¡sor­prén­de­te!

Muy Interesante Junior (México) - - Contenido -

Se­gu­ra­men­te sa­bes que la vi­da en nues­tro pla­ne­ta se ori­gi­nó en el mar ha­ce unos 3,500 mi­llo­nes de años, pe­ro fue ape­nas ha­ce 360 mi­llo­nes de años que vertebrados de cua­tro pa­tas co­men­za­ron a vi­vir en tie­rra fir­me. Eran los te­trá­po­dos que die­ron ori­gen a los an­fi­bios, rep­ti­les, ma­mí­fe­ros –en­tre ellos tú– y aves (dos pa­tas, dos alas). Sin em­bar­go, des­pués de ca­si 300 mi­llo­nes de años de vi­vir en la su­per­fi­cie, al­gu­nos ma­mí­fe­ros que te­nían pa­tas, po­co o mu­cho pe­la­je y vi­vían só­lo en tie­rra fir­me, re­gre­sa­ron a vi­vir al mar, y de­bi­do a la evo­lu­ción son, en­tre otros, las ballenas, del­fi­nes, fo­cas y ma­na­tíes que hoy co­no­ce­mos.

Du­ran­te mu­chí­si­mo tiem­po no tu­vi­mos evi­den­cia de es­to que se llama “cam­bio evo­lu­cio­na­rio tras­cen­den­tal”, pe­ro gra­cias a fó­si­les des­cu­bier­tos re­cien­te­men­te ha si­do po­si­ble iden­ti­fi­car es­pe­cies in­ter­me­dias en­tre ma­mí­fe­ros to­tal­men­te te­rres­tres y los com­ple­ta­men­te ma­ri­nos. Lo ge­nial de es­tos des­cu­bri­mien­tos es que es po­si­ble ver cla­ra­men­te sus adap­ta­cio­nes pa­ra na­dar, su­mer­gir­se y ali­men­tar­se en el mar (che­ca el re­cua­dro). Al­gu­nos de es­tos an­ces­tros de los ma­mí­fe­ros ma­ri­nos ac­tua­les son el Am­bu­lo­ce­tus na­tans, que sig­ni­fi­ca “ba­lle­na que ca­mi­na y na­da”, en­con­tra­do en Pa­quis­tán, y el Ba­si­lo­sau­rus isis ha­lla­do en Egip­to, el cual me­día 15 m de lar­go pe­ro cu­yas pa­tas, de ape­nas 60 cm, no ha­brían so­por­ta­do su cuer­po –lo que sig­ni­fi­ca que es­ta­ba “per­dién­do­las”–. Cu­rio­sa­men­te, la adap­ta­ción com­ple­ta de los ma­mí­fe­ros que re­gre­sa­ron al mar só­lo to­mó 10 mi­llo­nes de años, que en tér­mi­nos evo­lu­ti­vos no son na­da.

Aho­ra bien, ¿por qué vol­vie­ron al agua? Se­gu­ra­men­te al­gu­nos de ellos des­cu­brie­ron que po­dían co­mer pe­ces, y qui­zá eso les re­sul­tó más fá­cil que atra­par pre­sas en tie­rra fir­me –don­de tal vez eran es­ca­sas o la com­pe­ten­cia era mu­cha–; en otras pa­la­bras, por­que en­con­tra­ron allí una me­jor opor­tu­ni­dad pa­ra ali­men­tar­se, ma­du­rar y te­ner crías que, de­bi­do a la evo­lu­ción, ca­da vez es­ta­ban más adap­ta­das pa­ra vi­vir en el agua, y si vi­ves en el agua, ¿qué te sir­ve más: unas pa­tas o unas ale­tas? Las ale­tas, cla­ro. Por cier­to, ¿has vis­to al­gu­na ba­lle­na con pa­tas tra­se­ras? Se­gu­ro que no, pe­ro si te fi­jas en su es­que­le­to, no­ta­rás ves­ti­gios de una pel­vis y fé­mu­res, evi­den­cia de que ha­ce mi­llo­nes de años ca­mi­na­ron en tie­rra. Sor­pren­den­te, ¿no crees?

AM­BU­LO­CE­TUS NA­TANS Un an­ces­tro de los ma­mí­fe­ros ma­ri­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.