Cy­borgs di­mi­nu­tos

Des­de co­mien­zos del si­glo XXI los cien­tí­fi­cos –y por su­pues­to los mi­li­ta­res– han fan­ta­sea­do con la idea de crear in­sec­tos cy­borg (or­ga­nis­mos for­ma­dos de ma­te­ria vi­va y dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos). Aho­ra, con la ma­ni­pu­la­ción de las co­ne­xio­nes ner­vio­sas de e

Muy Interesante (México) - - Sumario - Por Sa­rai J. Ran­gel

Los cien­tí­fi­cos se han ins­pi­ra­do en los in­sec­tos pa­ra crear mi­cro­rro­bots que emu­len sus ca­pa­ci­da­des. Otros han desa­rro­lla­do se­res mi­tad in­sec­to mi­tad ro­bot a fin de ma­ni­pu­lar­los.

Un equi­po de res­ca­te se pre­pa­ra pa­ra aten­der una emer­gen­cia. Un edi­fi­cio ha co­lap­sa­do y se te­me que que­den per­so­nas atra­pa­das en­tre los es­com­bros. Es ne­ce­sa­rio en­trar, pe­ro en cual­quier mo­men­to la es­truc­tu­ra po­dría de­rrum­bar­se ex­po­nien­do la vi­da de los so­co­rris­tas. Por for­tu­na, exis­te un es­cua­drón que no du­da­rá en in­ter­nar­se en es­ta tram­pa mor­tal. Por el con­tra­rio: ese es­pa­cio os­cu­ro y rui­no­so se­ría un ho­gar per­fec­to pa­ra sus ni­dos. Des­pués de to­do, a pe­sar de ser una bri­ga­da de res­ca­te cy­borg –co­mo se les co­no­ce a los se­res cons­ti­tui­dos par­te elec­tró­ni­ca par­te ma­te­ria vi­va– en el fon­do sus in­te­gran­tes si­guen sien­do cu­ca­ra­chas. Le­yó bien. Ver­da­de­ros bla­to­deos que, a tra­vés de un mi­cro­chip im­plan­ta­do en su lo­mo y co­nec­ta­do a su sis­te­ma ner­vio­so, son con­tro­la­dos pa­ra sal­var vi­das. Ya sé que pa­re­ce la tra­ma de al­gu­na pe­lí­cu­la de Dis­ney –de he­cho, los bi­chos ci­ber­né­ti­cos ya han ins­pi­ra­do un per­so­na­je–, pe­ro de acuerdo con Al­per Boz­kurt, quien desa­rro­lló es­tos in­sec­tos biobots o ‘cy­bugs’ (del in­glés bug, in­sec­to), en un fu­tu­ro no tan le­jano nues­tra me­jor ami­ga en una si­tua­ción de emer­gen­cia po­dría ser una de sus cu­ca­ra­chas.

Des­de ha­ce unas dé­ca­das, dis­ci­pli­nas co­mo la ro­bó­ti­ca han en­con­tra­do en es­tos pe­que­ños una de sus más ri­cas fuen­tes de ins­pi­ra­ción pa­ra la crea­ción de nue­vas má­qui­nas. Por ejem­plo los mi­cro­rro­bots, dis­po­si­ti­vos de di­mi­nu­tas di­men­sio­nes, bus­can re­pro­du­cir las ha­bi­li­da­des de los in­sec­tos en nues­tro be­ne­fi­cio: des­de abe­jas me­cá­ni­cas co­mo la Ro­boBee de la Uni­ver­si­dad de Har­vard has­ta in­ge­nios ca­pa­ces de ca­mi­nar so­bre el agua co­mo el Wa­ter Stri­der de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Seúl (Co­rea), has­ta cu­ca­ra­chas ro­bots co­mo Roach, crea­da por in­ge­nie­ros ru­sos pa­ra so­por­tar gran­des car­gas de pe­so, son só­lo al­gu­nos de las de­ce­nas de ar­te­fac­tos crea­dos ba­jo la bug­ma­nía.

