0lo­res del es­pa­cio

Los ele­men­tos quí­mi­cos que inun­dan el Cos­mos tie­nen pro­pie­da­des odo­rí­fi­cas ex­clu­si­vas. Te de­ci­mos có­mo se­rían los aro­mas que des­pren­den si fué­ra­mos ca­pa­ces de per­ci­bir­los o dar­les una ‘ol­fa­tea­da’.

Muy Interesante (México) - - Sumario - Por Glo­ria I. Del­ga­do In­gla­da

Si te ha­bías pre­gun­ta­do a qué hue­len la Lu­na, Mar­te o el mis­mo es­pa­cio, los as­tro­nau­tas dan las res­pues­tas.

Cie­rra los ojos y pien­sa en… una mon­ta­ña de es­tiér­col, pes­ca­do des­com­pues­to y los ori­nes de tu pe­rro. La­men­ta­ble­men­te, si pu­die­ras ir al es­pa­cio y em­pa­par­te de las fra­gan­cias cós­mi­cas, tu na­riz que­da­ría im­preg­na­da de es­tos olo­res tan des­agra­da­bles. Pe­ro, que no cun­da el pá­ni­co, no to­do es tan apes­to­so allá afue­ra; si es­co­ges bien adón­de via­jar, po­drías sor­pren­der­te con un aro­ma a li­món, na­ran­ja e in­clu­so a ¡fram­bue­sas con ron! Só­lo hay que sa­ber adón­de di­ri­gir­se.

El ol­fa­to, ese po­bre in­com­pren­di­do

Nos ayuda a sa­ber si la le­che ya se echó a per­der, si hay una fu­ga de gas o in­clu­so a se­lec­cio­nar pa­re­ja (di­cen que nos gus­tan aque­llas per­so­nas que hue­len a que ge­né­ti­ca­men­te nos da­rán hi­jos con un buen sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio); sin em­bar­go, el ol­fa­to es el me­nos va­lo­ra­do de nues­tros sen­ti­dos. Aun­que hay al­gu­nas cu­rio­sas ex­cep­cio­nes, co­mo dos co­mu­ni­da­des en Ma­la­sia y Tai­lan­dia, pa­ra las que el olor es tan im­por­tan­te que tie­nen más de diez pa­la­bras que uti­li­zan pa­ra de­fi­nir ex­clu­si­va­men­te eso, olo­res, pa­la­bras que no se usan pa­ra na­da más. Mien­tras que só­lo po­de­mos dis­tin­guir cin­co sa­bo­res con nues­tra len­gua, un adul­to es ca­paz de di­fe­ren­ciar mi­les de mi­llo­nes de olo­res dis­tin­tos em­plean­do los cien­tos de re­cep­to­res des­ti­na­dos pa­ra ello. A di­fe­ren­cia de otras neu­ro­nas, las ol­fa­to­rias se re­nue­van ca­da po­cas se­ma­nas, así que siem­pre es­tán fres­cas y lis­tas pa­ra la ac­ción. Aun así, nues­tro ol­fa­to no es­tá tan desa­rro­lla­do co­mo el de otros ma­mí­fe­ros (por ejem­plo, al­gu­nos pe­rros son ca­pa­ces de de­tec­tar a las per­so­nas con dia­be­tes, con al­gu­nos ti­pos de cán­cer o que van a su­frir un bro­te de epi­lep­sia) por­que la evo­lu­ción ha fa­vo­re­ci­do en no­so­tros el sen­ti­do de la vis­ta. Es al­go tan pe­cu­liar el olor, que ca­da uno de no­so­tros ole­mos

ge­né­ti­ca­men­te di­fe­ren­te (una ma­má es ca­paz de dis­tin­guir a su be­bé con los ojos ce­rra­dos por el olor de su ro­pi­ta); pe­ro ade­más, un mis­mo olor nos huele di­fe­ren­te a ca­da uno de no­so­tros (hay una hor­mo­na en el ja­món se­rrano, la an­dros­te­ro­na, que a unos no les huele a na­da, a otros les huele a vai­ni­lla y a otros a ori­na).

