¿QUIÉN ES UN GE­NIO?

Al­gu­nas men­tes son tan ex­cep­cio­na­les que cam­bian el mun­do. No sa­be­mos qué ha­ce exac­ta­men­te que es­tas per­so­nas ex­tra­or­di­na­rias des­ta­quen por en­ci­ma del res­to, pe­ro la cien­cia nos ofre­ce pis­tas.

National Geographic en Español (México) - - Contenido - Por Claudia Kalb Fo­to­gra­fías de Paolo Woods

Por qué al­gu­nas men­tes ex­cep­cio­na­les so­bre­sa­len más allá de la bri­llan­tez.

El Mu­seo Müt­ter de Fi­la­del­fia al­ber­ga una se­lec­ción de es­pe­cí­me­nes mé­di­cos sin­gu­la­res. En el pri­mer pi­so, los hí­ga­dos fu­sio­na­dos de los sia­me­ses Chang y Eng, del si­glo xix, flo­tan en un re­ci­pien­te de vi­drio. Cer­ca, los vi­si­tan­tes pue­den mi­rar bo­quia­bier­tos ma­nos hin­cha­das por la go­ta, cálcu­los de ve­ji­ga y el fé­mur de un sol­da­do de la gue­rra ci­vil es­ta­dou­ni­den­se con la ba­la que lo hi­rió to­da­vía en su lu­gar. Sin em­bar­go, una ex­po­si­ción jun­to a la en­tra­da pro­vo­ca un asom­bro inigua­la­ble. El ob­je­to que los fas­ci­na es una ca­ji­ta de ma­de­ra con 46 por­taob­je­tos, ca­da uno de los cua­les mues­tra una re­ba­na­da del ce­re­bro de Al­bert Eins­tein.

Una lu­pa co­lo­ca­da so­bre uno de los por­taob­je­tos re­ve­la un frag­men­to de te­ji­do apro­xi­ma­da­men­te del ta­ma­ño de una es­tam­pi­lla: sus grá­ci­les ra­ma­les y cur­vas se­me­jan la vis­ta aé­rea de un es­tua­rio. Es­tos re­ma­nen­tes de te­ji­do ce­re­bral fas­ci­nan aun cuan­do –o tal vez por­que– re­ve­lan po­co so­bre los ala­ba­dos po­de­res cog­ni­ti­vos del fí­si­co. Otras ex­po­si­cio­nes del mu­seo mues­tran en­fer­me­da­des y mal­for­ma­cio­nes: los re­sul­ta­dos de al­go que sa­lió mal. El ce­re­bro de Eins­tein re­pre­sen­ta el po­ten­cial, la ca­pa­ci­dad de una men­te ex­cep­cio­nal, la de un ge­nio, pa­ra im­pul­sar­lo por de­lan­te de to­dos los de­más. “Él veía las co­sas de ma­ne­ra dis­tin­ta que el res­to de no­so­tros –di­ce la vi­si­tan­te Ka­ren O’Hair cuan­do mi­ra de­te­ni­da­men­te la mues­tra de co­lor del té–. Y po­día ex­ten­der­se más allá de lo que no po­día ver, lo que es muy sor­pren­den­te”.

A lo lar­go de la his­to­ria, muy po­cos in­di­vi­duos han des­ta­ca­do por sus me­teó­ri­cas con­tri­bu­cio­nes a un cam­po de­ter­mi­na­do. Lady Mu­ra­sa­ki, por su in­ven­ti­va li­te­ra­ria. Mi­guel Án­gel, por su toque maes­tro. Ma­rie Cu­rie, por su agu­de­za cien­tí­fi­ca. “El ge­nio –es­cri­bió el fi­ló­so­fo ale­mán Art­hur Scho­pen­hauer– ilu­mi­na en su épo­ca co­mo un co­me­ta en los sen­de­ros de los pla­ne­tas”. Con­si­de­re­mos la in­fluen­cia de Eins­tein en la fí­si­ca. Sin más he­rra­mien­tas a su dis­po­si­ción que la fuer­za de sus pro­pios pen­sa­mien­tos, pre­di­jo, en su teo­ría ge­ne­ral de la re­la­ti­vi­dad, que los ob­je­tos ma­si­vos

ace­le­ra­dos –co­mo los agu­je­ros ne­gros que or­bi­tan al­re­de­dor unos de otros– crea­rían on­das en el te­ji­do del es­pa­cio-tiem­po. De­mos­trar en de­fi­ni­ti­va que Eins­tein te­nía ra­zón to­mó 100 años, una enor­me ca­pa­ci­dad de cómpu­to y una tec­no­lo­gía ma­si­va­men­te com­ple­ja, con la de­tec­ción fí­si­ca de di­chas on­das gra­vi­ta­cio­na­les ha­ce me­nos de dos años.

