In Si­tu

Muy Interesante (México) - - Secciones - Por Án­ge­la Po­sa­da-Swaf­ford

Án­ge­la Po­sa­da pla­ti­ca con el nie­to de Jac­ques Cous­teau.

Mi­rán­do­se en el es­pe­jo re­tro­vi­sor de un au­to es­ta­cio­na­do en la ori­lla del Par­que Na­cio­nal Ever­gla­des, en Flo­ri­da, Phi­lip­pe Cous­teau Jr. se cu­bre por se­gun­da vez la ca­ra con cre­ma an­ti­so­lar. El Sol es agre­si­vo y el ca­lor me­mo­ra­ble, pe­ro na­da de es­to pa­re­ce de­te­ner el ím­pe­tu del nie­to de 34 años del le­gen­da­rio ca­pi­tán Jac­ques-Ives Cous­teau, cu­yo com­pro­mi­so con el me­dio am­bien­te es hoy tan sin­ce­ro co­mo lo fue­ran en su mo­men­to el de su abue­lo y el de su pa­dre, Phi­lip­pe Sr.

No es fá­cil ser nie­to del icó­ni­co, con­tro­ver­ti­do e idea­li­za­do ca­pi­tán del barco de in­ves­ti­ga­ción ocea­no­grá­fi­ca Caly­pso, cu­ya per­so­na­li­dad im­preg­na­ba to­do el eco­sis­te­ma fa­mi­liar co­mo el ha­lo de un dios ma­yor. “La gen­te asume que por­que mi pa­dre era hi­jo de Jac­ques Cous­teau la fa­ma y la for­tu­na ven­drían fá­cil­men­te. Pe­ro na­da pue­de es­tar más le­jos de la ver­dad. Mi her­ma­na Ale­xan­dra y yo he­re­da­mos muy po­co, ex­cep­to el in­do­ma­ble es­pí­ri­tu de nues­tros pa­dres”, me di­ce mien­tras sal­ta ágil­men­te a bor­do de una lan­cha in­fla­ble y ex­tien­de la mano pa­ra ayu­dar­me a su­bir.

En 2000 Phi­lip­pe fun­dó Eart­hE­cho In­ter­na­tio­nal, or­ga­ni­za­ción orien­ta­da a brin­dar a los jó­ve­nes he­rra­mien­tas pa­ra pro­te­ger y res­tau­rar los re­cur­sos acuá­ti­cos del pla­ne­ta; pe­ro ha­cer­lo de ma­ne­ra prác­ti­ca y presencial. De ahí es­ta in­vi­ta­ción a un tour por los Ever­gla­des. En la pla­ya hay una do­ce­na de es­tu­dian­tes de va­rios paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, es­pe­ran­do ávi­da­men­te el turno de acom­pa­ñar a Phi­lip­pe a bor­do.

“Co­lom­bia, Pe­rú y Ecua­dor tie­nen mu­chos de los mis­mos pro­ble­mas am­bien­ta­les que te­ne­mos aquí”, le di­ce Cous­teau al gru­po, ha­cien­do un ges­to con el bra­zo en di­rec­ción a la ori­lla del fa­mo­so “río de hier­ba” que in­mor­ta­li­za­ra la am­bien­ta­lis­ta Mar­jory Sto­ne­man Dou­glas. “Los Ever­gla­des son co­mo una lec­ción por­que ve­mos el efec­to que los fer­ti­li­zan­tes pro­ve­nien­tes de la ca­ña de azú­car tie­nen: es­tán con­ta­mi­nan­do el agua y ma­tan­do a las al­gas.”

Pa­ra evi­tar que avan­ce el de­te­rio­ro del eco­sis­te­ma, un gru­po de cien­tí­fi­cos es­tá plan­tan­do jun­cos gi­gan­tes en el agua, a fin de que ab­sor­ban los quí­mi­cos. Ac­to se­gui­do, Cous­teau en­se­ña a los es­tu­dian­tes có­mo plan­tar los jun­cos ellos mis­mos. Los tres días de ex­cur­sión han es­ta­do sa­tu­ra­dos de ac­ti­vi­da­des so­bre el te­rreno, el mi­cros­co­pio y la compu­tado­ra. To­do un mi­ni­cur­so de cien­cia am­bien­tal.