El fun­cio­na­mien­to del ol­fa­to es sen­ci­llo. Las sus­tan­cias quí­mi­cas via­jan a tra­vés del ai­re has­ta nues­tra na­riz, don­de en­tran por las fo­sas na­sa­les y se di­suel­ven en las mu­co­si­da­des, unién­do­se a las cé­lu­las re­cep­to­ras, las neu­ro­nas ol­fa­to­rias, que son co­mo las pa­pi­las gus­ta­ti­vas de la na­riz. Es­tas neu­ro­nas man­dan in­for­ma­ción a los bul­bos ol­fa­to­rios, que es­tán en con­tac­to di­rec­to con el ce­re­bro y cu­yos re­cep­to­res en­vían men­sa­jes ha­cia de­ter­mi­na­das re­gio­nes del ce­re­bro re­la­cio­na­das con las emo­cio­nes, los re­cuer­dos y la mo­di­fi­ca­ción de los pen­sa­mien­tos. No es ca­sua­li­dad que un olor muy es­pe­cí­fi­co nos re­cuer­de a una per­so­na, un mo­men­to, un lu­gar. En esas re­gio­nes del ce­re­bro se re­ci­ben los men­sa­jes, se per­ci­ben los olo­res y se rea­li­zan las aso­cia­cio­nes. Ca­da nue­vo olor per­ma­ne­ce ocul­to en­tre nues­tros re­cuer­dos pa­ra el fu­tu­ro. Al fi­nal de es­te pro­ce­so las mo­lé­cu­las olo­ro­sas son eli­mi­na­das por me­dio de unas en­zi­mas.

Olo­res en el es­pa­cio

A tal pun­to es im­por­tan­te el olor, que ins­ti­tu­cio­nes co­mo la NA­SA de­di­can im­por­tan­tes re­cur­sos hu­ma­nos y eco­nó­mi­cos pa­ra oler to­do lo que via­ja en las mi­sio­nes es­pa­cia­les tri­pu­la­das. Las na­ri­ces de Geor­ge Al­drich y su equi­po de sa­bue­sos es­tán cer­ti­fi­ca­das pa­ra oler las bol­sas que los as­tro­nau­tas usan pa­ra los desechos, los do­cu­men­tos de na­ve­ga­ción, la ro­pa, las he­rra­mien­tas y to­do lo que sube al es­pa­cio. Si es­te gru­po de ex­per­tos de­ci­den que al­go huele mal, sim­ple­men­te no sal­drá al es­pa­cio. Y no es pa­ra me­nos, un mal olor pue­de dis­traer o en­fer­mar a los as­tro­nau­tas y la NA­SA no es­tá dis­pues­ta a que una mi­sión fra­ca­se por al­go así. Ya se ha su­ge­ri­do que, da­da El ol­fa­to hu­mano pue­de de­tec­tar has­ta un bi­llón de olo­res dis­tin­tos, gra­cias a los 400 ti­pos de re­cep­to­res que hay en la na­riz. la es­tre­cha unión que exis­te en­tre el ce­re­bro y el ol­fa­to, hay que in­tro­du­cir el olor de Mar­te en los en­tre­na­mien­tos de los fu­tu­ros co­lo­nos que vi­si­ten el pla­ne­ta ro­jo en unos años pa­ra que se va­yan acos­tum­bran­do. En­ton­ces, ¿a qué huele Mar­te? ¿Y la Lu­na? ¿Y más le­jos? ¿Có­mo po­de­mos sa­ber­lo?

