To­car lo in­vi­si­ble

Muy Interesante (México) - - Secciones -

Jo­sé Gor­don pla­ti­ca con Geor­ge Smoot, premio No­bel de Fí­si­ca.

Re­cien­te­men­te se des­cu­brió que a tan só­lo 39 años luz de dis­tan­cia de la Tie­rra, exis­ten exo­pla­ne­tas, es de­cir, pla­ne­tas que or­bi­tan al­re­de­dor de una es­tre­lla di­fe­ren­te a nues­tro sol. El nom­bre del as­tro rey de ese sistema es Trap­pist-1 y gi­ran en torno a él sie­te exo­pla­ne­tas de ta­ma­ño si­mi­lar al de la Tie­rra. Los cien­tí­fi­cos plan­tean que tres o cua­tro de ellos tie­nen las con­di­cio­nes ade­cua­das (ni mu­cho frío ni mu­cho ca­lor) pa­ra per­mi­tir la exis­ten­cia de agua lí­qui­da en su su­per­fi­cie. ¿Nos es­ta­mos acer­can­do a es­ce­na­rios en los que en­con­tra­re­mos vi­da más allá de la que co­no­ce­mos?

És­ta es una pre­gun­ta que siem­pre ha in­quie­ta­do a Geor­ge Smoot, premio No­bel de Fí­si­ca, quien plan­tea que la gran no­ti­cia que se ha da­do en los úl­ti­mos años y en me­ses re­cien­tes es el ha­llaz­go de pla­ne­tas al­re­de­dor de otras es­tre­llas fue­ra de nues­tro Sistema So­lar. Los pri­me­ros se des­cu­brie­ron a co­mien­zos de los años 90 y aho­ra los he­mos en­con­tra­do re­la­ti­va­men­te cer­ca. “¿Hay vi­da en otros si­tios?”, nos pre­gun­ta Smoot asom­bra­do an­te la po­si­bi­li­dad. Su in­te­li­gen­cia gi­ra al­re­de­dor del te­ma: “Los pla­ne­tas con las con­di­cio­nes pa­ra que ha­ya vi­da en la for­ma en que la co­no­ce­mos, don­de con­si­de­ra­mos que hay con­di­cio­nes ra­zo­na­bles, po­drían lle­gar a ser del or­den de mil mi­llo­nes en torno a va­rias cla­ses de es­tre­llas. Esos pla­ne­tas tie­nen po­si­bi­li­dad de vi­da”.

Si es­tu­vié­ra­mos ha­blan­do de ob­ser­var la vi­da en la ga­la­xia An­dró­me­da, es­ta­ría­mos an­te el pro­ble­ma de de­tec­tar al­go que su­ce­dió ha­ce 2, 537 mi­llo­nes de años. La dis­tan­cia se ha acor­ta­do. Si nos ob­ser­va­ran con un te­les­co­pio ma­ra­vi­llo­so des­de el sistema so­lar de Trap­pist-1, no nos ve­rían en el pre­sen­te; cier­ta­men­te no exis­ti­ría la vi­da de un re­cién na­ci­do, pe­ro tal vez se po­dría ob­ser­var el mo­men­to en que en 1972 apa­re­cía el li­bro de García Már­quez ti­tu­la­do La in­creí­ble y tris­te his­to­ria de la cán­di­da Erén­di­ra y de su abue­la des­al­ma­da.

En to­do ca­so, a Smoot le in­tere­sa la re­fle­xión so­bre lo que im­pli­can es­tas po­si­bi­li­da­des en el mar­co de la con­vi­ven­cia hu­ma­na y de los ma­pas de co­no­ci­mien­to del uni­ver­so que se nos abren. Su ima­gi­na­ción se avi­va con la cu­rio­si­dad de un ni­ño:

—Si una na­ve de ex­tra­te­rres­tres ate­rri­za­ra aquí y al sa­lir sus tri­pu­lan­tes los fil­ma­ra la te­le­vi­sión, si fue­ran muy dis­tin­tos a los hu­ma­nos, res­ta­ría­mos im­por­tan­cia a las di­fe­ren­cias ni­mias por las que ha­ce­mos gue­rras, al com­pa­rar­las con to­das las es­pe­cies que hay en otros la­dos y con cuán­tas co­sas ocu­rren en el Uni­ver­so.

