Me­lo­días y neu­ro­nas

La mú­si­ca es un fe­nó­meno que to­das las cul­tu­ras del pla­ne­ta com­par­ten. El es­tu­dio sis­te­má­ti­co de las reac­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas que pro­du­ce en nues­tro ce­re­bro po­dría lle­var al des­cu­bri­mien­to de nue­vas te­ra­pias psi­co­ló­gi­cas y son­dear los mis­te­rios de la me­mor

Muy Interesante (México) - - Sumario - Por Ge­rar­do Si­fuen­tes

La mú­si­ca es un fe­nó­meno que com­par­ten to­das las cul­tu­ras del mun­do. El es­tu­dio de sus efec­tos en el ce­re­bro hu­mano po­dría ayu­dar a la me­mo­ria y la psi­co­lo­gía.

Una mu­jer diag­nos­ti­ca­da con de­pre­sión y tras­torno de es­trés pos­trau­má­ti­co en­tra a una cá­ma­ra anecoi­ca; las pa­re­des se en­cuen­tran ta­pi­za­das por co­nos pi­ra­mida­les de hu­le es­pu­ma co­lor blan­co. Aho­ra es­tá re­cos­ta­da en un di­ván, en me­dio de un si­len­cio ab­so­lu­to. Se es­cu­cha en­ton­ces la ama­ble voz de un mé­di­co a tra­vés del sis­te­ma de so­ni­do, quien le pi­de que se re­la­je y em­pie­ce a re­la­tar las ex­pe­rien­cias ne­ga­ti­vas que la han aco­sa­do en los úl­ti­mos me­ses y que son el mo­ti­vo por el que se en­cuen­tra en es­te lu­gar. Mien­tras ella ha­bla, por las bo­ci­nas em­pie­za a es­cu­char­se un mur­mu­llo; una no­ta mu­si­cal ape­nas per­cep­ti­ble que le sir­ve de fon­do a su pro­pia voz. Cuan­do ter­mi­na de ex­pli­car, el vo­lu­men au­men­ta de ma­ne­ra len­ta aun­que pro­gre­si­va. Pron­to ya no es un mur­mu­llo, sino una me­lo­día un tan­to abs­trac­ta que en po­cos mi­nu­tos se con­vier­te en un rit­mo com­ple­jo pe­ro agra­da­ble. La mu­jer po­ne aten­ción, co­mo si es­tu­vie­ra en­gan­cha­da por aque­lla dul­ce to­na­da; aun­que nun­ca la ha­bía es­cu­cha­do, le re­sul­ta bas­tan­te fa­mi­liar, in­clu­so po­dría ju­rar que la co­no­ce de al­gún la­do, pe­ro no pue­de es­tar se­gu­ra de iden­ti­fi­car­la de in­me­dia­to. Se de­ja lle­var por los rit­mos, y en po­co tiem­po que­da en un es­ta­do de tran­ce que tar­da ape­nas me­dio mi­nu­to, su­mi­da en sus pro­pios pen­sa­mien­tos. De im­pro­vi­so co­bra con­cien­cia, con la sen­sa­ción de ha­ber es­ta­do en aquel lu­gar por va­rias ho­ras, aun­que ape­nas han pa­sa­do unos cuan­tos mi­nu­tos. La mú­si­ca con­ti­núa. Por una ra­zón que no pue­de –ni desea– ex­pli­car, la in­va­de una sen­sa­ción de tran­qui­li­dad, co­mo si hu­bie­ra de­ja­do atrás un gran pe­so aními­co. Ca­mino a ca­sa se sor­pren­de al dar­se cuen­ta de que ta­ra­rea la to­na­da que es­cu­chó en la te­ra­pia, y en­ton­ces son­ríe por pri­me­ra vez en me­ses. El efec­to sin em­bar­go no du­ra mu­cho tiem­po, pe­ro con el pa­so de los días aque­lla can­ción sin tí­tu­lo le brin­da más se­gu­ri­dad pa­ra en­fren­tar su con­di­ción y los queha­ce­res de la vi­da co­ti­dia­na. Y cuan­do la sen­sa­ción de ago­bio y la de­pre­sión re­gre­san, acu­de a la pá­gi­na de In­ter­net don­de pue­de ac­ce­der a la me­lo­día que ha es­cu­cha­do; aun­que en esen­cia es la mis­ma y le brin­da cal­ma al mo­men­to de fluir a tra­vés de los au­dí­fo­nos, no­ta que su es­truc­tu­ra ha cam­bia­do, de ma­ne­ra su­til pe­ro evi­den­te –se per­ca­ta en­ton­ces de que aque­lla can­ción te­ra­péu­ti­ca es­tá pro­gra­ma­da pa­ra nun­ca re­pe­tir­se igual–.