Los as­tro­nau­tas nos pue­den con­tar de pri­me­ra mano a qué huele allá afue­ra. Di­cen que la Lu­na huele a pól­vo­ra. Es­ta afir­ma­ción, ba­sa­da en el olor del pol­vo lu­nar re­co­gi­do en las ca­mi­na­tas, es cu­rio­sa por­que en la Lu­na no hay na­da que hue­la a pól­vo­ra (que es­tá he­cha de ni­tra­to po­tá­si­co, car­bón y azu­fre). La com­po­si­ción del pol­vo lu­nar es dió­xi­do de si­li­cio (pro­ve­nien­te de los me­teo­ri­tos que han im­pac­ta­do con­tra la Lu­na) y mi­ne­ra­les co­mo el oli­vino y el pi­ro­xeno (he­chos de hie­rro, cal­cio y mag­ne­sio). Pa­re­ce que ese olor a pól­vo­ra es con­se­cuen­cia de las reac­cio­nes que su­fre el pol­vo lu­nar al en­trar en con­tac­to con el am­bien­te hú­me­do y ri­co en oxí­geno de la es­ta­ción es­pa­cial, por­que en la Tie­rra, el pol­vo lu­nar no huele a pól­vo­ra. Ade­más,

los as­tro­nau­tas cuen­tan que el es­pa­cio huele a “ga­lle­tas de al­men­dras que­ma­das” (Anous­heh An­sa­ri), “ro­pa mo­ja­da des­pués de un día de nie­ve” (Reid Wi­se­man) y “ba­la­tas de fre­nos” (Ale­xan­der Gerst). Es­to no es por­que ha­yan oli­do di­rec­ta­men­te el es­pa­cio (se des­ma­ya­rían en unos po­cos se­gun­dos por la fal­ta de oxí­geno) sino por el olor que se im­preg­na en sus tra­jes al re­gre­sar a la es­ta­ción es­pa­cial o por el olor que per­ci­ben cuan­do se abre la es­co­ti­lla.

Al con­tra­rio de lo que po­drías pen­sar, el es­pa­cio es­tá re­ple­to de áto­mos y mo­lé­cu­las. Ya sea en for­ma de gas o de gra­nos de pol­vo, allá don­de apun­tes tu mi­ra­da (y tu te­les­co­pio), se­gu­ro en­con­tra­rás al­go. Al­re­de­dor de las es­tre­llas, en los pla­ne­tas y co­me­tas, in­clu­so en las re­gio­nes de for­ma­ción es­te­lar y en el cen­tro de nues­tra ga­la­xia, se han de­tec­ta­do mul­ti­tud

Mu­chas de las mo­lé­cu­las que se han de­tec­ta­do en el es­pa­cio, co­mo el amo­nia­co, apes­tan.

de mo­lé­cu­las. Si pu­dié­ra­mos via­jar has­ta esos lu­ga­res, las mo­lé­cu­las en­tra­rían por nues­tra na­riz y ole­ría­mos… Pues no, el es­pa­cio es­tá ca­si va­cío, no hay ai­re que trans­por­te a las mo­lé­cu­las has­ta nues­tra na­riz ( pien­sa que, en el es­pa­cio, en un cu­bo de un me­tro cú­bi­co de la­do hay tan só­lo un úni­co áto­mo, mien­tras que en la Tie­rra, en ese mis­mo cu­bo, ha­bría mi­llo­nes de áto­mos), así que, no po­dría­mos oler. Pe­ro, iden­ti­fi­can­do qué mo­lé­cu­las hay en el Uni­ver­so po­de­mos, al me­nos, ima­gi­nar a qué ole­ría.

Mo­lé­cu­las per­di­das

La pri­me­ra mo­lé­cu­la de­tec­ta­da en el es­pa­cio des­de la Tie­rra fue el ra­di­cal me­ti­li­deno (CH), iden­ti­fi­ca­da en 1937 por P. Swings y L. Ro­sen­feld en unos es­pec­tros (ob­te­ni­dos an­te­rior­men­te por T. Dun­han y W. S. Adams) en los que en­con­tra­ron tran­si­cio­nes elec­tró­ni­cas de es­ta mo­lé­cu­la. Años des­pués se de­tec­ta­ron, tam­bién en el in­ter­va­lo vi­si­ble, ra­di­ca­les ciano (CN) y CH+. En on­das de ra­dio, la pri­me­ra mo­lé­cu­la de­tec­ta­da fue la del ra­di­cal hi­dro­xi­lo (OH), en 1963, a ma­nos de S. Wein­reb y A. H. Ba­rrett. Des­pués si­guie­ron otras mo­lé­cu­las co­mo el amo­nia­co (NH3), el agua (H2O), el monóxido de car­bono (CO) y mu­chas otras más. Des­de en­ton­ces la bús­que­da de mo­lé­cu­las en el es­pa­cio no ha ce­sa­do y la sor­pre­sa por lo en­con­tra­do ha ido en au­men­to. Por ejem­plo, los PAH (hi­dro­car­bu­ros po­li­cí­cli­cos aro­má­ti­cos), ani­llos de de­ce­nas de áto­mos de car­bono, que en la Tie­rra tra­ta­mos de evi­tar por ser can­ce­rí­ge­nos (es­tán en el pe­tró­leo, el car­bón, el al­qui­trán y se pro­du­cen al que­mar ca­si cual­quier co­sa), se en­cuen­tran por to­dos la­dos en el Cos­mos, inun­dán­do­lo de un olor a pan tos­ta­do o hu­mo de co­che.