Pe­ro no nos en­ga­ñe­mos. Ni el más avan­za­do de es­tos ar­ti­lu­gios es­tá re­mo­ta­men­te cer­ca de al­can­zar a sus con­tra­par­tes bio­ló­gi­cas: mien­tras una cu­ca­ra­cha co­mún logra una ve­lo­ci­dad de has­ta 5.4 km/h, Roach ape­nas lle­ga a 1.09 km/h. En fuer­za es igual: es­tos bi­chos so­por­tan pre­sio­nes 900 ve­ces ma­yo­res a su pe­so cor­po­ral, en tan­to que su pri­mo de tor­ni­llos y tuer­cas, bueno... pue­de car­gar cer­ca de 10 gra­mos y re­sis­tir un pi­so­tón... Ya ni ha­blar de su desem­pe­ño en am­bien­tes des­co­no­ci­dos u hos­ti­les. Co­mo bien apun­ta Al­per Boz­kurt, “cons­truir ro­bots a pe­que­ña es­ca­la que fun­cio­nen en con­di­cio­nes tan in­cier­tas y di­ná­mi­cas –co­mo un edi­fi­cio de­rrum­ba­do– es enor­me­men­te di­fí­cil”. Por el otro la­do, no ca­be du­da de que las cu­ca­ra­chas son ex­per­tas en desen­vol­ver­se en es­te ti­po de si­tios. Es evi­den­te que en ma­te­ria de in­ge­nie­ría la ma­dre na­tu­ra­le­za

Im­plan­tan­do mi­cro­má­qui­nas den­tro del cuer­po y ce­re­bro de los ani­ma­les po­de­mos to­mar el con­trol de sus mo­vi­mien­tos y com­por­ta­mien­tos.

nos lle­va mi­llo­nes de años de de­lan­te­ra. Los in­sec­tos son sim­ple­men­te má­qui­nas per­fec­tas. Sien­do así, pen­só Boz­kurt, quien es lí­der del La­bo­ra­to­rio de Mi­cro­sis­te­mas Bió­ni­cos In­te­gra­dos de la Uni­ver­si­dad de Ca­ro­li­na del Nor­te, EUA –tam­bién co­no­ci­do co­mo iBio­ni­cS Lab– se­ría me­jor uti­li­zar­los di­rec­ta­men­te en lu­gar de tra­tar in­fruc­tuo­sa­men­te de re­pli­car sus ha­bi­li­da­des.

Pe­ro es­to es más fá­cil de­cir­lo que ha­cer­lo. Aun­que de cier­ta ma­ne­ra ya apro­ve­cha­mos las ca­pa­ci­da­des de es­tos se­res, por ejem­plo, pa­ra pro­du­cir la miel o la se­da que con­su­mi­mos, re­sul­ta­ría un re­to ha­cer que una so­la de las abe­jas mie­le­ras de nues­tras col­me­nas ac­túe co­mo pa­lo­ma men­sa­je­ra. Ya no di­ga­mos con­se­guir que una cu­ca­ra­cha ras­tree per­so­nas he­ri­das. No obs­tan­te, eso es pre­ci­sa­men­te lo que Boz­kurt, en con­jun­to con ca­si una do­ce­na de cien­tí­fi­cos de to­do el mun­do, in­ten­ta lo­grar, li­te­ral­men­te, me­tién­do­se en su ce­re­bro.

Des­de el ca­pu­llo

A me­dia­dos de la dé­ca­da pa­sa­da Amit Lal, en­ton­ces di­rec­tor de la Ofi­ci­na de Tec­no­lo­gía en Mi­cro­sis­te­mas de DARPA, la Agen­cia de Pro­yec­tos de In­ves­ti­ga­ción Avan­za­dos de De­fen­sa es­ta­dou­ni­den­se, tu­vo un pe­cu­liar gol­pe de ins­pi­ra­ción. En el re­la­to de cien­cia fic­ción Spa­rrow­hawk (1990), el ex­per­to en bio­lo­gía teó­ri­ca Tho­mas A. Eas­ton des­cri­be una reali­dad en la que ani­ma­les mo­di­fi­ca­dos han desplazado a las má­qui­nas: pá­ja­ros gi­gan­tes­cos son uti­li­za­dos co­mo me­dio de trans­por­te en tan­to que es­ca­ra­ba­jos co­lo­sa­les sir­ven de bes­tias de car­ga.

To­do gra­cias a la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca y al de­sa­rro­llo de con­tro­la­do­res elec­tro­me­cá­ni­cos que, en­gan­cha­dos a los ce­re­bros de es­tos se­res, per­mi­ten su con­trol.

