Atrac­ti­vos, pe­ro des­pués no

National Geographic en Español (México) - - Imágenes - —Pa­tri­cia Ed­monds

El pa­to man­da­rín “tie­ne un plu­ma­je ra­ro y ex­tra­or­di­na­rio que lo ha­ce uno de los pa­tos más her­mo­sos y lla­ma­ti­vos –de he­cho, una de las aves más be­llas– del mun­do”, di­ce Ch­ris­top­her Le­ver, con­ser­va­cio­nis­ta bri­tá­ni­co y una de las prin­ci­pa­les au­to­ri­da­des en pa­tos man­da­rín

Su afir­ma­ción im­plo­ra por una no­ta al pie. Un pa­to man­da­rín que bus­ca apa­rear­se es de buen ver. Pe­ro ya no tan­to, una vez que lo ha lo­gra­do.

En Eu­ro­pa, es­tos pa­tos des­plie­gan en oto­ño lo que Le­ver des­cri­be como “un plu­ma­je re­pro­duc­ti­vo to­tal”: ca­be­za verde y co­bri­za, pe­cho púr­pu­ra, gor­gue­ra he­rrum­bro­sa y alas anaran­ja­das y do­ra­das. Du­ran­te el in­vierno, el ma­cho que cor­te­ja se aci­ca­la­rá, sacudirá y mos­tra­rá esas plu­mas pa­ra se­du­cir a la hem­bra, de co­lor opaco, y apa­rear­se. Pa­ra abril o ma­yo, des­pués del apa­rea­mien­to, la pa­ta po­ne en­tre nue­ve y 12 hue­vos.

El pa­to per­ma­ne­ce cer­ca du­ran­te los 28 a 33 días de la in­cu­ba­ción, pe­ro ya que los patitos sa­len del cas­ca­rón, las hem­bras los crían so­las, mien­tras los ma­chos pa­san un ve­rano de mu­da. La caí­da de sus plu­mas de­ja lo que se lla­ma “plu­ma­je de eclip­se” (der.). Al per­der tam­bién las plu­mas prin­ci­pa­les de sus alas, son in­ca­pa­ces vo­lar tem­po­ral­men­te, de ma­ne­ra que su apa­rien­cia apa­ga­da sir­ve como ca­mu­fla­je con­tra de­pre­da­do­res po­ten­cia­les.

Con el re­gre­so del oto­ño, pa­sa la fa­se de pa­ti­to feo. Los pa­tos vis­ten nue­va­men­te su plu­ma­je nup­cial y sa­len en bus­ca de amor.

JOEL SARTORE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.