Ya­maha im­pul­sa la edu­ca­ción mu­si­cal en Oa­xa­ca.

en co­mu­ni­da­des de Oa­xa­ca

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Ra­fael Urie­ga

Des­de que la com­pa­ñía ja­po­ne­sa Ya­maha se es­ta­ble­ció en Mé­xi­co, en el año de 1958, ha si­do un im­por­tan­te im­pul­sor de la edu­ca­ción ar­tís­ti­ca y mu­si­cal del país. Va­rias ge­ne­ra­cio­nes tu­vi­mos nues­tro pri­mer acer­ca­mien­to a la mú­si­ca con ins­tru­men­tos de Ya­maha co­mo sus te­cla­dos, gui­ta­rras, ba­te­rías, pia­nos y, por su­pues­to, la flau­ta dul­ce, un ele­men­to bá­si­co pa­ra los que es­tu­dia­mos mú­si­ca en la pri­ma­ria y se­cun­da­ria pú­bli­ca, du­ran­te las dé­ca­das de los años se­ten­ta, ochen­ta y par­te de los no­ven­ta. En el mis­mo sen­ti­do, sus aca­de­mias de mú­si­ca se han con­so­li­da­do co­mo se­mi­lle­ros de mu­chos ta­len­tos.

La fi­lo­so­fía de la com­pa­ñía ni­po­na es, ha si­do y se­rá, pro­mo­ver la edu­ca­ción mu­si­cal; an­te ello, se pre­sen­tó el pro­yec­to: “La Flau­ta es­co­lar vi­si­ta tu co­mu­ni­dad”, el cual con­sis­tió en otor­gar ma­te­rial di­dác­ti­co (flau­ta dul­ce y un li­bro de apren­di­za­je mu­si­cal) a ni­ños de ni­vel pri­ma­ria y se­cun­da­ria que vi­ven en co­mu­ni­da­des de es­ca­sos re­cur­sos en el es­ta­do de Oa­xa­ca, y con ello im­pul­sar no só­lo la edu­ca­ción ar­tís­ti­ca sino for­mar per­so­nas más hu­ma­nis­tas y me­jo­res.

Es­ta idea fue coor­di­na­da por Ja­vier Muñoz, di­rec­tor ad­mi­nis­tra­ti­vo de Ya­maha Mé­xi­co, quien se dio a la ta­rea de dar vi­da y for­ma a es­te no­ble pro­yec­to, el cual con­tó con el res­pal­do y apo­yo to­tal de Hi­ro­fu­mi Ya­mas­hi­ta, pre­si­den­te de la fir­ma en nues­tro país. “Ya­maha es­tá muy in­tere­sa­do en fo­men­tar y por su­pues­to en apo­yar la edu­ca­ción mu­si­cal en Mé­xi­co acer­can­do un ins­tru­men­to a ni­ños que vi­ven en co­mu­ni­da­des de es­ca­sos re­cur­sos pa­ra que, a tra­vés de la fi­lo­so­fía que te­ne­mos -que es com­par­tir la mú­si­ca-, po­da­mos desa­rro­llar el ta­len­to. Es­to na­ce ha­ce dos años, en la co­mu­ni­dad Mi­xe, de Oa­xa­ca, ha­bía unos ni­ños que es­ta­ban in­tere­sa­dos en apren­der a to­car ins­tru­men­tos de alien­to pe­ro de­sa­for­tu­na­da­men­te no te­nían los re­cur­sos ne­ce­sa­rios, en­ton­ces se nos ocu­rrió que en vez de acer­car­les ins­tru­men­tos de alien­to, po­día­mos em­pe­zar con ins­tru­men­tos más fá­ci­les co­mo es la flau­ta es­co­lar y acer­car­la así a más co­mu­ni­da­des.

Qui­si­mos apo­yar no só­lo pa­ra que se­pan to­car un ins­tru­men­to sino pa­ra que sean me­jo­res per­so­nas; no sa­be­mos si se­rán mú­si­cos, ya que eso de­pen­de­rá de ellos y de sus ga­nas que ten­gan pe­se a sus con­di­cio­nes; la fi­na­li­dad es que sean me­jo­res per­so­nas, que ten­gan un ins­tru­men­to en sus ma­nos pa­ra que pue­dan desa­rro­llar sus ha­bi­li­da­des y al fi­nal pue­dan me­jo­rar su au­to­es­ti­ma, se­gu­ri­dad, tra­ba­jo en equi­po, ade­más de lo que im­pli­ca ocu­par­se a tra­vés de la mú­si­ca”, ex­pre­só el di­rec­ti­vo.