Es­ca­le­ra al cie­lo

Oli­ver Sacks es­cri­bió: “La mú­si­ca for­ma una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va y en ge­ne­ral agra­da­ble de la vi­da pa­ra la ma­yo­ría de no­so­tros: no só­lo la mú­si­ca del ex­te­rior, la que es­cu­cha­mos con nues­tros oí­dos, sino la mú­si­ca in­ter­na, aque­lla que ocu­rre en nues­tras ca­be­zas”. Mien­tras es­cri­bo es­to, en los au­dí­fo­nos es­cu­cho una me­lo­día que ini­cia con sua­ves acor­des de piano. La pie­za, “Sue­ño 1 (an­tes que el vien­to se lo lle­ve to­do)”, for­ma par­te del ál­bum Sleep (2015) del emi­nen­te com­po­si­tor bri­tá­ni­co Max Rich­ter, co­no­ci­do por sus apro­xi­ma­cio­nes en­tre la mú­si­ca clá­si­ca y la po­pu­lar. Es una obra que en con­jun­to tie­ne una du­ra­ción de po­co más de ocho ho­ras (504:21 mi­nu­tos), el tiem­po re­co­men­da­do pa­ra un des­can­so pleno du­ran­te la no­che. Uno de los ejes de es­ta pie­za con­cep­tual de mú­si­ca am­bient es pen­sar que, a ma­ne­ra de per­for­man­ce ar­tís­ti­co, el oyen­te es­cu­cha­rá la ver­sión di­gi­tal del ál­bum de mo­do pro­gre­si­vo des­de el mo­men­to de ir­se a la ca­ma, pa­ra te­ner un sue­ño re­pa­ra­dor, su­mer­gi­do en una es­pe­cie de te­ra­pia. Pe­ro tam­bién pue­de fun­cio­nar pa­ra re­la­jar­se, o pa­ra rea­li­zar ac­ti­vi­da­des co­mo tra­ba­jar fren­te a la compu­tado­ra –a de­cir de Rich­ter las no­tas pen­sa­das pa­ra es­tas me­lo­días son tam­bién de­to­nan­tes de la crea­ti­vi­dad e ima­gi­na­ción–. Es­te tra­ba­jo de mú­si­ca neo­clá­si­ca

ha si­do me­ticu­losa­men­te pla­nea­do co­mo una obra con ins­pi­ra­ción en la cien­cia, pues Rich­ter con­tó con la co­la­bo­ra­ción del neu­ro­cien­tí­fi­co es­ta­dou­ni­den­se Da­vid Ea­gle­man, pro­duc­tor y con­duc­tor del pro­gra­ma The Brain with Da­vid Ea­gle­man de la Pu­blic Broad­cas­ting Ser­vi­ce, quien ase­so­ró al mú­si­co so­bre el ti­po de fun­cio­nes ce­re­bra­les que se rea­li­zan al dormir. De es­te mo­do Sleep es un hí­bri­do que em­pa­ta mú­si­ca de cá­ma­ra y elec­tró­ni­ca, con­ver­ti­do en una li­bre es­pe­cu­la­ción ar­tís­ti­ca so­bre el ti­po de es­truc­tu­ras so­no­ras, dis­tin­tas en fre­cuen­cias y tiem­po, que po­dría ge­ne­rar el ce­re­bro cuan­do duer­me. En en­tre­vis­ta pa­ra la re­vis­ta elec­tró­ni­ca 52 In­sights, Rich­ter co­men­ta so­bre el pro­ce­so de crea­ción del ál­bum: “Al tra­ba­jar en los de­ta­lles, pen­sé en el ti­po de sonidos que de­be con­te­ner una pie­za he­cha pa­ra ‘ha­bi­tar’ du­ran­te el sue­ño. Es­to me lle­vó a in­ves­ti­gar di­ver­sos ti­pos de fre­cuen­cias y rit­mos. Así, la cien­cia me dio el ti­po de ma­te­ria­les, los ti­pos de sonidos, los ti­pos de es­truc­tu­ras.”

Me re­ti­ro los au­dí­fo­nos pa­ra aten­der una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca. No quie­ro su­ges­tio­nar­me, pe­ro el dis­co de Rich­ter si bien no me ha cau­sa­do sue­ño, lo cier­to es que sir­vió muy bien co­mo fon­do pa­ra con­cen­trar­me en mi tra­ba­jo, sin que fue­ra una dis­trac­ción in­ne­ce­sa­ria. Ima­gino que to­dos tie­nen su pro­pio es­ti­lo de tra­ba­jar y gé­ne­ro mu­si­cal fa­vo­ri­to pa­ra es­ti­mu­lar­se du­ran­te la fae­na. Es­to me lle­va a pre­gun­tar: ¿es po­si­ble di­se­ñar una pie­za mu­si­cal que pro­vo­que una reac­ción es­pe­cí­fi­ca? ¿Una can­ción pa­ra in­cre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad en una fá­bri­ca, por ejem­plo?

