Par­te II Des­de el ex­tran­je­ro

Muy Interesante (México) - - Documento -

Du­ran­te la no­che del mar­tes 8 de no­viem­bre de 2016, las te­le­vi­so­ras anun­cia­ban po­co a po­co los es­ta­dos en que ca­da uno de los can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos se pro­cla­ma­ban triun­fa­do­res. La ten­sión se apo­de­ra­ba de los te­le­vi­den­tes no só­lo en el país ve­cino, sino tam­bién en Mé­xi­co y las de­más na­cio­nes del mun­do ca­da vez que veían có­mo se ilu­mi­na­ba de ro­jo o azul ca­da uno de los es­ta­dos den­tro del ma­pa, co­lo­can­do a la de­lan­te­ra a la can­di­da­ta de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton o al can­di­da­to re­pu­bli­cano Do­nald Trump.

An­tes de que los re­sul­ta­dos co­men­za­ran a sa­lir a la luz, los ban­cos y el mer­ca­do fi­nan­cie­ro ha­bían ce­rra­do. Con­for­me el pe­so se des­plo­ma­ba y el dó­lar ad­qui­ría ca­da vez más va­lor tras el triun­fo de Trump, mu­chos me­xi­ca­nos bus­ca­ban la for­ma de pro­te­ger su di­ne­ro y no po­dían ha­cer­lo me­dian­te los ban­cos.

Así co­mo en Es­ta­dos Uni­dos se veía un rá­pi­do mo­vi­mien­to del con­teo de los vo­tos, en Mé­xi­co al­go si­mi­lar ocu­rría en el vo­lu­men de com­pra de la pla­ta­for­ma web Bit­so, em­pre­sa me­xi­ca­na de­di­ca­da a la com­pra­ven­ta de mo­ne­das vir­tua­les. Aquel día las ci­fras de me­xi­ca­nos cam­bian­do pe­sos por bit­coins cre­ció exa­ge­ra­da­men­te.

“En 2017 pre­sen­cia­mos lo mis­mo el día del ‘ga­so­li­na­zo’ y el anun­ció de Ford an­te la can­ce­la­ción de la in­ver­sión de su plan­ta en Mé­xi­co. De al­gu­na ma­ne­ra el bit­coin se ha con­ver­ti­do en una di­ver­si­fi­ca­ción im­por­tan­te en los por­ta­fo­lios de me­xi­ca­nos que tra­tan de pro­te­ger­se de fac­to­res ex­ter­nos”, co­men­ta Da­niel Vo­gel, pre­si­den­te y co­fun­da­dor de la em­pre­sa me­xi­ca­na Bit­so.

Di­cha com­pa­ñía se es­ta­ble­ció en el año 2014 lue­go de que los otros dos co­fun­da­do­res, el me­xi­cano Pa­blo Gon­zá­lez y el in­glés Ben Pe­ters, se co­no­cie­ran en Ca­na­dá y des­cu­brie­ran du­ran­te el tiem­po que vi­vie­ron en aquel país có­mo fun­cio­na­ba el bit­coin. De­ci­den mu­dar­se a Mé­xi­co al ver una opor­tu­ni­dad de traer esa tec­no­lo­gía que aún es­ta­ba “en pa­ña­les” en nues­tro país.

En ese en­ton­ces Da­niel, de aho­ra 30 años, es­tu­dia­ba la maes­tría de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas en la Uni­ver­si­dad de Har­vard con el pri­mo de Pa­blo, y cuan­do és­te se en­te­ró de su in­te­rés en el te­ma de bit­coins, le ofre­ció po­ner­los en con­tac­to. Da­niel sir­vió co­mo con­se­je­ro de Bit­so du­ran­te un tiem­po, has­ta que en enero de 2015 to­mó la pre­si­den­cia de la em­pre­sa.

