Xantoné Blacq re­vi­ve la mú­si­ca de Amy Wi­nehou­se.

LA PAR­TI­CU­LAR VI­SIÓN DE XANTONÉ BLACQ

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Hu­go Mo­reno H_ Mo­reno

Por Hu­go Mo­reno

Es im­por­tan­te el fe­nó­meno que Amy Wi­nehou­se re­pre­sen­ta aún pa­ra el mun­do mu­si­cal. Tan­to así que, a seis años de su par­ti­da he­mos vis­to mu­chos tri­bu­tos de al­to ni­vel, pe­ro nin­guno en el que los an­ti­guos miem­bros de su ban­da ha­yan par­ti­ci­pa­do. Has­ta aho­ra.

“Amy Lives” es el nom­bre del pro­yec­to en el que mú­si­cos que to­ca­ron con Wi­nehou­se se unen pa­ra se­guir lle­van­do su le­ga­do a los es­ce­na­rios. El res­pe­ta­do mul­ti-ins­tru­men­tis­ta Xantoné Blacq, es el crea­dor de es­te es­pec­tácu­lo pe­ro, ¿por qué mos­trar al mun­do es­te pro­yec­to?, ¿có­mo su­ce­de? Es­to nos con­tó al res­pec­to.

Eres uno de los mul­ti-ins­tru­men­tis­tas y can­tan­tes más re­co­no­ci­dos en el show bu­si­ness...

“To­co va­rios ins­tru­men­tos (per­cu­sión, te­cla­dos, talk­box, gui­ta­rra) pe­ro creo que lo más im­por­tan­te es que me gus­ta mu­cho es­tu­diar y co­no­cer di­fe­ren­tes ti­pos de mú­si­ca. La gen­te que me ro­dea y la vi­da que lle­vo me en­se­ña mu­chas co­sas, así que es un pla­cer vi­vir de es­ta for­ma.

Em­pe­cé a can­tar a los 18 años, una edad avan­za­da pa­ra tra­ba­jar ese re­cur­so. Aho­ra lle­vo 25 años ha­cién­do­lo y he te­ni­do el pla­cer de can­tar con mu­chos ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les, co­la­bo­rar en el es­tu­dio con ellos y gra­bar un par de ál­bu­mes en so­li­ta­rio. Con Amy, ade­más de to­car los te­cla­dos, so­lía ha­cer co­ros”.

En tus ini­cios, ¿qué ar­tis­tas in­flu­ye­ron en ti pa­ra se­guir es­te ca­mino?

“Bueno, yo na­cí en La­gos, Ni­ge­ria y el pri­me­ro que me im­pac­tó fue Mi­chael Jack­son. Ste­vie Won­der tam­bién me in­fluen­ció bas­tan­te co­mo mú­si­co. Ade­más hay gen­te que res­pe­to mu­cho, co­mo uno de los mú­si­cos más im­por­tan­tes en la his­to­ria de la mú­si­ca ni­ge­ria­na lla­ma­do Fe­la Ku­ti. Él creo el afro­beat, un es­ti­lo mu­si­cal que le ha da­do la vuel­ta al mun­do que es una mez­cla de los rit­mos tra­di­cio­na­les que te­ne­mos en mi país con el funk. To­da esa mez­cla me to­có de una ma­ne­ra muy sig­ni­fi­ca­ti­va cuan­do era jo­ven”.

Esas in­fluen­cias te acer­ca­ron a so­ni­dos que van co­nec­ta­dos mu­si­cal e his­tó­ri­ca­men­te…

“Cla­ro, yo ven­go de una tra­di­ción re­li­gio­sa en la que la gen­te to­ca y can­ta cuan­do es­tán felices… Ellos le po­nen mu­cha al­ma a lo que ha­cen. Cuan­do era ni­ño yo no me veía co­mo un mú­si­co. Can­tar y to­car era par­te de mi cre­ci­mien­to dia­rio pe­ro, cuan­do cum­plí

14 años, em­pe­cé a to­car la con­ga y otros ins­tru­men­tos de per­cu­sión. La ra­zón por la cual pa­só eso fue por­que cuan­do era muy pe­que­ño y en­ton­ces la gen­te en la igle­sia me ofre­ció to­car per­cu­sión. Me de­cían que to­dos po­de­mos can­tar, pe­ro muy po­cos po­dían to­car per­cu­sio­nes. Cla­ro que a mi me mo­ti­vó es­to por­que yo que­ría ser especial, así que ellos me ayu­da­ron a dar ese pa­so”.

