Adán Jo­do­rowsky. Pre­sen­te per­fec­to.

Pre­sen­te per­fec­to

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Ben­ja­mín Acos­ta

En­tre via­jes y múl­ti­ples co­la­bo­ra­cio­nes oca­sio­na­les, el ar­tis­ta pa­só ade­más por cam­bios que le per­mi­tie­ron rein­ven­tar­se en la vi­da. En un con­tex­to di­fe­ren­te a ni­vel per­so­nal y pro­fe­sio­nal ha ge­ne­ra­do otra cla­se de so­ni­do, aho­ra en­fo­ca­do en el am­bien­te tra­di­cio­nal la­ti­noa­me­ri­cano. “Esen­cia solar” es co­mo se lla­ma el re­sul­ta­do y se es­cu­cha­rá en vi­vo en la CDMX el pró­xi­mo 10 de mar­zo en El Pla­za Con­de­sa.

“Es un gi­ro to­tal en to­dos los sen­ti­dos”, afir­ma acer­ca de un ál­bum gra­ba­do en­tre Fran­cia y Mé­xi­co cu­ya so­no­ri­dad, opina, lo acer­ca de al­gu­na for­ma a Ce­sá­ria Évo­ra y Cae­tano Veloso.

“Usé el es­tu­dio de un ami­go en Pa­rís, no te­nía un gran pre­su­pues­to. Lo ter­mi­né en Ciu­dad de Mé­xi­co en Co­de­pen­dien­te, un es­tu­dio don­de es­toy aso­cia­do. Fi­nal­men­te lo mez­clé en ca­sa”, re­la­ta quien por vez pri­me­ra se en­car­gó tam­bién de la in­ge­nie­ría de so­ni­do, pro­duc­ción y arre­glos de uno de sus pro­pios ál­bu­mes. “Me apa­sio­na el ar­te, ha­go lo que me gus­ta, no di­go que soy mú­si­co, poe­ta o actor. Ha­go lo que sea ne­ce­sa­rio en el mo­men­to y abro es­pa­cios pa­ra ello. No me in­tere­sa per­der el tiem­po y me re­par­to en­tre to­do ello”.

Al mo­men­to de ha­cer es­ta en­tre­vis­ta, Adán se en­cuen­tra en me­dio de una gi­ra por Es­ta­dos Uni­dos que lo ha lle­va­do des­de Te­xas y Nue­va Or­leans has­ta Nue­va

York y Ca­li­for­nia. Se en­cuen­tra to­man­do un res­pi­ro en ca­sa con su fa­mi­lia. Pre­ci­sa­men­te el he­cho de ser pa­dre es una de las ra­zo­nes del por­qué la es­té­ti­ca de es­tas nue­vas can­cio­nes. Alión es el nom­bre de su pri­mo­gé­ni­to, un ser hu­mano que le hi­zo ver la vi­da de for­ma dis­tin­ta. “Es una ga­la­xia muy le­ja­na y tam­bién quie­re de­cir ‘el que une a los de­más’. Es par­te del co­ra­zón del dis­co. Mi hi­jo le dio to­da la vi­bra y has­ta le de­di­qué una can­ción. Ese ni­ño me cam­bió la vi­da. Hay un an­tes y des­pués de ser pa­dre pe­ro a la vez no nie­go lo que he si­do por­que gra­cias a eso soy lo que soy aho­ra. Son eta­pas, va­mos mu­tan­do”.

¿Có­mo fue que mol­deas­te es­te so­ni­do con sa­bo­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos?

“Sa­lió por los via­jes que hi­ce a Pe­rú, Co­lom­bia y Chi­le en­tre otros paí­ses de la re­gión. Tam­bién in­flu­ye­ron mis re­co­rri­dos den­tro de Mé­xi­co, en lu­ga­res co­mo Yu­ca­tán, Oa­xa­ca y Chia­pas en­tre otros si­tios in­creí­bles. En esos re­co­rri­dos co­no­cí a mu­chos mú­si­cos y to­do ello re­pre­sen­tó una gran in­fluen­cia pa­ra lle­gar a es­te mo­men­to. Tam­bién fue de­ter­mi­nan­te el en­cuen­tro con Ser­gio Me­drano, un mú­si­co que to­ca ja­ra­na quien le pu­so mu­cho de ella en el ál­bum. Eso le dio un to­que es­pe­cial­men­te la­ti­noa­me­ri­cano, al­go que sen­tía la ne­ce­si­dad de ex­plo­rar”.

