Sín­dro­mes ex­tra­ños

Algunas ve­ces nues­tra ca­be­za se re­be­la con­tra la reali­dad, al­te­ran­do nues­tras per­cep­cio­nes y ge­ne­ran­do sín­dro­mes y tras­tor­nos que bien po­drían en­trar en la ca­te­go­ría de in­só­li­tos.

Muy Interesante (México) - - Sumario - Por Ro­ber­to Piorno

Una co­lec­ción de los pa­de­ci­mien­tos más ex­tra­va­gan­tes que afec­tan a la men­te hu­ma­na.

Ex­tra­ños, in­cla­si­fi­ca­bles a ve­ces, in­clu­so pin­to­res­cos y lo su­fi­cien­te­men­te ra­ros co­mo pa­ra que su tra­ta­mien­to sea en oca­sio­nes ex­tre­ma­da­men­te com­ple­jo... La men­te hu­ma­na es aún en mu­chos as­pec­tos te­rra in­cog­ni­ta a pe­sar de los nu­me­ro­sos avan­ces de las úl­ti­mas dé­ca­das en el ám­bi­to de la psi­quia­tría. Alu­ci­na­cio­nes, de­li­rios, tras­tor­nos di­so­cia­ti­vos de to­da ín­do­le, per­cep­cio­nes al­te­ra­das… las pa­to­lo­gías psi­quiá­tri­cas son in­fi­ni­tas, y más allá de las más co­no­ci­das, exis­te un in­ter­mi­na­ble lis­ta­do de sín­dro­mes con po­ca o nin­gu­na vi­si­bi­li­dad que afec­tan a in­di­vi­duos a lo lar­go y an­cho del glo­bo. Son tan te­mi­bles co­mo fas­ci­nan­tes, y un re­to ma­yúscu­lo pa­ra la cien­cia. La men­te pue­de ser a ve­ces una tram­pa le­tal, y em­pu­jar­nos a dis­tor­sio­nar y de­for­mar la reali­dad has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos. Tan­to, co­mo pa­ra lle­gar a ge­ne­rar una reali­dad al­ter­na­ti­va o pa­ra­le­la, de la que no siem­pre se­rá fá­cil es­ca­par. La in­fre­cuen­cia de mu­chos de es­tos tras­tor­nos los arrin­co­nan en el te­rreno de la anéc­do­ta y de la pu­ra y me­ra cu­rio­si­dad; pe­ro son, a pe­sar de to­do, un re­to gi­gan­tes­co pa­ra la psi­quia­tría y un in­fierno pa­ra los pa­cien­tes que los pa­de­cen.

Sín­dro­mes via­je­ros

Via­jar a un lu­gar le­jano y exó­ti­co, su­mer­gir­se en las ma­ra­vi­llas ar­qui­tec­tó­ni­cas y ar­tís­ti­cas de una des­lum­bran­te ciu­dad re­na­cen­tis­ta, co­no­cer cul­tu­ras sus­tan­cial­men­te di­fe­ren­tes a la nues­tra, es ca­si siem­pre una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra y gra­ti­fi­can­te. Pe­ro la men­te no siem­pre ca­mi­na a la mis­ma ve­lo­ci­dad que nues­tra sed por co­no­cer y ex­plo­rar mun­dos nue­vos. El cho­que cul­tu­ral, de he­cho, pue­de lle­gar a cau­sar es­tra­gos; el abis­mo en­tre las ex­pec­ta­ti­vas, en­tre la ima­gen idí­li­ca y evo­ca­da a par­tir de mil es­te­reo­ti­pos de ese via­je so­ña­do y la reali­dad, o sim­ple­men­te la in­ca­pa­ci­dad de nues­tro ce­re­bro pa­ra adap­tar­se al brus­co cam­bio, a la ex­cep­cio­nal va­rie­dad de nue­vos y ex­ci­tan­tes es­tí­mu­los, pue­de in­clu­so lle­gar a arrui­nar­nos las va­ca­cio­nes. “Ha­bía lle­ga­do a ese gra­do de emo­ción en el que se tro­pie­zan las sen­sa­cio­nes

