A la luz de la ra­zón

Las per­so­nas po­drían ser ‘in­mor­ta­les’ al per­ma­ne­cer con­ge­la­das has­ta ser re­vi­vi­das en el fu­tu­ro, cuan­do la cien­cia pue­da ven­cer a la muer­te. De es­te mo­do fun­cio­na la crio­pre­ser­va­ción.

Muy Interesante (México) - - Secciones - Por Gua­da­lu­pe Ale­mán Las­cu­rain

Ce­le­bri­da­des con­ge­la­das.

La le­yen­da di­ce que Walt Dis­ney fue pro­ce­sa­do crio­gé­ni­ca­men­te y en el fu­tu­ro se­rá re­ani­ma­do pa­ra que las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes pue­dan dis­fru­tar de su ta­len­to. Es­ta ase­ve­ra­ción no sur­ge na­da más en­tre co­pas y en un bar: tam­bién la he es­cu­cha­do en los pa­si­llos de la ofi­ci­na y en bo­ca de per­so­nas que sue­len emi­tir opi­nio­nes sen­sa­tas. A pe­sar de que los bió­gra­fos ofi­cia­les de Dis­ney han des­men­ti­do el mi­to ur­bano más de una vez, és­te per­te­ne­ce a la es­pe­cie de los que se nie­gan a mo­rir. La per­sis­ten­cia del ru­mor se de­be, por un la­do, a que Dis­ney de­jó un hue­co muy gran­de en los co­ra­zo­nes de sus fans, y por otro, a que los teó­ri­cos de la conspiración re­cha­zan las ex­pli­ca­cio­nes ra­cio­na­les. Cuan­do se les con­fron­ta con la ver­dad, a sa­ber: que Wal­ter Elias Dis­ney fue cre­ma­do y que sus res­tos re­po­san en el ce­men­te­rio Fo­rest Lawn Me­mo­rial Park de Glen­da­le, Ca­li­for­nia, re­vi­ran: “Ah, eso es lo que ellos quie­ren que tú creas. El cuer­po in­tac­to del ge­nio es­tá en su ama­da Dis­ney­lan­dia, de­ba­jo de la atrac­ción de Los Pi­ra­tas del Ca­ri­be”. Sí, le­ye­ron bien: eso es lo que mu­chas per­so­nas sos­tie­nen. Su­pon­go que, en el fon­do, nunca sa­lie­ron de Fan­ta­si­lan­dia.

Otros ído­los de la cul­tu­ra po­pu­lar es­ta­dou­ni­den­se que su­pues­ta­men­te ya­cen en el pa­raí­so de la crió­ni­ca son el ac­tor John Way­ne y el can­tan­te Michael Jack­son. Dato cu­rio­so: den­tro de la mi­to­lo­gía ur­ba­na, El­vis no es­tá con­ge­la­do. El úni­co “Fro­zen El­vis” que arro­ja­ron mis bús­que­das de In­ter­net es un pos­tre de plá­tano cu­bier­to de cho­co­la­te con ca­cahua­te (se ve de­li­cio­so, por cier­to). Lo que sí se cuen­ta es que “El Rey” es­tá vi­vo… o al me­nos, que vi­vió ocul­to du­ran­te años ba­jo el pro­gra­ma de pro­tec­ción de tes­ti­gos del FBI, tras ha­ber re­ve­la­do los tra­pos su­cios de la ma­fia. Pe­ro bueno, los mi­tos en torno a El­vis y a los múltiples “avis­ta­mien­tos” del ído­lo –ge­ne­ral­men­te, com­pran­do co­mi­da– me­re­cen un ar­tícu­lo apar­te.