Eins­tein re­vo­lu­cio­nó nues­tra com­pren­sión de las pro­pias le­yes del uni­ver­so. Pe­ro nues­tra com­pren­sión de có­mo tra­ba­ja una men­te co­mo la su­ya aún es pe­des­tre. ¿Qué di­fe­ren­cia su po­der men­tal, sus pro­ce­sos de pen­sa­mien­to, de los de sus co­le­gas sim­ple­men­te bri­llan­tes? ¿Qué ha­ce a un ge­nio?

Los fi­ló­so­fos han re­fle­xio­na­do du­ran­te mu­cho tiem­po en los orí­ge­nes de la ge­nia­li­dad. Los pri­me­ros pen­sa­do­res grie­gos creían que una su­per­abun­dan­cia de bi­lis ne­gra –uno de los cua­tro hu­mo­res cor­po­ra­les pro­pues­tos por Hi­pó­cra­tes– do­ta­ba a los poe­tas, fi­ló­so­fos y otros es­pí­ri­tus emi­nen­tes con “po­de­res exal­ta­dos”, di­ce el his­to­ria­dor Da­rrin McMahon, au­tor de Di­vi­ne Fury: A His­tory of Ge­nius. Los fre­nó­lo­gos in­ten­ta­ron en­con­trar la ge­nia­li­dad en las pro­tu­be­ran­cias de la

ca­be­za; los es­tu­dio­sos de la cra­neo­me­tría co­lec­cio­na­ban crá­neos –in­clui­do el del fi­ló­so­fo Im­ma­nuel Kant–, pa­ra in­ves­ti­gar­los, me­dir­los y pe­sar­los.

Nin­guno de ellos des­cu­brió una fuen­te úni­ca de la ge­nia­li­dad y es pro­ba­ble que nun­ca se en­cuen­tre tal co­sa. El ge­nio es de­ma­sia­do elu­si­vo y sub­je­ti­vo, de­ma­sia­do afe­rra­do al ve­re­dic­to de la his­to­ria pa­ra que sea iden­ti­fi­ca­do con fa­ci­li­dad. Y re­quie­re la má­xi­ma ex­pre­sión de de­ma­sia­dos ras­gos pa­ra que se pue­da sim­pli­fi­car en el pun­to más al­to de una so­la es­ca­la hu­ma­na. En cam­bio, po­de­mos tra­tar de en­ten­der­lo al des­en­tra­ñar cua­li­da­des com­ple­jas y en­re­da­das –in­te­li­gen­cia, crea­ti­vi­dad, per­se­ve­ran­cia y, sen­ci­lla­men­te, bue­na for­tu­na, por nom­brar al­gu­nas– que se en­tre­la­zan pa­ra crear a una per­so­na ca­paz de cam­biar el mun­do.