La em­ba­ja­da ja­po­ne­sa en la ca­pi­tal fran­ce­sa tie­ne abier­ta una lí­nea te­le­fó­ni­ca de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da du­ran­te 24 ho­ras pa­ra aten­der a los tu­ris­tas que pa­de­cen el Sín­dro­me de Pa­rís.

ce­les­tes da­das por las be­llas ar­tes y los sen­ti­mien­tos apa­sio­na­dos. Sa­lien­do de la igle­sia de San­ta Cro­ce me la­tía el co­ra­zón, la vi­da es­ta­ba ago­ta­da en mí, an­da­ba con mie­do a caer­me.” Así des­cri­bía allá por el año 1817 el es­cri­tor fran­cés Hen­ri-Ma­rie Bey­le en su li­bro Ná­po­les y Flo­ren­cia: un via­je de Mi­lán a Reg­gio, la bru­tal co­li­sión con la des­lum­bran­te e in­abar­ca­ble be­lle­za de una de las ciu­da­des más her­mo­sas del mun­do: Flo­ren­cia. Bey­le, más co­no­ci­do co­mo Stend­hal, au­tor de obras maes­tras de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal co­mo La car­tu­ja de Par­ma o Ro­jo y ne­gro, un enamo­ra­do de Ita­lia, su­cum­bió, li­te­ral­men­te, a la plás­ti­ca irre­sis­ti­ble del an­ta­ño cen­tro neu­rál­gi­co del Re­na­ci­mien­to ita­liano y eu­ro­peo. Sen­ci­lla­men­te Flo­ren­cia era de­ma­sia­do be­lla co­mo pa­ra pa­sear sus ojos por ella y sa­lir in­dem­ne e ile­so.

La be­lle­za pue­de ser un ar­ma de do­ble fi­lo, y Stend­hal co­no­ció en la ur­be ita­lia­na los efec­tos más per­ver­sos y da­ñi­nos de la ex­po­si­ción con­ti­nua­da al ar­te gran­dio­so, in­mor­tal y om­ni­pre­sen­te de la ma­jes­tuo­sa Flo­ren­cia. No fue, na­tu­ral­men­te, el úni­co. Por al­gu­na mis­te­rio­sa ra­zón la ciu­dad tos­ca­na te­nía esa am­bi­gua ca­pa­ci­dad pa­ra cau­ti­var pro­vo­can­do sen­sa­cio­nes y reac­cio­nes ex­tre­mas. Otros des­pués de Stend­hal han caí­do en el sin­gu­lar em­bru­jo de Flo­ren­cia: vér­ti­gos, ma­reos, des­va­ne­ci­mien­tos, eu­fo­ria, de­pre­sión… al pa­re­cer el cuer­po hu­mano tie­ne un lí­mi­te, in­clu­so pa­ra la be­lle­za. No fue, sin em­bar­go, has­ta 1979 cuan­do la psi­quia­tra ita­lia­na Gra­zie­lla Mag­he­ri­ni bau­ti­zó fi­nal­men­te aquel ex­tra­ño des­con­cier­to flo­ren­tino, otor­gán­do­le la ca­te­go­ría ‘ofi­cial’ de pa­to­lo­gía, en ho­nor a su pri­me­ra víc­ti­ma, co­mo Sín­dro­me de Stend­hal, ca­rac­te­rís­ti­co, aun­que no ex­clu­si­vo, de Flo­ren­cia, y des­cri­to co­mo un cú­mu­lo de sen­sa­cio­nes ex­cep­cio­nal­men­te in­ten­sas fren­te a una obra de ar­te cu­ya be­lle­za nos des­bor­da. Sín­dro­me que afec­ta en es­pe­cial a per­so­nas par­ti­cu­lar­men­te sen­si­bles, y cu­yos ca­sos re­por­ta­dos se mul­ti­pli­ca­ron des­de fi­na­les del si­glo pa­sa­do con el ex­po­nen­cial au­men­to de tu­ris­tas pro­ce­den­tes de to­dos los rin­co­nes del mun­do en la hip­nó­ti­ca ciu­dad ita­lia­na. Así, la so­bre­ex­po­si­ción a la be­lle­za del ar­te per­fec­to pue­de aca­bar arrui­nan­do el via­je a la per­la del Re­na­ci­mien­to eu­ro­peo. Y ésa es par­te de la ma­gia de Flo­ren­cia.

