Re­si­nas mas­ti­ca­bles

Muy Interesante (México) - - De Palabras -

No fue Me­soa­mé­ri­ca la úni­ca re­gión del mun­do don­de en la an­ti­güe­dad se mas­ca­ron re­si­nas, ni tam­po­co el chi­co­za­po­te el úni­co ár­bol ca­paz de pro­du­cir es­ta sus­tan­cia. Al­gu­nos pue­blos del Me­di­te­rrá­neo te­nían cos­tum­bres se­me­jan­tes a las de los ma­yas y me­xi­cas; la dul­ce y aro­má­ti­ca re­si­na más­tic, tam­bién co­no­ci­da co­mo al­má­ci­ga, fue ex­traí­da des­de ha­ce si­glos del len­tis­co – Pis­ta­cia len­tis­cus– por los ha­bi­tan­tes de la is­la de Quíos en Gre­cia; se uti­li­za­ba con fi­nes te­ra­péu­ti­cos, es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra lim­piar los dien­tes y re­fres­car el alien­to, uso que aún se le da en Orien­te. Es­ta re­si­na co­bró im­por­tan­cia en la re­gión has­ta el pun­to de ser con­si­de­ra­da Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO en 2014. No obs­tan­te, es­ta re­si­na, y el res­to de las re­si­nas mas­ti­ca­bles en el mun­do, son evi­den­cia de la arrai­ga­da cos­tum­bre de mas­ti­car en­tre las di­fe­ren­tes cul­tu­ras, aun­que só­lo la del chi­co­za­po­te dio ori­gen al co­no­ci­do chi­cle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.