No es una com­ple­ta lo­cu­ra, pen­só Lal: “Uti­li­zan­do mi­cro­elec­tró­ni­ca in­te­gra­da a su cuer­po, po­dría­mos ser ca­pa­ces de con­tro­lar el vue­lo de los in­sec­tos pa­ra, li­te­ral­men­te, trans­for­mar­los en vehícu­los aé­reos no tri­pu­la­dos”. De la mis­ma ma­ne­ra que he­mos cria­do a los ca­ba­llos y ca­me­llos co­mo bes­tias de car­ga, se po­dría con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar las ha­bi­li­da­des de los in­sec­tos pa­ra mi­sio­nes ro­bó­ti­cas.

Amit Lal no fue el pri­me­ro en tra­tar de crear ani­ma­les cy­borg. Des­de los años 50 del si­glo pa­sa­do, al co­bi­jo de la Gue­rra Fría, se ha in­ten­ta­do im­plan­tar tec­no­lo­gía en se­res vi­vos con el fin de me­jo­rar o con­tro­lar sus ha­bi­li­da­des. La fa­lli­da Ope­ra­tion Acus­tic Kitty de la Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia del go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos (CIA, por sus si­glas en in­glés) fue una de las pri­me­ras en as­pi­rar a ello. In­ser­tan­do un mi­cró­fono en el ca­nal au­di­ti­vo de ga­tos, se pre­ten­día con­ver­tir­los en es­pías cy­borg con­tra los ru­sos. La co­la del fe­lino ser­vía co­mo an­te­na y trans­mi­sor. Sin em­bar­go, el pro­yec­to tu­vo que ser desecha­do cuan­do el va­lio­so mi­nino fue atro­pe­lla­do por un ta­xi en su pri­me­ra prue­ba de cam­po.

Más éxi­to tu­vo Jo­sé Ma­nuel Ro­drí­guez Del­ga­do (1915-2011), el neu­ro­cien­tí­fi­co es­pa­ñol que de­mos­tró có­mo, a tra­vés de pul­sos eléc­tri­cos apli­ca­dos en di­fe­ren­tes par­tes de la re­gión mo­to­ra del ce­re­bro, era po­si­ble ma­ni­pu­lar el mo­vi­mien­to en chim­pan­cés, ga­tos e in­clu­so to­ros. Cuan­do nos mo­ve­mos, un es­tí­mu­lo eléc­tri­co via­ja des­de el ce­re­bro or­de­nan­do a ca­da miem­bro qué ha­cer. Ro­drí­guez Del­ga­do ha­bía en­con­tra­do la ma­ne­ra de in­ter­cep­tar y mo­di­fi­car es­tos men­sa­jes. A me­dia­dos de la dé­ca­da de 1960 al­can­zó gran fa­ma lue­go de mos­trar có­mo, a pun­to de ser em­bes­ti­do por un to­ro de li­dia in­jer­ta­do con uno de sus im­plan­tes, el ani­mal se de­te­nía en se­co al pre­sio­nar el es­pa­ñol un sim­ple bo­tón. De­bi­do a las im­pli­ca­cio­nes éti­cas de su in­ves­ti­ga­ción fue re­le­ga­do al os­tra­cis­mo; sin em­bar­go, su tra­ba­jo abrió la puer­ta que más ade­lan­te per­mi­ti­ría vin­cu­lar la men­te con las má­qui­nas.

En es­te sen­ti­do, si bien el ce­re­bro no ha de­ja­do de es­con­der in­fi­ni­dad de mis­te­rios, se ha des­cu­bier­to que en los in­sec­tos el sis­te­ma de con­trol de la lo­co­mo­ción es re­la­ti­va­men­te sim­ple. Apro­ve­chan­do es­to, es po­si­ble desa­rro­llar mi­cro­chips que, tras ser im­plan­ta­dos en el cuer­po y el ce­re­bro de es­tos ani­ma­les, per­mi­tan a los cien­tí­fi­cos to­mar el con­trol de sus mo­vi­mien­tos y com­por­ta­mien­tos de ma­ne­ra ca­si tan sen­ci­lla co­mo si ma­ne­ja­ran un ca­rri­to a con­trol re­mo­to.