con fre­cuen­cia, la in­te­li­gen­cia ha si­do con­si­de­ra­da el ras­go pre­de­ter­mi­na­do del ge­nio, una cua­li­dad men­su­ra­ble pa­ra al­can­zar un lo­gro tre­men­do. Le­wis Ter­man, psi­có­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford y uno de los pio­ne­ros de las prue­bas de in­te­li­gen­cia, creía que una prue­ba que pu­die­ra cap­tar la in­te­li­gen­cia tam­bién re­ve­la­ría la ge­nia­li­dad. En los años vein­te del si­glo xx dio seguimiento a más de 1500 ni­ños ca­li­for­nia­nos en edad es­co­lar y con co­cien­tes de in­te­li­gen­cia su­pe­rio­res a 140 –um­bral al que lla­mó “cer­cano al ge­nio o ge­nio”–, pa­ra ver có­mo les iba en la vi­da y có­mo se com­pa­ra­ban con otros ni­ños. Ter­man y sus co­la­bo­ra­do­res es­tu­dia­ron a los par­ti­ci­pan­tes du­ran­te sus vi­das y re­gis­tra­ron sus éxi­tos en una se­rie de in­for­mes, Ge­ne­tic Stu­dies of Ge­nius. El gru­po in­cluía miem­bros de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Cien­cias de Es­ta­dos Uni­dos, po­lí­ti­cos, doc­to­res, pro­fe­so­res y mú­si­cos. Cua­ren­ta años des­pués de ha­ber em­pe­za­do el es­tu­dio, los in­ves­ti­ga­do­res do­cu­men­ta­ron los mi­les de in­for­mes y li­bros aca­dé­mi­cos que pu­bli­ca­ron, así co­mo el nú­me­ro de pa­ten­tes otor­ga­das (350) y cuen­tos es­cri­tos (400).

Pe­ro la in­te­li­gen­cia mo­nu­men­tal no ga­ran­ti­za por sí so­la un lo­gro mo­nu­men­tal, co­mo des­cu­bri­rían Ter­man y sus co­la­bo­ra­do­res. Va­rios par­ti­ci­pan­tes del es­tu­dio ba­ta­lla­ron pa­ra pros­pe­rar, a pe­sar de sus al­tí­si­mos co­cien­tes in­te­lec­tua­les. Va­rias do­ce­nas aban­do­na­ron la uni­ver­si­dad ca­si al em­pe­zar. Otros, eva­lua­dos pa­ra el es­tu­dio pe­ro con CI no su­fi­cien­te­men­te al­tos pa­ra pa­sar la prue­ba, se con­vir­tie­ron en per­so­na­jes re­co­no­ci­dos en sus cam­pos : los más fa­mo­sos fue­ron Luis Ál­va­rez y Wi­lliam Shoc­kley, am­bos ga­na­do­res del Pre­mio No­bel en fí­si­ca. Hay un pre­ce­den­te de esa sub­es­ti­ma­ción: Char­les Dar­win re­cor­da­ba ha­ber si­do con­si­de­ra­do “un ni­ño muy co­mún, bas­tan­te de­ba­jo del es­tán­dar de in­te­lec­to”. Co­mo adul­to, re­sol­vió el mis­te­rio de có­mo sur­gió la es­plén­di­da di­ver­si­dad de la vi­da.

Los avan­ces cien­tí­fi­cos, co­mo la teo­ría de la evo­lu­ción de Dar­win por me­dio de la se­lec­ción

de imá­ge­nes por re­so­nan­cia mag­né­ti­ca (IRM). Se les pi­dió a seis pia­nis­tas de jazz que to­ca­ran una es­ca­la y una pie­za de mú­si­ca me­mo­ri­za­da, y que lue­go im­pro­vi­sa­ran so­los cuan­do es­cu­cha­ran los so­ni­dos de un cuar­te­to de jazz. Sus es­ca­neos de­mos­tra­ron que la ac­ti­vi­dad del ce­re­bro era “fun­da­men­tal­men­te di­fe­ren­te” mien­tras im­pro­vi­sa­ban, co­men­ta Limb. La red in­ter­na, aso­cia­da con la au­to­ex­pre­sión, mos­tró ac­ti­vi­dad in­cre­men­ta­da, mien­tras la red ex­ter­na, vin­cu­la­da a la aten­ción con­cen­tra­da y a la au­to­cen­su­ra, dis­mi­nu­yó su ac­ti­vi­dad. “Es ca­si co­mo si el ce­re­bro apa­ga­ra su pro­pia ca­pa­ci­dad de cri­ti­car­se a sí mis­mo”, afir­ma.

