Va­ra­na­si

Muy Interesante (México) - - Historia -

La más sa­gra­da

De ella di­jo Mark Twain que era más vie­ja que la pro­pia his­to­ria, que la tra­di­ción e in­clu­so que la le­yen­da. Y es que hay po­cas ciu­da­des en el mun­do que ri­va­li­cen con la in­abar­ca­ble an­ti­güe­dad de Va­ra­na­si. Las pri­me­ras evi­den­cias ar­queo­ló­gi­cas de pre­sen­cia hu­ma­na da­tan en torno al año 1200 a. C., aun­que hay in­di­cios de que la ciu­dad es­ta­ba ha­bi­ta­da ya a fi­na­les del cuar­to mi­le­nio a. C. Se­gún la mi­to­lo­gía hin­dú fue el pro­pio dios Shi­va el fun­da­dor de la mi­le­na­ria ur­be, y pron­to se con­vir­tió en la ciu­dad más sa­gra­da de In­dia. Cen­tro de pe­re­gri­na­ción de hin­duis­tas, bu­dis­tas y jai­ni­tas, Va­ra­na­si es una de las sie­te ciu­da­des sa­cras del país y ade­más el lu­gar en el que to­dos los cre­yen­tes hiin­duis­tas acu­den en bus­ca del úl­ti­mo des­can­so, li­be­rán­do­se así del ci­clo de re­en­car­na­cio­nes y al­can­zan­do la ilu­mi­na­ción. Di­cen las cró­ni­cas que fue en es­ta ciu­dad don­de en el año 528 a. C. Gau­ta­ma Bu­da pro­nun­ció su pri­mer dis­cur­so, y fue así por­que ya por aquel en­ton­ces Va­ra­na­si era un im­por­tan­tí­si­mo cen­tro ri­tual, cul­tu­ral y co­mer­cial, po­si­ción és­ta que no per­dió con el pa­sar de los si­glos, sin ri­va­les en el ám­bi­to de la en­se­ñan­za y la di­fu­sión del co­no­ci­mien­to en dis­ci­pli­nas tan va­ria­das co­mo mis­ti­cis­mo, yo­ga o sáns­cri­to, con­ver­ti­da en cu­na y cen­tro de reunión de es­cri­to­res, fi­ló­so­fos, ar­tis­tas y mú­si­cos. Con la con­quis­ta is­lá­mi­ca la ciu­dad per­dió bue­na par­te de su pu­jan­za coin­ci­dien­do con la des­truc­ción de la ma­yo­ría de sus tem­plos en fa­vor de la nue­va cul­tu­ra pre­do­mi­nan­te en­car­na­da por la di­nas­tía Mo­gol. En el si­glo XVI el em­pe­ra­dor Ak­bar le de­vol­vió en gran me­di­da su vie­jo es­plen­dor re­cons­tru­yen­do vie­jos tem­plos y abrién­do­los de nue­vo a la prác­ti­ca del hin­duis­mo. Pe­ro fue un des­te­llo efí­me­ro. Pron­to Va­ra­na­si, an­te la de­ca­den­cia del po­der mo­gol, de­ri­vó en un Es­ta­do in­de­pen­dien­te has­ta que fue de­fi­ni­ti­va­men­te en­gu­lli­da por el Im­pe­rio bri­tá­ni­co. En la ac­tua­li­dad, con una po­bla­ción de ca­si un mi­llón y me­dio de ha­bi­tan­tes (con­tan­do a los re­si­den­tes en la pe­ri­fe­ria), si­gue sien­do uno de los prin­ci­pa­les cen­tros de pe­re­gri­na­ción del país, pe­ro el de­sa­rro­llo de la ciu­dad no dis­cu­rre pa­ra­le­lo a su pres­ti­gio re­li­gio­so y cul­tu­ral pe­se a ser, aún aho­ra, uno de los gran­des epi­cen­tros uni­ver­si­ta­rios del país y uno de los prin­ci­pa­les fo­cos del tu­ris­mo.

SA­GRA­DO. As­pec­to del in­te­rior del tem­plo hin­dú de Va­ra­na­si, ro­dea­do por ca­be­zas de ele­fan­te (cir­ca 1850).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.