Con es­to en men­te Amit Lal pro­pu­so a DARPA el pro­yec­to HIMEMS (Sis­te­mas Mi­cro Elec­tro Me­cá­ni­cos de In­sec­tos Hí­bri­dos), en­ca­mi­na­do al de­sa­rro­llo de in­ter­fa­ces má­qui­na-in­sec­to. Pa­ra su for­tu­na, DARPA es uno de esos lu­ga­res don­de la ima­gi­na­ción es bien va­lo­ra­da –no por na­da es co­no­ci­da por ser cu­na de al­gu­nas de las tec­no­lo­gías mi­li­ta­res más ex­tra­va­gan­tes del mun­do–, por lo que en 2006 con­vo­có a los cien­tí­fi­cos del país a pre­sen­tar “pro­pues­tas in­no­va­do­ras pa­ra el de­sa­rro­llo de tec­no­lo­gía con el fin de crear in­sec­tos cy­borgs”.

En aquel en­ton­ces Al­per Boz­kurt se desem­pe­ña­ba co­mo es­tu­dian­te de doc­to­ra­do en el So­ni­cMEMS Lab de la Uni­ver­si­dad de Cor­nell, na­da me­nos que ba­jo la tu­te­la de Amit Lal. Cuan­do és­te fue re­que­ri­do por DARPA y se tras­la­dó a Wa­shing­ton, la coo­pe­ra­ción aca­dé­mi­ca en­tre pu­pi­lo y maes­tro con­ti­nuó, lle­van­do a Boz­kurt a in­vo­lu­crar­se de lleno en la fan­ta­sía de Lal por ha­cer reali­dad la era de los biobots in­sec­tos. El pri­mer gran hi­to no tar­dó en lle­gar: en enero de 2008, du­ran­te la 21ª Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal IEEE so­bre Sis­te­mas Mi­cro Elec­tro Me­cá­ni­cos –la reunión más im­por­tan­te en el mun­do de la in­ge­nie­ría eléc­tri­ca, elec­tró­ni­ca y áreas afi­nes–, Boz­kurt y com­pa­ñía anun­cia­ron la ma­ni­pu­la­ción del vue­lo en in­sec­tos por vez pri­me­ra: ha­bían con­tro­la­do el mo­vi­mien­to de las alas de una po­li­lla de la es­pe­cie Man­du­ca sex­ta, a la que se le in­jer­tó un elec­tro­do du­ran­te su es­ta­dio co­mo pu­pa. Es­te pro­ce­di­mien­to, co­no­ci­do co­mo Tec­no­lo­gía de In­ser­ción de Me­ta­mor­fo­sis Tem­pra­na (EMIT), per­mi­tió que el cuer­po del ani­mal se fu­sio­na­ra con el dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co. Por es­te mé­to­do Boz­kurt no só­lo de­ci­de la di­rec­ción a la que van sus po­li­llas, ha­cién­do­las su­bir, ba­jar, gi­rar a la iz­quier­da o a la de­re­cha, sino tam­bién de­ter­mi­nar la ve­lo­ci­dad del mo­vi­mien­to de sus alas.

En­jam­bre en cre­ci­mien­to

Hoy, tras ca­si una dé­ca­da de in­ves­ti­ga­ción, los in­sec­tos biobots es­tán ca­da vez más cer­ca de ser una reali­dad. Di­ver­sos cen­tros en to­do el mun­do se han con­ver­ti­do en ver­da­de­ros in­sec­ta­rios lle­nos de es­ca­ra­ba­jos (co­mo Mecy­norrhi­na tor­qua­ta), po­li­llas y ma­ri­po­sas ( Agrius con­vol­vu­li), cu­ca­ra­chas ( Pe­ri­pla­ne­ta ame­ri­ca­na y Gromp­ha­dor­hi­na por­ten­to­sa) e in­clu­so ara­ñas, co­mo He­te­ro­po­da ve­na­to­ria, los cua­les por su ta­ma­ño y ca­rac­te­rís­ti­cas neu­ro­mus­cu­la­res han re­sul­ta­do ser mo­de­los per­fec­tos pa­ra la in­cor­po­ra­ción de cir­cui­tos.

