México al des­cu­bier­to

Es­te co­rre­dor de la mon­ta­ña hi­dal­guen­se es­con­de rin­co­nes es­pec­ta­cu­la­res.

Muy Interesante (México) - - Secciones - Por Ira Fran­co

Mi­ne­ral del Chi­co, Hi­dal­go.

Des­de ha­ce si­glos los ha­bi­tan­tes del an­ti­guo pue­blo mi­ne­ro de Mi­ne­ral del Chi­co, en Hi­dal­go, ates­ti­guan y ve­lan por man­te­ner en buen es­ta­do sus mag­ní­fi­cos bos­ques so­li­ta­rios, ves­ti­gios de un te­rri­to­rio sil­ves­tre que des­apa­re­ce po­co a po­co en el te­rri­to­rio na­cio­nal.

Inau­gu­ra­do en 1565 co­mo pa­so co­mer­cial ha­cia Pa­chu­ca, de­bi­do a la fie­bre del oro y la pla­ta que pri­vó en la re­gión –don­de, se di­ce, hu­bo has­ta 300 mi­nas de pla­ta en tiem­pos de es­plen­dor–, el pue­blo que aho­ra es Mi­ne­ral del Chi­co fue co­no­ci­do pri­me­ro co­mo Real de Ato­to­nil­co (lu­gar de agua ca­lien­te), y más tar­de Ato­to­nil­co el Chi­co, pa­ra di­fe­ren­ciar­lo del otro, Ato­to­nil­co el Gran­de, ubi­ca­do un po­co más al nor­te del es­ta­do. Pa­ra el si­glo XIX, al for­mar­se la República, per­dió el nom­bre de Real de Ato­to­nil­co el Chi­co y se ins­tau­ró la de­no­mi­na­ción ac­tual. Hoy es sim­ple­men­te El Chi­co o Mi­ne­ral, pa­ra los lo­ca­les, un pe­que­ño po­bla­do de ca­lles em­pe­dra­das, im­pe­ca­bles, si­tia­do gus­to­sa­men­te por ríos, va­lles y una enor­me re­ser­va eco­ló­gi­ca con­ser­va­da co­mo po­cas en es­te país.

Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción al cuer­po es el cli­ma: una es­pe­sa niebla he­la­da se cier­ne so­bre la cú­pu­la de la úni­ca igle­sia del pue­blo, du­ran­te el in­vierno. La at­mós­fe­ra re­cla­ma sus pro­pios mo­dos y aquí es co­mún el si­len­cio y el re­co­gi­mien­to has­ta que los pri­me­ros ra­yos de sol se cue­lan al me­dio­día. Pa­ra el via­je­ro que lo vi­si­ta por primera vez se re­co­mien­da, an­tes que nin­gu­na otra co­sa, ca­len­tar un po­co la gar­gan­ta con un de­li­cio­so ca­fé de olla con ca­ne­la o, si se es más arries­ga­do, de­gus­tar una “ta­chue­la” di­rec­to en el bar del mis­mo nom­bre lo­ca­li­za­do en el co­rre­dor de la pla­za cen­tral. La re­ce­ta es un se­cre­to de su crea­dor, don Jor­ge Ol­mos, des­de 1960, y se cuen­ta que lle­va una mix­tu­ra de hier­bas sil­ves­tres y fru­tas acom­pa­ña­da por un com­po­nen­te al­cohó­li­co que cu­rio­sa­men­te, dicen, cu­ra la cru­da. En cual­quie­ra de los pe­que­ños res­tau­ran­tes se co­me muy bien (o si nos to­ca mer­ca­do, las que­sa­di­llas son in­me­jo­ra­bles), pe­ro no hay que per­der­se al­gu­nos pla­ti­llos es­pe­cia­les de tem­po­ra­da co­mo los gui­sa­dos con es­ca­mo­les, los que­li­tes o los chi­ni­cui­les. Tam­bién hay que pro­bar los hua­lum­bos (en el res­tau­ran­te El Mi­ne­ro los pre­pa­ran bien), ela­bo­ra­dos con flo­res de ma­guey o flo­res de ma­dro­ño en tor­ti­tas.

Pa­ra hospedarse lo me­jor es ren­tar una ca­ba­ña a las afue­ras del pue­blo (son las que sue­len te­ner las me­jo­res vis­tas y aro­mas del bos­que) y ha­cer de ella nues­tra ba­se. Las hay muy lu­jo­sas y ex­clu­si­vas has­ta las que só­lo ofre­cen un jar­dín pa­ra acam­par. Pa­ra no­so­tros la óp­ti­ma fue una in­ter­me­dia, a 10 mi­nu­tos del cen­tro, lla­ma­da Ca­ba­ña Los Pi­na­res. Allí mis­mo con­se­gui­mos un guía que nos or­ga­ni­zó un iti­ne­ra­rio pa­ra prac­ti­car el sen­de­ris­mo, que es el gran atrac­ti­vo de Mi­ne­ral del Chi­co.

