As­cen­so del fas­cis­mo en Ita­lia.

El día que Be­ni­to Mus­so­li­ni aca­bó con la de­mo­cra­cia ita­lia­na y lle­gó al po­der sin re­sis­ten­cia.

Muy Interesante (México) - - Secciones - Por Geor­gi­na Ve­ga

Tras la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial los go­bier­nos li­be­ra­les-de­mo­crá­ti­cos de Eu­ro­pa en­tra­ron en una pro­fun­da cri­sis de le­gi­ti­mi­dad de­bi­do a su in­com­pe­ten­cia pa­ra re­sol­ver las gra­ves con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas y so­cia­les que el con­flic­to ar­ma­do ha­bía de­ja­do. La po­bla­ción, afec­ta­da por el ham­bre y la po­bre­za, es­ta­ba tan re­sen­ti­da con­tra el Es­ta­do que ya no creía en él y em­pe­zó a sim­pa­ti­zar con otras ideo­lo­gías. En Ita­lia Be­ni­to Mus­so­li­ni, quien ha­bía si­do ex­pul­sa­do de las fi­las so­cia­lis­tas, apro­ve­chó ese de­sen­can­to co­lec­ti­vo y la de­bi­li­dad del go­bierno pa­ra ins­tau­rar el fas­cis­mo que más tar­de ins­pi­ra­ría a Hitler.

La lle­ga­da de los ca­mi­sas ne­gras

De­si­lu­sio­na­dos del go­bierno, y si­guien­do el ejem­plo de la Re­vo­lu­ción Ru­sa, los obre­ros em­pe­za­ron a or­ga­ni­zar­se, y las mo­vi­li­za­cio­nes fue­ron cre­cien­do a pa­sos agi­gan­ta­dos, prin­ci­pal­men­te en el nor­te de Ita­lia: en 1919 hu­bo 1,871 huel­gas y al año si­guien­te el nú­me­ro lle­gó a las 2,000. Se es­ta­ba ar­man­do una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción co­mu­nis­ta, cu­ya vic­to­ria pa­re­cía in­mi­nen­te. Sin em­bar­go, se­ría fre­na­da por Mus­so­li­ni y sus “ca­mi­sas ne­gras”.

Fue en ese pe­rio­do de agi­ta­ción so­cial, co­no­ci­do co­mo el biennio ros­so (bie­nio ro­jo), cuan­do el fu­tu­ro dic­ta­dor pa­só de las pa­la­bras a la ac­ción. Mus­so­li­ni pu­bli­có en el pe­rió­di­co Il Po­po­lo d’Ita­lia, del que era due­ño, una con­vo­ca­to­ria pa­ra crear un nue­vo mo­vi­mien­to po­lí­ti­co. El 23 de mar­zo de 1919, en un ac­to ce­le­bra­do en la pla­za del San­to Se­pul­cro de Mi­lán, al que asis­tie­ron ape­nas 119 per­so­nas, se crea­ron los Fas­ci ita­lia­ni di com­bat­ti­men­to, in­te­gra­dos por ex­com­ba­tien­tes de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, anar­quis­tas, fu­tu­ris­tas y ex so­cia­lis­tas.

Pron­to cre­cie­ron sus fi­las e irrum­pie­ron en el es­ce­na­rio na­cio­nal or­ga­ni­za­dos en es­cua­dras: bri­ga­das de asal­to o gru­pos de pa­ra­mi­li­ta­res cu­yo ob­je­ti­vo prin­ci­pal era com­ba­tir la ac­ti­vi­dad de los co­mu­nis­tas, aca­bar las re­vuel­tas obre­ras y cam­pe­si­nas, y mer­mar cual­quier opo­si­tor a su ideo­lo­gía. Uni­for­ma­dos con ca­mi­sas ne­gras, to­dos los días lle­va­ban a ca­bo ex­pe­di­cio­nes pu­ni­ti­vas, so­bre to­do en el nor­te y cen­tro del país. Crea­ron una ver­da­de­ra si­tua­ción de gue­rra ci­vil, y lo peor fue que los ase­si­na­tos que co­me­tían que­da­ban im­pu­nes de­bi­do a que eran to­le­ra­dos por el Es­ta­do.

Escalada al po­der

En ju­nio de 1920 el pri­mer mi­nis­tro, Fran­ces­co Sa­ve­rio Nit­ti, fue des­ti­tui­do al ser in­ca­paz de apa­gar el cre­cien­te des­con­ten­to so­cial. Su lu­gar fue ocu­pa­do por Gio­van­ni Gio­lit­ti, quien cons­cien­te del pe­li­gro que la bur­gue­sía co­rría, de­ci­dió uti­li­zar a los fas­cis­tas co­mo fuer­zas de cho­que con­tra los so­cia­lis­tas re­vo­lu­cio­na­rios. Así el mo­vi­mien­to de Mus­so­li­ni ga­nó po­der y em­pe­zó a le­gi­ti­mar su pre­sen­cia.