Es­to pue­de ayu­dar a ex­pli­car las asom­bro­sas ac­tua­cio­nes del pia­nis­ta de jazz Keith Ja­rret, quien im­pro­vi­sa con­cier­tos de por lo me­nos dos ho­ras de du­ra­ción. Él en­cuen­tra di­fí­cil –im­po­si­ble, en reali­dad– ex­pli­car có­mo to­ma for­ma su mú­si­ca. Pe­ro cuan­do se sien­ta en­fren­te del pú­bli­co, de­li­be­ra­da­men­te de­ja las no­tas fue­ra de su men­te. “De­jo por com­ple­to fue­ra el ce­re­bro –me di­ce–. Sien­to que me mue­ve una fuer­za por la cual so­lo pue­do es­tar agra­de­ci­do”. Re­cuer­da es­pe­cí­fi­ca­men­te un con­cier­to en Múnich, en el que sin­tió co­mo si hu­bie­ra des­apa­re­ci­do en las no­tas al­tas del te­cla­do. Su ar­te crea­ti­vo, ali­men­ta­do por dé­ca­das de es­cu­char, apren­der y prac­ti­car me­lo­días, sur­ge cuan­do él tie­ne me­nos con­trol.

Una se­ñal de crea­ti­vi­dad es ser ca­paz de co­nec­tar con­cep­tos apa­ren­te­men­te dis­pa­res. Una co­mu­ni­ca­ción más ri­ca entre las zo­nas del ce­re­bro pue­de con­tri­buir a ha­cer posibles esos sal­tos in­tui­ti­vos. An­drew New­berg, di­rec­tor de in­ves­ti­ga­ción del Mar­cus Ins­ti­tu­te of In­te­gra­ti­ve Health, del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Tho­mas Jef­fer­son, uti­li­za imá­ge­nes con ten­sor de di­fu­sión, téc­ni­ca de con­tras­te de IRM, pa­ra ma­pear ca­mi­nos neu­ra­les en ce­re­bros de per­so­nas crea­ti­vas. A sus par­ti­ci­pan­tes se les apli­can prue­bas es­tán­dar de crea­ti­vi­dad, en las que les pi­den que pro­pon­gan usos no­ve­do­sos pa­ra ob­je­tos co­ti­dia­nos, co­mo ba­tes de beis­bol y ce­pi­llos de dien­tes. New­berg bus­ca com­pa­rar la co­nec­ti­vi­dad de los ce­re­bros de es­tas per­so­nas so­bre­sa­lien­tes con la de un gru­po de con­trol pa­ra ver si hay una di­fe­ren­cia en la efi­ca­cia con que in­ter­ac­túan las di­ver­sas re­gio­nes ce­re­bra­les. Su prin­ci­pal ob­je­ti­vo es es­ca­near has­ta 25 de ca­da ca­te­go­ría y des­pués agru­par los da­tos pa­ra bus­car si­mi­li­tu­des en ca­da gru­po, así co­mo las di­fe­ren­cias que pu­die­ran pre­sen­tar­se entre vo­ca­cio­nes. Por ejem­plo, ¿son más ac­ti­vas cier­tas zo­nas del ce­re­bro de un co­me­dian­te com­pa­ra­das con las de un psi­có­lo­go?

Una com­pa­ra­ción pre­li­mi­nar entre un “ge­nio” –New­berg uti­li­za la palabra li­bre­men­te pa­ra dis­tin­guir los dos gru­pos de par­ti­ci­pan­tes– y un in­di­vi­duo del gru­po de con­trol re­ve­la un con­tras­te in­tere­san­te. En los es­cá­ne­res de los ce­re­bros de los su­je­tos, fran­jas ro­jas, ver­des y azu­les ilu­mi­nan tra­mos de ma­te­ria blan­ca, la cual con­tie­ne el ca­blea­do que per­mi­te que las neu­ro­nas trans­mi­tan men­sa­jes eléc­tri­cos. La man­cha ro­ja en ca­da ima­gen es el cuer­po ca­llo­so, un pa­que­te, ubi­ca­do en el cen­tro, de más de 200 mi­llo­nes de fi­bras ner­vio­sas que une los he­mis­fe­rios del ce­re­bro y fa­ci­li­ta su co­nec­ti­vi­dad. “Entre más ro­jo vea –apun­ta New­berg–, más fi­bras co­nec­to­ras hay”. La di­fe­ren­cia es no­ta­ble: la sec­ción ro­ja del ce­re­bro del “ge­nio” pa­re­ce ca­si dos ve­ces más am­plia que la mis­ma sec­ción del ce­re­bro del otro in­di­vi­duo.

