FLO­RA Y FAU­NA ALIE­NÍ­GE­NAS

Muy Interesante (México) - - En Portada -

No se des­car­ta la po­si­bi­li­dad de en­con­trar vi­da en otros pla­ne­tas, sin em­bar­go to­do in­di­ca que no se­ría pre­ci­sa­men­te idén­ti­ca a la que co­no­ce­mos, pues las cir­cuns­tan­cias de la Tie­rra son úni­cas.

Al ca­mi­nar ca­si arras­trán­do­se por los gé­li­dos pan­ta­nos, es­ta cria­tu­ra po­dría pa­re­cer una lan­gos­ta. Oriun­da del sis­te­ma TRAP­PIST-1, se tra­ta de un an­fi­bio cie­go cu­ya bo­ca en la par­te in­fe­rior de su cuer­po es si­mi­lar a una ven­to­sa con la que ba­rre el sue­lo co­mo si fue­ra una as­pi­ra­do­ra. Se ali­men­ta de los lí­que­nes bio­fluo­res­cen­tes que en­cuen­tra. Ade­más ex­ca­va en la du­ra tie­rra con ayu­da de sus po­ten­tes y enor­mes pa­tas de­lan­te­ras, pro­vis­tas de lar­gas y grue­sas uñas, pa­ra al­can­zar pe­que­ños tu­bércu­los. Tras pa­sar una eta­pa em­brio­na­ria en los la­gos con­ge­la­dos de la fran­ja que di­vi­de los he­mis­fe­rios del pla­ne­ta –un la­do su­mi­do en la os­cu­ri­dad, el otro en un día per­ma­nen­te–, cuan­do al­can­za la ma­du­rez se con­vier­te en ha­bi­tan­te per­ma­nen­te de la zo­na cre­pus­cu­lar, cons­tru­yen­do ma­dri­gue­ras pro­fun­das. Es­ta cria­tu­ra es pro­duc­to de la li­bre es­pe­cu­la­ción cien­tí­fi­ca del doc­tor aus­tra­liano Brian Choo, de la Es­cue­la de Cien­cias Bio­ló­gi­cas de la Uni­ver­si­dad de Flin­ders, en Ade­lai­da, Aus­tra­lia.

El as­pec­to que ten­drían las plan­tas en otros pla­ne­tas se­ría el de una gran va­rie­dad de co­lo­res, con ex­cep­ción del ver­de, a me­nos que la es­tre­lla que ro­dean tu­vie­ra las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas que nues­tro Sol. Las plan­tas en la Tie­rra tie­nen su co­lor ca­rac­te­rís­ti­co por­que la clo­ro­fi­la ab­sor­be la luz azul y ro­ja del es­pec­tro so­lar, y re­fle­ja la luz ver­de. Por tan­to, cien­tí­fi­cos de la NASA de­du­cen que un pla­ne­ta con una in­ten­si­dad de luz y at­mós­fe­ra dis­tin­tas ha­ría que el co­lor de las plan­tas ex­tra­te­rres­tres fue­ra com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te al que co­no­ce­mos. Ha­bría lu­ga­res que in­clu­so la fo­to­sín­te­sis se rea­li­za­ría con el es­pec­tro in­fra­rro­jo.

La ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta que las ena­nas ro­jas emi­ten de ma­ne­ra in­ter­mi­ten­te pue­de ser un obs­tácu­lo pa­ra que pro­li­fe­ren for­mas de vi­da; es per­ju­di­cial y pue­de cau­sar da­ños en las cé­lu­las y el ADN. Pe­ro la hi­pó­te­sis de Jack T. O’Ma­lley y Li­sa Kal­te­neg­ger, del Carl Sa­gan Ins­ti­tu­te en la Uni­ver­si­dad de Cor­nell, EUA, es que de exis­tir vi­da en los pla­ne­tas que per­te­ne­cen a es­ta ca­te­go­ría, no la de­tec­ta­ría­mos de in­me­dia­to por­que tal vez se pro­te­ge­ría ba­jo tie­rra o agua. Un me­ca­nis­mo de pro­tec­ción na­tu­ral de los co­ra­les ma­ri­nos con­tra la ra­dia­ción UV del Sol es la fluo­res­cen­cia; si exis­tie­ran cria­tu­ras en esos pla­ne­tas, tal vez ha­yan evo­lu­cio­na­do pa­ra te­ner una bio­fluo­res­cen­cia fo­to­pro­tec­to­ra. Si qui­sié­ra­mos de­tec­tar­las, se­ría por su fluo­res­cen­cia du­ran­te los pe­rio­dos de ma­yor in­ten­si­dad de ra­dia­ción UV ema­na­da de sus ena­nas ro­jas.

OCA­SO ETERNO. Es­ta ilus­tra­ción des­cri­be el as­pec­to que ten­dría la su­per­fi­cie de TRAP­PIST-1f. El pla­ne­ta es­ta­ría ilu­mi­na­do de ma­ne­ra per­ma­nen­te en uno de sus he­mis­fe­rios, y el otro per­ma­ne­ce­ría en la os­cu­ri­dad. Só­lo una fran­ja in­ter­me­dia per­mi­ti­ría la...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.