Mu­chas de las mo­lé­cu­las que se han de­tec­ta­do en el es­pa­cio, co­mo el sulfuro de hi­dró­geno (H2S), el sulfuro de car­bo­ni­lo (HCN), el amo­nia­co (NH3) y la fos­fi­na (PH3), apes­tan. Pa­ra que te ha­gas una idea del mal olor, pien­sa que los tres pri­me­ros com­pues­tos es­tán ca­ta­lo­ga­dos co­mo “ge­ne­ra­do­res de olo­res ofen­si­vos” por las ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud. El olor ca­rac­te­rís­ti­co a hue­vo po­dri­do del sulfuro de hi­dró­geno se de­be a la des­com­po­si­ción anae­ró­bi­ca de ma­te­ria or­gá­ni­ca que con­tie­ne azu­fre. Fue de­tec­ta­do por pri­me­ra vez en el me­dio in­ter­es­te­lar en 1972 y tam­bién se ha en­con­tra­do en va­rios co­me­tas, co­mo el Aus­tin, Ha­lley y 67P/Chur­yu­mov-Ge­ra­si­men­ko. El sulfuro de car­bo­ni­lo es un gas in­co­lo­ro que se pro­du­ce en las cié­na­gas, en el in­te­rior de los vol­ca­nes y en sue­los fer­ti­li­za­dos con es­tiér­col. En tu vi­da dia­ria lo pue­des en­con­trar en al­gu­nos que­sos, en las co­les y en de­ter­mi­na­dos gra­nos y se­mi­llas; en el es­pa­cio, se ha de­tec­ta­do en nu­bes de nues­tra ga­la­xia, en la ga­la­xia NGC 253 (des­cu­bier­ta por Ca­ro­li­ne Hers­chel en 1783), en el co­me­ta Hya­ku­ta­ke y en la at­mós­fe­ra de Ve­nus, en­tre otros lu­ga­res. Si es­te gas in­co­lo­ro se in­ha­la du­ran­te mu­cho tiem­po pue­de pro­vo­car efec­tos nar­có­ti­cos (es de­cir, que te que­des dor­mi­do sin dar­te cuen­ta), y si la ex­po­si­ción con­ti­núa, pue­de afec­tar al sis­te­ma ner­vio­so y lle­gar a pro­du­cir un co­lap­so res­pi­ra­to­rio e in­clu­so la muerte. Es­to mis­mo pa­sa con el sulfuro de hi­dró­geno, así que, si em­pie­zas a oler a hue­vo po­dri­do o es­tiér­col a tu al­re­de­dor, me­jor écha­te a co­rrer. Otro olor des­agra­da­ble que pue­des en­con­trar en un via­je por el es­pa­cio es el del amo­nia­co. En la ne­bu­lo­sa de Orión y en las Nu­bes de Ma­ga­lla­nes se ha en­con­tra­do esa mo­lé­cu­la que tie­ne ese ca­rac­te­rís­ti­co olor a pes­ca­do des­com­pues­to u ori­na de pe­rro. Pa­ra ter­mi­nar con los olo­res fé­ti­dos te­ne­mos