Sa­be­mos de ma­ne­ra em­pí­ri­ca que la mú­si­ca pro­vo­ca es­ta­dos emo­ti­vos en quie­nes la es­cu­chan. Hay tam­bién quie­nes se de­di­can a bus­car el ca­mino que és­ta re­co­rre den­tro del ce­re­bro pa­ra ob­te­ner­los, y la ma­ne­ra en la que lo con­si­gue. El doc­tor ale­mán Ste­fan Koelsch, pro­fe­sor de psi­co­lo­gía de la mú­si­ca en la Uni­ver­si­dad Freie, en Ber­lín, afir­ma que los más re­cien­tes es­tu­dios de neu­ro­ima­gen, ob­te­ni­dos por re­so­nan­cia mag­né­ti­ca fun­cio­nal (IRMf) y aná­li­sis de elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­mas (EEG), mues­tran que “la mú­si­ca pue­de mo­du­lar la ac­ti­vi­dad en las es­truc­tu­ras ce­re­bra­les” que se sa­be es­tán im­pli­ca­das de ma­ne­ra cru­cial en las emo­cio­nes. Así, la amíg­da­la (don­de se pro­ce­san el mie­do, el enojo y el ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia) o el nú­cleo ac­cum­bens (in­vo­lu­cra­do en la sen­sa­ción de pla­cer y re­com­pen­sa), ade­más

La mú­si­ca mo­du­la la ac­ti­vi­dad de las es­truc­tu­ras ce­re­bra­les.

de otras co­mo el hi­po­tá­la­mo, el hi­po­cam­po, la ín­su­la o la cor­te­za or­bi­to­fron­tal, se pue­den ver afec­ta­das por de­ter­mi­na­do ti­po de mú­si­ca. “El po­ten­cial pa­ra mo­du­lar la ac­ti­vi­dad en és­tas tie­ne im­por­tan­tes im­pli­ca­cio­nes pa­ra su uti­li­za­ción en el tra­ta­mien­to de desórdenes neu­ro­ló­gi­cos”, se­ña­la en las con­clu­sio­nes de su aná­li­sis “Brain Co­rre­la­tes of Mu­sic-Evo­ked Emo­tions” (2014) pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Na­tu­re, en el que eva­luó más de un cen­te­nar de es­tu­dios re­la­cio­na­dos. De es­ta ma­ne­ra la de­pre­sión, an­sie­dad pa­to­ló­gi­ca, es­trés pos­trau­má­ti­co, o in­clu­so la en­fer­me­dad de Par­kin­son o la es­qui­zo­fre­nia, po­drían tra­tar­se me­dian­te te­ra­pias orien­ta­das a la mú­si­ca. Koelsch, tam­bién in­ves­ti­ga­dor del área de cog­ni­ción hu­ma­na y cien­cias del ce­re­bro en el Ins­ti­tuo Max Planck, ad­vier­te sin em­bar­go que aún se tie­nen que ha­cer más ex­pe­ri­men­tos que de­mues­tren por com­ple­to es­tas ideas. Y es que a pe­sar de que en la úl­ti­ma dé­ca­da la IRMf se ha mos­tra­do co­mo una he­rra­mien­ta po­de­ro­sa pa­ra com­pren­der los me­ca­nis­mos fi­sio­ló­gi­cos del ce­re­bro, su in­ter­pre­ta­ción es­tá le­jos de ser una téc­ni­ca que per­mi­ta ‘leer la men­te’ de los su­je­tos en ob­ser­va­ción.

Dan­cing Queen

En es­te sen­ti­do, los acer­ca­mien­tos de un equi­po in ter dis­ci­pli­na­rio de la Uni­ver­si­dad de Te­sa­ló­ni­ca, en Gre­cia, lu­cen muy aven­tu­ra­dos. Los ex­per­tos com­bi­nan sus ex­pe­rien­cias en es­tu­dios mu­si­ca­les y una ra­ma de la compu­tación co­no­ci­da co­mo ‘neu­ro­in­for­má­ti­ca’, cam­po que es­tu­dia el aná­li­sis de da­tos y he­rra­mien­tas de soft­wa­re pa­ra su apli­ca­ción en neu­ro­cien­cias; su pro­yec­to bus­ca la‘ per­so­na­li­za­ción fi­sio­ló­gi­ca ’, o‘bio per­so­na­li­za­ción ’, de los sis­te­mas de re­co­men­da­cio­nes mu­si­ca­les –co­mo el que uti­li­za Spo­tify pa­ra de­cir­te qué can­cio­nes te po­drían gus­tar–. La idea cen­tral es que la fre­cuen­cia de los im­pul­sos eléc­tri­cos que ocu­rren en la co­mu­ni­ca­ción in­ter­neu­ro­nal al mo­men­to de es­cu­char una me­lo­día pu­die­ra ser­vir co­mo ‘bio­mar­ca­dor’ pa­ra que el pro­gra­ma en­cuen­tre exac­ta­men­te el ti­po de mú­si­ca que es­ti­mu­le los cen­tros de pla­cer y re­com­pen­sa del ce­re­bro. De es­ta ma­ne­ra, las re­co­men­da­cio­nes per­so­na­li­za­das es­ta­rían he­chas de una for­ma más aser­ti­va, y se adap­ta­rían a los es­ta­dos de áni­mo de los usua­rios –se de­ja­ría de re­co­men­dar can­cio­nes que no en­tren pre­ci­sa­men­te den­tro de nues­tros gus­tos, co­mo sue­le ocu­rrir–.

