de aquel sa­bor que so­la­men­te tie­nen los que na­cen

en La Ha­ba­na.

Fo­to­gra­fía de por­ta­da: Cor­te­sía Car­li­tos Del Puer­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.