Be­sos de “pi­qui­to”

National Geographic en Español (México) - - Instintos Básicos - —Patricia Ed­monds

En­tre la ma­yo­ría de los pul­pos, las hem­bras acos­tum­bran co­mer­se a su pa­re­ja des­pués del se­xo. Pa­ra evi­tar ser de­vo­ra­do, el ma­cho sue­le “sal­tar so­bre la hem­bra; se apa­rean en una po­si­ción en la que él pue­da es­tar lo más le­jos po­si­ble de la bo­ca de ella. Al ter­mi­nar, el ma­cho es­ca­pa”, ex­pli­ca Ri­chard Ross, bió­lo­go ma­rino de la Aca­de­mia de Cien­cias de Ca­li­for­nia. En 1982, es­ta con­duc­ta de apa­rea­mien­to era un he­cho cien­tí­fi­co tan acep­ta­do que cuan­do el bió­lo­go ma­rino pa­na­me­ño Ar­ca­dio Ro­da­ni­che re­por­tó el ha­llaz­go de un gru­po de pul­pos que co­pu­la­ban pi­co a pi­co, coha­bi­tan­do en­tre en­cuen­tros se­xua­les, su in­ves­ti­ga­ción fue de­ses­ti­ma­da e ig­no­ra­da.

Tres dé­ca­das des­pués, Ross y Roy Cald­well, de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley, crían y es­tu­dian ese ce­fa­ló­po­do elu­si­vo, el pul­po ra­ya­do gran­de del Pa­cí­fi­co (LPSO). Ellos con­fir­ma­ron el des­cu­bri­mien­to de Ro­da­ni­che y más. Las pa­re­jas de LPSO com­par­ten re­fu­gio y co­mi­da, mien­tras que la ma­yo­ría de los pul­pos son so­li­ta­rios (si no ca­ní­ba­les). Se apa­rean a dia­rio y las hem­bras po­nen hue­vos du­ran­te me­ses; en mu­chas otras es­pe­cies, las hem­bras mue­ren des­pués de criar una ni­da­da. Y aunque la ma­yor par­te de los pul­pos co­pu­lan con cau­te­la, a un ten­tácu­lo de dis­tan­cia, los LPSO lo ha­cen unien­do los pi­cos en su par­te in­fe­rior, como si se be­sa­ran (arri­ba).

Con to­das es­tas re­ve­la­cio­nes de una so­la es­pe­cie, aún que­da mu­cho por des­cu­brir. Se in­fie­re que más de 300 es­pe­cies de pul­pos ha­bi­tan los océa­nos de la Tie­rra y mu­chas nun­ca han si­do es­tu­dia­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.