Mo­ne­da na­cio­nal

A ni­vel mun­dial los bit­coins, mo­ne­das vir­tua­les que ba­san su fun­cio­na­mien­to en al­go­rit­mos ma­te­má­ti­cos, se han con­ver­ti­do en una al­ter­na­ti­va pa­ra com­prar to­do ti­po de pro­duc­tos tan­to en el país de re­si­den­cia co­mo en el ex­tran­je­ro. Ac­tual­men­te los lu­ga­res en los que más se uti­li­zan son Chi­na, Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y Ca­na­dá, sin em­bar­go Mé­xi­co se en­cuen­tra en los pri­me­ros 20 lu­ga­res y cre­ce mano a mano con Bra­sil den­tro del te­rri­to­rio de Amé­ri­ca La­ti­na.

“Bit­so es una pla­ta­for­ma que co­nec­ta a com­pra­do­res con ven­de­do­res de bit­coins. Por un la­do tie­nes gen­te que tie­ne pe­sos y quie­re ad­qui­rir bit­coins y por otro la­do tie­nes gen­te que tie­ne bit­coins y quie­re ad­qui­rir pe­sos”, ase­gu­ra Vo­gel res­pec­to a la em­pre­sa que ma­ne­ja y que co­bra una co­mi­sión que va del 0.1 al 1% por ca­da transac­ción, de­pen­dien­do del mon­to y la can­ti­dad de in­ter­cam­bios que el usua­rio reali­ce.

Pa­ra po­der com­prar bit­coins a tra­vés de su pá­gi­na web, la per­so­na so­la­men­te tie­ne que re­gis­trar da­tos co­mo nom­bre, co­rreo elec­tró­ni­co, fe­cha de na­ci­mien­to y te­lé­fono. Una vez que se creó la cuen­ta, se man­da un có­di­go al mó­vil pa­ra ac­ti­var­la y con ello se pue­den com­prar bit­coins pa­ra guar­dar­los, ha­cer al­gu­na trans­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal o una com­pra. El pre­cio de ca­da bit­coin cam­bia to­do el tiem­po, pe­ro os­ci­la los 18,000 pe­sos. Sin em­bar­go, los com­pra­do­res no tie­nen que ob­te­ner bit­coins com­ple­tos, pue­den com­prar so­la­men­te frac­cio­nes de ellos, pues se di­vi­den has­ta en 100 mi­llo­nes de par­tes.

Las cuen­tas en ni­vel 1 de la pla­ta­for­ma me­xi­ca­na tie­nen un lí­mi­te de has­ta 5,300 pe­sos dia­rios o bien 32,000 men­sua­les, lo pri­me­ro que cum­pla el usua­rio. Pe­ro exis­te un se­gun­do y ter­cer ni­vel en los que se ma­ne­jan can­ti­da­des más gran­des y que ne­ce­si­tan de da­tos co­mo cre­den­cial de elec­tor y com­pro­ban­te de do­mi­ci­lio pa­ra po­der ha­cer­se.

Una vez que el usua­rio tie­ne en su cuen­ta es­tas mo­ne­das vir­tua­les, pue­de usar­las pa­ra ha­cer com­pras en res­tau­ran­tes, piz­ze­rías o ta­que­rías, pa­ra re­ser­var bo­le­tos de avión u ho­te­les, o pa­ra com­prar bi­ci­cle­tas, có­mics, mi­che­la­das, et­cé­te­ra. Sin em­bar­go, uno de los usos más re­le­van­tes es que los me­xi­ca­nos que no tie­nen una tar­je­ta de cré­di­to o for­ma de com­prar en e-co­mer­cios o re­ci­bir un pa­go des­de el ex­tran­je­ro, pue­den ha­cer­lo me­dian­te una cuen­ta de bit­coins, sin pa­gar una co­mi­sión.

En la mi­ra

Tan­to Bit­so co­mo las otras po­cas em­pre­sas que ofre­cen ser­vi­cios si­mi­la­res en el país han lo­gra­do que ca­da vez más per­so­nas co­noz­can y co­mien­cen a usar es­ta mo­ne­da vir­tual, la cual incrementa más y más su mer­ca­do.