Pe­ro no es la ur­be ita­lia­na la úni­ca gran ciu­dad eu­ro­pea ca­paz de ha­cer per­der el nor­te a los via­je­ros que la vi­si­tan. Tan­to o más im­po­nen­te que Flo­ren­cia es la ‘Ciu­dad de la Luz’, la icó­ni­ca ca­pi­tal fran­ce­sa. Pa­rís es uno de los pri­me­ros des­ti­nos tu­rís­ti­cos del mun­do, y ra­ra vez pro­vo­ca otra co­sa en el vi­si­tan­te que es­tu­pe­fac­ción an­tes sus mil y una ma­ra­vi­llas; sin em­bar­go hay ex­cep­cio­nes que con­fir­man la re­gla. No más de una do­ce­na de tu­ris­tas ja­po­ne­ses caen ca­da año víc­ti­mas del lla­ma­do Sín­dro­me de Pa­rís. Fue el psi­quia­tra ni­pón Hi­roa­ki Ota quien por pri­me­ra vez iden­ti­fi­có los sín­to­mas de es­ta cu­rio­sa pa­to­lo­gía que afec­ta ma­yo­ri­ta­ria­men­te a sus com­pa­trio­tas, aun­que no son in­mu­nes los tu­ris­tas pro­ce­den­tes de otros paí­ses del Ex­tre­mo Orien­te. El Sín­dro­me de Pa­rís es, de he­cho, un cho­que cul­tu­ral ex­tra­or­di­na­ria­men­te se­ve­ro que pue­de lle­gar a re­que­rir aten­ción mé­di­ca. Tal es así que la em­ba­ja­da ja­po­ne­sa en la ciu­dad del amor tie­ne abier­ta una lí­nea te­le­fó­ni­ca de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da du­ran­te 24 ho­ras pa­ra ase­so­rar y aten­der a los tu­ris­tas que pa­de­cen sus sín­to­mas. Alu­ci­na­cio­nes, an­sie­dad, des­per­so­na­li­za­ción, ma­reos o ta­qui­car­dia son só­lo al­gu­nos de los sín­to­mas re­cu­rren­tes, cau­sa­dos fun­da­men­tal­men­te por la enor­me bre­cha en­tre las ex­pec­ta­ti­vas, el Pa­rís so­ña­do y el Pa­rís real, que en po­co

se pa­re­ce a esa ur­be idí­li­ca in­mor­ta­li­za­da por pe­lí­cu­las tan po­pu­la­res en el país del sol na­cien­te co­mo Amé­lie. La reali­dad de una me­ga­ló­po­lis eu­ro­pea, rui­do­sa y caó­ti­ca, tan aje­na a los pa­rá­me­tros cul­tu­ra­les del tu­ris­ta orien­tal, pro­vo­ca, muy es­pe­cial­men­te en mu­je­res trein­ta­ñe­ras, la apa­ri­ción de un sín­dro­me que en la gran ma­yo­ría de los ca­sos se di­lu­ye en el pla­zo má­xi­mo de vein­ti­cua­tro o cua­ren­ta y ocho ho­ras, a par­tir de las cua­les los tu­ris­tas ja­po­ne­ses afec­ta­dos se li­be­ran de sus efec­tos y pue­den fi­nal­men­te dis­fru­tar de las ma­ra­vi­llas de la ca­pi­tal ga­la en to­do su es­plen­dor.