Los Fas­ci no só­lo ac­tua­ban con la com­pla­cen­cia del go­bierno, sino tam­bién de los te­rra­te­nien­tes, los due­ños de las fá­bri­cas y en ge­ne­ral de to­da la bur­gue­sía, el ejér­ci­to,

la Igle­sia y el rey, Víc­tor Ma­nuel III, por­que la reali­dad era que los es­cua­dris­tas es­ta­ban de­te­nien­do la ame­na­za de la re­vo­lu­ción so­vié­ti­ca y fre­nan­do a la iz­quier­da.

Tam­bién em­pe­za­ron a ga­nar­se la sim­pa­tía de mu­chos ciu­da­da­nos, ca­da vez más de­si­lu­sio­na­dos de su go­bierno y quie­nes veían en es­ta nue­va ideo­lo­gía la es­pe­ran­za de en­gran­de­cer otra vez a Ita­lia. Los fas­cis­tas pro­me­tían lo que na­die: “Fren­te a los mi­se­ra­bles del im­pe­ria­lis­mo li­be­ral, que lle­va­ron a los hi­jos de Ita­lia a la muerte por el vil me­tal, y fren­te a los mi­se­ra­bles idea­les del co­mu­nis­mo, que so­me­tía a los tra­ba­ja­do­res a la hu­mi­lla­ción del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, el fas­cis­mo ofre­cía un her­ma­na­mien­to to­tal de la na­ción ita­lia­na con su lí­der ca­ris­má­ti­co, sin dis­tin­ción de cla­ses”, ex­pli­ca el fi­ló­so­fo es­pa­ñol Ra­fael He­rre­ra, au­tor de li­bro Bre­ve his­to­ria de la uto­pía.

La do­ble vía

El mo­vi­mien­to fas­cis­ta si­guió cre­cien­do rá­pi­da­men­te. El ca­te­drá­ti­co cu­bano Jor­ge Luis Acan­da afir­ma que pa­ra ju­lio de 1920 ya con­ta­ba con 30,000 afi­lia­dos y a fi­na­les de 1921 las ci­fras lle­ga­ron a los 250,000. Mus­so­li­ni vio la opor­tu­ni­dad de con­ver­tir­lo en una fuer­za po­lí­ti­ca con el pro­pó­si­to de ga­nar­se el apo­yo de las ma­sas y lle­gar al po­der. A fi­na­les de 1920 par­ti­ci­pa­ron en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, en las que ga­na­ron 35 dipu­tacio­nes, pe­ro fue has­ta oc­tu­bre de 1921 cuan­do Mus­so­li­ni fun­dó ofi­cial­men­te el Par­ti­do Na­cio­nal Fas­cis­ta.

Mien­tras los Fas­ci cre­cían, los so­cia­lis­tas veían dis­mi­nui­das sus fuer­zas de­bi­do a las di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas en­tre los miem­bros del Par­ti­do So­cia­lis­ta Ita­liano. Tan di­vi­di­dos es­ta­ban, que en enero de 1921 los mi­li­tan­tes más ra­di­ca­les crea­ron su pro­pio par­ti­do: el Par­ti­do Co­mu­nis­ta Ita­liano.

Pe­ro la le­gi­ti­ma­ción del fas­cis­mo no sig­ni­fi­có el re­ti­ro de los “ca­mi­sas ne­gras”; és­tos si­guie­ron ac­tuan­do con ex­tre­ma vio­len­cia con­tra el ad­ver­sa­rio, cum­plien­do así la es­tra­te­gia del dop­pio bi­na­rio –o sea, de la do­ble vía– que Mus­so­li­ni ha­bía pro­pues­to ha­cía al­gu­nos años: “La re­vo­lu­ción fas­cis­ta po­drá lle­var­se a ca­bo tan­to por la vía de una len­ta sa­tu­ra­ción le­gal co­mo me­dian­te una in­su­rrec­ción ar­ma­da (…) El fas­cis­mo es­tá pre­pa­ra­do pa­ra am­bas even­tua­li­da­des”.