Por ejem­plo, en 2010 Mi­chel Mahar­biz, in­ge­nie­ro eléc­tri­co de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley, EUA, lo­gró di­ri­gir el vue­lo de un es­ca­ra­ba­jo cy­borg con un con­trol de man­do co­mo los usa­dos en los vi­deo­jue­gos. “Al fi­nal lo que bus­ca­ba era un ae­ro­plano a con­trol re­mo­to”, di­ce Mahar­biz. Por su par­te Kha­lil

Na­ja­fi, de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, tam­bién en Es­ta­dos Uni­dos, no só­lo ha desa­rro­lla­do es­ca­ra­ba­jos cy­borg: bus­ca ade­más que sean au­to­sus­ten­ta­bles. A par­tir del mo­vi­mien­to de sus alas los es­ca­ra­ba­jos ver­des o ma­ya­te ( Co­ti­nis mu­ta­bi­lis) ge­ne­ran la ener­gía que su con­tro­la­dor neu­ral re­quie­re pa­ra fun­cio­nar (por lo ge­ne­ral usan ba­te­rías). El ge­ne­ra­dor pue­de pro­du­cir has­ta 45 mW de po­ten­cia.

Más re­cien­te­men­te in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca de Nan­yang, en Sin­ga­pur, han en­con­tra­do la pre­sión exac­ta pa­ra con­tro­lar el mo­vi­mien­to de las dos pri­me­ras pa­tas de un es­ca­ra­ba­jo. La va­ria­ción de los im­pul­sos eléc­tri­cos per­mi­te mo­di­fi­car la dis­tan­cia re­co­rri­da por el bi­cho, así co­mo la ve­lo­ci­dad. El si­guien­te gran re­to, ex­pli­can los in­ves­ti­ga­do­res, es ma­ni­pu­lar ca­da una de las seis ex­tre­mi­da­des del es­ca­ra­ba­jo has­ta emu­lar un mo­vi­mien­to na­tu­ral.

Evi­den­te­men­te uno de los cam­pos que más pue­de ver­se be­ne­fi­cia­do una vez que los cy­bugs sal­gan de los la­bo­ra­to­rios es la mi­li­cia: equi­pa­dos con sen­so­res quí­mi­cos po­drían de­tec­tar ras­tros de ex­plo­si­vos en edi­fi­cios o lu­ga­res inac­ce­si­bles o, ar­ma­dos con cá­ma­ras y mi­cró­fo­nos, ser­vir co­mo es­pías (siem­pre y cuan­do se ha­lle una ma­ne­ra más su­til de es­con­der la ‘mo­chi­la’ que so­bre­sa­le de sus cuer­pos); re­ve­lar si un edi­fi­cio es­tá ocu­pa­do, o si quie­nes lo ha­bi­tan son ci­vi­les o enemi­gos. Sin em­bar­go, di­ce Boz­kurt, “exis­te un gran nú­me­ro de apli­ca­cio­nes ci­vi­les en las que los bi­chos biobots pue­den desarrollarse”. El in­ves­ti­ga­dor men­cio­na, por ejem­plo, el mo­ni­to­reo eco­ló­gi­co, el re­ca­ba­do de da­tos am­bien­ta­les y at­mos­fé­ri­cos, y cla­ro, las mi­sio­nes de bús­que­da y res­ca­te du­ran­te desas­tres, ta­les co­mo el es­cua­drón de cu­ca­ra­chas que, en coor­di­na­ción con los in­ves­ti­ga­do­res Ali­re­za Di­raf­zoon y Ed­gar Lo­ba­ton, de la Uni­ver­si­dad de Ca­ro­li­na del Nor­te, plan­tea­ron a me­dia­dos del año pa­sa­do.

¿Fuer­za-C?

De en­tre las ‘pla­ta­for­mas’ bio­ló­gi­cas que han si­do pro­ba­das pa­ra su uso co­mo biobots, las cu­ca­ra­chas han re­sul­ta­do es­pe­cial­men­te

‘par­ti­ci­pa­ti­vas’. Su sis­te­ma neu­ro­nal es tan sim­ple que in­clu­so us­ted po­dría crear su pro­pio bla­to­deo cy­borg. Si le so­bran unos 600 pe­sos Back­yard Brains, em­pre­sa con fi­nes edu­ca­ti­vos fun­da­da por los neu­ro­cien­tí­fi­cos Greg Ga­ge y Tim Mar­zu­llo, le ofre­ce Ro­boRoach, un kit com­ple­to pa­ra con­tro­lar a dis­tan­cia el sis­te­ma ner­vio­so de una ‘cu­ca’. Se tra­ta del pri­mer or­ga­nis­mo ci­ber­né­ti­co dis­po­ni­ble en el mer­ca­do, anun­cian en su pá­gi­na de In­ter­net.