“Es­to im­pli­ca que hay más co­mu­ni­ca­ción que va y vie­ne entre los he­mis­fe­rios iz­quier­do y de­re­cho, lo que es de es­pe­rar­se en per­so­nas al­ta­men­te crea­ti­vas”, co­men­ta New­berg, mien­tras des­ta­ca que se tra­ta de un es­tu­dio en cur­so. “Hay más fle­xi­bi­li­dad en sus pro­ce­sos de pen­sa­mien­to, más con­tri­bu­cio­nes de di­fe­ren­tes par­tes del ce­re­bro”. Las fran­jas ver­des y azu­les mues­tran otras zo­nas de co­nec­ti­vi­dad que se ex­tien­den del frente ha­cia atrás –in­clui­do el diá­lo­go entre los ló­bu­los fron­tal, pa­rie­tal y tem­po­ral– y pue­den re­ve­lar pis­tas

“Si crees que el ge­nio es es­ta co­sa que pue­de ser cul­ti­va­da y nu­tri­da, qué in­creí­ble tra­ge­dia que mi­les de ge­nios po­ten­cia­les se ha­yan mar­chi­ta­do y muer­to”. Da­rrin McMahon, his­to­ria­dor

adi­cio­na­les, se­ña­la New­berg. “To­da­vía no sé qué más po­da­mos en­con­trar. Es­to es so­lo una par­te”.

mien­tras los neu­ro­cien­tí­fi­cos bus­can en­ten­der de qué ma­ne­ra el ce­re­bro fo­men­ta los pro­ce­sos de pen­sa­mien­to pa­ra el cam­bio de pa­ra­dig­mas, otros in­ves­ti­ga­do­res ba­ta­llan con cuán­do y a par­tir de qué se desa­rro­lla es­ta ca­pa­ci­dad. ¿Los ge­nios na­cen o se ha­cen? Fran­cis Gal­ton, un pri­mo de Dar­win, ob­je­tó lo que lla­ma­ba “pre­ten­sio­nes de igual­dad na­tu­ral”, pues creía que la ge­nia­li­dad se he­re­da­ba con el li­na­je fa­mi­liar. Pa­ra de­mos­trar­lo tra­zó los li­na­jes de una se­rie de lí­de­res eu­ro­peos en cam­pos dis­pa­res, des­de Mo­zart y Haydn has­ta By­ron, Chau­cer, Ti­to y Na­po­león. En 1869, Gal­ton pu­bli­có sus re­sul­ta­dos en He­re­di­tary Ge­nius, li­bro que co­men­za­ría el de­ba­te de “na­tu­ra­le­za frente a crian­za” y es­ti­mu­la­ría el des­ca­be­lla­do cam­po de la eu­ge­ne­sia.

Los avan­ces en la in­ves­ti­ga­ción ge­né­ti­ca ha­cen posible exa­mi­nar ras­gos hu­ma­nos en el ni­vel mo­le­cu­lar. En las úl­ti­mas dé­ca­das, los cien­tí­fi­cos han bus­ca­do los ge­nes que con­tri­bu­yen a la in­te­li­gen­cia, la con­duc­ta y otras cua­li­da­des úni­cas, co­mo el oí­do ab­so­lu­to. En el ca­so de la in­te­li­gen­cia, es­ta in­ves­ti­ga­ción desata preo­cu­pa­cio­nes éti­cas so­bre có­mo po­dría usar­se; tam­bién es muy com­ple­ja, ya que pue­de ha­ber mi­les de ge­nes in­vo­lu­cra­dos, ca­da uno con un efec­to muy pe­que­ño. ¿Qué pa­sa con otro ti­po de ha­bi­li­da­des? ¿Hay al­go in­na­to en te­ner oí­do pa­ra la mú­si­ca? Se cree que mu­chos mú­si­cos do­ta­dos, in­clui­dos Mo­zart y Ella Fitz­ge­rald, te­nían oí­do per­fec­to, lo que pue­de ha­ber desem­pe­ña­do un pa­pel en sus ex­tra­or­di­na­rias ca­rre­ras. El po­ten­cial ge­né­ti­co por sí so­lo no pre­di­ce el ta­len­to real. Tam­bién se re­quie­re edu­ca­ción pa­ra vol­ver­se un ge­nio. Las in­fluen­cias so­cia­les y cul­tu­ra­les pue­den pro­por­cio­nar esa crian­za, crear gru­pos de ge­nios en cier­tos mo­men­tos y lu­ga­res de la his­to­ria: Bagdad du­ran­te la Edad de Oro del is­lam, Cal­cu­ta du­ran­te el re­na­ci­mien­to ben­ga­lí, Si­li­con Va­lley en la ac­tua­li­dad.

