Ci­ne-sco­pio

Fe­nó­me­nos, heavy­me­ta­le­ros, ño­ños, asal­tan­tes, bru­jas y otros per­so­na­jes re­tor­ci­dos con­for­man la ga­le­ría que des­fi­la en las pe­lí­cu­las del di­rec­tor es­pa­ñol Álex de la Igle­sia, con­sa­gra­do co­mo di­rec­tor de cul­to in­dis­pen­sa­ble.

Muy Interesante (México) - - Secciones - Por Oli­vier Fuen­tes

El ci­ne de Álex de la Igle­sia.

Al fi­nal de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, con la aper­tu­ra en el ci­ne es­pa­ñol, va­rios di­rec­to­res, co­mo Car­los Sau­ra, Jo­sé Luis Gar­ci y Fer­nan­do Fer­nán Gó­mez, crea­ron fil­mes que ha­bla­ban so­bre la ver­da­de­ra Es­pa­ña pos­gue­rra ci­vil, y en ge­ne­ral, so­bre có­mo la dic­ta­du­ra afec­tó al país. Ini­ció en­ton­ces el pos­mo­der­nis­mo es­pa­ñol, o la fa­mo­sa “mo­vi­da ma­dri­le­ña”, cu­yo ex­po­nen­te más re­co­no­ci­do en el ci­ne fue el di­rec­tor Pe­dro Al­mo­dó­var. Con cin­tas co­mo Pe­pi, Lu­ci, Bom y otras chi­cas del mon­tón (1980), Ma­ta­dor (1986) y Mu­je­res al bor­de de un ata­que de ner­vios (1988) el di­rec­tor man­che­go creó un es­ti­lo de­sen­fa­da­do (y en sus fil­mes más re­cien­tes, más cru­do) y con­si­guió el re­co­no­ci­mien­to del pú­bli­co y la ta­qui­lla in­ter­na­cio­na­les.

A me­dia­dos de los años 90, el ci­ne es­pa­ñol se en­con­tra­ba atra­pa­do en co­me­dias lo­ca­les más bien com­pla­cien­tes y me­dio­cres. Quien vino a mar­car la lle­ga­da de una nueva ge­ne­ra­ción de ci­neas­tas y de un nue­vo es­ti­lo de fil­mes fue pre­ci­sa­men­te el di­rec­tor ori­gi­na­rio de Bil­bao, Álex de la Igle­sia.

El ata­que de Álex

Tras ha­ber tra­ba­ja­do en la di­rec­ción de ar­te en al­gu­nos fil­mes, De la Igle­sia reali­zó su pri­mer cor­to­me­tra­je, Mi­rin­das ase­si­nas (1991), un de­li­rio de 11 mi­nu­tos en el que un hom­bre­ci­llo ase­si­na a san­gre fría al can­ti­ne­ro por ha­ber­se atre­vi­do a pe­dir el pa­go por el men­cio­na­do re­fres­co. La pues­ta en es­ce­na, el so­ni­do, la claus­tro­fó­bi­ca fo­to­gra­fía y el guión (que in­clu­ye una dia­tri­ba de si los re­fres­cos de­ben lle­var hie­lo o no) lo­gra­ron lla­mar la aten­ción del ya con­sa­gra­do Al­mo­dó­var, quien a tra­vés de su com­pa­ñía El De­seo S.A. pro­du­jo la ope­ra pri­ma del di­rec­tor bil­baíno, Ac­ción mutante (1993).

El fil­me re­sul­ta ser una mez­cla de ac­ción­te­rror-cien­cia fic­ción y hu­mor ne­gro, con es­té­ti­ca to­tal­men­te fu­tu­ris­ta y ci­ber­punk. En el año 2012 una ban­da de te­rro­ris­tas quie­re ha­cer un lla­ma­do en con­tra de la gen­te bo­ni­ta de la al­ta so­cie­dad y pa­ra ello se­cues­tra a la hi­ja de un rico in­dus­trial el día de su boda. El res­ca­te de­be­rá co­brar­se en el pla­ne­ta mi­ne­ro Ax­tu­riax, pe­ro el lí­der trai­cio­na y ma­ta a su ban­da pa­ra que­dar­se con el di­ne­ro. Sin em­bar­go, un so­bre­vi­vien­te in­ten­ta­rá ven­gar­se y ga­nar el amor de la rehén. Ac­ción mutante lla­ma la aten­ción por la fuer­za de su es­té­ti­ca y con­si­guió tres de los seis pre­mios Go­ya a los que ha­bía si­do no­mi­na­da, y por su­pues­to, pu­so los re­flec­to­res en el tra­ba­jo del di­rec­tor.