Es­ta in­ves­ti­ga­ción se ba­sa en el aná­li­sis de EEG, sis­te­ma que mi­de las fluc­tua­cio­nes de vol­ta­je que ocu­rren en­tre las neu­ro­nas cuan­do se co­mu­ni­can en­tre sí. Me­dian­te la ob­ser­va­ción de las fre­cuen­cias de es­tos im­pul­sos eléc­tri­cos se pue­den de­tec­tar di­ver­sos ti­pos de on­das ce­re­bra­les in­vo­lu­cra­das con cier­tas ac­cio­nes que ocu­rren; cual­quier es­tí­mu­lo sen­so­rial, co­mo es­cu­char una can­ción, ge­ne­ra­rá una bre­ve on­da de ac­ti­vi­dad en la zo­na de la cor­te­za ce­re­bral don­de es­ta in­for­ma­ción es re­ci­bi­da y pro­ce­sa­da. Gra­cias al EEG se ha des­cu­bier­to que los sonidos rít­mi­cos son ca­pa­ces de sin­cro­ni­zar las di­ver­sas on­das ce­re­bra­les que ocu­rren si­mul­tá­nea­men­te, y a la vez coor­di­nar la con­duc­ta en gru­pos de per­so­nas, e in­clu­so los pro­ce­sos men­ta­les de és­tas, así co­mo sus emo­cio­nes y mo­vi­mien­tos; la fun­ción de los tam­bo­res en las mar­chas mi­li­ta­res es uno de tan­tos ejem­plos.

Con ba­se en es­to, me aven­tu­ro a plan­tear que cier­to ti­po de mú­si­ca te­ra­péu­ti­ca po­dría ‘di­se­ñar­se’ a la me­di­da del pa­cien­te, de ma­ne­ra que el es­ce­na­rio hi­po­té­ti­co al ini­cio de es­te ar­tícu­lo po­dría ser una reali­dad en un fu­tu­ro no muy le­jano. Ima­gi­ne­mos en­ton­ces una in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) que sea ca­paz de sin­te­ti­zar una me­lo­día ali­men­ta­da por los re­gis­tros fi­sio­ló­gi­cos del ce­re­bro de un pa­cien­te du­ran­te una se­sión de es­cu­cha; que ana­li­ce las reac­cio­nes en su in­te­rior an­te cier­tos ti­pos de to­nos y fre­cuen­cias, au­na­dos a las pre­fe­ren­cias per­so­na­les. Un cues­tio­na­rio con­tes­ta­do por el pa­cien­te le di­ría a la IA el ti­po de mú­si­ca que es­cu­cha ac­tual­men­te, sus can­cio­nes fa­vo­ri­tas de la in­fan­cia y la ado­les­cen­cia, los gé­ne­ros a los que han si­do ex­pues­tos los in­te­gran­tes

Des­de que na­ce­mos nos ve­mos ro­dea­dos por sonidos rít­mi­cos en el am­bien­te.

de su ge­ne­ra­ción, to­do em­pa­ta­do con una se­lec­ción de rit­mos y to­na­das que de mo­do ex­pe­ri­men­tal se sa­be pro­vo­can reac­cio­nes di­ri­gi­das es­pe­cí­fi­cas de cier­tas emo­cio­nes. Un aná­li­sis pre­vio a na­rrar sus ex­pe­rien­cias trau­má­ti­cas se re­gis­tra­ría me­dian­te la fre­cuen­cia de los im­pul­sos eléc­tri­cos del aná­li­sis de EEG y así se de­tec­ta­rían los di­ver­sos ti­pos de on­das ce­re­bra­les in­vo­lu­cra­das. La IA pro­du­ci­rá (¿mez­cla­rá?) en­ton­ces una can­ción a la me­di­da del ce­re­bro del in­di­vi­duo pa­ra con­tra­rres­tar o ali­viar de­ter­mi­na­dos pa­de­ci­mien­tos, me­jo­rar su desem­pe­ño la­bo­ral, mo­ti­var­lo en su vi­da dia­ria o sim­ple­men­te ayu­dar­le a re­la­jar­se. La idea de un mas­hup –can­ción hí­bri­da con seg­men­tos de otras can­cio­nes– ‘fi­sio­ló­gi­co’ lu­ce co­mo un tér­mino apro­pia­do pa­ra tal can­ción. Da­do que nues­tros es­ta­dos de áni­mo son va­ria­bles en cual­quier mo­men­to del día, la IA mo­di­fi­ca­ría la can­ción pa­ra ade­cuar­la a las cir­cuns­tan­cias am­bien­ta­les en las que el pa­cien­te se en­cuen­tre.

O qui­zá, tam­bién se­ría la opor­tu­ni­dad pa­ra crear un hit de bai­le con al­can­ce mun­dial ase­gu­ra­do, don­de la es­tre­lla se­ría la IA.