Una men­te ham­brien­ta tam­bién pue­de en­con­trar la es­ti­mu­la­ción in­te­lec­tual ne­ce­sa­ria en el ho­gar, co­mo en la zo­na sub­ur­ba­na de Ade­lai­da, Aus­tra­lia, en el ca­so de Te­ren­ce Tao, am­plia­men­te con­si­de­ra­do co­mo una de las gran­des men­tes que

tra­ba­jan hoy con ma­te­má­ti­cas. Tao mos­tró una com­pren­sión ex­cep­cio­nal del len­gua­je y los nú­me­ros a tem­pra­na edad, pe­ro sus pa­dres crea­ron el am­bien­te en el que pu­do flo­re­cer. Le pro­por­cio­na­ron li­bros, ju­gue­tes y jue­gos que lo ani­ma­ban a ju­gar y apren­der por su cuen­ta, prác­ti­ca que su pa­dre, Billy, cree que es­ti­mu­ló la ori­gi­na­li­dad y la ca­pa­ci­dad de su hi­jo pa­ra re­sol­ver problemas. Billy y su es­po­sa Grace tam­bién bus­ca­ron op­cio­nes avan­za­das de apren­di­za­je pa­ra Te­ren­ce cuan­do em­pe­zó su edu­ca­ción for­mal; ade­más, tu­vo la for­tu­na de co­no­cer a educadores que lo ayu­da­ron a es­ti­mu­lar y ex­pan­dir su men­te. Tao se ins­cri­bió en las cla­ses de se­cun­da­ria a los sie­te años, fue a la uni­ver­si­dad de tiem­po com­ple­to a los 13 y se con­vir­tió en pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los Án­ge­les a los 21. “El ta­len­to es im­por­tan­te –es­cri­bió una vez en su blog–, pe­ro la ma­ne­ra en que uno se desa­rro­lla y cría lo es más”.

Los do­nes na­tu­ra­les y un am­bien­te pro­pi­cio pue­den, sin em­bar­go, no ser su­fi­cien­tes pa­ra pro­du­cir a un ge­nio sin la mo­ti­va­ción y la te­na­ci­dad que lo alien­ten. Es­tos ras­gos de per­so­na­li­dad, que im­pul­sa­ron a Dar­win a pa­sar dos dé­ca­das per­fec­cio­nan­do El ori­gen de las es­pe­cies y al ma­te­má­ti­co in­dio Sri­ni­va­sa Ra­ma­nu­jan a pro­du­cir mi­les de fór­mu­las, ins­pi­ran el tra­ba­jo de la psi­có­lo­ga An­ge­la Duck­worth. Ella pro­po­ne que una com­bi­na­ción de pa­sión y per­se­ve­ran­cia –que ella lla­ma “de­ter­mi­na­ción”– im­pul­sa a la gen­te a te­ner éxi­to. Duck­worth, ella mis­ma una “ge­nio” de la Fun­da­ción Ma­cArt­hur y pro­fe­so­ra de psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, opi­na que hay di­fe­ren­cias en lo que se re­fie­re al ta­len­to in­di­vi­dual, ya que, sin im­por­tar cuán bri­llan­te sea una per­so­na, la for­ta­le­za y la dis­ci­pli­na son fun­da­men­ta­les pa­ra el éxi­to. “Cuan­do exa­mi­nas real­men­te a al­guien que lo­gró al­go gran­dio­so –se­ña­la–, no fue sin es­fuer­zo”.

Ni su­ce­de al pri­mer in­ten­to. “El indicador de im­pac­to nú­me­ro uno es la pro­duc­ti­vi­dad”, afir­ma Dean Keith Si­mon­ton, pro­fe­sor emé­ri­to de psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Da­vis y es­tu­dio­so de la ge­nia­li­dad des­de ha­ce mu­cho.