a la fos­fi­na, que a pe­sar de su feo olor a ajo, es una mo­lé­cu­la in­tere­san­te por­que tie­ne fós­fo­ro, uno de los bio­ele­men­tos más im­por­tan­tes. Es­ta mo­lé­cu­la es­tá pre­sen­te en el Sis­te­ma So­lar (en Jú­pi­ter, Sa­turno y, en me­nor can­ti­dad, en Nep­tuno y Urano) y se ha en­con­tra­do ha­ce unos po­cos años en la es­tre­lla CW Leo­nis, una su­per­gi­gan­te si­tua­da a me­nos de 500 años luz de no­so­tros. Una re­co­men­da­ción, por muy bo­ni­to que pa­rez­ca Jú­pi­ter des­de aquí, con su enor­me man­cha ro­ja y sus de­ce­nas de lu­nas, es que no se de­jen en­ga­ñar: aun­que es­tá he­cho en su ma­yo­ría de hi­dró­geno y he­lio (que no hue­len a na­da), su at­mós­fe­ra con­tie­ne pe­que­ñas can­ti­da­des de amo­nia­co, hi­dro­car­bu­ros, sulfuro de hi­dró­geno, cianuro de hi­dró­geno y fos­fi­na, es de­cir, pes­ca­do des­com­pues­to, hu­mo de co­che, hue­vos po­dri­dos, al­men­dras amar­gas y ajo... una de­li­cia, ¿no?

Pa­ra no de­jar

No to­do es tan des­agra­da­ble en la in­men­si­dad del uni­ver­so; hay mu­chos ob­je­tos que no hue­len. El hi­dró­geno y el he­lio, que son los ele­men­tos más abun­dan­tes, no hue­len (aun­que prue­ba in­ha­lar un po­co de he­lio y ve­rás có­mo te que­da la voz), y el me­tano, pre­sen­te en mu­chas at­mós­fe­ras es­te­la­res y pla­ne­ta­rias, tam­po­co. El so­dio, que se en­cuen­tra en la at­mós­fe­ra de al­gu­nas es­tre­llas, tam­po­co des­pren­de olor; pe­ro cui­da­do, por­que si lo in­ha­las, reac­cio­na­rá con el agua de tu na­riz, y el hi­dró­xi­do de so­dio que se for­ma­ría, te ar­de­ría ho­rri­ble­men­te. En una re­gión de for­ma­ción es­te­lar, al­re­de­dor de una es­tre­lla re­cién for­ma­da y en el co­me­ta Lo­ve­joy se ha en­con­tra­do gli­co­lal­dehí­do, la mo­lé­cu­la con­si­de­ra­da co­mo el azú­car más sim­ple; aun­que no huele, al me­nos ten­dría­mos al­go pa­ra en­dul­zar nues­tro ca­fé en nues­tra tra­ve­sía de olo­res por el es­pa­cio. El des­cu­bri­mien­to de es­ta dul­ce mo­lé­cu­la es cru­cial por­que pue­de reac­cio­nar con otras mo­lé­cu­las pa­ra for­mar ri­bo­sa, un com­po­nen­te bá­si­co del ARN. Aun­que to­da­vía no se ha des­cu­bier­to, una mo­lé­cu­la que se­ría agra­da­ble e in­tere­san­te en­con­trar en el Uni­ver­so es la del li­mo­neno, una mo­lé­cu­la qui­ral (aque­lla que no se pue­de su­per­po­ner a su re­fle­xión en un es­pe­jo, co­mo las ma­nos, que si ve­mos una en el es­pe­jo pa­re­ce la otra pe­ro que si in­ten­ta­mos usar el guan­te izquierdo en la mano de­re­cha, no) cu­ya mo­lé­cu­la dies­tra huele a na­ran­ja y la zur­da a li­món. Aun­que te sue­ne ex­tra­ño, es­te año se des­cu­brió en la nu­be Sagitario B2 (en el cen­tro de nues­tra ga­la­xia) la pri­me­ra mo­lé­cu­la qui­ral en el es­pa­cio, el óxi­do de pro­pi­leno, así que, por qué no, en el fu­tu­ro po­dría en­con­trar­se li­mo­neno. Y, sin du­da, la mo­lé­cu­la más agra­da­ble de las que se han en­con­tra­do has­ta la fe­cha es el formiato de eti­lo; es la que da el sa­bor de las fram­bue­sas y el olor del ron. Es­ta mo­lé­cu­la, que en la Tie­rra se pro­du­ce cuan­do reac­cio­nan el eta­nol y el ácido fór­mi­co (pre­sen­te en el ve­neno de las hor­mi­gas), se ha­lló ha­ce un par de años en la mis­ma nu­be de gas y pol­vo del cen­tro de la Vía Lác­tea don­de se en­con­tró el formiato de eti­lo y de­ce­nas de mo­lé­cu­las más. La­men­ta­ble­men­te, es­te de­li­cio­so olor y sa­bor, es se­gu­ra­men­te muy su­til, pues en es­ta zo­na de la Vía Lác­tea se han en­con­tra­do de­ce­nas de mo­lé­cu­las y to­das ellas en can­ti­da­des pe­que­ñas, así que si no te­ne­mos la na­riz de Jean-­Bap­tis­te Gre­nou­llie pa­ra po­der apre­ciar­lo y la ca­pa­ci­dad de al­gún su­per­hé­roe pa­ra so­bre­vi­vir en el es­pa­cio, es me­jor que nos li­mi­te­mos a se­guir olien­do el Uni­ver­so só­lo con nues­tra ima­gi­na­ción.

