HU­MA­NOS DEL FUTURO

CO­MO CUAL­QUIER OTRA ES­PE­CIE, SO­MOS EL PRO­DUC­TO DE MI­LLO­NES DE AÑOS DE EVOLUCIÓN. HOY TO­MA­MOS EL ASUN­TO EN NUES­TRAS MANOS.

National Geographic en Español (México) - - Contenido - Por D. T. Max Ilus­tra­cio­nes de Owen Free­man

So­mos el pro­duc­to de mi­llo­nes de años de evolución pe­ro, ¿po­de­mos to­mar el asun­to en nues­tras manos por me­dio de la cul­tu­ra y tec­no­lo­gía?

Era di­ciem­bre y Harbisson, de 34 años, lle­va­ba una ca­mi­sa gris con cie­rre ba­jo un cha­que­tón ne­gro y pan­ta­lo­nes gri­ses ajus­ta­dos. Na­ció en Bel­fast y se crió en España; pa­de­ce una en­fer­me­dad ra­ra lla­ma­da acro­ma­top­sia: no pue­de per­ci­bir el co­lor. Su an­te­na, la cual ter­mi­na en un sen­sor de fi­bra óp­ti­ca que se mue­ve jus­to so­bre sus ojos, ha cam­bia­do eso.

Harbisson nun­ca sin­tió que vi­vir en un mun­do en blan­co y ne­gro fue­ra una dis­ca­pa­ci­dad. “Veo a ma­yor dis­tan­cia. Tam­bién me­mo­ri­zo for­mas con ma­yor fa­ci­li­dad, por­que el co­lor no me dis­trae”, me di­jo en su in­glés neu­tro y cui­da­do­so.

Pe­ro tam­bién te­nía mu­cha cu­rio­si­dad so­bre có­mo se veían las co­sas a co­lor. Gra­cias a su en­tre­na­mien­to co­mo mú­si­co, al fi­nal de su ado­les­cen­cia que­ría tra­tar de des­cu­brir el co­lor me­dian­te el so­ni­do. Tras al­gu­nos in­ten­tos fa­lli­dos po­co so­fis­ti­ca­dos, a prin­ci­pios de sus vein­te en­con­tró a un ci­ru­jano (quien per­ma­ne­ce anó­ni­mo) dispuesto a im­plan­tar­le un po­ten­cia­dor ci­ber­né­ti­co pa­ra su ser bio­ló­gi­co.

El sen­sor de fi­bra óp­ti­ca re­co­ge los co­lo­res que tie­ne en­fren­te y un mi­cro­chip en su cráneo con­vier­te la fre­cuen­cia de es­tos en vi­bra­cio­nes que van a la par­te tra­se­ra de su ca­be­za. Es­tas se trans­for­man en fre­cuen­cias so­no­ras y ha­cen de su cráneo una suer­te de ter­cer oí­do. Harbisson iden­ti­fi­có co­rrec­ta­men­te el azul de mi sa­co y, al apun­tar su an­te­na ha­cia su ami­ga Moon Ri­bas, una cíborg ar­tis­ta y bai­la­ri­na, di­jo que su cha­que­ta era ama­ri­lla (en reali­dad era ama­ri­llo mos­ta­za, pe­ro, co­mo me ex­pli­có, en Ca­ta­lu­ña “no cre­ci­mos con mos­ta­za”).

Cuan­do le pre­gun­té a Harbisson có­mo el doc­tor le ha­bía co­lo­ca­do el ar­te­fac­to, se se­pa­ró ale­gre­men­te el pe­lo de la par­te tra­se­ra de la ca­be­za pa­ra mos­trar­me el pun­to de en­tra­da de la an­te­na. La car­ne ro­sá­cea es­ta­ba ba­jo una pla­ca rec­tan­gu­lar su­je­ta con dos an­cla­jes. Un im­plan­te sos­te­nía el mi­cro­chip vi­bran­te y otro era un cen­tro de co­mu­ni­ca­ción pa­ra Blue­tooth, pa­ra que sus ami­gos pu­die­ran en­viar­le co­lo­res me­dian­te su smartp­ho­ne.

La an­te­na ha si­do una re­ve­la­ción pa­ra Harbisson. El mun­do es más emo­cio­nan­te pa­ra él aho­ra. Con el tiem­po, di­jo, los da­tos que re­ci­be han em­pe­za­do a sen­tir­se no co­mo vis­ta ni au­di­ción, sino co­mo un sex­to sen­ti­do.

La par­te que más intriga de la an­te­na, sin em­bar­go, es que le da una ha­bi­li­dad que el res­to no te­ne­mos. Vio las lám­pa­ras en la te­rra­za y per­ci­bió que las lu­ces in­fra­rro­jas que las ac­ti­van es­ta­ban apa­ga­das. Mi­ró ha­cia las ma­ce­tas y pu­do “ver” las mar­cas ul­tra­vio­le­tas que mues­tran dón­de se ubi­ca el néc­tar en el cen­tro de las flo­res. No so­lo ha alcanzado las ca­pa­ci­da­des hu­ma­nas or­di­na­rias, las ha so­bre­pa­sa­do.

Él es, en­ton­ces, un pri­mer pa­so ha­cia el ob­je­ti­vo que los fu­tu­ris­tas vi­sio­na­rios siem­pre han te­ni­do, un ejem­plo tem­prano de lo que, en su muy co­no­ci­do li­bro La sin­gu­la­ri­dad es­tá cer­ca, Ray Kurz­weil lla­ma “la vas­ta ex­pan­sión del po­ten­cial hu­mano”. Harbisson no ha­bía te­ni­do en par­ti­cu­lar la in­ten­ción de dar­le un em­pu­jón al sue­ño de Kurz­weil: su vi­sión del futuro es más bu­có­li­ca que de si­li­cio. Pe­ro, des­de que se con­vir­tió en el pri­mer cíborg ofi­cial del mun­do (con­ven­ció al go­bierno bri­tá­ni­co de que le per­mi­tie­ra usar su an­te­na en la fo­to del pa­sa­por­te, ar­gu­men­tan­do que no era un apa­ra­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.