En­re­da­de­ra en fu­ga

National Geographic en Español (México) - - Explora -

El ku­zu es im­pre­sio­nan­te. Pa­rien­te de los chí­cha­ros, es­ta en­re­da­de­ra lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos de Ja­pón en 1876 pa­ra crear som­bra rá­pi­da­men­te y estabilizar el sue­lo. Pe­ro su cre­ci­mien­to es tan ve­loz –has­ta 0.3 me­tros al día– e in­dis­cri­mi­na­do que ta­pi­za ár­bo­les, pos­tes de luz e in­clu­so edi­fi­cios. En por lo me­nos 20 es­ta­dos, mi­les de ki­ló­me­tros cua­dra­dos de cam­pos y bos­ques han des­apa­re­ci­do ba­jo ella.

In­ves­ti­ga­cio­nes su­gie­ren que el ku­zu po­dría cau­sar aún más da­ño. Cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad Clem­son in­for­man que ace­le­ra­ría el cam­bio cli­má­ti­co al dis­mi­nuir el car­bono acu­mu­la­do en el sue­lo de los eco­sis­te­mas de plan­tas na­ti­vas por los que se ex­pan­de (como el bos­que de Mi­si­si­pi en la fo­to). La pér­di­da de car­bono ocu­rre du­ran­te dé­ca­das, ma­yor­men­te en el man­ti­llo, di­ce el ecó­lo­go Nis­hanth Tha­ra­yil. Es­tu­dios an­te­rio­res han mos­tra­do que el ku­zu po­dría tam­bién li­be­rar otros ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

La pre­gun­ta más im­por­tan­te: ¿pue­de de­te­ner­se el ku­zu? En lo que los fa­bri­can­tes de her­bi­ci­das in­ten­tan al­can­zar a la pla­ga, los jar­di­ne­ros siem­pre pue­den ma­tar­la a la an­ti­güi­ta: de­sen­te­rran­do sus raí­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.