Los gran­des éxi­tos sur­gen des­pués de mu­chos in­ten­tos. “A la ma­yo­ría de los ar­tícu­los pu­bli­ca­dos en cien­cias na­die los ci­ta –co­men­ta Si­mon­ton–. La ma­yo­ría de las com­po­si­cio­nes no se gra­ban. La ma­yo­ría de las obras de ar­te no se ex­hi­ben”. Tho­mas Edi­son in­ven­tó el fo­nó­gra­fo y la pri­me­ra bom­bi­lla co­mer­cial­men­te via­ble, pe­ro es­tas fue­ron so­lo dos de las más de 1 000 pa­ten­tes es­ta­dou­ni­den­ses que ob­tu­vo.

La fal­ta de apo­yo pue­de en­tor­pe­cer a ge­nios po­ten­cia­les; nun­ca con­si­guen la opor­tu­ni­dad de ser pro­duc­ti­vos. A lo lar­go de la his­to­ria se ha ne­ga­do una edu­ca­ción for­mal a las mu­je­res, se ha im­pe­di­do su avan­ce pro­fe­sio­nal y sus lo­gros no han si­do de­bi­da­men­te re­co­no­ci­dos. A la her­ma­na ma­yor de Mo­zart, Ma­ria An­na, ar­pis­ta bri­llan­te, el pa­dre le in­te­rrum­pió la ca­rre­ra cuan­do lle­gó a la edad ca­sa­de­ra de 18 años. La mi­tad de las mu­je­res del es­tu­dio de Ter­man ter­mi­nó co­mo ama de ca­sa. Las per­so­nas na­ci­das en la po­bre­za o la opre­sión no tie­nen más in­cen­ti­vo en el tra­ba­jo que man­te­ner­se vi­vas.

a ve­ces, por pu­ra bue­na suer­te, la pro­me­sa y la opor­tu­ni­dad se jun­tan. Si al­gu­na vez exis­tió un in­di­vi­duo que per­so­ni­fi­ca­ra el con­cep­to de

ge­nio en to­dos los as­pec­tos, des­de sus los factores que lo de­ter­mi­na­ron has­ta su enor­me tras­cen­den­cia, se­ría Leo­nar­do da Vin­ci. Na­ci­do en 1452, de pa­dres que no es­ta­ban ca­sa­dos, Leo­nar­do em­pe­zó su vi­da en una al­que­ría de pie­dra en las co­li­nas de la Toscana ita­lia­na, don­de los oli­vos y las nu­bes de co­lor azul gri­sá­ceo cu­brían com­ple­ta­men­te el valle del Arno. A par­tir de es­tos sen­ci­llos ini­cios, el in­te­lec­to y el ar­te de Leo­nar­do re­mon­ta­ron el vue­lo co­mo el co­me­ta de Scho­pen­hauer. La am­pli­tud de sus ca­pa­ci­da­des –sus per­cep­cio­nes ar­tís­ti­cas, su pe­ri­cia pa­ra la anato­mía hu­ma­na, su in­ge­nie­ría pro­fé­ti­ca– no tie­ne pa­ra­le­lo.

El ca­mino a la ge­nia­li­dad de Leo­nar­do se ini­ció cuan­do era ado­les­cen­te gra­cias a su for­ma­ción con el maes­tro ar­tis­ta Andrea del Ve­rroc­chio, en Flo­ren­cia. La crea­ti­vi­dad de Leo­nar­do era tan só­li­da que, a lo lar­go de su vi­da, lle­nó mi­les de pá­gi­nas en sus cua­der­nos, los cua­les re­bo­sa­ban de es­tu­dios y di­se­ños: des­de la cien­cia de la óp­ti­ca has­ta sus fa­mo­sas in­ven­cio­nes, in­clui­do un puen­te gi­ra­to­rio y una má­qui­na vo­la­do­ra. Per­sis­tía sin im­por­tar cuál fue­ra el re­to. “Los obs­tácu­los no pue­den aplas­tar­me –es­cri­bió–. El que es­tá fi­jo a una es­tre­lla no cam­bia de pa­re­cer”. Leo­nar­do da Vin­ci tam­bién vi­vió en un lu­gar (Flo­ren­cia) y una épo­ca (el Re­na­ci­mien­to ita­liano) en los que las ar­tes eran cul­ti­va­das por ri­cos me­ce­nas y la in­ven­ti­va fluía por las ca­lles, don­de men­tes gran­dio­sas, in­clui­dos Mi­guel Án­gel y Ra­fael, com­pe­tían por ser acla­ma­dos.

