Per­las del tiem­po

Muy Interesante (México) - - Actualidad - Fuen­te: ho­me.phy­sics.wisc.edu

Al ver la iri­dis­cen­cia del ná­car es fá­cil ol­vi­dar que es­te ma­te­rial se for­ma a par­tir de la ba­ba de los mo­lus­cos, que la usan pa­ra re­pa­rar sus ca­pa­ra­zo­nes for­man­do pla­que­tas he­xa­go­na­les de una sus­tan­cia co­no­ci­da co­mo con­quio­li­na. Re­cien­te­men­te la in­ves­ti­ga­do­ra Pu­pa Gil­bert, de la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin-Ma­di­son, EUA, ha en­con­tra­do que tam­bién sir­ve co­mo ter­mó­me­tro de la Tie­rra, pues en sus ca­pas que­dan re­gis­tra­das las tem­pe­ra­tu­ras oceá­ni­cas a lo lar­go de la his­to­ria.

Pa­ra ello Gil­bert se­lec­cio­na una sec­ción trans­ver­sal de la car­ca­sa de la con­cha, la ana­li­za ba­jo mi­cros­co­pio elec­tró­ni­co de ba­rri­do y pro­ce­de a me­dir el es­pe­sor de ca­da ca­pa com­pri­mi­da. El ta­ma­ño de es­tas ta­bli­llas y la se­pa­ra­ción de las lí­neas se co­rre­la­cio­nan di­rec­ta­men­te con la tem­pe­ra­tu­ra del océano en el mo­men­to en que se for­ma­ron las con­chas. “Cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra era más cá­li­da, las ca­pas se pue­den ver más grue­sas”, ex­pli­ca la ex­per­ta en bio­mi­ne­ra­li­za­ción, quien uti­li­zó una mues­tra fó­sil de ná­car de 200 mi­llo­nes de años pa­ra pro­bar su nue­va téc­ni­ca. El fó­sil per­te­ne­ció a un mo­lus­co de la fa­mi­lia Pin­ni­dae, un ti­po de al­me­ja gi­gan­te de agua sa­la­da y de rá­pi­do cre­ci­mien­to que ha­bi­tó en am­bien­tes po­co pro­fun­dos del océano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.