La flau­ta es­co­lar vi­si­ta tu co­mu­ni­dad

Una par­te esen­cial pa­ra que el pro­yec­to “La flau­ta es­co­lar vi­si­ta tu co­mu­ni­dad” se pu­die­ra lle­var a ca­bo fue el equi­po de tra­ba­jo con el que con­tó Ja­vier Muñoz, prin­ci­pal­men­te el apo­yo rea­li­za­do por los dis­tri­bui­do­res de Ya­maha en Hua­tul­co, Oa­xa­ca, con Im­ple­men­tos El Pes­ca­dor, di­ri­gi­do por el in­ge­nie­ro Car­los Za­ra­te, y en Oa­xa­ca Cen­tro con Mu­si­ca­les Do­ris, en­ca­be­za­do por el in­ge­nie­ro Ar­man­do So­sa. Am­bas em­pre­sas fue­ron pie­za cla­ve pa­ra que los ins­tru­men­tos lle­ga­ran a diez co­mu­ni­da­des oa­xa­que­ñas.

La en­tre­ga de ma­te­ria­les du­ró una se­ma­na, en ella tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar co­mu­ni­da­des, co­mo son: Bahías de Hua­tul­co, Río Se­co, San­ta Ma­ría Hua­me­lu­la, San­tia­go As­ta­ta, Oa­xa­ca Cen­tro, Tie­rra Co­lo­ra­da y San Jo­sé El Mo­go­te, en ca­da una fui­mos tes­ti­gos de un Mé­xi­co que tam­bién co­exis­te a la par del Mé­xi­co ci­ta­dino y en desa­rro­llo, una reali­dad a la que se en­fren­tan no só­lo adul­tos sino ni­ños en con­di­cio­nes de po­bre­za ex­tre­ma. Un as­pec­to que no qui­sié­ra­mos que nin­gún ni­ño ex­pe­ri­men­ta­ra pe­ro que de­sa­for­tu­na­da­men­te en nues­tros días si­gue ocu­rrien­do.

Las es­cue­las, la gran ma­yo­ría, se en­cuen­tran en con­di­cio­nes pre­ca­rias pues al­gu­nas de ellas mues­tran aún los da­ños pro­vo­ca­dos por los sis­mos del pa­sa­do sep­tiem­bre de 2017 y que aún, seis me­ses des­pués, no han si­do re­mo­de­la­das o han re­ci­bi­do apo­yo. Pe­se a ello la son­ri­sa en los ros­tros de los ni­ños se mues­tra cuan­do son pro­ta­go­nis­tas de es­te no­ble pro­yec­to. Te­ner la opor­tu­ni­dad de mi­rar a la ca­ra a los ni­ños, an­tes y des­pués de re­ci­bir su flau­ta, es una sen­sa­ción muy cá­li­da, hu­ma­na y cons­truc­ti­va; al­go que sin du­da nos es­ti­mu­la y ayu­da a ser me­jo­res per­so­nas. El re­ci­bi­mien­to de los maes­tros, ni­ños y pa­dres de fa­mi­lia en ca­da una de las es­cue­las era de asom­bro y es­pe­ran­za ya que, co­mo ex­pre­sa­ban, la mú­si­ca es el an­tí­do­to an­te la si­tua­ción que vi­ven día con día y qué me­jor que po­der ser par­te de ella. En to­tal, se en­tre­ga­ron 320 flau­tas y li­bros en Hua­tul­co y, en Oa­xa­ca, 150 ma­te­ria­les su­man­do así 450 kits.

“So­li­ci­té el apo­yó a ni­vel na­cio­nal de dis­tin­tos dis­tri­bui­do­res de Ya­maha, y la res­pues­ta ca­si in­me­dia­ta la ob­tu­vi­mos de Oa­xa­ca; creo fir­me­men­te en que no to­do es be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co, ni tam­po­co ase­gu­rar uti­li­da­des. Al apo­yar pro­yec­tos co­mo es­te se ga­na de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Am­bos in­ge­nie­ros vie­ron el po­ten­cial hu­mano y so­cial que hay de­trás de es­ta idea sin la fi­na­li­dad de lu­cro, nues­tro ob­je­ti­vo fue y es es­ti­mu­lar y for­ta­le­cer la edu­ca­ción en los ni­ños de pri­ma­ria y se­cun­da­ria”, agre­gó Ja­vier.