El ori­gen de cier­tas le­yen­das ur­ba­nas sue­le ser más in­tere­san­te que la mis­ma le­yen­da, co­mo es el ca­so de “Walt con­ge­la­do”. Em­pe­ce­mos por si­tuar el con­tex­to. El ru­mor sur­gió a fi­na­les de la dé­ca­da de los 60 y prin­ci­pios de los 70, cuan­do la ex­plo­ra­ción es­pa­cial era ya una reali­dad y las pro­me­sas de la cien­cia fic­ción pa­re­cían ca­da vez más al­can­za­bles. En 1966 un tal Bob Nel­son, ex téc­ni­co de te­le­vi­so­res, se con­vir­tió en pre­si­den­te de la Cr­yo­nics So­ciety of Ca­li­for­nia. Seis años des­pués, en 1972, Nel­son de­cla­ró al dia­rio Los An­ge­les Ti­mes: “Dis­ney que­ría ser con­ge­la­do. Mu­chas per­so­nas pien­san que en efec­to lo fue (…) La ver­dad es que Walt se lo per­dió. Nunca de­jó su vo­lun­tad por es­cri­to, y cuan­do mu­rió, la fa­mi­lia no qui­so sa­ber na­da de eso. Lo cre­ma­ron. Yo vi sus cenizas per­so­nal­men­te. Es­tán en Fo­rest Lawn. Dos se­ma­nas más tar­de, con­ge­la­mos al pri­mer ser hu­mano. Si Dis­ney hu­bie­ra si­do el pri­me­ro, ha­bría si­do un gran im­pul­so pa­ra la crió­ni­ca. Pe­ro así es la vi­da”. A pe­sar de que Nel­son di­jo la ver­dad, la gen­te le­yó y cre­yó lo que le dio la ga­na. Fi­nal­men­te, los ge­nios son ex­cén­tri­cos y es bien sa­bi­do que las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras ga­ran­ti­zan la in­mor­ta­li­dad… ¿o no?

Pe­ro va­mos por par­tes.

Gé­li­do an­tí­do­to con­tra la muer­te

Pa­ra em­pe­zar, la crió­ni­ca o crio­pre­ser­va­ción sí exis­te. Su nom­bre pro­vie­ne

del grie­go kryos, que sig­ni­fi­ca “he­la­do”. Pue­de de­fi­nir­se co­mo la pre­ser­va­ción a ba­ja tem­pe­ra­tu­ra de ani­ma­les (in­clu­yen­do hu­ma­nos) que la me­di­ci­na ac­tual ya no pue­de man­te­ner vi­vos, con el pro­pó­si­to de aguar­dar a que la futura tec­no­lo­gía mé­di­ca pue­da re­ani­mar­los. En po­cas pa­la­bras, es un con­jun­to de téc­ni­cas que pretenden ga­nar tiem­po mien­tras la cien­cia y la tec­no­lo­gía lo­gran ven­cer a la muer­te. Al­cor, la com­pa­ñía lí­der en crió­ni­ca al día de hoy, ase­gu­ra que es­ta prác­ti­ca es jus­ti­fi­ca­ble par­tien­do de tres pre­mi­sas bá­si­cas:

1. Que la vi­da pue­de de­te­ner­se y re­ini­ciar­se cuan­do se pre­ser­va su es­truc­tu­ra.

2. Que la vi­tri­fi­ca­ción –no el con­ge­la­mien­to– es ca­paz de pre­ser­var muy bien la es­truc­tu­ra biológica. Al pa­re­cer, los cris­ta­les de hie­lo da­ñan las cé­lu­las a tal gra­do que no hay re­cu­pe­ra­ción po­si­ble des­pués del con­ge­la­mien­to. En cam­bio, el uso de cier­tos crio­pro­tec­to­res, co­mo el gli­ce­rol, in­hi­be la for­ma­ción de cris­ta­les de hie­lo. La vi­tri­fi­ca­ción pre­ser­va los te­ji­dos en es­ta­do ví­treo, es de­cir, en un es­ta­do só­li­do amor­fo pa­re­ci­do al vi­drio, que ca­re­ce de to­da es­truc­tu­ra cris­ta­li­na.

3. Que los mé­to­dos pa­ra re­pa­rar las es­truc­tu­ras ce­lu­la­res a ni­vel mo­le­cu­lar ya pue­den an­ti­ci­par­se. La cien­cia de la na­no­tec­no­lo­gía even­tual­men­te nos per­mi­ti­rá cons­truir he­rra­mien­tas ca­pa­ces de re­ge­ne­rar a las cé­lu­las in­di­vi­dua­les, mo­lé­cu­la a mo­lé­cu­la. En teo­ría po­dre­mos re­co­brar las es­truc­tu­ras ce­re­bra­les bá­si­cas don­de se en­cuen­tran la me­mo­ria y la per­so­na­li­dad.

Es­tas tres pre­mi­sas han desata­do di­ver­sas po­lé­mi­cas de ín­do­le éti­ca, mé­di­ca, so­cial, le­gal, re­li­gio­sa y has­ta am­bien­tal, en­tre ellas:

> El pro­ce­so só­lo pue­de lle­var­se a ca­bo en hu­ma­nos cuan­do los pa­cien­tes han si­do de­cla­ra­dos le­gal­men­te muer­tos. De acuer­do con al­gu­nos de­trac­to­res de la crió­ni­ca, es­to sig­ni­fi­ca que los ór­ga­nos tam­bién es­tán muer­tos, así que los crio­pro­tec­to­res no pue­den lle­gar a to­das las cé­lu­las.

