¡Pe­ro qué com­ple­jas!

Vea­mos más de las emo­cio­nes com­ple­jas:

Muy Interesante Junior (México) - - Cuerpo Humano -

LAS EMO­CIO­NES BÁ­SI­CAS tien­den a ocu­rrir au­to­má­ti­ca­men­te, ca­si sin que pien­ses en na­da (vis­te la ser­pien­te y te echas­te a co­rrer, es de­cir, no te que­das­te allí re­cor­dan­do el ar­tícu­lo de ser­pien­tes que in­clui­mos en una edi­ción an­te­rior pa­ra ver si ubi­ca­bas la es­pe­cie y sa­ber si era o no ve­ne­no­sa, ni tam­po­co te pre­gun­tas­te qué era me­jor: co­rrer o ale­jar­te des­pa­cio, sim­ple­men­te reac­cio­nas­te). el or­gu­llo, en cam­bio, re­quie­ren au­to­rre­fle­xión LAS EMO­CIO­NES COM­PLE­JAS co­mo la ver­güen­za, la cul­pa y lo su­fi­cien­te, qui­zá pen­sas­te en tu reac­ción y, y au­to­eva­lua­ción. Des­pués de echar­te a co­rrer, cuan­do te ale­jas­te ver­güen­za y sen­tis­te que la ca­ra se te po­nía ro­ja. vien­do que tu ami­go aga­rró sin mie­do a la ser­pien­te, ex­pe­ri­men­tas­te tu­vie­ra tiem­po pa­ra pro­ce­sar lo su­ce­di­do. Eso, co­mo ves, re­qui­rió que pri­me­ro reac­cio­na­ras y lue­go tu ce­re­bro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.