“To­dos és­tos son pro­ble­mas glo­ba­les, y us­te­des son los lí­de­res del fu­tu­ro”, les di­ce el ex­plo­ra­dor con tono apre­mian­te. “No acep­ten te­ner que ha­cer las co­sas co­mo se ve­nían ha­cien­do. Por eso te­ne­mos tan­tos pro­ble­mas en el mun­do: por­que no hay gen­te su­fi­cien­te que se le­van­te y di­ga ‘po­de­mos cam­biar es­ta si­tua­ción’. Po­de­mos ha­cer di­ne­ro y ser exi­to­sos, po­de­mos cons­truir co­sas y te­ner tra­ba­jos, pe­ro no te­ne­mos que ha­cer­lo des­tru­yén­do­lo to­do. Por­que al fi­nal de cuen­tas nos va a sa­lir más ca­ro.”

Más tar­de, acu­do con Phi­lip­pe a re­fu­giar­me ba­jo el úni­co tro­zo de te­cho en mi­llas a la re­don­da. La sed es un tras­fon­do sim­bó­li­co de la con­ver­sa­ción. Ha­bla­mos de có­mo los pro­ble­mas del mun­do ac­tual re­quie­ren la tec­no­lo­gía y un pen­sa­mien­to de ne­go­cios mo­derno; y de sus in­tere­san­tes ini­cia­ti­vas de desa­rro­llo sos­te­ni­ble en la Bol­sa de Va­lo­res de Nue­va York.

Tam­bién ha­bla­mos de sus ex­pec­ta­ti­vas en La­ti­noa­mé­ri­ca.

“Co­mo mi pa­dre y mi abue­lo, so­mos con­ta­do­res de his­to­rias, y ésa es la for­ma en que en­gan­cha­mos a la gen­te. El ob­je­ti­vo con Eart­hE­cho en­ton­ces es usar la tec­no­lo­gía pa­ra lle­gar a cien­tos de mi­les de per­so­nas. Y ha­cer­lo en es­pa­ñol. En el fu­tu­ro, la idea es lle­var las ex­pe­di­cio­nes edu­ca­ti­vas de Eart­hE­cho a La­ti­noa­mé­ri­ca, pa­ra te­ner se­sio­nes in si­tu en ca­da país. Por­que és­tos son pro­ble­mas mun­dia­les.”

Le pre­gun­to si es op­ti­mis­ta en cuan­to a nues­tro fu­tu­ro.

“Sí lo soy. Por es­to”, di­ce y se­ña­la a la do­ce­na de es­tu­dian­tes que han des­cu­bier­to el mis­mo tro­zo de te­cho que cu­bre el mi­ra­dor. Al­gu­nos to­man no­tas con avi­dez.

“Y soy op­ti­mis­ta por­que hay gen­te que sí ha­ce al­go. Has­ta ha­ce po­co los Ever­gla­des es­ta­ban mu­rien­do. Aho­ra la gen­te es­tá ha­cien­do un me­jor tra­ba­jo con los fer­ti­li­zan­tes de la ca­ña de azú­car. Aún hay mu­chos re­tos pa­ra des­en­re­dar la ma­ra­ña de erro­res que co­me­ti­mos en el pa­sa­do cuan­do no sa­bía­mos lo que ha­cía­mos. Pe­ro va­mos me­jo­ran­do. Y el pú­bli­co es­tá al­go me­jor in­for­ma­do.”

Phi­lip­pe ha­ce una pau­sa pa­ra con­sul­tar su ce­lu­lar. A la dis­tan­cia, los pas­tos ver­de cla­ro se ex­tien­den has­ta per­der­se de vis­ta in­te­rrum­pi­dos aquí y allá por is­lo­tes de ár­bo­les. Una fi­na ca­pa de agua flu­ye len­ta y cons­tan­te­men­te pe­nín­su­la aba­jo, aca­ri­cian­do las raí­ces de los al­tos jun­ca­les. “El río flu­ye y el pas­to per­ma­ne­ce”, es­cri­bió Sto­ne­man Dou­glas. Eso son los Ever­gla­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.