El pro­yec­to se di­vi­de en va­rias eta­pas: la pri­me­ra fue rea­li­zar el scou­ting con las es­cue­las se­lec­cio­na­das por los dis­tri­bui­do­res. Se rea­li­za­ron di­ver­sas reunio­nes en las que se les ex­pre­só la fi­na­li­dad y ob­je­ti­vos. Pos­te­rior­men­te, se reali­zó la en­tre­ga del ma­te­rial (sin nin­gún cos­to) y vi­si­ta a las co­mu­ni­da­des.

El si­guien­te pa­so con­sis­ti­rá en la ca­pa­ci­ta­ción de los maes­tros por par­te del maes­tro de Ya­maha Da­vid Ovie­do, quien tie­ne más de 30 años co­mo pro­fe­sor de mú­si­ca y quien se en­car­ga­rá de vi­si­tar men­sual­men­te a las diez es­cue­las pa­ra im­par­tir cla­ses a los pro­fe­so­res y co­no­cer có­mo va el desem­pe­ño, tan­to de los pro­fe­so­res co­mo de los alum­nos y re­sol­ver, si es que es ne­ce­sa­rio, al­gu­na com­pli­ca­ción. Ca­be se­ña­lar que los maes­tros de es­tas es­cue­las no son pro­fe­so­res es­pe­cia­li­za­dos en mú­si­ca, mu­chos de ellos tam­po­co sa­ben to­car es­te ins­tru­men­to, pe­se a ello tam­bién se mos­tra­ron emo­cio­na­dos y par­ti­ci­pa­ti­vos.

Por úl­ti­mo, a fi­na­les de ju­nio, se lle­va­rá a ca­bo la pre­sen­ta­ción de un con­cier­to en Hua­tul­co y en el Cen­tro de Oa­xa­ca, en el mar­co del “En­cuen­tro Mu­si­cal Ya­maha”, don­de par­ti­ci­pa­rán to­das las es­cue­las e in­ter­pre­ta­rán te­mas tra­di­cio­na­les pa­ra mos­trar lo apren­di­do du­ran­te es­tos me­ses.

Una men­ción especial fue el tra­ba­jo rea­li­za­do por Mar­co An­to­nio Tie­rra, ven­de­dor de Im­ple­men­tos El Pes­ca­dor, dis­tri­bui­dor de Ya­maha en Hua­tul­co, quien fue el en­car­ga­do de ha­cer la ba­se de da­tos de las es­cue­las y ade­más vi­si­tó una por una pa­ra dar a co­no­cer el pro­yec­to, sin du­da su es­fuer­zo y tra­ba­jo fue un pi­lar pa­ra que es­te pro­gra­ma se lle­va­ra a ca­bo.

“Fue una gran la­bor, vi­si­ta­mos 25 es­cue­las pe­ro só­lo sie­te vi­nie­ron en Hua­tul­co; en oca­sio­nes la gen­te no cree en pro­yec­tos co­mo

és­te por­que han si­do mu­chos los que pro­me­ten y no cum­plen, sin em­bar­go Ya­maha de­mues­tra que se pue­den ha­cer las co­sas de ma­ne­ra efi­cien­te y bien. Qui­si­mos dar a la gen­te, en especial a los ni­ños, la opor­tu­ni­dad de ha­cer co­sas cons­truc­ti­vas co­mo lo es to­car un ins­tru­men­to y con ello ol­vi­dar un po­co lo trau­má­ti­co que fue lo ocu­rri­do en el sismo del pa­sa­do mes de sep­tiem­bre; es­ta­mos y seguiremos tra­ba­jan­do en ello”, se­ña­ló Mar­co An­to­nio Tie­rra.

A la par de Mar­co An­to­nio Tie­rra, el apo­yo y tra­ba­jo de Die­go Lo­zano, Jor­ge Ri­car­des, Ar­man­do Gar­cía, de Im­ple­men­tos El Pes­ca­dor, se une lo rea­li­za­do por per­so­nal de Mu­si­ca­les Do­ris en Oa­xa­ca Cen­tro, en­ca­be­za­do por el in­ge­nie­ro y di­rec­tor Ar­man­do So­sa, Ja­vier So­sa, Ar­man­do B. So­sa, en­tre otros más quie­nes en con­jun­to tu­vie­ron el em­pe­ño, lo­gís­ti­ca y so­bre to­do ga­nas de ha­cer las co­sas; ca­da uno dio lo me­jor de sí pa­ra que la pri­me­ra eta­pa de es­te pro­yec­to con cau­sa so­cial y ar­tís­ti­ca se pu­die­ra rea­li­zar.

