Pa­so a pa­si­to

Muy Interesante (México) - - Actualidad -

Mi­re có­mo camina su pe­rro o su ga­to: se des­pla­zan des­can­san­do su pe­so en las al­moha­di­llas de sus pa­tas, co­mo si fue­ran de ‘pun­ti­tas’. Es­to es por­que man­te­ner el ta­lón ele­va­do les per­mi­te ex­ten­der la lon­gi­tud de sus pier­nas, por ello es­ta es­truc­tu­ra es co­mún en los gran­des co­rre­do­res de la na­tu­ra­le­za. Sin em­bar­go, aun­que se pien­sa que el cuer­po hu­mano es­tá he­cho pa­ra co­rrer o ca­mi­nar lar­gas dis­tan­cias, no ele­va­mos el ta­lón, sino que es lo pri­me­ro que apo­ya­mos en el sue­lo al dar un pa­so. Lue­go si­gue la plan­ta y al fi­nal la pun­ta del pie. En esen­cia, es­to ha­ce a nues­tras pier­nas más cor­tas, lo cual, pa­ra un or­ga­nis­mo que de­pen­de de ca­mi­nar lar­gas dis­tan­cias, no pa­re­ce ser be­ne­fi­cio­so. Es por ello que Ja­mes Web­ber, quien la­bo­ra en el La­bo­ra­to­rio de Bio­me­cá­ni­ca de la Es­cue­la de An­tro­po­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na, se ha de­di­ca­do a des­cu­brir la ra­zón de nues­tra ‘pe­cu­liar’ ma­ne­ra de an­dar, al me­nos en el reino ani­mal.

Tras ob­ser­var los mo­vi­mien­tos de un gru­po de per­so­nas so­bre una cin­ta ca­mi­na­do­ra, des­cu­brió que pa­ra no­so­tros –uno de los ma­mí­fe­ros con las pier­nas más lar­gas del reino– dar pa­sos de pun­ti­tas no re­pre­sen­ta una ven­ta­ja co­mo pa­ra el res­to de ani­ma­les sí lo es. En cam­bio, el mo­do de ca­mi­nar ta­lón-pun­ta ofre­ce va­rios be­ne­fi­cios: una zan­ca­da unos 15 cen­tí­me­tros más lar­ga, me­nos gas­to de ener­gía al dar ca­da pa­so y una ma­yor ve­lo­ci­dad de des­pla­za­mien­to.

El in­ves­ti­ga­dor ex­pli­ca que cuan­do los hu­ma­nos ca­mi­na­mos nos mo­ve­mos co­mo un pén­du­lo in­ver­ti­do, ba­lan­ceán­do­nos con el cuer­po y pi­vo­tan­do so­bre el pun­to don­de el pie se en­cuen­tra con el pi­so (ver ima­gen iz­quier­da). Al dar un pa­so, “los hu­ma­nos nos plan­ta­mos en nues­tros ta­lo­nes y em­pu­ja­mos ha­cia los de­dos”, di­ce We­ber. ”Ate­rri­zas en un pun­to y lue­go pre­sio­nas des­de otro que es­tá a unos 20 cm de dis­tan­cia de don­de em­pie­zas. Si co­nec­tas es­tos pun­tos pa­ra for­mar un pun­to pi­vo­tal (co­mo el del gráfico), el cual em­pie­za ba­jo tie­rra, bá­si­ca­men­te ter­mi­nas con un nue­vo ti­po de lon­gi­tud de lo que pue­des ex­ten­der tus ex­tre­mi­da­des.” Me­cá­ni­ca­men­te, di­ce el in­ves­ti­ga­dor, es co­mo si tu­vié­ra­mos pier­nas más lar­gas de lo que es­pe­rá­ba­mos. “Es la for­ma que he­mos en­con­tra­do pa­ra in­cre­men­tar nues­tra zan­ca­da y vol­ver­nos más efi­cien­tes ca­mi­nan­tes en lu­gar de ca­mi­nar con nues­tros de­dos.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.