El so­ni­di­to

Hay can­cio­nes que marcan nues­tra vi­da; al evo­car­las nos pue­den traer con ellas cier­tos mo­men­tos o epi­so­dios del pa­sa­do. Y es que des­de que na­ci­mos nos he­mos vis­to en­vuel­tos por sonidos rít­mi­cos. Tal vez no le ocu­rra a to­dos, pe­ro en es­te mun­do, y la so­cie­dad a la que per­te­ne­ce­mos, no po­de­mos es­ca­par de es­cu­char aun­que sea el frag­men­to de una can­ción a lo lar­go del día. Si se es afi­cio­na­do a la mú­si­ca, o se pre­fie­re tra­ba­jar es­cu­chán­do­la, sa­ben a qué me re­fie­ro. Es una de las ac­ti­vi­da­des, al me­nos en la lla­ma­da cul­tu­ra oc­ci­den­ta­li­za­da, que re­sul­tan agra­da­bles pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría de las per­so­nas; po­cos son quie­nes pue­den de­cir que les pa­re­ce in­có­mo­do, te­nien­do en cuen­ta que exis­te una gran va­rie­dad de gé­ne­ros pa­ra sa­tis­fa­cer cual­quier gus­to.

A ve­ces bas­ta con es­cu­char los pri­me­ros dos o tres se­gun­dos de una can­ción pa­ra iden­ti­fi­car­la por com­ple­to. En otras oca­sio­nes la so­la men­ción del nom­bre de un can­tan­te o una ban­da es su­fi­cien­te pa­ra que del más re­cón­di­to rin­cón de nues­tro ce­re­bro sal­ten, co­mo im­pul­sa­das por un re­sor­te, las pri­me­ras es­tro­fas o el co­ro de la can­ción más fa­mo­sa del gru­po. Es­to se de­be a que di­chos sonidos han ‘in­fec­ta­do’ nues­tra men­te, y des­de la pri­me­ra vez que los es­cu­cha­mos hi­cie­ron una es­pe­cie de ‘ni­do’ en nues­tra me­mo­ria, pa­ra re­si­dir de ma­ne­ra per­ma­nen­te. Y no

siem­pre es re­sul­ta­do de la re­pe­ti­ción. Qui­zá ni si­quie­ra se tra­te de una can­ción que ne­ce­sa­ria­men­te nos gus­te o que es­cu­che­mos de for­ma vo­lun­ta­ria. Bas­ta con que oi­ga­mos una so­la vez un co­ro o to­na­da con cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas rít­mi­cas pa­ra que se nos que­de ‘pe­ga­da’. Su­ce­de que, de ma­ne­ra in­cons­cien­te, nues­tra men­te la trae de vuel­ta y, sin que se­pa­mos por qué, nos en­con­tra­mos ta­ra­reán­do­la o tam­bo­ri­lean­do el rit­mo con los de­dos. Se tra­ta de uno de los mis­te­rios más ex­tra­or­di­na­rios del ce­re­bro que in­vo­lu­cran a la mú­si­ca.

Los es­tu­dios neu­ro­cien­tí­fi­cos apun­tan a que el pro­ce­so aso­cia­do se en­cuen­tra en la neo­cor­te­za ce­re­bral y el ce­re­be­lo, pe­ro la ex­pe­rien­cia es di­fí­cil de ras­trear de­bi­do a que es sub­je­ti­va, ines­ta­ble, un epi­so­dio ín­ti­mo de ca­da per­so­na. En su li­bro Mu­si­co­fi­lia, el emi­nen­te Oli­ver Sacks men­cio­na que es­te ti­po de to­na­das re­pe­ti­ti­vas no son con­si­de­ra­das pro­ble­má­ti­cas. Aque­llos que di­cen te­ner la mú­si­ca co­mo uno de los as­pec­tos im­por­tan­tes de su vi­da ase­gu­ran que és­tas du­ran más arrin­co­na­das en su me­mo­ria, a di­fe­ren­cia de quie­nes, aun­que ex­pe­ri­men­tan el fe­nó­meno, la mú­si­ca no es tan im­por­tan­te o les es in­di­fe­ren­te. Tam­bién di­ce que las to­na­das cam­bian, pe­ro la sen­sa­ción es la mis­ma en­tre quie­nes las vi­ven. No es que ocu­rra dia­ria­men­te, pe­ro cuan­do pa­sa y se tra­ta de una can­ción muy pe­ga­jo­sa o una que se aco­mo­da a nues­tras pre­fe­ren­cias per­so­na­les, es­te fe­nó­meno de re­cor­da­ción in­vo­lun­ta­ria no sue­le du­rar más de 24 ho­ras –aun­que, co­mo men­cio­na­mos, lle­gó pa­ra que­dar­se, anida­do en nues­tros cir­cui­tos neu­ro­na­les–. Es­te ti­po de to­na­das ex­ce­den el es­tán­dar de nues­tra ca­pa­ci­dad de me­mo­ria au­di­ti­va nor­mal.

Si ha­ce­mos la ana­lo­gía en­tre nues­tro ce­re­bro y una gra­ba­do­ra, los cir­cui­tos neu­ro­na­les que re­pre­sen­tan la to­na­da pe­ga­jo­sa que­dan atra­pa­dos en una es­pe­cie de re­pe­ti­ción. La can­ción o la to­na­da se re­pi­te una y otra vez sin que ten­ga­mos con­trol so­bre ella. Da­niel Le­vi­tin, en su li­bro This is Your Brain on Mu­sic, acla­ra que no se que­da to­da la can­ción en­te­ra en nues­tra men­te, sino ape­nas un eco de la mis­ma: en­tre 15 y 30 se­gun­dos, que es nues­tra ca­pa­ci­dad au­di­ti­va de cor­to pla­zo, la lla­ma­da me­mo­ria ecoi­ca. Aque­llas que se ha­cen un lu­gar son por lo ge­ne­ral can­cio­nes sen­ci­llas, jin­gles de pu­bli­ci­dad, el co­ro del hit del mo­men­to, a di­fe­ren­cia de com­po­si­cio­nes de ma­yor com­ple­ji­dad.