SEN­SO­RES. Los bul­bos ol­fa­to­rios es­tán co­nec­ta­dos con los re­cep­to­res de la na­riz.

METANOL SULFURO DE HI­DRÓ­GENO METANOL ÁCIDO CIANHÍDRICO DIÓ­XI­DO DE AZU­FRE CATIÓN FORMILO DIÓ­XI­DO DE AZU­FRE

SABUESO. Geor­ge Al­drich es el es­pe­cia­lis­ta de la NA­SA en­car­ga­do de ase­gu­rar­se de que cual­quier ele­men­to fí­si­co que acom­pa­ñe a los as­tro­nau­tas ten­ga un aro­ma ade­cua­do y que no in­ter­fie­ra con la mi­sión. Arri­ba, mo­lé­cu­la de an­dros­te­ro­na.

ÉTER DIMETÍLICO FORMALDEHÍDO CIANURO DE DEUTERIO MONÓXIDO DE CAR­BONO AGUA DIÓ­XI­DO DE AZU­FRE METANOL ACRILONITRILO FORMIATO DE METILO AGUA Mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas en la ne­bu­lo­sa de OriónDA­TOS. La cá­ma­ra de in­fra­rro­jo HIFI del te­les­co­pio es­pa­cial Hers­chel de la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea ana­li­zó el es­pec­tro de ele­men­tos or­gá­ni­cos con­te­ni­dos en la ne­bu­lo­sa de Orión; ca­da pi­co en la grá­fi­ca re­pre­sen­ta la emi­sión de luz de una mo­lé­cu­la es­pe­cí­fi­ca.

HUE­LLAS. (Arri­ba) Ima­gen de la ga­la­xia Me82 con la cá­ma­ra in­fra­rro­ja del te­les­co­pio es­pa­cial Spit­zer. (Aba­jo) El co­me­taHya­ku­ta­ke, don­de se ha de­tec­ta­do sulfuro de car­bo­ni­lo.

APA­RIEN­CIAS. (Ex­tre­ma iz­quier­da) El as­tro­nau­ta ale­mán Ale­xan­der Gerst des­cri­bió el aro­ma im­preg­na­do en su tra­je co­mo “ba­la­ta que­ma­da”. (Iz­quier­da) Imá­ge­nes de una re­gión de la ne­bu­lo­sa de Orión, cap­ta­das por cá­ma­ras in­fra­rro­jas de los te­les­co­pios Hub­ble y Spit­zer; los sím­bo­los “+” in­di­can la pre­sen­cia de hi­dro­car­bu­ros po­li­cí­cli­cos aro­má­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.