rar la es­ce­na jaz­zís­ti­ca (2a Par­te). Ma­na­ge­ment: Iti­ne­ra­rio pa­ra me­jo-

( 2 ª PART E )

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Lau­ra Fer­nán­dez

En la en­tre­ga an­te­rior, los pun­tos abor­da­dos por Erik Mon­te­ne­gro da­ban una pa­no­rá­mi­ca ge­ne­ral res­pec­to a la es­ce­na del gé­ne­ro y la va­lía de apli­car la au­to­ges­tión o el mo­de­lo de ma­na­ge­ment/boo­king de la “vie­ja guar­dia” a las ta­reas de pro­duc­ción y di­fu­sión del mú­si­co jaz­zis­ta en la ac­tua­li­dad. Pa­ra re­don­dear ese tema y apun­tar so­bre los re­tos que per­ma­ne­cen, les de­ja­mos acá el com­ple­men­to.

6 For­ma­ción en mu­sic bu­si­ness

“Di­ría que es obli­ga­to­rio por­que in­for­ma­ción es po­der. Mien­tras más y me­jor in­for­ma­ción ten­gas, me­jo­res de­ci­sio­nes po­drás to­mar. Dis­mi­nu­yes el fac­tor ries­go cuan­do es­tás in­for­ma­do y sa­bes có­mo y por dón­de va tu ca­rre­ra. Cla­ro que existe gen­te des­ho­nes­ta en es­te ne­go­cio pe­ro, por lo pron­to, en el mun­do del jazz po­de­mos es­tar un po­co tran­qui­los por­que esas per­so­nas por lo ge­ne­ral es­tán don­de co­rren los mi­llo­nes de pe­sos y de dó­la­res (ríe), de­fi­ni­ti­va­men­te es­tán en otra es­ta­ción de ra­dio.

Es im­por­tan­te que co­mo mú­si­co, ya sea que se au­to­ges­tio­ne o tra­ba­je con al­guien más, co­noz­ca los tér­mi­nos y con­di­cio­nes de los con­tra­tos, sa­ber que si te con­tra­tan, des­de ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les has­ta even­tos pri­va­dos, hay san­cio­nes monetarias fuer­tes si no cum­ples con al­gu­nas claú­su­las. Cues­tio­nes sen­ci­llas que es in­dis­pen­sa­ble re­vi­sar le­tra por le­tra en un con­tra­to y eso es par­te de nues­tro tra­ba­jo, re­vi­sar­los y de­tec­tar si al­guien es­tá ac­tuan­do só­lo a su fa­vor. Agre­ga­ría tam­bién los asun­tos fis­ca­les, he tra­ba­ja­do con gen­te que no es­tá en­te­ra­da de que tie­nen que pa­gar im­pues­tos, que tie­nen que es­tar da­do de al­ta en Ha­cien­da, que de­ben te­ner su do­cu­men­ta­ción en or­den, que existe una fir­ma elec­tró­ni­ca que tam­bién de­ben te­ner. Ese es uno de nues­tros plus co­mo agen­cia, en­car­gar­nos de aten­der es­tas cues­tio­nes sin que el mú­si­co es­té exen­to de sus res­pon­sa­bi­li­da­des al res­pec­to”.

7 Kit de pre­sen­ta­ción (Press Kit y EPK, por­ta­fo­lio de fotos, los au­dios, los vi­deos, las pá­gi­nas web, las re­des so­cia­les).

“He es­ta­do le­yen­do mu­cho so­bre es­te tema úl­ti­ma­men­te de­bi­do a que en las re­des exis­ten más fo­ros na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les y siem­pre lle­ga un pun­to en el que di­ces, “A ver, no nos com­pli­que­mos, es muy sen­ci­llo. Só­lo ne­ce­si­tas te­ner en or­den tus ma­te­ria­les por­que son tu car­ta de pre­sen­ta­ción con la que ofre­ces tu tra­ba­jo”.