Sa­be­mos que hay mi­llo­nes de pla­ne­tas ha­bi­ta­bles en la Vía Lác­tea. ¿Qué tan pro­ba­ble es que ha­ya vi­da? Hay no­ti­cias de algunas per­so­nas que ven es­truc­tu­ras ex­tra­ñas ro­dean­do una es­tre­lla. ¿Pue­de ser una ci­vi­li­za­ción muy avan­za­da que se ro­dea de ese ti­po de es­truc­tu­ras pa­ra cap­tar la ener­gía so­lar y ha­cer pro­yec­tos for­mi­da­bles?

Cam­bio de pers­pec­ti­va

Pa­ra Geor­ge Smoot, di­men­sio­nar el lu­gar de la vi­da en el Uni­ver­so nos obli­ga a cam­biar ur­gen­te­men­te nuestros en­fo­ques so­bre lo que es­ta­mos ha­cien­do con nues­tro pla­ne­ta. Me co­men­ta con pa­sión:

—Pen­sar en eso te abre la men­te, te da pers­pec­ti­va. Yo siem­pre pien­so en que lo más im­por­tan­te pa­ra la gen­te es ver cuán afor­tu­na­da es por vi­vir en la Tie­rra, que es­tá lle­na de vi­da. Pe­ro tam­bién por te­ner edu­ca­ción y por ver lo que hay a su al­re­de­dor, ver lo que im­por­ta en la vi­da, qué es lo que im­por­ta ha­cer, có­mo nos la arre­gla­mos, ver có­mo co­la­bo­rar.

Lo que es cla­ro es que es­ta­mos con­vir­tién­do­nos en una so­cie­dad po­de­ro­sa. Sin em­bar­go, el po­der con­lle­va res­pon­sa­bi­li­dad. Si no te­ne­mos cui­da­do, po­de­mos des­truir a la Tie­rra. So­mos ca­si una ci­vi­li­za­ción de ni­vel I.

Smoot se re­fie­re a la es­ca­la plan­tea­da en 1964 por el as­tro­fí­si­co ru­so Ni­ko­lái Kar­das­hov pa­ra me­dir el gra­do de evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca de una ci­vi­li­za­ción. Tie­ne tres ni­ve­les que es­tán ba­sa­dos en la can­ti­dad de ener­gía uti­li­za­ble que una ci­vi­li­za­ción tie­ne a su dis­po­si­ción. En tér­mi­nos

ge­ne­ra­les, se con­si­de­ra que una ci­vi­li­za­ción de ni­vel I ha lo­gra­do el do­mi­nio de los re­cur­sos de su pla­ne­ta de ori­gen. Geor­ge Smoot ana­li­za lo que es­to im­pli­ca:

—Es­ta­mos a 7/10 del ca­mino de con­tro­lar los re­cur­sos del pla­ne­ta, pe­ro en ese pro­ce­so po­de­mos da­ñar­lo mu­cho. Po­de­mos ob­te­ner mu­chos re­cur­sos, ob­te­ner ma­te­ria­les ra­ros pa­ra ha­cer ce­lu­la­res, po­de­mos en­viar se­ña­les de co­mu­ni­ca­ción, li­gas de en­tre­te­ni­mien­to por to­do el mun­do, te­ner even­tos de­por­ti­vos co­mo el Mun­dial de Fut­bol. Po­de­mos ha­cer to­do es­to que ha­ce 100 años no po­día rea­li­zar­se. Pe­ro al ha­cer­lo po­de­mos des­truir el am­bien­te en una for­ma te­rri­ble. Aun así, so­mos 200 paí­ses que ac­túan co­mo si no nos afec­ta­ra lo que pa­sa en el mun­do. Es­ta­mos en una eta­pa muy crí­ti­ca del desa­rro­llo de la so­cie­dad en la que nos vol­ve­mos po­ten­cias pla­ne­ta­rias. Lo que ha­ce­mos tie­ne un im­pac­to enor­me en el pla­ne­ta y, sin em­bar­go, no nos por­ta­mos co­mo po­ten­cia pla­ne­ta­ria. ¿Có­mo pa­sa­re­mos al si­guien­te ni­vel de ci­vi­li­za­ción? ¿Có­mo ser una po­ten­cia en el Sistema So­lar?

