Di­ne­ro di­gi­tal

Las mo­ne­das vir­tua­les son ca­da vez más usa­das a ni­vel mun­dial. Ni los ban­cos ni go­bier­nos es­tán in­vo­lu­cra­dos en sus transac­cio­nes; pe­se a ello cuen­tan con me­di­das que ase­gu­ran su con­fia­bi­li­dad.

Muy Interesante (México) - - Sumario - POR MA­RÍA FER­NAN­DA MO­RA­LES CO­LÍN

El bit­coin es la mo­ne­da vir­tual más uti­li­za­da hoy día. Co­no­ce la ma­ne­ra co­mo fun­cio­na.

Par­te I Un pe­da­zo del pas­tel

En fe­bre­ro de 2014 un ha­bi­tan­te del es­ta­do de Te­xas, en Es­ta­dos Uni­dos, se hi­zo due­ño de una man­sión de dos dor­mi­to­rios en Ba­li, In­do­ne­sia, con un pre­cio apro­xi­ma­do de 650,000 dó­la­res. Es­ta com­pra no so­na­ría tan ex­tra­ña si no fue­ra por­que el pa­go se hi­zo con bit­coins, una mo­ne­da vir­tual co­no­ci­da y usa­da has­ta ese en­ton­ces en un nú­me­ro li­mi­ta­do de paí­ses. Es­te di­ne­ro elec­tró­ni­co for­ma par­te de una red mun­dial de compu­tado­ras pa­ra ha­cer transac­cio­nes de com­pra y ven­ta por me­dio de ser­vi­do­res y no de ban­cos o ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras; su pre­cio de­pen­de úni­ca­men­te de la ofer­ta y la de­man­da que hay den­tro de su pro­pio mer­ca­do.

Ac­tual­men­te exis­ten po­co más de 16 mi­llo­nes de bit­coins en cir­cu­la­ción en to­do el mun­do y se es­pe­ra que apro­xi­ma­da­men­te ha­cia el año 2090 se cree el úl­ti­mo de ellos, pa­ra así lle­gar al nú­me­ro má­xi­mo de 21 mi­llo­nes. La red de bit­coin se li­mi­ta a es­ta can­ti­dad por­que el al­go­rit­mo con el que se creó es­tá di­se­ña­do pa­ra que no ha­ya una pro­duc­ción des­me­di­da, por eso ca­da día es más com­pli­ca­do pro­du­cir un nue­vo blo­que de es­tas mo­ne­das, y con ello su pro­duc­ción se ha­ce más len­ta.

Cuan­do una per­so­na com­pra bit­coins ya sea con pe­sos me­xi­ca­nos, dó­la­res, eu­ros o cual­quier otra mo­ne­da, se crea una di­rec­ción web úni­ca. Al ha­cer una com­pra o una transac­ción a otra cuen­ta se usa es­ta di­rec­ción y se in­di­ca la can­ti­dad de bit­coins que se van a tras­pa­sar, lue­go se man­da con un clic co­mo si fue­ra un co­rreo elec­tró­ni­co.

Exis­ten dos for­mas de ob­te­ner bit­coins: al com­prar­los o me­dian­te la ‘mi­ne­ría’.

Cuan­do se en­vía, pa­sa a un ser­vi­dor en otro país y lue­go a otro, y así su­ce­si­va­men­te has­ta pa­sar por lo me­nos por cin­co en di­fe­ren­tes lu­ga­res del mun­do; ca­da uno se en­car­ga de ve­ri­fi­car la cuen­ta de des­tino y con­fir­mar­la an­tes de que se com­ple­te la transac­ción. Mien­tras ma­yor sea el mon­to, más con­fir­ma­cio­nes se re­quie­ren. An­tes de car­gar a la cuen­ta de des­tino los bit­coins, se ha­ce una úl­ti­ma ve­ri­fi­ca­ción y se da por ter­mi­na­do el pro­ce­so; cuan­do es­to ocu­rre se man­da a la per­so­na una no­ti­fi­ca­ción de que la transac­ción se reali­zó con éxi­to y un link con los de­ta­lles del cur­so que és­ta si­guió.