Los mú­si­cos de­ben apren­der a to­mar­lo en se­rio y com­pro­me­ter­se con ello. Se ne­ce­si­tan sin du­da y, al me­nos, cua­tro o seis bue­nas fotos en al­ta re­so­lu­ción (es­tu­dio/on sta­ge), tres te­mas gra­ba­dos con ca­li­dad den­tro de los cua­les es­tá in­clui­do el que con­si­de­ras tu Sin­gle, tu bio­gra­fía o sem­blan­za - co­mo mú­si­co y de los otros in­te­gran­tes y del pro­yec­to- co­rrec­ta­men­te re­dac­ta­da. Ade­más re­quie­res de un ri­der, un sta­ge plot, un in­put list. Ne­ce­si­tas to­das es­tas co­sas bien or­ga­ni­za­das y bien di­se­ña­das, en for­ma­tos trans­fe­ri­bles y trans­por­ta­bles. Es par­te del pro­fe­sio­na­lis­mo del mú­si­co y de la agen­cia.

La pregunta del mú­si­co es, “¿Y cuán­to me va a cos­tar?” Nues­tra res­pues­ta es, “¿Cuán­to va­le tu pro­yec­to? ¿Cuán­to va­le tu mú­si­ca? ¿Has­ta dón­de quie­res lle­gar? Si va­le tres­cien­tos pe­sos y eso es lo que quie­res in­ver­tir, se­rán tres­cien­tos pe­sos los que re­gre­sen a ti y na­da más”. A ve­ces e ne­ce­si­tas cam­biar el chip, la vi­sión del mú­si­co”.

8 “El Jazz en Mé­xi­co, só­lo se ob­ser­va su gran­de­za en un 27%”... Vi­vir del jazz co­mo mú­si­co y co­mo agen­cia

“Ese co­men­ta­rio que es­cri­bí es­tá de­di­ca­do con mu­cho ca­ri­ño al pú­bli­co (ríe). Lo he di­cho va­rias ve­ces, so­mos una par­te in­dis­pen­sa­ble de es­te com­pli­ca­do pro­ble­ma, es­tán los mú­si­cos, los lu­ga­res y el pú­bli­co. Ac­tual­men­te es­ta­mos en un mo­men­to in­tere­san­te por­que los lu­ga­res es­tán ha­cien­do lo su­yo, es­tán abrien­do las puer­tas, se es­tán abrien­do más es­pa­cios pa­ra el jazz; no te­ne­mos qui­nien­tos lu­ga­res pe­ro tam­po­co los tie­nen en nin­gu­na par­te del mun­do. Es­tán los mú­si­cos, te­ne­mos de so­bra pe­ro fal­ta el pú­bli­co, que siem­pre di­ce, “Aquí es­toy, con­vén­zan­me”. Sin du­da es una par­te im­por­tan­tí­si­ma en es­ta ecua­ción por­que si no de­ci­de par­ti­ci­par de for­ma ac­ti­va por­que le gus­ta la mú­si­ca, asis­tir a los con­cier­tos, dis­fru­tar el mo­men­to, com­prar el dis­co, va­ya, asu­mien­do esa par­te de res­pon­sa­bi­li­dad que te­ne­mos to­dos de par­ti­ci­par en es­te cir­cui­to de la mú­si­ca, pa­ra no es­tar es­pe­ran­do lo mis­mo de siem­pre, “que sea en la ex­pla­na­da de­le­ga­cio­nal, gra­tui­to aun­que no vea na­da por es­tar has­ta atrás”, de­be su­mar­se.

Eso úl­ti­mo es el ti­po de pen­sa­mien­tos que tie­nen que cam­biar por­que ni si­quie­ra no­so­tros co­mo agen­cia, po­de­mos ha­cer un es­tu­dio o aná­li­sis se­rio so­bre el com­por­ta­mien­to de los pú­bli­cos en Mé­xi­co. Ca­da even­to que ha­ce­mos co­mo pro­duc­to­res y pro­mo­to­res, nos da el in­far­to por­que no sa­be­mos con an­te­la­ción có­mo se van a com­por­tar. Sa­cas una pre­ven­ta dos me­ses an­tes y pue­des lle­gar a dos se­ma­nas del even­to con do­ce bo­le­tos ven­di­dos y el mis­mo día del even­to te pue­den lle­gar cien­to no­ven­ta per­so­nas a com­prar los bo­le­tos. Eso afec­ta mu­cho a la es­ce­na mu­si­cal, par­ti­cu­lar­men­te de es­te gé­ne­ro, no sa­ben que le es­tán ha­cien­do un da­ño en di­rec­to. Las es­tra­te­gias de ofer­ta y de­man­da es­tán di­se­ña­das pen­san­do en el pú­bli­co. Es la­men­ta­ble que en una ciu­dad de mi­llo­nes no pue­das re­unir tres­cien­tas per­so­nas en una sa­la.