Me ima­gino que tu lle­ga­da a Reino Uni­do fue al­go ra­di­cal en tu vi­da sien­do un ni­ño…

“Cuan­do te­nía cer­ca de nue­ve años, sa­lí de Ni­ge­ria pa­ra vi­vir en UK y, por con­se­cuen­cia, em­pe­cé a es­cu­char más mú­si­ca, fue un shock pa­ra mí. Era li­diar con una nue­va cul­tu­ra en la que ha­bía que co­no­cer to­das sus cos­tum­bres pe­ro tam­bién la for­ma en la que se vi­ve la crea­ción. Cer­ca de los 17 años em­pe­cé a es­cu­char jazz, R&B y des­pués lle­gó MC Ham­mer, Cameo, Lut­her Van­dross, Ani­ta Ba­ker, ese

ti­po de ar­tis­tas me cam­bia­ron mu­chos con­cep­tos mu­si­ca­les y, de­bi­do a ellos, me ins­pi­ré pa­ra usar mi voz de nue­vo.

Coin­ci­dió que en mi sa­lón de cla­ses ha­bía un chi­co que era real­men­te bueno to­can­do el piano y comenzamos a co­la­bo­rar jun­tos, el me di­jo: “de­be­rías con­si­de­rar ha­cer al­go con tu voz”, a lo que res­pon­dí: “¿de ver­dad?” y me de­ci­dí a can­tar más. For­mé mi pri­mer gru­po vo­cal ins­pi­ra­do en Boyz2Man, fue una his­to­ria in­cons­tan­te por­que nos se­pa­ra­mos un par de ve­ces y yo me can­sé bas­tan­te de eso. Acep­té que no que­ría ha­cer­lo nun­ca más y me de­ci­dí a ser so­lis­ta”.

¿Cuál fue la ma­yor di­fi­cul­tad al to­mar es­ta de­ci­sión?

“A pe­sar de po­der to­car per­cu­sio­nes, can­tar, es­cri­bir le­tras y es­cri­bir me­lo­días, el re­to pa­ra mí fue to­car piano u otro ins­tru­men­to. Com­pré un te­cla­do de segunda mano por­que no te­nía mu­cho di­ne­ro, me emo­cio­nó mu­cho po­der usar un ins­tru­men­to con el cual po­día ha­cer har­mo­nías. En ese mo­men­to te­nía 23 o 24 años, un po­co tar­de pa­ra apren­der un ins­tru­men­to y, pa­ra ser ho­nes­to, no era muy dis­ci­pli­na­do al es­tu­diar pe­ro po­co a po­co to­do em­pe­zó a te­ner sen­ti­do”.

Has via­ja­do en­tre mu­chos géneros mu­si­ca­les, pe­ro al­go cons­tan­te en ti ha si­do el jazz y el funk. “Her­bie Han­cock tu­vo un pro­yec­to lla­ma­do The Head­hun­ters y me vo­ló la ca­be­za. Las vi­si­tas a la tien­da To­wer Re­cords me de­ja­ban im­pre­sio­na­do por to­do el jazz tan ex­tra­ño que po­día en­con­trar. Ama­ba com­prar dis­cos y de­jar que me sor­pren­die­ran, tal vez en­con­trar funk en ellos fue la chis­pa que pren­dió la lla­ma en mí. Esa fue mi en­tra­da a ser un mú­si­co real de jazz funk; un de­vo­to jaz­zis­ta fun­ke­ro”.

Sa­be­mos que has to­ca­do con ar­tis­tas im­pre­sio­nan­tes, aho­ra lle­gas a Mé­xi­co con un pro­yec­to que nos re­cuer­da que tam­bién acom­pa­ñas­te a la enig­má­ti­ca Amy Wi­nehou­se, ¿có­mo es que es­to su­ce­de?

“En mi ca­rre­ra eso mar­ca mi “gran mo­men­to” por­que nun­ca ha­bía to­ca­do con al­guien que tu­vie­ra ese ni­vel de ex­po­si­ción. El te­cla­dis­ta que to­ca­ba con Amy me lla­mó un día pa­ra con­tar­me que es­ta­ba to­can­do con es­ta ar­tis­ta pe­ro es­ta­ba en el úl­ti­mo año de su ca­rre­ra por lo que iba a te­ner que de­jar de la­do la mú­si­ca ya que ve­nía un tour lar­go y me pre­gun­tó si es­ta­ba in­tere­sa­do en ha­cer­lo, ac­ce­dí sin pen­sar­lo. Él me pu­so en con­tac­to con Da­le Da­vis, quien era el di­rec­tor mu­si­cal de la ban­da, (tam­bién es­tá en el pro­yec­to de “Amy Lives”), me man­dó una se­rie de te­mas, tal vez 25, pa­ra apren­dér­me­las.

Fue muy gra­cio­so ya que en Na­vi­dad tu­ve que to­car­las pa­ra mi fa­mi­lia a mo­do de es­tu­dio. Pa­ra enero 24 hi­ce el pri­mer en­sa­yo con la ban­da completa y así fue, hu­bo quí­mi­ca ins­tan­tá­nea. En ese mo­men­to era di­ciem­bre del 2006, Amy no era co­no­ci­da aun­que ya ha­bía lan­za­do el dis­co “Frank”, pe­ro pa­ra Mar­zo del 2007, li­te­ral­men­te cua­tro me­ses des­pués, to­do el mun­do ha­bía en­lo­que­ci­do por ella”.