El tru­co pa­ra ma­ni­pu­lar­las se en­cuen­tra en sus an­te­nas: es­tos ani­ma­les son ca­si cie­gos, por lo que re­co­no­cen el am­bien­te a tra­vés de sus lar­gos apén­di­ces. Pa­ra to­mar con­trol so­bre ellas, bas­ta co­nec­tar el mi­cro­chip pro­gra­ma­do pa­ra man­dar se­ña­les eléc­tri­cas de ba­ja in­ten­si­dad por me­dio de sus an­te­nas. A tra­vés de es­tos im­pul­sos se in­di­ca al in­sec­to cuán­do avan­zar, cuán­do de­te­ner­se, gi­rar a la de­re­cha o a la iz­quier­da. En par­te es de­bi­do a es­ta sim­pli­ci­dad que Boz­kurt y Lo­ba­ton, pro­fe­sor ad­jun­to en el De­par­ta­men­to de In­ge­nie­ría Eléc­tri­ca y Compu­tación de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­ro­li­na del Nor­te, EUA, de­ci­die­ron ba­sar en es­tos ani­ma­les sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre bús­que­da y res­ca­te de per­so­nas.

Lo­ba­ton, que siem­pre ha­bía tra­ba­ja­do con ro­bots y mi­cro­rro­bots, se en­fren­ta­ba al pro­ble­ma de que es­tos apa­ra­tos no res­pon­den bien en con­di­cio­nes tan in­cier­tas y di­ná­mi­cas co­mo lo es un edi­fi­cio de­rrum­ba­do. Fue en­ton­ces que co­no­ció a Boz­kurt y sus cu­ca­ra­chas. Di­ri­gién­do­las, po­dían en­trar a un edi­fi­cio y an­dar li­bre­men­te por ahí. “Aun­que es­tos in­sec­tos mu­chas ve­ces son per­ci­bi­dos co­mo re­pul­si­vos, en reali­dad son, des­de el pun­to de vis­ta de la in­ge­nie­ría, una pla­ta­for­ma bas­tan­te in­tere­san­te”, di­ce Ed­gar Lo­ba­ton.

“Nues­tro ob­je­ti­vo –ex­pli­có Boz­kurt en una en­tre­vis­ta pa­ra me­dios uni­ver­si­ta­rios– era de­ter­mi­nar si po­día­mos crear una in­ter­faz bio­ló­gi­ca inalám­bri­ca con es­tos ani­ma­les. En úl­ti­ma ins­tan­cia, pen­sa­mos que ello nos per­mi­ti­rá crear una red mó­vil de sen­so­res in­te­li­gen­tes que uti­li­za­rá cu­ca­ra­chas pa­ra re­co­pi­lar y trans­mi­tir in­for­ma­ción, co­mo en­con­trar a so­bre­vi­vien­tes en un edi­fi­cio.”

Su pro­pues­ta, ex­pli­can, es­ta­ría ba­sa­da en cien­tos de cu­ca­ra­chas que ma­ni­pu­la­rían en ca­so de desas­tre. Gra­cias a un soft­wa­re se planea apro­ve­char su con­duc­ta so­cial y con­tro­lar­las co­mo un en­jam­bre, un mis­mo sis­te­ma. Los in­ves­ti­ga­do­res desa­rro­lla­ron tam­bién un pro­gra­ma que evi­ta que los cy­bugs es­ca­pen. Fun­cio­na co­mo una es­pe­cie de ma­lla in­vi­si­ble que las man­tie­nen en un área de­fi­ni­da, aun­que mo­vién­do­se en to­das di­rec­cio­nes den­tro de és­ta. El ob­je­ti­vo es que es­ta tec­no­lo­gía ayu­de al per­so­nal de emer­gen­cia a lo­ca­li­zar y res­ca­tar so­bre­vi­vien­tes lue­go de un desas­tre.