Tan­to o más ex­tre­mos son los efec­tos que su­fren al­gu­nos via­je­ros que, mo­vi­dos por un sen­ti­mien­to de de­vo­ción re­li­gio­sa, vi­si­tan Je­ru­sa­lén, pa­de­cien­do un tras­torno men­tal que pro­vo­ca de­li­rios y alu­ci­na­cio­nes va­rias. La pro­xi­mi­dad de los San­tos Lu­ga­res y de la hue­lla de Je­su­cris­to pro­vo­ca oca­sio­nal­men­te al­te­ra­cio­nes se­ve­ras en la con­duc­ta, re­co­gi­das y es­tu­dia­das por el doc­tor Ya­ri Bar en el cen­tro de sa­lud men­tal de Kfar Shaul, don­de en los años 70 se dio nom­bre a es­ta pe­cu­liar pa­to­lo­gía. Los pa­cien­tes ex­tran­je­ros de vi­si­ta en la ca­pi­tal is­rae­lí ex­pe­ri­men­tan cua­dros de an­sie­dad, ais­la­mien­to y com­por­ta­mien­tos ex­tra­ños ta­les co­mo la eje­cu­ción de ac­tos de pu­ri­fi­ca­ción y ablu­cio­nes ata­via­dos en tú­ni­cas blan­cas, su­frien­do tras­tor­nos de per­so­na­li­dad que los em­pu­jan a iden­ti­fi­car­se con al­gu­nas de las fi­gu­ras bí­bli­cas más pro­mi­nen­tes, co­mo Moi­sés, Juan el Bau­tis­ta, la Vir­gen Ma­ría, Ma­ría Mag­da­le­na o Je­su­cris­to. La at­mós­fe­ra mís­ti­ca del lu­gar es el es­tí­mu­lo de es­tos de­li­rios mís­ti­cos y me­siá­ni­cos que se dan, so­bre to­do, en per­so­nas con cier­ta pre­dis­po­si­ción de­bi­do a sus ideas re­li­gio­sas.

Las es­ta­dís­ti­cas di­cen que el sín­dro­me de Je­ru­sa­lén afec­ta úni­ca­men­te a una me­dia de dos tu­ris­tas al mes, si bien los ca­sos se mul­ti­pli­can en pe­rio­dos crí­ti­cos co­mo las fes­ti­vi­da­des de Na­vi­dad o la Se­ma­na San­ta, y en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les sus sín­to­mas des­apa­re­cen po­co des­pués de cua­tro o cin­co días, tras los cua­les los pa­cien­tes de­jan fi­nal­men­te atrás las alu­ci­na­cio­nes y pue­den se­guir su via­je con nor­ma­li­dad.

Las tram­pas de la men­te

Tan tram­po­sa es la men­te que po­de­mos lle­gar in­clu­so a em­pa­ti­zar con per­so­nas que bus­can ha­cer­nos da­ño. Uno de los tras­tor­nos ra­ros más cé­le­bres es el Sín­dro­me de Es­to­col­mo. En­tre el 23 y el 28 de agos­to de 1973 un gru­po de atra­ca­do­res re­tu­vo co­mo rehe­nes a los em­plea­dos de un ban­co en la ca­pi­tal de Sue­cia. Tras días de se­cues­tro las víc­ti­mas fue­ron li­be­ra­das; pe­ro pa­ra sor­pre­sa de to­dos, se ne­ga­ron a tes­ti­fi­car en con­tra de sus se­cues­tra­do­res, mos­tran­do un gra­do de sim­pa­tía ha­cia sus ac­cio­nes ab­so­lu­ta­men­te in­só­li­to da­das las cir­cuns­tan­cias. Tal es así, que tras cum­plir con­de­na por el atra­co, uno de los de­lin­cuen­tes aca­bó por con­traer ma­tri­mo­nio con una de las rehe­nes. Na­cía así ‘ofi­cial­men­te’ el lla­ma­do Sín­dro­me de Es­to­col­mo que pa­de­cen to­das aque­llas per­so­nas que, sien­do rehe­nes du­ran­te un se­cues­tro, em­pa­ti­zan con sus cap­to­res, jus­ti­fi­can sus ac­cio­nes e in­clu­so lle­gan a asu­mir y con­sen­tir su si­tua­ción de pri­va­ción de li­ber­tad ge­ne­ran­do un víncu­lo afec­ti­vo con el agre­sor. Es­tos sín­to­mas se pue­den pre­sen­tar tam­bién en otros con­tex­tos afec­tan­do a víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro, pri­sio­ne­ros de gue­rra, in­te­gran­tes de una sec­ta o me­no­res víc­ti­mas de abu­sos. Se­gún da­tos del FBI, has­ta un 27% de rehe­nes víc­ti­mas de se­cues­tros re­gis­tra­dos en sus ar­chi­vos han desa­rro­lla­do en di­ver­so gra­do los sín­to­mas del Sín­dro­me de Es­to­col­mo, un da­to de­mo­le­dor que pue­de ex­pli­car­se qui­zá en la coin­ci­den­cia en el ob­je­ti­vo úl­ti­mo de cap­tor y rehén: sa­lir vi­vos y a sal­vo de una si­tua­ción de es­trés in­so­por­ta­ble. Pe­ro es­te pro­ce­so an­ti­na­tu­ra de em­pa­tía ha­cia el agre­sor tam­bién pue­de pro­du­cir­se a la in­ver­sa, des­en­ca­de­nán­do­se lo que los ex­per­tos han da­do en lla­mar el Sín­dro­me de Li­ma, que no es sino el an­ver­so del Sín­dro­me de Es­to­col­mo y que em­pu­ja a los se­cues­tra­do­res a es­tre­char la­zos con los rehe­nes, a iden­ti­fi­car­se ple­na­men­te con ellos y a desa­rro­llar un sen­ti­mien­to de com­pa­sión ha­cia sus víc­ti­mas. El ca­so más pa­ra­dig­má­ti­co y que, de he­cho, da nom­bre a