Aun­que es­te pro­ce­di­mien­to es muy se­gu­ro, se han pre­sen­ta­do al­gu­nos ca­sos en que no era la di­rec­ción co­rrec­ta y la per­so­na ter­mi­na en­vian­do el di­ne­ro a otro des­ti­na­ta­rio; el ma­yor pro­ble­ma en es­ta si­tua­ción es que las transac­cio­nes no son re­ver­si­bles. La úni­ca so­lu­ción pa­ra re­cu­pe­rar los bit­coins en ca­so de una equi­vo­ca­ción se­ría con­tac­tar a la per­so­na, de­cir­le que hu­bo un error y que ella qui­sie­ra re­gre­sar­los.

Des­de la raíz

Otra for­ma de ob­te­ner bit­coins es me­dian­te un pro­ce­so de­no­mi­na­do mi­ne­ría, en el cual se usan compu­tado­ras con un gran pro­ce­sa­dor en­fo­ca­das en re­sol­ver al­go­rit­mos ma­te­má­ti­cos. Cuan­do la má­qui­na de­tec­ta un bit­coin, to­ma la di­rec­ción úni­ca y de­ter­mi­na cuál es la si­guien­te di­rec­ción a la que se va a en­viar – és­ta con­tie­ne un ar­chi­vo en­crip­ta­do y las cla­ves pa­ra des­en­crip­tar­lo–; cuan­do se re­suel­ve el pro­ble­ma ma­te­má­ti­co hay una pe­que­ña re­com­pen­sa. Con­for­me el ‘mi­ne­ro’ su­ma res­pues­tas, sus re­com­pen­sas au­men­tan y tam­bién el ni­vel de di­fi­cul­tad de los blo­ques que tie­ne que re­sol­ver.

Mu­chos mi­ne­ros –el bi­no­mio ex­per­to-má­qui­na– for­man par­te de em­pre­sas de­di­ca­das a ello, ya que se ne­ce­si­ta de cier­to co­no­ci­mien­to téc­ni­co y gas­tar en las compu­tado­ras es­pe­cí­fi­cas pa­ra es­te fin. En al­gu­nas oca­sio­nes es­tas gran­des em­pre­sas ren­tan un es­pa­cio pa­ra que al­gún otro desa­rro­lla­dor pue­da usar­las.

Los paí­ses que cuen­tan con gran­des em­pre­sas de es­te ti­po son Chi­na, Ho­lan­da y Es­ta­dos Uni­dos. Aun­que hay mi­ne­ros en to­do el mun­do no se tie­ne un re­gis­tro de dón­de es­tán exac­ta­men­te.

En el ca­so que men­cio­na­mos al ini­cio de es­te tex­to, la lu­jo­sa villa se pu­so a la ven­ta a tra­vés de la pá­gi­na Bi­tP­re­mier, un si­tio web con­si­de­ra­do “un mer­ca­do de lu­jo” en el que se ven­den en­tra­das pa­ra des­fi­les ex­clu­si­vos de Vic­to­ria’s Se­cret, hec­tá­reas de la­gos o has­ta is­las pri­va­das. La ca­rac­te­rís­ti­ca de es­ta pá­gi­na, crea­da en ma­yo de 2013, es que to­dos los pro­duc­tos que se ofer­tan en ella se pa­gan con bit­coins.

La ci­ta­da transac­ción es una de las ma­yo­res com­pras que se han rea­li­za­do con es­ta mo­ne­da vir­tual crea­da en 2008, la cual ha po­pu­la­ri­za­do su mer­ca­do en los úl­ti­mos años. Con una tar­je­ta de cré­di­to

con­ven­cio­nal se pue­den ha­cer cien­tos de com­pras por In­ter­net pe­ro en al­gu­nas oca­sio­nes la com­pra no se con­cre­ta por­que el ban­co no au­to­ri­za la transac­ción, de ahí el éxi­to del bit­coin; al ser una mo­ne­da des­cen­tra­li­za­da, no de­pen­de de ban­cos y per­mi­te com­prar des­de una pla­ye­ra has­ta una lu­jo­sa man­sión sin nin­gún obs­tácu­lo.

En la mi­ra del enemi­go

Así co­mo su fun­cio­na­mien­to ha si­do exi­to­so, tam­bién ha pre­sen­ta­do dis­tin­tos tro­pie­zos re­la­cio­na­dos con frau­des y la­va­do de di­ne­ro du­ran­te los ocho años que lle­va fun­cio­nan­do.