Lo­ba­ton pro­po­ne un es­ce­na­rio ideal en el que sus bla­to­deos cy­borg tra­ba­ja­rían: “Tras ser li­be­ra­dos de sus con­te­ne­do­res plás­ti­cos los ‘agen­tes’ son di­ri­gi­dos al in­mue­ble por un dron que so­bre­vue­la el área y man­tie­ne uni­do al en­jam­bre. Den­tro, las cu­ca­ra­chas re­co­rren el lu­gar, explorando tra­mo por tra­mo, ca­da ra­nu­ra y re­co­ve­co, en bus­ca de sig­nos de vi­da. Gra­cias a los mi­cró­fo­nos que lle­van equi­pa­dos pue­den cap­tar sonidos y bus­car su fuen­te. Tam­bién por­tan cá­ma­ras. En el mo­men­to en que cap­ten al­gu­na ima­gen o so­ni­do, su po­si­ción in­di­ca­rá a los so­co­rris­tas dón­de ex­ca­var, dis­mi­nu­yen­do el ries­go de pro­vo­car de­rrum­bes en la es­truc­tu­ra. Asi­mis­mo se fo­ca­li­zan los re­cur­sos y es­fuer­zos, in­cre­men­tan­do la po­si­bi­li­dad de sal­var a más per­so­nas...”

Se­gún co­men­ta Lo­ba­ton vía te­le­fó­ni­ca, la idea de las cu­ca­ra­chas res­ca­tis­tas ha si­do bien re­ci­bi­da por la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. “Bas­tan­te gen­te lo ha en­con­tra­do in­tere­san­te”, afir­ma. Ade­más los al­go­rit­mos y el soft­wa­re uti­li­za­do en el en­jam­bre pue­den ser apli­ca­bles no só­lo a es­tos ani­ma­les sino a otros ti­pos de sis­te­mas. Sin em­bar­go, hay al­go que no de­ja de preo­cu­par a la ma­yo­ría: “Mien­tras dis­cu­tía­mos los de­ta­lles de la pla­ta­for­ma al­guien me co­men­tó: Oye Ed­gar, pe­ro si yo es­toy atra­pa­do en un de­rrum­be y de pron­to veo a un mon­tón de cu­ca­ra­chas vi­nien­do di­rec­ta­men­te ha­cía mí con sus pe­que­ñas lu­ces y mo­chi­las, pues... la ver­dad es que es­ta­ría real­men­te asus­ta­do. Co­men­za­ría a gri­tar sin con­trol ‘¡Cu­ca­ra­chas, cu­ca­ra­chas!’. Me en­co­gí de hom­bros y con­tes­té: Bueno, in­clu­so eso se­ría de ayuda, ¿no? Si es­tás gri­tan­do se­ría más fá­cil sa­ber dón­de es­tás y res­ca­tar­te”, in­di­ca Lo­ba­ton. Sin du­da lo pri­me­ro es sa­lir vi­vo, aun­que es preo­cu­pan­te los años de te­ra­pia que tal vez mu­chos ne­ce­si­ta­rían lue­go de ser sal­va­dos por es­tos pe­cu­lia­res hé­roes.

Se pre­vé que los cy­bugs sir­van en asun­tos mi­li­ta­res, pe­ro tam­bién en el ra­mo ci­vil: en el ras­treo y res­ca­te de per­so­nas lue­go de un desas­tre.

HÉ­ROES MI­NIA­TU­RA. Du­ran­te un si­nies­tro mu­chas per­so­nas que­dan atra­pa­das en­tre los es­com­bros. El ta­ma­ño de los cy­bugs les per­mi­ti­ría in­gre­sar en bus­ca de so­bre­vi­vien­tes.

CIEN­TÍ­FI­CO FUE­RA DEL MOL­DE. El Dr. Al­per Boz­kurt es con­si­de­ra­do uno de los in­ves­ti­ga­do­res más re­vo­lu­cio­na­rios del mo­men­to. Su cam­po de es­tu­dio po­dría de­fi­nir­se co­mo “el In­ter­net de las co­sas o de los se­res vi­vos”: es­tu­dia las in­ter­ac­cio­nes...

NO TO­DOS ES­TÁN A FA­VOR DE LOS BIOBOTS. Sus usos mi­li­ta­res co­mo sis­te­mas de vi­gi­lan­cia re­sul­tan cuan­do me­nos preo­cu­pan­tes. Por su par­te, es­tán los as­pec­tos éti­cos que la mo­di­fi­ca­ción de or­ga­nis­mos vi­vos im­pli­ca.

CAR­GAR CON TO­DO. El dis­po­si­ti­vo im­plan­ta­do in­clu­ye lo ne­ce­sa­rio pa­ra en­viar de for­ma inalám­bri­ca se­ña­les al ce­re­bro del in­sec­to: un re­cep­tor de ra­dio en mi­nia­tu­ra, un cir­cui­to a la me­di­da y una ba­te­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.