es­te sin­gu­lar tras­torno, acae­ció en 1996, cuan­do ca­tor­ce miem­bros del mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio Tú­pac Ama­ru to­ma­ron a cien­tos de rehe­nes du­ran­te va­rios días en la em­ba­ja­da ja­po­ne­sa en Pe­rú. Pe­ro el se­cues­tro fra­ca­só por la ines­pe­ra­da con­fra­ter­ni­za­ción de los se­cues­tra­do­res con sus víc­ti­mas, a las que fue­ron li­be­ran­do una a una, in­ca­pa­ces de eje­cu­tar y lle­var a ca­bo el plan ori­gi­nal.

Tan­to más ra­ro aún es el Sín­dro­me del Acen­to Ex­tran­je­ro, de­tec­ta­do por vez pri­me­ra en 1907 por el neu­ró­lo­go fran­cés Pie­rre Ma­rie en una pa­cien­te pa­ri­si­na que, tras pa­de­cer una en­fer­me­dad ce­re­bro­vas­cu­lar que inu­ti­li­zó la mi­tad de­re­cha de su cuer­po, co­men­zó a ha­blar un fran­cés con lo que apa­ren­te­men­te era un per­fec­to e inex­pli­ca­ble acen­to ca­rac­te­rís­ti­co de la re­gión de Al­sa­cia, con la cual la pa­cien­te no te­nía re­la­ción al­gu­na. Des­de en­ton­ces se han do­cu­men­ta­do ape­nas unos se­ten­ta ca­sos de per­so­nas que desa­rro­lla­ron es­te sin­gu­lar tras­torno neu­ro­ló­gi­co, ca­si siem­pre con­se­cuen­cia de una le­sión ce­re­bral o una he­mo­rra­gia in­tra­cra­neal pre­ce­den­te. El sín­dro­me pues se ma­ni­fies­ta en pa­cien­tes que, de un día pa­ra otro, co­mien­zan a ha­blar su pro­pia len­gua con un ca­rac­te­rís­ti­co acen­to o bien re­gio­nal o bien fo­rá­neo, mos­tran­do las di­fi­cul­ta­des en la co­mu­ni­ca­ción oral pro­pias de ha­blan­tes ex­tran­je­ros de una se­gun­da len­gua. La cau­sa no es otra que los da­ños su­fri­dos en zo­nas del ce­re­bro que afec­tan al ha­bla y la fal­ta de coor­di­na­ción en los múscu­los que ha­bi­tual­men­te se ac­ti­van al pro­du­cir­se el ac­to del ha­bla. Aun­que hay ca­sos ver­da­de­ra­men­te lla­ma­ti­vos, co­mo los de una mu­jer no­rue­ga al­can­za­da por una pe­que­ña can­ti­dad de me­tra­lla que co­men­zó a ex­pre­sar­se con acen­to ale­mán, o un ciu­da­dano bri­tá­ni­co que sin ra­zón apa­ren­te ha­bla­ba in­glés con las ca­den­cias y erro­res pro­pios de un ha­blan­te chino, lo cier­to es que las ‘ca­rac­te­rís­ti­cas’ re­gio­na­les de esos pre­sun­tos acen­tos tie­nen más que ver con la in­ter­pre­ta­ción y el es­fuer­zo por eti­que­tar el ‘exó­ti­co’ mo­do de ha­blar del pa­cien­te por par­te del es­tu­pe­fac­to oyen­te. La ma­yo­ría de ex­per­tos coin­ci­den en se­ña­lar que cual­quier pa­re­ci­do de es­tas di­fi­cul­ta­des en el ha­bla con al­gún acen­to fo­rá­neo es me­ra coin­ci­den­cia.