Úl­ti­ma­men­te han ido en au­men­to los ca­sos de per­so­nas que uti­li­zan es­ta tec­no­lo­gía pa­ra te­ner ac­ce­so a ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y con ello es­tán cam­bian­do la ma­ne­ra no só­lo de ha­cer pa­gos en lí­nea, sino tam­bién re­ci­bir re­me­sas sin pa­gar gran­des can­ti­da­des de co­mi­sio­nes y de ob­te­ner cré­di­tos.

“Pa­ra no­so­tros lo más emo­cio­nan­te de es­ta em­pre­sa es el he­cho de que es­ta­mos vien­do un me­jor ac­ce­so a ser­vi­cios fi­nan­cie­ros pa­ra el pú­bli­co en ge­ne­ral, y yo creo que aho­ra que en­ten­de­mos es­te pro­ble­ma de in­clu­sión fi­nan­cie­ra en Mé­xi­co y que nos ha apa­sio­na­do mu­cho, es­pe­ra­mos que bit­coin pue­da te­ner un al­to im­pac­to, o más bien ya lo es­tá te­nien­do”, ase­gu­ra Da­niel Vo­gel.

Por su par­te, el in­ge­nie­ro en Sis­te­mas Elec­tró­ni­cos y ex­per­to en te­mas re­la­cio­na­dos con bit­coin Raúl Yé­pez, con­cuer­da que la ma­yor ven­ta­ja o ca­rac­te­rís­ti­ca del bit­coin es que “ha per­mi­ti­do a un gran sec­tor de la po­bla­ción que no tie­ne ac­ce­so a tar­je­tas de cré­di­to po­der ma­ne­jar pa­gos en lí­nea y ha­cer un in­ter­cam­bio en­tre dos per­so­nas en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do de una ma­ne­ra ba­ra­ta”.

De acuerdo con Yé­pez, otra de las ven­ta­jas de es­ta mo­ne­da es que, aun­que en un prin­ci­pio se ha­cían transac­cio­nes pe­que­ñas, po­co a po­co se han lo­gra­do rea­li­zar in­ter­cam­bios más gran­des con bit­coins. “Al día las transac­cio­nes de bit­coins os­ci­lan en­tre 15 y 16 mi­llo­nes de pe­sos. Los mon­tos de transac­ción pue­den va­riar y hay has­ta de 500 pe­sos, pe­ro las transac­cio­nes gran­des pue­den pa­sar los 100,000 o 150,000 pe­sos”, de­ta­lla.

El he­cho de que ca­da vez más per­so­nas in­gre­sen a es­te mer­ca­do que ya se adop­tó o que ape­nas es­tá in­cur­sio­nan­do en otras par­tes del mun­do, logra que cual­quier per­so­na pue­da con­ver­tir­se en in­ver­sio­nis­ta en cual­quier otro país con só­lo dar un clic. Ade­más, al­gu­nos paí­ses co­mo Ve­ne­zue­la lo ven co­mo un re­fu­gio an­te las res­tric­cio­nes de la en­tra­da de di­vi­sas o Ar­gen­ti­na an­te las afec­ta­cio­nes del pa­pel mo­ne­da en su mer­ca­do. Otros paí­ses, co­mo Lu­xem­bur­go o Aus­tria, que pla­nean a fu­tu­ro sa­car el pa­pel mo­ne­da de sus mer­ca­dos, ven en las transac­cio­nes elec­tró­ni­cas el fu­tu­ro pa­ra sus sis­te­mas fi­nan­cie­ros.

A LA ME­XI­CA­NA. Bit­so es una em­pre­sa que cam­bia pe­sos por bit­coins y la di­ri­ge el me­xi­cano Da­niel Vo­gel. Ac­tual­men­te tie­ne a 23 per­so­nas que tra­ba­jan en di­fe­ren­tes par­tes de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na, co­mo Pue­bla y Cuer­na­va­ca, y sus ofi­ci­nas es­tán en la...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.