En fe­bre­ro de 2014 la ma­yor ca­sa de cam­bio de bit­coins, MT.Gox, con se­de en Ja­pón, sus­pen­dió sus ope­ra­cio­nes de­jan­do a mi­les de per­so­nas sin sus cuen­tas de es­ta mo­ne­da vir­tual. Al ini­cio se es­pe­cu­ló so­bre la po­si­bi­li­dad de que hac­kers fue­ran los res­pon­sa­bles de la des­apa­ri­ción de 750,000 bit­coins de los usua­rios y 100,000 de la pro­pia em­pre­sa. Des­pués las acu­sa­cio­nes pa­sa­ron a se­ña­lar a Mark Kar­pe­lès, el CEO de la em­pre­sa, quien unas se­ma­nas an­tes ha­bía aban­do­na­do la jun­ta di­rec­ti­va mun­dial del bit­coin.

Lo que ocu­rrió fue una fa­lla en el sis­te­ma que pro­vo­có so­li­ci­tu­des re­pe­ti­das de transac­cio­nes sin que la pla­ta­for­ma lo de­tec­ta­ra. En es­te ca­so lo que fa­lló no fue el he­cho de usar bit­coins sino la pla­ta­for­ma de MT.Gox. Aún a me­dia­dos de 2016 ha­bía al me­nos 24,750 per­so­nas que pre­sen­ta­ron una que­ja pa­ra re­cu­pe­rar los fon­dos que per­die­ron en 2014 tras el pro­ble­ma con el fun­cio­na­mien­to de la pla­ta­for­ma.

El en­car­ga­do de re­vi­sar es­tas so­li­ci­tu­des, apro­bar­las y en su ca­so de­vol­ver los fon­dos a ca­da clien­te es una ca­sa de cam­bio de bit­coins lla­ma­da Kra­ken, la cual con­ti­núa re­sol­vien­do el in­ci­den­te.

Pa­so fir­me

Aun­que es­ta si­tua­ción fue un ‘ ba­che’ en el ca­mino del bit­coin, tam­bién sir­vió pa­ra que se pu­sie­ra es­pe­cial én­fa­sis en las nor­mas de Ja­pón res­pec­to al uso de es­ta mo­ne­da. Lue­go de di­cho acon­te­ci­mien­to, el go­bierno ja­po­nés or­de­nó al po­lí­ti­co Mi­ne­yu­ki Fu­ku­da ha­cer­se car­go de la po­lí­ti­ca so­bre es­ta mo­ne­da vir­tual y así ayu­dar a las em­pre­sas que la uti­li­zan. Con ello se lo­gró ha­cer una eva­lua­ción de có­mo ha evo­lu­cio­na­do es­ta di­vi­sa en aquel país asiá­ti­co. En un prin­ci­pio los bit­coins fue­ron con­si­de­ra­dos mo­ne­da en­crip­ta­da, y lue­go ca­ta­lo­ga­dos en un gé­ne­ro nue­vo de­no­mi­na­do “Re­cord of va­lue”, el cual se de­fi­ne co­mo al­go que no es con­si­de­ra­do ni di­ne­ro ni co­sa fí­si­ca.

Así co­mo en la na­ción asiá­ti­ca se to­ma­ron las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra en­ten­der su fun­cio­na­mien­to, a ni­vel mun­dial dis­tin­tos paí­ses han de­ci­di­do to­mar par­ti­do so­bre su uso o re­gu­la­ción. Por ejem­plo, en Tai­lan­dia se li­mi­ta la con­ce­sión de li­cen­cias a al­gu­nas en­ti­da­des co­mo ca­sas de cam­bio de bit­coins. En otros paí­ses se de­be ha­cer al­gún pa­go si se ob­tie­nen ga­nan­cias con bit­coins, siem­pre y cuan­do se ob­ten­gan ga­nan­cias y se cam­bie de bit­coins a la mo­ne­da del país; si se man­tie­ne en bit­coins, no se tie­ne que de­cla­rar an­te el sis­te­ma fi­nan­cie­ro o ha­cen­da­rio. A es­ca­la mun­dial es­ta mo­ne­da vir­tual po­dría con­fi­gu­rar­se co­mo “la mo­ne­da del fu­tu­ro”.

COM­PRA LIS­TA. En los ne­go­cios se usa un có­di­go QR pa­ra po­der ha­cer la com­pra me­dian­te bit­coins.

ESCONDITE. La mi­na de la em­pre­sa HaoBTC es­tá en las mon­ta­ñas cer­ca­nas a la pro­vin­cia de Si­chuan en Chi­na. Se ubi­ca jun­to a un ge­ne­ra­dor de ener­gía hi­dráu­li­ca pa­ra ob­te­ner elec­tri­ci­dad ba­ra­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.