¿Po­dría­mos cap­tar los re­cur­sos del Sistema So­lar pa­ra usar­los en pro­yec­tos in­tere­san­tes (ni­vel II)? ¿O apro­ve­char los de to­da la ga­la­xia, que se­ría lle­gar al ni­vel III de ci­vi­li­za­ción? ¿Có­mo va­mos a pre­pa­rar­nos pa­ra eso? El pro­ble­ma es que es­ta­mos tan ocu­pa­dos con los de­ta­lles co­ti­dia­nos que no ve­mos la pers­pec­ti­va, no ve­mos el uni­ver­so ni nues­tra vi­da, no ve­mos adón­de va­mos ni qué di­fe­ren­tes se­rán las co­sas. La cien­cia y la tec­no­lo­gía ha­cen gran­des des­cu­bri­mien­tos. Las nue­vas tec­no­lo­gías cam­bia­rán nues­tra vi­da.

Mi pre­dic­ción es que en 20 años, me­nos de una per­so­na de ca­da diez ten­drá los tra­ba­jos usua­les. Los ro­bots ha­rán nues­tro tra­ba­jo. La gen­te ha­rá otras co­sas. ¿Có­mo se­rá ser hu­mano, qué ha­re­mos, có­mo vi­vi­re­mos?

Un con­tex­to más am­plio

—En es­ta pers­pec­ti­va em­pie­za a ver nue­vos pa­tro­nes. Eso es muy in­tere­san­te por­que sus ma­pas de las es­tre­llas y ga­la­xias le per­mi­ten ver mo­de­los de co­mu­ni­ca­ción des­de una vi­sión am­plia. ¿Es­to lo in­vi­ta a ver otros pa­tro­nes al re­la­cio­nar­nos con los de­más?

—Ocu­rre que cons­trui­mos ins­tru­men­tos mu­cho me­jo­res pa­ra ex­plo­rar el Uni­ver­so. De­di­ca­mos más tiem­po a ello, pen­sa­mos más có­mo ha­cer las co­sas. In­clu­so crea­mos nue­vas téc­ni­cas. Yo doy ejem­plos de có­mo pa­sa­mos de algunas imá­ge­nes de algunas ga­la­xias a mi­les de ga­la­xias, a un mi­llón de ga­la­xias… aho­ra te­ne­mos en nuestros ma­pas 5 mil mi­llo­nes de ga­la­xias. En unos años es­pe­ra­mos te­ner en­tre 20 y 50 mi­llo­nes. La apre­cia­ción es muy di­fe­ren­te cuan­do lo ves co­mo un to­do. Es co­mo es­tar sen­ta­do en es­te cuar­to. Te da una idea de có­mo es el mun­do. Lue­go sa­les a la ciu­dad y ves el pa­trón. Son dis­tin­tas las ciu­da­des en una co­li­na, en la Ciu­dad de México o una ciu­dad cos­te­ra co­mo Cancún. De­bes ex­pe­ri­men­tar una frac­ción gran­de de México an­tes de sa­ber có­mo es. Có­mo es la tie­rra, có­mo es la gen­te, có­mo son las ciu­da­des. Son muy dis­tin­tas.

Y eso es lo que ha­ce­mos, es­tu­diar par­tes del Uni­ver­so, apren­der más al res­pec­to. Pa­sa lo mis­mo que con la Tie­rra, es­tu­dias sus par­tes y tie­nes una me­jor ima­gen de lo que pa­sa. Y lue­go em­pie­zas a pen­sar en por qué la gen­te se com­por­ta co­mo lo ha­ce.

Siem­pre re­gre­so a la idea de que la gen­te se que­da atra­pa­da en las mi­nu­cias co­ti­dia­nas. Los de­ta­lli­tos de su vi­da: “¿Me al­can­za la le­che pa­ra el ce­real? ¿Li­bra­ré el trá­fi­co pa­ra lle­gar a tra­ba­jar?”. No pien­san en quié­nes son, adón­de van, cuál es el pa­trón más am­plio en su vi­da, ¿qué voy a ha­cer?

Na­cí, ten­go una fa­mi­lia, ten­go amis­ta­des, voy a la es­cue­la, apren­do, em­pie­zo una ca­rre­ra, ha­go to­do es­to. ¿Có­mo en­ca­ja lo que vi­vo en la so­cie­dad? ¿Có­mo en­ca­ja lo que ha­ré hoy en es­te pa­trón más gran­de? ¿Por qué pe­leo con mi ve­cino cuan­do su pe­rro pi­sa mi pas­to? ¿Por qué eso es tan im­por­tan­te pa­ra mí?