> Es po­si­ble que la me­mo­ria y la iden­ti­dad se pier­dan irre­ver­si­ble­men­te des­pués de la muer­te, y tam­bién que exis­tan da­ños ce­re­bra­les du­ran­te un mal pro­ce­so de crio­ge­ni­za­ción. En ese ca­so, ¿qué o quién “re­gre­sa” del es­ta­do sus­pen­di­do?

> Co­mo só­lo unos cuan­tos pue­den dar­se el lu­jo de pa­gar por es­te ser­vi­cio, el ni­vel eco­nó­mi­co dic­ta­rá quién vi­ve y quién mue­re.

> En vez de que­rer re­vi­vir gen­te muer­ta, ¿no de­be­ría­mos en­fo­car nuestros re­cur­sos en me­jo­rar la vi­da de tan­tas per­so­nas que hoy su­fren vio­len­cia, ham­bre, in­jus­ti­cia…?

> ¿Có­mo pue­de nues­tro pla­ne­ta, ya de por sí al bor­de del co­lap­so am­bien­tal, man­te­ner a una es­pe­cie de ‘in­mor­ta­les’?

En bus­ca de la eter­ni­dad

To­do lo an­te­rior pa­re­ce llu­via de ideas pa­ra un epi­so­dio de la se­rie Black Mi­rror. Sin em­bar­go, co­mo bien nos re­cuer­da Jo­sé Luis Cor­dei­ro, aca­dé­mi­co de la Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity (Si­li­con Va­lley, Es­ta­dos Uni­dos) e in­te­gran­te del Mi­lle­nium Pro­ject, del Ins­ti­tu­to Smith­so­niano: “La crio­pre­ser­va­ción hu­ma­na co­men­zó me­dio si­glo atrás, y des­de en­ton­ces se han crio­pre­ser­va­do cien­tos de per­so­nas. De he­cho, la mis­ma tec­no­lo­gía se uti­li­za pa­ra crio­pre­ser­var es­per­ma, óvu­los, em­brio­nes, te­ji­dos y ór­ga­nos. Hoy vi­ven mi­les de per­so­nas que han na­ci­do des­pués de ha­ber si­do em­brio­nes crio­pre­ser­va­dos, la prue­ba de que la crio­pre­ser­va­ción fun­cio­na. Yo es­ti­mo que a me­dia­dos de es­te si­glo po­dre­mos re­ani­mar a las per­so­nas que

ha­yan si­do crio­pre­ser­va­das”. Por otro la­do, es un he­cho que el crio­bió­lo­go Gre­gory M. Fahy, de la em­pre­sa Twenty-First Cen­tury Me­di­ci­ne, em­pleó la vi­tri­fi­ca­ción pa­ra con­ge­lar el ri­ñón de un co­ne­jo. Man­tu­vo el ór­gano en ni­tró­geno lí­qui­do y des­pués vol­vió a tras­plan­tar­lo en el ani­mal, a la vez que le ex­tra­jo el otro pa­ra ase­gu­rar la pre­ci­sión del ex­pe­ri­men­to. El co­ne­jo vi­vió un mes más, has­ta que fue sa­cri­fi­ca­do con el fin de es­tu­diar có­mo ha­bían reac­cio­na­do sus ór­ga­nos des­pués de la tras­plan­ta­ción.

Por lo tan­to…

Con tan­tas em­pre­sas de­di­ca­das a la crio­pre­ser­va­ción y ex­cén­tri­cos con ga­nas de vi­vir pa­ra siem­pre, no re­sul­ta des­ca­be­lla­do creer que al­gu­nos as­pi­ran­tes a la in­mor­ta­li­dad fue­ron (¿son?) per­so­na­jes cé­le­bres. Sin em­bar­go, no hay prue­bas que res­pal­den es­ta hi­pó­te­sis, y sí mu­chos da­tos con­fia­bles que la re­fu­tan. ¿Qué pa­sa­rá cuan­do cier­tas “ce­le­bri­da­des” tras­cien­dan sus quin­ce mi­nu­tos de fa­ma al com­prar la in­mor­ta­li­dad? ¿De ve­ras que­re­mos un fu­tu­ro lleno de Kar­das­hians? Es du­da le­gí­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.