Si bien Ac­ción mutante irrum­pió en el pú­bli­co es­pa­ñol, la con­sa­gra­ción de De la Igle­sia lle­gó con El día de la bes­tia (1995). En él, un pa­dre vas­co es­tá con­ven­ci­do de que el li­bro del Apo­ca­lip­sis se­ña­la, en men­sa­jes co­di­fi­ca­dos, que el An­ti­cris­to na­ce­rá la No­che­bue­na en Madrid, así que es­tá de­ci­di­do, a cos­ta de su al­ma, a ma­tar a la cria­tu­ra. A su cru­za­da pa­ra in­vo­car al de­mo­nio se uni­rán un fa­ná­ti­co de la mú­si­ca heavy me­tal y un frau­du­len­to “in­ves­ti­ga­dor de lo ocul­to” de la te­le­vi­sión.

El día de la bes­tia se hi­zo acree­dor a seis pre­mios Go­ya, en­tre ellos Me­jor Di­rec­tor y Me­jor Ac­tor Re­ve­la­ción, y es­ta­ble­ció el es­ti­lo del di­rec­tor, quien era ca­paz de mez­clar el ur­ba­nis­mo ma­dri­le­ño con ele­men­tos de ho­rror, en es­te ca­so sa­tá­ni­co, com­bi­nán­do­lo a la vez con apuntes de crí­ti­ca so­cial y un re­fres­can­te hu­mor ne­gro y cáus­ti­co.

Los per­so­na­jes del di­rec­tor

El di­rec­tor se ha dis­tin­gui­do por na­rrar sus fil­mes en un rit­mo ver­ti­gi­no­so, en los que las pro­ble­má­ti­cas de los per­so­na­jes se van

desa­rro­llan­do has­ta lle­gar a un gran clí­max, con un gi­ro ines­pe­ra­do. En sus guio­nes (rea­li­za­dos en su ma­yo­ría en con­jun­to con Jor­ge Gue­rri­cae­che­va­rría) sue­le apa­re­cer un personaje ex­per­to en al­gún te­ma de la cul­tu­ra pop, cu­yo co­no­ci­mien­to sue­le ra­yar en la ob­se­sión. Así, te­ne­mos a Jo­sé Ma­ría, el heavy­me­ta­le­ro de El día de la bes­tia; a Charly, el ob­se­so de Star Wars de La co­mu­ni­dad (2000), y a Julián, el ex­do­ble de ac­ción que año­ra los spa­guet­ti-wes­tern y que de he­cho es el pro­ta­go­nis­ta de 800 ba­las (2002). En ca­da cin­ta el personaje nerd sue­le ele­var­se mo­ral­men­te del res­to, por lo me­nos de los que re­pre­sen­tan la hi­po­cre­sía de una so­cie­dad ce­rra­da que aún lle­va a cues­tas la mo­ra­li­dad fran­quis­ta.

Los per­so­na­jes de De la Igle­sia se desen­vuel­ven en­tre gé­ne­ros co­mo el ho­rror, wes­tern, noir y mis­te­rio, en­tre mu­chos otros, con diá­lo­gos ági­les, mor­da­ces y re­ple­tos de hu­mor ne­gro. En algunas pe­lí­cu­las, co­mo La co­mu­ni­dad y Mi gran no­che (2015), el di­rec­tor es­ta­ble­ce un am­bien­te claus­tro­fó­bi­co en el que es­tán pri­sio­ne­ros dis­tin­tos ar­que­ti­pos de la so­cie­dad es­pa­ño­la. En La co­mu­ni­dad, la so­cie­dad es­tá re­pre­sen­ta­da por los ve­ci­nos de un edi­fi­cio que no per­mi­ti­rán que la agen­te de bie­nes raí­ces sal­ga del lu­gar con la for­tu­na que es­ta­ba oculta en el de­par­ta­men­to de un in­qui­lino fa­lle­ci­do. En Mi gran no­che, un es­tu­dio de te­le­vi­sión se en­cuen­tra cer­ca­do por ex­tra­ba­ja­do­res que fue­ron des­pe­di­dos ma­si­va­men­te. En el in­te­rior es­tán ar­tis­tas, el equi­po téc­ni­co y do­ce­nas de ex­tras atra­pa­dos. Di­cho ele­men­to bu­ñue­liano es­tá tam­bién en el más re­cien­te fil­me del di­rec­tor, El bar (2017), sin es­tre­nar­se co­mer­cial­men­te to­da­vía: un gru­po de clien­tes en un ca­fé se ven for­za­dos a en­ce­rrar­se al ocu­rrir al­gu­nos he­chos mis­te­rio­sos. Así, en la obra de De la Igle­sia en­con­tra­re­mos una ga­le­ría re­pre­sen­ta­ti­va de la so­cie­dad es­pa­ño­la, pe­ro que apli­ca a to­dos los paí­ses.

BIL­BAÍNO. Álex de la Igle­sia se nu­trió con có­mics, pe­lí­cu­las de se­rie B y bas­tan­te te­le­vi­sión.

EL DÍA DE LA BES­TIA (1995).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.