¿Quién di­jo mie­do?

¿Te has no­ta­do muy fe­liz cuan­do sa­les a pa­sear con tus pa­pás? ¿Has pe­ga­do un brin­co de sor­pre­sa cuan­do te han da­do un pe­lo­ta­zo que no te es­pe­ra­bas? Ave­ri­güe­mos de qué se tra­ta.

Muy Interesante Junior (México) - - Cuerpo Humano -

Ima­gi­na es­ta es­ce­na: vas de va­ca­cio­nes con tus pa­pás a cual­quier lu­gar don­de nun­ca has es­ta­do y co­no­ces a un ni­ño muy sim­pá­ti­co que vi­ve en ese si­tio. Pron­to, los dos es­tán ju­gan­do y pa­sán­do­se­la fe­no­me­nal. De pron­to, ven una ser­pien­te enor­me y tú pe­gas un brin­co y te echas a co­rrer gri­tán­do­le que ha­ga lo mis­mo, pe­ro él se aga­cha son­rien­do, la sos­tie­ne con una mano y la lle­va a don­de hay plan­tas pa­ra de­jar­la ahí. ¿Por qué tú sen­tis­te tan­to mie­do y ese ni­ño no? Lo que su­ce­dió es que ex­pe­ri­men­ta­ron emo­cio­nes di­fe­ren­tes, y las emo­cio­nes son al­go así co­mo un sis­te­ma su­per­ve­loz pa­ra in­for­mar­te de lo que ocu­rre y pro­vo­car en ti una reac­ción. Aho­ra che­ca es­to: las emo­cio­nes no exis­ten así so­li­tas, sino que es­tán re­la­cio­na­das con otras co­sas –al­gu­nas in­ter­nas, co­mo tu per­so­na­li­dad, y otras ex­ter­nas, co­mo al­gún co­no­ci­mien­to pre­vio o ras­go cul­tu­ral–.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.