Y la lo­cu­ra mun­dial lle­gó…

“Sí y lo in­tere­san­te de es­to es que, cuan­do es­tás aden­tro de la bur­bu­ja, sa­lir­te te ha­ce co­no­cer só­lo lo que la pren­sa mues­tra y eso no sue­le ser siem­pre la ver­dad. Yo pu­de co­no­cer la ver­dad y su­pe co­mo era la vi­da de Amy, tal vez no era la per­so­na más cer­ca­na a ella pe­ro pu­de ver mu­chas co­sas. Por más que tú y yo po­da­mos de­cir que la lo­cu­ra fue de­ma­sia­da, la reali­dad es que ocu­rrie­ron po­cos mo­men­tos así y mu­chos otros que fue­ron com­ple­ta­men­te nor­ma­les. Cuan­do la gen­te me pregunta: “¿có­mo era Amy?”, sue­lo de­cir­les que no era un án­gel pe­ro tam­po­co un de­mo­nio. Fue un gran ser hu­mano que es­tu­vo en el ojo del hu­ra­cán, tal vez hi­zo co­sas ma­las pa­ra su sa­lud, pe­ro reali­zó mu­chas ac­cio­nes dul­ces con la gen­te que la ro­dea­ba. Es­cri­bió mú­si­ca in­creí­ble y eso que­da­rá pa­ra siem­pre”.

De to­dos los ar­tis­tas con los que has to­ca­do, ¿qué hi­zo di­fe­ren­te ha­ber to­ca­do con Amy Wi­nehou­se?

“Es im­por­tan­te de­cir que nin­gún ar­tis­ta con los que he to­ca­do es me­jor que el otro y es­to lo di­go por­que, en mi perspectiva, he apren­di­do mu­cho de ca­da uno de ellos. En lo per­so­nal, to­do lo que vi­vi­mos en el clí­max del éxi­to fue una mez­cla de emo­cio­nes. Co­no­cí mu­chas par­tes del mun­do, fui a los MTV Mu­sic Awards y vi mu­cha gen­te que nun­ca pen­sé co­no­cer, to­qué en Glas­ton­bury fren­te a mu­cha gen­te.

Lo que apren­dí fue a so­bre­lle­var el he­cho de to­car con una can­tan­te que siem­pre es­tu­vo en la mi­ra del mun­do. De­bo re­co­no­cer la ca­li­dad en sus le­tras, ella real­men­te ha­bría su al­ma cuan­do se tra­ta­ba de es­cri­bir una can­ción. Me pa­re­ce in­creí­ble la sin­ce­ri­dad con la que se mos­tra­ba y el po­co in­te­rés en só­lo mos­trar co­sas bue­nas de su per­so­na.

Es­to siem­pre la hi­zo úni­ca y es lo que nos en­car­ga­mos de mos­trar en el pro­yec­to de “Amy Lives”.

Aho­ra el pro­yec­to Amy Lives lle­ga a Mé­xi­co…

“Sí, es­ta­mos muy emo­cio­na­dos de pre­sen­tar es­te ho­me­na­je el 24 de mar­zo en Ciu­dad de Mé­xi­co y el 25 de mar­zo en Gua­da­la­ja­ra. To­ca­re­mos cua­tro miem­bros ori­gi­na­les de la ban­da de Amy: Nat­han Allen en la ba­te­ría, Ro­bin Ba­ner­jee en la gui­ta­rra, Da­le Da­vis que fue el di­rec­tor mu­si­cal en la ban­da de Amy Wi­nehou­se y yo, Xantoné Blacq en los te­cla­dos, voz y per­cu­sión; tam­bién nos acom­pa­ña Ma­nue­la Pa­niz­zo.

Una de las co­sas que nos pa­re­ce im­por­tan­te que la gen­te en­tien­da, es que hay mu­cha gen­te al­re­de­dor del mun­do to­can­do la mú­si­ca de Amy, pe­ro nues­tro pro­pó­si­to es to­car es­ta mú­si­ca de una for­ma fres­ca, nue­va y sor­pren­den­te. Cuan­do la gen­te va­ya a ver­nos, que­re­mos que re­co­noz­can las can­cio­nes pe­ro tam­bién que se sor­pren­dan por la for­ma en que las re­in­ter­pre­ta­re­mos.

Lle­va­mos años in­ten­ta­do via­jar a Mé­xi­co, in­clu­so que­ría­mos ha­cer­lo pa­ra la gi­ra pos­te­rior a “Back To Black” cuan­do to­cá­ba­mos con Amy. Aho­ra que es­to se­rá reali­dad, es­ta­mos to­tal­men­te emo­cio­na­dos de po­der vi­si­tar­los a fin de mar­zo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.