Se tra­ta de la lla­ma­da “ima­gi­ne­ría mu­si­cal in­vo­lun­ta­ria”; con­cep­to téc­ni­co que ha en­con­tra­do re­fe­ren­cias más fa­mi­lia­res en el in­glés ear worm, al­go así co­mo ‘gu­sano en el oí­do’, del tér­mino ale­mán ohr­wurm. Otros vo­ca­blos pa­ra re­fe­rir­se al

mis­mo fe­nó­meno son ‘gusanos men­ta­les’, ‘mú­si­ca pe­ga­jo­sa’, ‘co­me­zón cog­ni­ti­va’, ‘sín­dro­me de can­ción atra­pa­da’... Uno de los re­la­ti­va­men­te po­cos in­ves­ti­ga­do­res que se han in­vo­lu­cra­do en ello, Las­si A. Liik­ka­nen, del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción de Hel­sin­ki, Fin­lan­dia, reali­zó uno de los es­tu­dios de ma­yor al­can­ce has­ta el mo­men­to pa­ra tra­tar de acla­rar el mis­te­rio. Al me­nos en su país, en­tre 12,400 usua­rios de In­ter­net en­tre­vis­ta­dos, po­co más del 90% ase­gu­ra­ron te­ner esa re­pe­ti­ción cons­tan­te en su men­te, un re­play del que no se pue­den sus­traer al me­nos una vez a la se­ma­na. Liik­ka­nen ha es­tu­dia­do el fe­nó­meno des­de dos pers­pec­ti­vas: el mo­men­to en el que ‘anida’ en nues­tro ce­re­bro, y des­pués su re­cor­da­ción; res­pec­to al pri­me­ro, no nos da­mos cuen­ta, no so­mos del to­do cons­cien­tes de que ocu­rre, mien­tras que en el se­gun­do te­ne­mos cier­to con­trol cons­cien­te del mis­mo al re­me­mo­rar­lo. El fin­lan­dés, miem­bro del De­par­ta­men­to de Cien­cias Cog­ni­ti­vas de la Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Hel­sin­ki, apun­ta que es­te fe­nó­meno es­tá re­la­cio­na­do con la me­mo­ria se­mán­ti­ca, aque­lla que tie­ne que ver con el uso del len­gua­je, la com­pren­sión y sig­ni­fi­ca­do de las co­sas, que nos per­mi­te co­mu­ni­car­nos con las de­más per­so­nas –por otro la­do, la me­mo­ria epi­só­di­ca, que en con­jun­to for­man la lla­ma­da me­mo­ria de­cla­ra­ti­va, es­tá re­la­cio­na­da con even­tos es­pe­cí­fi­cos, he­chos ocu­rri­dos a lo lar­go del tiem­po du­ran­te nues­tra vi­da–.

El pri­mer es­tu­dio em­pí­ri­co a gran es­ca­la, rea­li­za­do por Liik­ka­nen en 2008, lle­vó por nom­bre “Mu­sic in Every­mind: Com­mo­na­lity of In­vo­lun­tary Mu­si­cal Ima­gery” (Mú­si­ca en to­das las men­tes: qué tan co­mún es la ima­gi­na­ción mu­si­cal in­vo­lun­ta­ria). A tra­vés de un cues­tio­na­rio rea­li­za­do por In­ter­net –en el que se to­ma­ron cri­te­rios de dis­cri­mi­na­ción de cier­tas res­pues­tas a fin de evi­tar ses­gos–, se en­con­tró que al me­nos en Fin­lan­dia 91.7% de las per­so­nas te­nían epi­so­dios de ima­gi­na­ción mu­si­cal in­vo­lun­ta­ria (IMI), es de­cir, la ex­pe­rien­cia de te­ner una to­na­da ‘atra­pa­da’ en la ca­be­za –me­ca­nis­mo des­cri­to en tér­mi­nos téc­ni­cos co­mo ‘cog­ni­ción es­pon­tá­nea’–, al me­nos una vez a la se­ma­na. De és­tos, 33.2% de los en­tre­vis­ta­dos afir­ma­ron que lo ex­pe­ri­men­ta­ban al me­nos una vez al día, y 26.1% va­rias ve­ces en es­te mis­mo lap­so. Aun­que el ti­po de mú­si­ca que ase­gu­ra­ban más ‘es­cu­cha­ban en la ca­be­za’ era de ti­po ‘fa­mi­liar’, o sea aque­lla con la que es­ta­ban acos­tum­bra­dos des­de ha­ce años, 26% di­je­ron que las to­na­das las ha­bían es­cu­cha­do por pri­me­ra vez. El es­tu­dio de Liik­ka­nen men­cio­na que exis­te una fuer­te co­rre­la­ción en­tre el fe­nó­meno y las per­so­nas con edu­ca­ción mu­si­cal o que sue­len es­cu­char mú­si­ca dia­ria­men­te con re­pro­duc­to­res por­tá­ti­les, pe­ro lo cier­to es que se po­dría ar­gu­men­tar que al me­nos en la so­cie­dad fin­lan­de­sa es­to le ocu­rre en reali­dad a to­dos en ma­yor o me­nor gra­do. De he­cho, prue­bas co­mo com­ple­tar ri­mas o le­tras de can­cio­nes po­pu­la­res de­mues­tran el al­to ni­vel de re­cor­da­ción que se tie­ne.