Mu­cho más dra­má­ti­cos son los es­tra­gos cau­sa­dos por el Sín­dro­me de Co­tard, así lla­ma­do en ho­nor al neu­ró­lo­go fran­cés Ju­les Co­tard, quien iden­ti­fi­có los sín­to­mas de es­te tras­torno por pri­me­ra vez en 1880, bau­ti­zán­do­lo co­mo De­li­rio de Ne­ga­ción. Los afec­ta­dos vi­ven en la ma­ca­bra ilu­sión de que en reali­dad es­tán muer­tos, de que no exis­ten y de que pa­de­cen un pro­ce­so de pu­tre­fac­ción de sus ór­ga­nos, lle­gan­do a pa­de­cer

El uso com­pul­si­vo de cos­mé­ti­cos y el so­me­ti­mien­to a in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas con­ti­nuas son dos de las con­se­cuen­cias más fre­cuen­tes del Sín­dro­me de Do­rian Gray.

in­clu­so alu­ci­na­cio­nes ol­fa­ti­vas, cre­yen­do sin nin­gu­na du­da que su cuer­po ha fa­lle­ci­do. Es­tas te­rri­bles al­te­ra­cio­nes de la per­cep­ción las su­fren so­bre to­do per­so­nas víc­ti­mas de tras­tor­nos men­ta­les gra­ves, co­mo la es­qui­zo­fre­nia o los cua­dros de­pre­si­vos ex­tre­ma­da­men­te gra­ves. Te­rri­bles son tam­bién los efec­tos del Sín­dro­me de Cap­gras, des­cri­to allá por 1923 por el psi­quia­tra fran­cés Jean Ma­rie Jo­seph Cap­gras, quien dio no­ti­cia del ca­so de una an­cia­na que es­ta­ba con­ven­ci­da de que su ma­ri­do ha­bía si­do re­em­pla­za­do por un ex­tra­ño, por un im­pos­tor. Ge­ne­ral­men­te los pa­cien­tes que pa­de­cen es­te tras­torno re­co­no­cen con nor­ma­li­dad a to­das las per­so­nas de su en­torno sal­vo a una en es­pe­cí­fi­co, que sue­le ser un fa­mi­liar, a la que iden­ti­fi­can con un im­pos­tor que ha adop­ta­do la iden­ti­dad del ser que­ri­do. Se da con fre­cuen­cia en pa­cien­tes que su­fren pro­so­pag­no­sia (in­ca­pa­ci­dad pa­ra re­co­no­cer ros­tros) co­mo con­se­cuen­cia de al­gu­na le­sión ce­re­bral, y es­qui­zo­fre­nia. El Sín­dro­me de Fre­go­li, que es “her­mano ge­me­lo” del de­li­rio de Cap­gras, pro­vo­ca el efec­to con­tra­rio, es de­cir, los pa­cien­tes es­tán con­ven­ci­dos de que di­fe­ren­tes per­so­nas son en ver­dad la mis­ma, que cam­bia de as­pec­to y que se dis­fra­za en un em­pe­ño por con­fun­dir. El sín­dro­me, des­cri­to por pri­me­ra vez en 1927, fue bau­ti­za­do así en ho­nor al ac­tor ita­liano Leo­pol­do Fre­go­li, maes­tro de la imi­ta­ción y del dis­fraz.