Ya­maha, em­pre­sa So­cial­men­te Res­pon­sa­ble

Ha­blar de em­pre­sas so­cial­men­te res­pon­sa­bles, en oca­sio­nes no es tan sen­ci­llo, po­cas son las com­pa­ñías que real­men­te re­tri­bu­yen o apo­yan a la co­mu­ni­dad en las que se en­cuen­tran in­mer­sas. La gran ma­yo­ría es­tá en­fo­ca­da en el lu­cro y por ello, lo he­cho por Ya­maha con el pro­gra­ma “La Flau­ta es­co­lar vi­si­ta tu co­mu­ni­dad” es una mues­tra de que se pue­den ha­cer co­sas en be­ne­fi­cio de la gen­te, en par­ti­cu­lar de los ni­ños.

“Sin du­da fue un re­to, pro­pu­se el pro­yec­to a los di­rec­ti­vos de Ya­maha, ellos lo acep­ta­ron. Con es­to de­mos­tra­mos que cual­quier re­to se pue­de lo­grar cuan­do lo que te mue­ve es la ac­ti­tud y las ga­nas de ha­cer­lo. No fue fá­cil pe­ro es­ta­mos en ello, es­to aún no ter­mi­na. Es ape­nas la pun­ta de lan­za, que­re­mos in­vi­tar a que otras em­pre­sas de mú­si­ca o de otra rama se su­men a es­te pro­yec­to o bien pro­pon­gan el su­yo, se tra­ta de cons­truir no só­lo com­pe­tir, hay mu­cho que su­mar”, pun­tua­li­zó Ja­vier Muñoz.

Que los ni­ños ten­gan un acer­ca­mien­to a la mú­si­ca y al ar­te en lu­gar de por­tar un ar­ma o aden­trar­se en vi­cios, es una opor­tu­ni­dad de te­ner una me­jor y más hu­ma­na so­cie­dad. La fi­lo­so­fía de Ya­maha es­tá ba­sa­da en in­cen­ti­var y apo­yar la edu­ca­ción ha­cia la ni­ñez y ju­ven­tud. El pro­yec­to aún no ter­mi­na y es­ta­mos se­gu­ros que tam­po­co lo ha­rá cuan­do con­clu­ya con el con­cier­to en don­de in­ter­pre­ta­rán lo apren­di­do, sino que es­pe­ra­mos que, mí­ni­mo, ca­da año se lle­ve és­te a ca­bo. Oja­lá otras em­pre­sas se su­men, y des­de su trin­che­ra o po­si­bi­li­da­des, in­cen­ti­ven la crea­ción de una me­jor so­cie­dad me­xi­ca­na, la cual es­tá ávi­da de edu­ca­ción ar­tís­ti­ca y mu­si­cal. La sen­sa­ción de ver a los ni­ños, al te­ner una flau­ta en­tre sus ma­nos, con la emo­ción que brin­da la po­si­bi­li­dad de apren­der a ha­cer al­go nue­vo es úni­ca, eso lle­na. Es­to, ade­más es for­ma­ti­vo ya que es una la­bor que ape­nas em­pie­za. En la pre­sen­ta­ción del con­cier­to, cuan­do sus papás los vean en el es­ce­na­rio, se sen­ti­rán or­gu­llo­sos; am­bas par­tes ve­rán el tra­ba­jo rea­li­za­do, es al­go con lo que se que­da­rán to­da su vi­da y que los ayu­da­rá a lo­grar co­sas que nun­ca pen­sa­ron, se sen­ti­rán or­gu­llo­sos y sa­tis­fe­chos de lo que hi­cie­ron.

Por aho­ra los alum­nos tie­nen mu­cho que ha­cer; ve­re­mos en el pró­xi­mo mes de ju­nio los re­sul­ta­dos du­ran­te el con­cier­to En­cuen­tro Mu­si­cal Ya­maha. Se­re­mos or­gu­llo­sos tes­ti­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.