Por su­pues­to hay to­na­das más ‘pe­ga­jo­sas’ que otras, y se­gún la cul­tu­ra pue­de ser una ex­pe­rien­cia com­par­ti­da. C. Phi­lip Bea­man, pro­fe­sor de psi­co­lo­gía ex­pe­ri­men­tal en la Uni­ver­si­dad de Rea­ding, Gran Bre­ta­ña, apli­có una en­cues­ta de 2010 pa­ra el es­tu­dio “Ear­worms (Stuck Song Syn­dro­me): To­wards a Na­tu­ral His­tory of In­tru­si­ve Thoughts” (Sín­dro­me de can­ción atra­pa­da: ha­cia una his­to­ria na­tu­ral de pen­sa­mien­tos in­tru­si­vos), y en­con­tró que al me­nos 43% de los 103 en­tre­vis­ta­dos, to­dos es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios in­gle­ses, coin­ci­die­ron en cier­tas can­cio­nes que les re­sul­ta­ban fa­mi­lia­res, lo cual de­mues­tra un víncu­lo cul­tu­ral in­tere­san­te y re­ve­la­dor.

Imants Ba­russ, pro­fe­sor de psi­co­lo­gía del King’s Uni­ver­sity Co­lle­ge, de On­ta­rio, Ca­na­dá, desa­rro­lló el lla­ma­do Cues­tio­na­rio de Ima­gi­na­ción Mu­si­cal, con el que pre­ten­de cla­si­fi­car las di­men­sio­nes o al­can­ces que es­te ti­po de fe­nó­meno pue­de te­ner en nues­tras vi­das. En­tre ellas des­ta­ca el fac­tor ‘en­tre­te­ni­mien­to’, por­que con­si­de­ra que es­tos ‘gusanos’ cum­plen una fun­ción es­pe­cial en nues­tra vi­da co­ti­dia­na, li­ga­da a pre­fe­ren­cias per­so­na­les, y a ve­ces ‘sal­tan’ a nues­tra men­te en si­tua­cio­nes en que se re­gis­tra un es­tí­mu­lo ex­terno ape­nas per­cep­ti­ble de ma­ne­ra cons­cien­te; cuan­do es­ta­mos so­los, cuan­do nos dis­trae­mos, en un apa­ren­te es­ta­do de abu­rri­mien­to. Otro fac­tor es el de ‘com­ple­men­to’, es­to es que al en­con­trar­nos en ple­na me­di­ta­ción so­bre asun­tos de nues­tra vi­da per­so­nal, es­tas me­mo­rias mu­si­ca­les apa­re­cen pa­ra ser­vir co­mo una es­pe­cie de apo­yo emo­cio­nal. De es­ta ma­ne­ra, el ti­po de can­ción que se pre­sen­tan de mo­do sú­bi­to qui­zá pue­da ser el re­fle­jo del es­ta­do de áni­mo o hu­mor de la per­so­na que lo ex­pe­ri­men­ta.