La­be­rin­to na­tu­ral

La primera sa­li­da pue­de ser al mi­ra­dor Pe­ña del Cuer­vo, don­de la vis­ta do­mi­na ca­si to­do el Par­que Na­cio­nal El Chi­co, el enor­me bos­que pro­te­gi­do por el go­bierno des­de tiem­pos de Por­fi­rio Díaz. Si hay un día des­pe­ja­do se pue­den ver des­de allí dos for­ma­cio­nes ro­co­sas gi­gan­tes lla­ma­das “Las Mon­jas”, que, cuen­ta la le­yen­da, ob­tie­nen su nom­bre de una pe­re­gri­na­ción de re­li­gio­sas ca­tó­li­cas que se que­da­ron a dor­mir en es­te pa­ra­je y en una no­che de lo­cu­ra “ol­vi­da­ron sus vo­tos e in­cu­rrie­ron en pe­ca­do”, con lo que se hi­cie­ron me­re­ce­do­ras al cas­ti­go de con­ver­tir­se en pie­dra. Fren­te a ellas, aun­que ya mon­ta­das so­bre el Va­lle del Mez­qui­tal, es­tán sus con­tra­par­tes ro­co­sas de­no­mi­na­das “Los Frai­les” que, co­mo las pri­me­ras, sue­len usar­se co­mo pa­re­des de es­ca­la­da y es­ce­na­rios pa­ra prac­ti­car el down­hill o ci­clis­mo de mon­ta­ña.

Lue­go del mi­ra­dor nos di­ri­gi­mos a un lu­gar que pue­de sor­pren­der has­ta al via­je­ro más ex­pe­ri­men­ta­do: el so­ber­bio la­be­rin­to de ro­cas co­no­ci­do co­mo El Con­ta­de­ro, tam­bién den­tro del Par­que Na­cio­nal. El ca­mino des­de el pue­blo es de te­rra­ce­ría, por lo que se re­co­mien­da un vehícu­lo de bue­na trac­ción, o bien, re­co­rrer­lo a pie por unas cua­tro ho­ras. Es in­dis­pen­sa­ble acu­dir con un guía que co­noz­ca el lu­gar co­mo la pal­ma de su mano, pues son fa­mo­sas las his­to­rias de via­je­ros per­di­dos. Tam­bién son muy po­pu­la­res la le­yen­das de ban­di­dos du­ran­te el vi­rrei­na­to, que usa­ban es­te es­pa­cio na­tu­ral la­be­rín­ti­co pa­ra es­con­der sus car­ga­men­tos de pla­ta ro­ba­da. Des­de lue­go, no fal­ta el que ase­gu­ra la po­si­bi­li­dad de que al­gu­nos te­so­ros si­gan en­te­rra­dos aquí en al­gu­na grie­ta o fi­su­ra, es­pe­ran­do a ser en­con­tra­dos. En reali­dad, el te­so­ro es­tá a la vis­ta de to­dos: los des­fi­la­de­ros y los arro­yue­los que co­rren al in­te­rior del la­be­rin­to son ca­si hip­nó­ti­cos y la luz que cae por los des­pe­ña­de­ros bien me­re­ce un par de días de ob­ser­va­ción mi­nu­cio­sa. Por los mi­cro­cli­mas que se dan al in­te­rior, cre­cen ár­bo­les y ar­bus­tos en­dé­mi­cos, y más de un osa­do apren­diz de bió­lo­go que­rrá que­dar­se en es­te be­llí­si­mo es­pa­cio a acam­par y ex­plo­rar.

Día ex­tre­mo

An­tes de re­gre­sar al pue­blo po­de­mos dar una rá­pi­da vi­si­ta al río El Mi­la­gro, don­de se pue­de prac­ti­car ra­pel, ca­ño­nis­mo y

re­co­rrer las mi­nas de San Antonio y La Gua­da­lu­pe, acon­di­cio­na­das pa­ra ha­cer que el via­je­ro vi­va el am­bien­te ori­gi­nal de aque­llos mi­ne­ros que hi­cie­ron ri­ca a es­ta zo­na. Y si lo nues­tro son las emo­cio­nes fuer­tes, otra muy bue­na op­ción es ir a Vía Fe­rra­ta, un desa­rro­llo eco­tu­rís­ti­co ope­ra­do por la em­pre­sa H- Go Ad­ven­tu­res, don­de pue­den ayu­dar­nos a vi­vir un día ex­tre­mo aun sin ser gran­des de­por­tis­tas. Hay op­cio­nes se­gu­ras in­clu­so pa­ra los ni­ños, co­mo el ca­nopy (una ru­ta de puen­tes col­gan­tes, ba­ran­da­les de ace­ro y ti­ro­le­sas que no es pre­ci­sa­men­te ba­ra­ta pe­ro que va­le ca­da cen­ta­vo por lo di­ver­ti­das que re­sul­tan).

En el pue­blo bas­ta con dar un pa­seo por la pla­za –lle­na de atrac­ti­vos co­mo cu­rio­sas ar­te­sa­nías de se­mi­lla, una fuen­te la­bra­da y la igle­sia de la Pu­rí­si­ma Con­cep­ción, que da­ta del si­glo XVI– pa­ra en­ten­der su en­can­to: la vo­ca­ción con­ser­va­cio­nis­ta y de buen an­fi­trión de los ha­bi­tan­tes con­tras­ta con un pa­sa­do co­mer­cial bo­yan­te que hoy les per­mi­te ofre­cer un re­fu­gio don­de res­pi­rar pue­de vol­ver a ser una ac­ti­vi­dad pla­cen­te­ra.

PE­ÑAS “LAS MON­JAS”, PAR­QUE NA­CIO­NAL EL CHI­CO.

VÍA FE­RRA­TA EN MI­NE­RAL DEL CHI­CO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.