Es res­pon­sa­bi­li­dad de uno co­mo pú­bli­co, par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te más allá del blof pa­ra ayu­dar al mú­si­co, al gé­ne­ro y a la cul­tu­ra en ge­ne­ral. Hoy el jazz tie­ne más pe­ne­tra­ción en Mé­xi­co, más que ha­ce diez o cin­co años, pe­ro aún fal­ta mu­cho tra­ba­jo en con­jun­to por ha­cer”.

9 Una vi­sión de ma­na­ge­ment/boo­king

“Que­re­mos ser una pie­za de ayu­da, un so­por­te pa­ra que si­ga so­nan­do es­ta mú­si­ca, pa­ra que el mú­si­co ten­ga más y me­jo­res he­rra­mien­tas pa­ra dar a co­no­cer su tra­ba­jo. Que­re­mos ser una so­lu­ción in­te­gral pa­ra ellos en fun­ción de una re­tri­bu­ción jus­ta de acuer­do a ca­da pro­yec­to. De­fi­ni­ti­va­men­te no tra­ba­ja­mos gra­tis, eso ya pa­só ha­ce al­gu­nos años pe­ro tam­po­co so­mos una agen­cia inac­ce­si­ble, no tra­ba­ja­mos atrás ni ade­lan­te del mú­si­co si no a un la­do, tra­ta­mos de lle­gar jun­tos al si­guien­te pun­to, que fi­nal­men­te la mú­si­ca sea quien ha­ble por to­dos no­so­tros, que sea el tra­ba­jo de ca­da uno de ellos el que es­té por de­lan­te, se es­cu­che y lle­gue a don­de tie­ne que lle­gar. Lo que ha­go jun­to con mi equi­po de la agen­cia es ser un fa­ci­li­ta­dor. Tra­ba­ja­mos con mú­si­cos en los que cree­mos, que con­si­de­ra­mos su mú­si­ca es au­tén­ti­ca, que lle­va un tra­ba­jo de­trás; no so­mos re­clu­ta­do­res ni head hun­ters. Es­ta­mos bus­can­do pro­yec­tos de va­lía, que sin­ta­mos que esos pro­yec­tos de­ben lle­gar a más oí­dos”.

10 Vía de me­jo­ra

“Or­ga­ni­za­ción y lo­gís­ti­ca por par­te de los gru­pos, se­rie­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo. Que los mú­si­cos crean en ellos mis­mos, com­pro­me­ter­se con su pre­pa­ra­ción en las di­fe­ren­tes áreas del eco­sis­te­ma mu­si­cal. Ne­ce­si­ta­mos de mu­cho po­si­ti­vis­mo; pen­sar en lo que si­gue, fi­jar­nos que es­ta­mos en un mo­men­to de sur­gi­mien­to de mu­cho ta­len­to jo­ven; que es­ta­mos en el ca­mino y no va­mos a re­pe­tir el mis­mo pe­dre­go­so de an­ta­ño. Re­que­ri­mos tra­ba­jar, tra­ba­jar, tra­ba­jar.

Y em­pe­ño, de­ci­sión, cons­tan­cia y, so­bre to­do, lo que di­jo una vez Way­ne Shor­ter en una con­fe­ren­cia de pren­sa que me pa­re­ció ma­ra­vi­llo­so: “El Jazz es co­mo un avión ¿Qué ne­ce­si­ta un avión pa­ra des­pe­gar?”. To­do mun­do le­van­ta­ba la mano y de­cía, “alas, tur­bi­nas, di­se­ño…” y nos res­pon­dió, “No, el jazz co­mo un avión, lo que ne­ce­si­ta pa­ra des­pe­gar es re­sis­ten­cia, opo­si­ción del ai­re”.

Eso va a se­guir pa­san­do, siem­pre va a ver opo­si­ción y re­sis­ten­cia, pe­ro cuan­do de­ci­des de­di­car­te a es­ta mú­si­ca y amar­la no hay na­da que pue­da de­te­ner ese sue­ño, ese plan, esas ga­nas de se­guir ade­lan­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.