¿De qué ma­ne­ra ar­mas­te una ban­da pa­ra plas­mar­lo así?

“En reali­dad no hu­bo una ban­da co­mo tal. Pu­se un anun­cio en mi pá­gi­na de Fa­ce­book so­li­ci­tan­do mú­si­cos a quie­nes les gus­ta­ría to­car en mi dis­co. Mu­chos me con­tac­ta­ron y al fi­nal con­té con una vein­te­na de per­so­nas que se pre­sen­ta­ban ca­da día, se­lec­cio­né de dos a tres ins­tru­men­tis­tas por se­sión. To­mé lo me­jor de ellos y eso fue lo que que­dó en la gra­ba­ción”.

¿Ex­plo­ras­te otras ru­tas co­mo in­ge­nie­ro de so­ni­do?

“Apren­dí mu­cho pre­gun­tan­do. Cuan­do em­pe­cé a pro­du­cir dis­cos siem­pre in­te­rro­ga­ba a los in­ge­nie­ros de so­ni­do pa­ra sa­ber có­mo co­lo­car los mi­cró­fo­nos, sa­ber qué es una ecua­li­za­ción o en qué con­sis­te un com­pre­sor. Me iban di­cien­do has­ta que en­ten­dí. To­do tie­ne que ver con la sen­si­bi­li­dad por­que la mú­si­ca es eso. Si tie­nes sen­si­bi­li­dad te pue­de sa­lir muy bien una mez­cla”.

En “Vi­vir con va­lor” es­tá la co­la­bo­ra­ción de Na­ta­lia La­four­ca­de…

“Cuan­do com­pu­se la can­ción pen­sé que se­ría bueno con­tar con Na­ta­lia, así que le en­vié la ma­que­ta só­lo con gui­ta­rra y voz, de he­cho la com­pu­se con un ban­jo. Se la man­dé por What­sApp y le di­je que me gus­ta­ría ha­cer esa can­ción con ella. Me con­tes­tó con un “sí, por su­pues­to, ami­go”. Cuan­do la es­cri­bí pen­sé en el mun­do en ge­ne­ral, en có­mo po­de­mos ha­cer pa­ra que me­jo­re. Siem­pre la gen­te se que­ja de que el mun­do no anda bien pe­ro tam­po­co da so­lu­cio­nes. Por eso di­ce; “sem­bre­mos con nues­tras al­mas el bien”.

Y en “Va­ga­bun­dos de otro mun­do” que­da evi­den­te la com­pli­ci­dad que existe con León La­rre­gui…

“Esa me­lo­día la te­nía ha­ce unos cin­co años. A León le pro­pu­se que es­cri­bie­ra la le­tra y acep­tó. Co­mo es mi ve­cino, to­có la puer­ta, en­tró y gra­ba­mos las vo­ces en mi ha­bi­ta­ción y que­dó así. León es muy ami­go”.

“Esen­cia solar”, el tí­tu­lo, tie­ne que ver con la for­ma co­mo per­ci­bes el mun­do en es­te mo­men­to…

“Creo que es una eta­pa im­por­tan­te pa­ra mí, era la opor­tu­ni­dad pa­ra de­mos­trar mi ver­da­de­ra esen­cia, la más pu­ra y ver­da­de­ra. Fue co­mo de­jar la os­cu­ri­dad de la­do pa­ra em­pe­zar al­go nue­vo”.

Des­pués de ese ca­ma­leo­nis­mo y cam­bio de piel con los que mar­ca­bas ca­da dis­co…

“He he­cho a mu­chos per­so­na­jes en ca­da ál­bum, me di­ver­tía bas­tan­te pe­ro ya te­nía ga­nas de can­tar con mi pro­pia voz. En reali­dad es­ta­ba per­so­ni­fi­cán­do­me a mí mis­mo. Por ejem­plo, an­tes de los shows siem­pre re­zo y an­tes re­za­ba di­cien­do que me gus­ta­ría te­ner la ener­gía de Ji­mi Hen­drix o la de Ja­mes Brown pa­ra que en­tren en mí, que me po­sean du­ran­te ese show. Aho­ra al­zo las ma­nos y me lla­mo a mí mis­mo y to­do lo me­jor de mí quie­ro que sal­ga en ese con­cier­to. Esa es la di­fe­ren­cia”.

Fotos cor­te­sía Ca­se­te Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.