Sín­dro­mes li­te­ra­rios

La li­te­ra­tu­ra es y ha si­do siem­pre un in­me­jo­ra­ble es­pe­jo en el cual ras­trear tras­tor­nos de la per­so­na­li­dad, ma­te­ria­li­za­dos en per­so­na­jes icó­ni­cos ca­rac­te­ri­za­dos por una psi­co­lo­gía es­pe­cial­men­te com­ple­ja, que han fas­ci­na­do a ge­ne­ra­cio­nes su­ce­si­vas y cu­yos per­fi­les, muy sin­gu­la­res, no siem­pre son me­ra­men­te fru­to de la ima­gi­na­ción des­bor­da­da de los au­to­res que les die­ron vi­da. Uno de los ca­sos más no­ta­bles es el de la ni­ña pro­ta­go­nis­ta de Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas de Le­wis Ca­rroll, en cu­ya ima­gi­na­ción anida un uni­ver­so pa­ra­le­lo de fan­ta­sía en el que la per­cep­ción del mun­do cir­cun­dan­te es­tá con­di­cio­na­do por las con­ti­nuas al­te­ra­cio­nes en el ta­ma­ño de la pro­ta­go­nis­ta. En reali­dad Ali­cia no era sino el al­ter ego del pro­pio Le­wis Ca­rroll, quien con to­da pro­ba­bi­li­dad pa­de­cía un tras­torno neu­ro­ló­gi­co que pro­vo­ca una per­cep­ción dis­tor­sio­na­da de la di­men­sión de los ob­je­tos así co­mo de su si­tua­ción en el es­pa­cio. La mi­crop­sia es una suer­te de alu­ci­na­ción li­li­pu­tien­se que nos ha­ce ver los ob­je­tos más pe­que­ños de lo que real­men­te son, mien­tras la ma­crop­sia pro­du­ce el efec­to con­tra­rio, agran­dan­do sus­tan­cial­men­te to­do aque­llo que nos ro­dea. Es­tos dos sín­to­mas, acom­pa­ña­dos de re­cu­rren­tes mi­gra­ñas, son los más ca­rac­te­rís­ti­cos del lla­ma­do Sín­dro­me de Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas, así ca­ta­lo­ga­do des­de co­mien­zos de los años 50 del si­glo pa­sa­do, pro­vo­can­do alu­ci­na­cio­nes que pue­den du­rar ape­nas dos o tres mi­nu­tos o, con me­nos fre­cuen­cia, pro­lon­gar­se du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te me­dia ho­ra. El pa­cien­te es, en to­do mo­men­to, cons­cien­te de que su per­cep­ción de la reali­dad es dis­tor­sio­na­da y en la ma­yo­ría de los ca­sos el sín­dro­me des­apa­re­ce com­ple­ta­men­te con el tiem­po. Es muy pro­ba­ble que Ca­rroll pa­de­cie­ra es­te sin­gu­lar tras­torno, y que el uni­ver­so fan­tás­ti­co de su obra más em­ble­má­ti­ca no fue­ra sino una tras­la­ción al mun­do de la fic­ción de los sín­to­mas que pa­de­cía.

