Del mi­to a la me­sa

Muy Interesante (México) - - De Palabras -

El acei­te de oli­va em­pe­zó a te­ner una pre­sen­cia im­por­tan­te en la cul­tu­ra grie­ga. La pro­duc­ción de es­ta sus­tan­cia fue lle­va­da al res­to del Me­di­te­rrá­neo en án­fo­ras de ce­rá­mi­ca y odres de piel. Exis­ten múl­ti­ples tex­tos de la an­ti­gua Gre­cia que cons­ta­tan la im­por­tan­cia y pro­fu­sión de su em­pleo, co­mo el ca­so de la Odi­sea, y otras mues­tras de la mi­to­lo­gía. Aso­cia­do con Ate­nea, el oli­vo fue el gran re­ga­lo de la dio­sa pa­ra la hu­ma­ni­dad. Zeus im­pu­so a Ate­nea y Po­sei­dón la ta­rea de ha­llar el pre­sen­te más sig­ni­fi­ca­ti­vo de mo­do que el ga­na­dor pu­die­ra eri­gir­se co­mo el pro­tec­tor de la ciu­dad de Ate­nas. Mien­tras que Po­sei­dón ob­se­quió un ca­ba­llo ca­paz de li­brar a las per­so­nas de ar­duos y pe­no­sos tra­ba­jos, Ate­nea pre­sen­tó una ra­mi­ta de ho­jas ver­des apa­ren­te­men­te in­sig­ni­fi­can­te aun­que por­ten­to de in­nu­me­ra­bles pro­pie­da­des. La dio­sa se con­vir­tió en la ines­pe­ra­da ga­na­do­ra des­pués de ex­pli­car los múl­ti­ples usos y uti­li­dad de es­ta plan­ta, que ade­más de re­me­diar ma­les era ca­paz de pro­du­cir acei­te pa­ra alum­brar e in­clu­so ade­re­zar los ali­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.