La mar­cha so­bre Ro­ma

El 26 de fe­bre­ro, Iva­noe Bo­no­mi, su­ce­sor de Gio­lit­ti, de­jó el po­der y se ins­tau­ró un nue­vo go­bierno li­be­ral en­ca­be­za­do por Lui­gi Fac­ta. El nue­vo mi­nis­tro tra­tó de de­te­ner el avan­ce de los fas­cis­tas, que ha­bían si­do to­le­ra­dos por la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción pa­ra evi­tar el triun­fo de los co­mu­nis­tas; pe­ro ya era tar­de: en oc­tu­bre de aquel año Mus­so­li­ni lle­va­ría a ca­bo su plan pa­ra for­zar su en­tra­da al go­bierno. A co­mien­zos del mes mi­les de ca­mi­sas ne­gras ocu­pa­ron los te­rri­to­rios del Fiu­me y del Tren­tino; y tras es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes vi­nie­ron más en las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Ita­lia. Sin em­bar­go fue has­ta el día 24 cuan­do Mus­so­li­ni de­ci­dió mar­char so­bre Ro­ma. El 27 cer­ca de 40,000 fas­cis­tas se di­ri­gie­ron a la ca­pi­tal ita­lia­na ar­ma­dos con ri­fles, ba­yo­ne­tas y ba­tes de beis­bol.

Ma­nuel Es­pa­da Bur­gos, di­rec­tor de la Es­cue­la Es­pa­ño­la de His­to­ria y Ar­queo­lo­gía

en Ro­ma, cuen­ta que “mu­chas de las es­cua­dri­llas via­ja­ban en tre­nes que, al ser cor­ta­das al­gu­nas vías por or­den del go­bierno, no pu­die­ron lle­gar a su des­tino. El mis­mo tren en que via­ja­ba Mus­so­li­ni lle­gó con re­tra­so. A ello se unió una ad­ver­si­dad im­pre­vis­ta, una llu­via to­rren­cial que aña­dió nue­vos obs­tácu­los a la mar­cha”. A pe­sar de to­do, con­si­guie­ron su ob­je­ti­vo.

El 28 de oc­tu­bre el mi­nis­tro Fac­ta con­vo­có en la ma­dru­ga­da a una reunión ur­gen­te pa­ra re­dac­tar un de­cre­to que de­cla­ra­ra el es­ta­do de si­tio, sin em­bar­go el rey Víc­tor Ma­nuel III, co­mo má­xi­mo je­fe de las fuer­zas ar­ma­das, se ne­gó a fir­mar­lo, lo que fa­ci­li­tó el as­cen­so de Mus­so­li­ni al po­der.

En­tra­da triun­fal

El día 29 los fas­cis­tas en­tra­ron a Ro­ma tran­qui­la­men­te, sin la opo­si­ción del ejér­ci­to ni la po­li­cía. No sin an­tes lle­var a ca­bo sus ha­bi­tua­les ac­tos de vio­len­cia, se­gún cuen­ta Álvaro Lo­zano en su li­bro Mus­so­li­ni y el fas­cis­mo: “El di­rec­tor de un pe­rió­di­co fue obli­ga­do a to­mar acei­te de ri­cino, se sa­quea­ron pe­rió­di­cos so­cia­lis­tas y li­bre­rías; una gran can­ti­dad de li­bros fue pas­to de las lla­mas…”

Ese mis­mo día el rey in­vi­tó a Mus­so­li­ni a for­mar un nue­vo go­bierno. Al día si­guien­te, por­tan­do una ca­mi­sa ne­gra, el fas­cis­ta, quien to­da­vía no cum­plía los 40 años de edad, se pre­sen­tó en el Pa­la­cio del Qui­ri­nal, don­de el rey lo nom­bró pri­mer mi­nis­tro. El fas­cis­mo se ha­bía apo­de­ra­do de Ita­lia y per­ma­ne­ce­ría ahí 20 años. Ins­pi­ra­dos en es­ta ideo­lo­gía, más tar­de paí­ses co­mo Aus­tria, Por­tu­gal, Gre­cia, Ja­pón y Ale­ma­nia ins­tau­ra­ron go­bier­nos to­ta­li­ta­rios. Co­pian­do la ideo­lo­gía de Mus­so­li­ni, Hitler ins­ti­tu­yó el na­zis­mo, ré­gi­men que pro­vo­ca­ría la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

GOL­PIS­TAS. Be­ni­to Mus­so­li­ni en su mar­cha ha­cia Ro­ma en 1922, se­gui­do por 40,000 ca­mi­sas ne­gras, la ma­yo­ría de ellos ar­ma­dos, pa­ra to­mar el po­der en Ita­lia.

EN CA­MINO. La lla­ma­da “Mar­cha ha­cia Ro­ma”, el 27 de oc­tu­bre de 1922, gol­pe de Es­ta­do or­ga­ni­za­do por el Par­ti­do Fas­cis­ta ita­liano.

ME­MO­RIA. Be­ni­to Mus­so­li­ni y el pri­mer ga­bi­ne­te fas­cis­ta ita­liano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.