Las cua­tro es­ta­cio­nes

Un hom­bre de 70 años lee una no­ve­la en la sa­la de su ca­sa. El re­loj di­gi­tal en la pa­red mar­ca las cin­co de la tar­de, mo­men­to en el que co­mien­za a so­nar una ba­la­da de la dé­ca­da de los 90. El hom­bre al es­cu­char­la sa­be que de­be to­mar­se su me­di­ca­men­to pa­ra man­te­ner a ra­ya a la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer; se tra­ta de una te­ra­pia pa­ra so­bre­lle­var­la, no pa­ra cu­rar­la. Un far­ma­co­bió­lo­go ase­gu­ra que el re­pa­so de cier­tas can­cio­nes que han for­ma­do par­te del sound­track per­so­nal son una es­pe­cie de fotografía ins­tan­tá­nea que trae de vuel­ta las cir­cuns­tan­cias de cuan­do fue­ron es­cu­cha­das por pri­me­ra vez. Al­ma­ce­na­das en el ló­bu­lo fron­tal, ta­lles me­mo­rias se po­drían an­clar en las si­nap­sis de es­ta zo­na del ce­re­bro gra­cias a los ‘gusanos mu­si­ca­les’ y fi­ja­das con la ayuda de un me­di­ca­men­to es­pe­cia­li­za­do que in­hi­ba la pro­duc­ción de las pro­teí­nas ge­ne­ra­do­ras de las pla­cas que cau­san la en­fer­me­dad, pa­ra res­ca­tar así par­tes de nues­tra vi­da. Cuan­do el Alz­hei­mer apa­re­ció en la vi­da del hom­bre que lee en la sa­la, or­de­nó di­gi­ta­li­zar una se­rie de can­cio­nes y to­na­das que guar­dó en una lis­ta de re­pro­duc­ción. Es­tas can­cio­nes le ayu­dan a re­cor­dar quién es, pe­ro tam­bién le sir­ven pa­ra mar­car una ru­ti­na en su vi­da dia­ria. “Sum­mer­ti­me” de Ella Fitz­ge­rald le in­di­ca que es mo­men­to de le­van­tar­se por las ma­ña­nas. Cuan­do es­cu­cha el ini­cio de “Las cua­tro es­ta­cio­nes” de Vi­val­di sa­be que es mo­men­to de pre­pa­rar­se el desa­yuno. “Lucy in the Sky with Dia­monds” de The Beatles mar­ca el mo­men­to de ha­cer las te­ra­pias cog­ni­ti­vas que le asig­nó el mé­di­co. Tres ve­ces al día, jus­to cuan­do sue­na la can­ción “Lo­sing my Re­li­gion” de R.E.M., to­ma su te­lé­fono celular y ac­ti­va la apli­ca­ción que re­ci­be las se­ña­les fi­sio­ló­gi­cas en­via­das des­de la pul­se­ra en su mu­ñe­ca, ade­más re­suel­ve un cues­tio­na­rio en for­ma de vi­deo­jue­go. Los da­tos son en­via­dos en tiem­po real a la compu­tado­ra de la doc­to­ra asig­na­da a su ca­so, quien se en­car­ga­rá de lle­var el con­trol de la fa­se III del es­tu­dio clí­ni­co en el que par­ti­ci­pa.

Es­te es­ce­na­rio fic­ti­cio po­dría ser real si las su­po­si­cio­nes acer­ca del uso te­ra­péu­ti­co de es­ta ‘co­me­zón mu­si­cal’ pu­die­ran apro­ve­char­se, apo­ya­das con me­di­ca­men­tos. Aún hay mu­cho que co­no­cer res­pec­to a los me­ca­nis­mos de­trás de los efec­tos de la mú­si­ca en nues­tras vi­das, pe­ro lo cier­to es que mu­chos no po­dría­mos vi­vir ple­na­men­te sin su in­fluen­cia; he­mos com­pro­ba­do, co­mo el fi­ló­so­fo ale­mán Frie­drich Nietzs­che0, que la vi­da sin ella se­ría un error.

Las can­cio­nes ‘atra­pa­das’ en la men­te pue­den re­fle­jar nues­tros es­ta­dos de áni­mo pre­sen­tes.

TE­MA PA­RA DORMIR. (Arri­ba) El com­po­si­tor de ori­gen ale­mán Max Rich­ter du­ran­te la pre­mie­re de su obra Sleep, de ocho ho­ras de du­ra­ción, an­te una au­dien­cia dur­mien­te, per­for­man­ce rea­li­za­do en el fes­ti­val Maer­zMu­sik 2016 en la ciu­dad de Ber­lín. (Izq.) Si­mu­la­dor de cris­tal que re­crea la ru­ta si­náp­ti­ca de la me­mo­ria. (Pág. sig.) Da­vid Ea­gle­man, neu­ro­cien­tí­fi­co y ase­sor de Rich­ter.

ES­TÍ­MU­LOS. El es­tu­dio de los im­pul­sos eléc­tri­cos re­gis­tra­dos en el ce­re­bro de­bi­do a la co­mu­ni­ca­ción neu­ro­nal al es­cu­char mú­si­ca po­dría usar­se pa­ra iden­ti­fi­car los sonidos que re­sul­tan más es­ti­mu­lan­tes pa­ra los oyen­tes, per­mi­tien­do en un fu­tu­ro el di­se­ño de me­lo­días pa­ra cier­tos es­ta­dos de áni­mo.

AU­TO­RES. El doc­tor Oli­ver Sacks (1933-2015), au­tor del li­bro Mu­si­co­fi­lia. (En el es­tra­do) Da­niel Le­vi­tin, au­tor de Thi­sI­sYou­rB­rai­nonMu­sic, des­ta­ca­dos tex­tos de di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca so­bre la in­fluen­cia de la mú­si­ca en nues­tro or­ga­nis­mo y la so­cie­dad.

AYUDA. Una alum­na de pre­pa­ra­to­ria bai­la con una pa­cien­te con en­fer­me­dad de Alz­hei­mer que por­ta au­dí­fo­nos en los que es­cu­cha una lis­ta de re­pro­duc­ción ‘per­so­na­li­za­da’ pa­ra ayu­dar­le a sor­tear los sín­to­mas. (Der.) Otro pa­cien­te con en­fer­me­dad de Alz­hei­mer du­ran­te una se­sión de te­ra­pia mu­si­cal.

MÚ­SI­CA Y CIEN­CIA. El neu­ro­cien­tí­fi­co Adam Gaz­za­ley ha te­ni­do en sus es­tu­dios la co­la­bo­ra­ción del roc­ke­ro Mic­key Hart. Aquí, am­bos du­ran­te una char­la in­ter­ac­ti­va so­bre “Rit­mo y ce­re­bro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.