Des­de una pers­pec­ti­va más ge­ne­ral no lo es. ¿Por qué paí­ses ve­ci­nos pelean en­tre sí? En mu­chas par­tes del mun­do la gen­te vi­ve ame­na­za­da. Hay mi­llo­nes de re­fu­gia­dos del Me­dio Orien­te. Su vi­da es caó­ti­ca por es­to. ¿Y a qué se de­be? En gran me­di­da se de­be a que las co­sas se sa­lie­ron de pro­por­ción.

—Y en es­te con­tex­to, hay un re­cur­so pri­mor­dial que es­tá de­trás de to­dos los me­dios que po­dría­mos usar pa­ra vol­ver a re­cu­pe­rar la di­men­sión que te­ne­mos en el Uni­ver­so; ha­blo de la cu­rio­si­dad.

—En in­glés te­ne­mos un di­cho, creo que es el mis­mo en es­pa­ñol: la cu­rio­si­dad ma­tó al ga­to. ¿Por qué el ga­to es cu­rio­so? Pa­ra ex­plo­rar su en­torno, ver qué re­cur­sos hay y bus­car cuá­les son las ru­tas de es­ca­pe; ser cu­rio­so sig­ni­fi­ca una téc­ni­ca de su­per­vi­ven­cia. Pe­ro tam­bién es pe­li­gro­so, por eso la cu­rio­si­dad pue­de ma­tar­lo, por­que pue­de ha­cer al­go pe­li­gro­so.

Sin em­bar­go, los hu­ma­nos han si­do cu­rio­sos, por eso han es­tu­dia­do el mun­do, có­mo fun­cio­nan las co­sas. Te­ne­mos mu­cho más po­der en nues­tra vi­da que nuestros an­ces­tros. Pen­se­mos en có­mo era la vi­da cuan­do ha­ce 100,000 años ha­bía he­rra­mien­tas muy sim­ples. En con­tras­te, aho­ra la gen­te tie­ne co­che, te­lé­fono ce­lu­lar, re­fri­ge­ra­dor (que pa­ra mí es el me­jor in­ven­to por­que me gus­ta te­ner co­mi­da fres­ca). Te­ne­mos to­das es­tas co­mo­di­da­des que ha­cen me­jor nues­tra vi­da que la de los re­yes de ha­ce 100 o 200 años. Vi­vi­mos con lu­jo, po­de­mos pe­dir una cerveza. Po­de­mos ha­cer mu­chas co­sas que an­tes era un triun­fo lo­grar que su­ce­die­ran.

Geor­ge Smoot es cons­cien­te del do­ble fi­lo de la cu­rio­si­dad: es pe­li­gro­sa, pe­ro tam­bién nos pue­de lle­var al co­no­ci­mien­to:

—La cu­rio­si­dad nos ha lle­va­do a ex­plo­rar, a bus­car, a en­con­trar y tam­bién a rea­li­zar in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca que nos ha he­cho en­ten­der có­mo fun­cio­na la na­tu­ra­le­za. Nos ha da­do he­rra­mien­tas nue­vas. Ha­ce 110 años des­cu­bri­mos el elec­trón. Hoy to­dos tie­nen al­gún apa­ra­to elec­tró­ni­co. Hay que pen­sar en la épo­ca an­te­rior a la de Thom­son y su des­cu­bri­mien­to del elec­trón, la gen­te no te­nía apa­ra­tos elec­tró­ni­cos, no exis­tían.

La cu­rio­si­dad ha si­do una he­rra­mien­ta po­de­ro­sa pa­ra cam­biar la so­cie­dad hu­ma­na. Es muy via­ble pre­de­cir que cam­bia­rá nues­tra vi­da mu­cho más rá­pi­do.

La cu­rio­si­dad pue­de ser pe­li­gro­sa, pe­ro nos lle­va al co­no­ci­mien­to.

Por Con­duc­tor del pro­gra­ma La ove­ja eléc­tri­ca que se trans­mi­te los mar­tes a las 20:30 por Ca­nal 22. www.ima­gi­nan­tes.tv Jo­sé Gor­don

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.