Dis­tor: Cas­ca­bel + Te­re Estrada.

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Ale­jan­dro Gon­zá­lez

“L a ban­da na­ció ha­ce tres años en la CDMX, cuan­do Ian (voz y gui­ta­rra), Larry (ba­jo, gui­ta­rra y ór­gano) y yo nos jun­ta­mos a to­car. Es­ta­ba yo en­ton­ces pro­du­cien­do a al­gu­nas ban­das, y la idea ori­gi­nal era ayu­dar a Ian a dar­le for­ma a un dis­co que él te­nía en men­te, así que me man­dó al­gu­nas maquetas y así na­ció el pri­mer dis­co de Cas­ca­bel, en mi es­tu­dio ca­se­ro, con la ayu­da de Larry y Puy (ba­te­ría)”. Es Ro­dri­go (gui­ta­rra, ba­jo y ór­gano) el que cuen­ta la his­to­ria de Cas­ca­bel, un gru­po de he­bi­lla psi­co­dé­li­ca y pan­ta­lo­nes ro­can­ro­le­ros que, se­gún el mis­mo Ro­dri­go cuen­ta, “fu­sio­na ele­men­tos re­tro (Creedence Clear­wa­ter Re­vi­val, The Doors) con ras­gos mo­der­nos, ins­tru­men­ta­cio­nes no tan con­ven­cio­na­les. A fi­nal de cuen­tas creo que so­na­mos a nues­tras in­fluen­cias mu­si­ca­les, irre­me­dia­ble­men­te. Pe­ro, va­ya, cuan­do ha­ce­mos can­cio­nes no es­ta­mos pen­san­do en a qué van a so­nar. Yo di­ría que nues­tras so­mos psi­co­dé­li­cos y pan­ta­no­sos”.

Aca­ban de edi­tar Co­bra, la se­cue­la de su de­but dis­co­grá­fi­co.

“Y aga­rró for­ma de mo­do si­mi­lar al pri­me­ro, por­que lo pro­du­ji­mos y mez­cla­mos no­so­tros mis­mos. La di­fe­ren­cia fue que es­ta vez no lo gra­ba­mos en mi ca­sa, sino que nos fui­mos a los es­tu­dios To­ro Ne­gro a trac­kear ba­jos y ba­te­rías, al mis­mo tiem­po, en un par de días. A par­tir de ahí, sí, vol­vi­mos al es­tu­dio ca­se­ro y con­se­gui­mos am­pli­fi­ca­do­res y gui­ta­rras, ade­más de mi­cró­fo­nos, te­cla­dos y gui­ta­rras, per­cu­sio­nes, co­ros y de­más de­ta­lles, y así ter­mi­na­mos de gra­bar­lo”.

De pron­to re­vi­vió el rock and roll de cue­ro ras­po­so, ¿no te pa­re­ce? Cas­ca­bel y otros gru­pos ya con­for­man una ca­ma­da de mú­si­cos que, a con­tra­co­rrien­te, no tie­nen in­te­rés en co­que­tear con el pop, co­mo la ma­yo­ría de los mú­si­cos que hoy día ocu­pan las gran­des mar­que­si­nas pre­fie­ren.

“To­tal­men­te. Hay un re­vi­val. Pe­ro, va­ya, nun­ca fal­ta­ron ban­das bue­nas, más bien la gen­te ya es­tá po­nien­do más aten­ción a lo que pa­sa y es­to ha­ce más sen­ci­llo que no­so­tros y al­gu­nos más es­te­mos emer­gien­do. Lo de re­gre­sar al rock clá­si­co no só­lo pa­sa en Mé­xi­co, igual ocu­rre en Bra­sil o Aus­tra­lia; pe­ro aquí hay gran­des ban­das, po­dría re­co­men­dar a Car­diel, Vir­tual

Ha­ze, The Mud­haw­lers, Pi­rá­mi­des, Jó­ve­nes Adul­tos. Es­tá vi­va la es­ce­na y hay mu­cha ca­ma­ra­de­ría en­tre no­so­tros. Ta­go Re­cords es una es­pe­cie de co­mu­ni­dad que pro­du­ce se­sio­nes en vi­vo y tam­bién or­ga­ni­za con­cier­tos y a ve­ces con­flui­mos va­rios ahí. Y to­dos co­men­ta­mos mu­cho eso de que al­gu­nas ban­das que nos pre­ce­die­ron se ti­ra­ban mu­cha ma­la on­da; to­do era com­pe­tir. Pe­ro no­so­tros pen­sa­mos que si a una ban­da le va bien, a las de­más tam­bién les tie­ne que pa­sar lo mis­mo. Es­ta­mos cam­bian­do esa ideo­lo­gía de que se tra­ta de ser el más chin­gón de to­dos, ¿có­mo po­dría ser así cuan­do es­ta­mos ha­blan­do de ar­te, de al­go que sir­ve pa­ra com­par­tir?”.

¿A qué se de­be­rá es­te fe­nó­meno de la vuel­ta al ori­gen ro­can­ro­le­ro?

“La his­to­ria de la mú­si­ca ha­bla por sí so­la. En los años se­sen­ta se vi­vió el más gran­de au­ge del rock and roll; lue­go, lle­ga­ron los sin­tes y fi­nal­men­te mu­chas co­sas de­ri­va­ron en el pop, en lo que sue­na ac­tual­men­te en la ra­dio, en lo que ge­ne­ra di­ne­ro. La ne­ta, a mí la mú­si­ca de los años no­ven­ta y de la dé­ca­da del 2000, me pa­re­ce una ba­su­ra; com­pá­ra­la con la de los años se­sen­ta, cuan­do el pop eran los Beatles y los Beach Boys. Acla­ro: a mí me gus­ta to­da la mú­si­ca, só­lo ha­blo de una for­ma de en­ten­der y ha­cer el ar­te que a mí no me gus­ta”.

Ro­dri­go, tan­to tú co­mo Larry in­ter­cam­bian ins­tru­men­tos en es­ce­na, ¿de qué for­ma agi­li­zan ese de­ta­lle sin que el pú­bli­co ni el en­car­ga­do de la con­so­la lo re­sien­tan?

“Po­dría pa­re­cer com­pli­ca­do ha­cer mu­chos cam­bios en el set, pe­ro es­to pa­sa­ría si de­ci­dié­ra­mos to­car las can­cio­nes de los dis­cos en or­den. Más bien nos or­ga­ni­za­mos y ha­ce­mos un lis­ta­do con la me­nor can­ti­dad de cam­bios; por ejem­plo, pro­cu­ra­mos unir to­das las can­cio­nes don­de yo to­co el ba­jo, y con Larry pa­sa igual, hi­la­mos los te­mas don­de él to­ca la gui­ta­rra o el ór­gano. Nues­tro set de­be es­tar bien pla­nea­do pa­ra no per­der tiem­po, y pa­ra que es­to pa­se re­que­ri­mos de un in­ge que ten­ga bien cla­ros los cam­bios que ha­ce­mos en es­ce­na. En ese sen­ti­do, no usa­mos na­da di­gi­tal y tam­po­co te­ne­mos una pre­fe­ren­cia especial por ins­tru­men­tos vie­jos; nues­tras gui­ta­rras son nue­vas, na­da vin­ta­ge; pe­ro sa­be­mos bien de las pro­pie­da­des de un am­pli de bulbos. Y eso es al­go que me gus­ta mu­cho de Cas­ca­bel, le ren­di­mos un tri­bu­to a la vie­ja es­cue­la, pe­ro sin an­clar­nos del to­do a esa era”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.