No es Ali­cia el úni­co per­so­na­je que ha ins­pi­ra­do el ‘bau­ti­zo’ de pe­cu­lia­res tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos. No me­nos icó­ni­co que ella es el más cé­le­bre de los per­so­na­jes sa­li­dos de la plu­ma ge­nial del es­cri­tor bri­tá­ni­co Os­car Wil­de. En El re­tra­to de Do­rian Gray Wil­de des­cri­be el des­cen­so a los in­fier­nos de un nar­ci­sis­ta pa­to­ló­gi­co que ha­ce un pac­to con el dia­blo pa­ra de­mo­rar eter­na­men­te su en­ve­je­ci­mien­to, ob­se­sio­na­do con su pro­pia be­lle­za, de ma­ne­ra que el pa­so de los años só­lo se re­fle­je en un im­po­nen­te re­tra­to de pa­red de un Gray ebrio de sí mis­mo y tras­tor­na­do por el te­rror a las arru­gas del tiem­po. En el año 2000 el doc­tor ale­mán Burk­hardt Bro­sig des­cri­bió los sín­to­mas de lo que de­no­mi­nó el Sín­dro­me de Do­rian Gray; el más sig­ni­fi­ca­ti­vo de to­dos, la dis­mor­fo­fo­bia, de­ri­va de una preo­cu­pa­ción en­fer­mi­za por la apa­rien­cia fí­si­ca que aca­ba per­ci­bién­do­se de ma­ne­ra com­ple­ta­men­te dis­tor­sio­na­da. Es­te tras­torno se ci­men­ta en una ab­so­lu­ta in­ca­pa­ci­dad de asu­mir de ma­ne­ra na­tu­ral el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to y va fre­cuen­te­men­te acom­pa­ña­do, co­mo en la fic­ción de Wil­de, de un nar­ci­sis­mo des­me­di­do y de una suer­te de in­ma­du­rez cró­ni­ca. El uso com­pul­si­vo de cos­mé­ti­cos y el so­me­ti­mien­to a in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas con­ti­nuas son dos de las con­se­cuen­cias más co­mu­nes del sín­dro­me que, en ca­so de no tra­tar­se de ma­ne­ra ade­cua­da, pue­de de­ge­ne­rar en cua­dros de­pre­si­vos agu­dos.

La ne­ga­ti­va a asu­mir la iner­cia inevi­ta­ble del pa­so del tiem­po es­tá en la raíz de otro de los más cé­le­bres sín­dro­mes li­te­ra­rios, que ‘rin­de ho­me­na­je’ a uno de los per­so­na­jes más po­pu­la­res de la li­te­ra­tu­ra in­fan­til-ju­ve­nil de siem­pre. Pe­ter Pan, fru­to de la ima­gi­na­ción del no­ve­lis­ta es­co­cés J. M. Ba­rrie, es el ni­ño per­pe­tuo por an­to­no­ma­sia, sím­bo­lo de la in­fan­cia in­ter­mi­na­ble. Es por ello que en 1983 el psi­có­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Dan Ki­ley bau­ti­zó co­mo Sín­dro­me de Pe­ter Pan a aquel tras­torno que pa­de­cen to­dos aque­llos adul­tos que se nie­gan a asu­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des pro­pias de su edad, in­ma­du­ros emo­cio­na­les que se re­fu­gian en la co­mo­di­dad de los pa­tro­nes de la in­fan­cia-ado­les­cen­cia, atra­pa­dos en el nú­cleo fa­mi­liar de ori­gen e in­ca­pa­ces de cons­truir un pro­yec­to fa­mi­liar pro­pio. Los efec­tos van de la de­pre­sión, an­sie­dad, tris­te­za a epi­so­dios de ba­ja au­to­es­ti­ma, en­tre otros. Es­te sín­dro­me no es­tá re­co­no­ci­do del to­do por la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, y de he­cho no fi­gu­ra en el Ma­nual de tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos edi­ta­do por la Aso­cia­ción Es­ta­dou­ni­den­se de Psi­quia­tría.

DE­MA­SIA­DO BE­LLA. (Aquí) Flo­ren­cia, cu­ya be­lle­za pue­de pro­vo­car el Sín­dro­me de Stend­hal. (Der.) Pa­rís tie­ne tam­bién efec­tos en tu­ris­tas ja­po­ne­ses.

SE­CUES­TRO. Los rehe­nes du­ran­te el asal­to a un ban­co en la ciu­dad de Es­to­col­mo (1973), ori­gen del fa­mo­so sín­dro­me que lle­va su nom­bre.

DE­FOR­MI­DA­DES. Los sín­dro­mes del ha­bla (iz­quier­da) se de­ben re­gu­lar­men­te a da­ños su­fri­dos en el ce­re­bro. (Arri­ba y de­re­cha) La iden­ti­dad tam­bién es un ele­men­to pues­to en jue­go con de­ter­mi­na­dos sín­dro­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.