Leo­nar­do se de­lei­ta­ba ima­gi­nan­do lo im­po­si­ble, per­si­guien­do un ob­je­ti­vo que, co­mo es­cri­bió Scho­pen­hauer, “otros no pue­den si­quie­ra ver”. Hoy día, un gru­po in­ter­na­cio­nal de aca­dé­mi­cos y cien­tí­fi­cos ha em­pren­di­do una mi­sión si­mi­lar y su te­ma es igual­men­te elu­si­vo: el pro­pio Leo­nar­do. El Pro­yec­to Leo­nar­do tra­za la ge­nea­lo­gía del ar­tis­ta y per­si­gue su ADN pa­ra sa­ber más so­bre su as­cen­den­cia y características fí­si­cas, ve­ri­fi­car pin­tu­ras que se le han atri­bui­do y, más no­ta­ble­men­te, bus­car pis­tas de su ex­tra­or­di­na­rio ta­len­to.

El la­bo­ra­to­rio de an­tro­po­lo­gía mo­le­cu­lar de Da­vid Ca­ra­me­lli, un miem­bro del equi­po, en la Uni­ver­si­dad de Flo­ren­cia, se lo­ca­li­za en un edi­fi­cio del si­glo xvi con una glo­rio­sa vis­ta de la ciu­dad y em­plea al­ta tec­no­lo­gía. So­bre­sa­le ma­jes­tuo­sa­men­te el do­mo de la fa­mo­sa ca­te­dral de la ciu­dad, San­ta Ma­ria del Fio­re, cu­ya es­fe­ra ori­gi­nal de co­bre do­ra­do en la par­te su­pe­rior fue rea­li­za­da

por Ve­rroc­chio y se subió has­ta la cú­pu­la con ayu­da de Leo­nar­do, en 1471. Es­ta yux­ta­po­si­ción de pa­sa­do y pre­sen­te es un es­pa­cio apro­pia­do pa­ra la pe­ri­cia de Ca­ra­me­lli en ADN an­ti­guo. Ha­ce dos años pu­bli­có los re­sul­ta­dos de los aná­li­sis ge­né­ti­cos pre­li­mi­na­res del es­que­le­to de un nean­der­tal. Aho­ra se dis­po­ne a apli­car téc­ni­cas si­mi­la­res al ADN de Leo­nar­do, que el equi­po es­pe­ra ex­traer de al­gu­na for­ma de re­li­quia bio­ló­gi­ca: los hue­sos del ar­tis­ta, una he­bra de ca­be­llo, cé­lu­las de piel de­ja­das en sus pin­tu­ras o cua­der­nos, o in­clu­so sa­li­va, que qui­zá Leo­nar­do ha­ya uti­li­za­do al pre­pa­rar los lien­zos pa­ra sus di­bu­jos con pun­ta de pla­ta.

Es un plan am­bi­cio­so, pe­ro los miem­bros del equi­po sien­tan las ba­ses de es­te con op­ti­mis­mo. Los ge­nea­lo­gis­tas re­vi­san mues­tras de te­ji­do bu­cal de parientes vi­vos de Leo­nar­do por el la­do de su pa­dre. Ca­ra­me­lli lo uti­li­za­rá pa­ra iden­ti­fi­car un mar­ca­dor ge­né­ti­co que con­fir­me la au­ten­ti­ci­dad del ADN de Leo­nar­do, si lo en­cuen­tran. Los an­tro­pó­lo­gos fí­si­cos bus­can te­ner ac­ce­so a res­tos que se cree son de Leo­nar­do, en el cas­ti­llo de Am­boi­se, en el valle del Loi­ra en Francia, don­de fue en­te­rra­do en 1519. Los his­to­ria­do­res del ar­te y los ge­ne­tis­tas, entre ellos es­pe­cia­lis­tas del ins­ti­tu­to del pio­ne­ro ge­nó­mi­co J. Craig Ven­ter, ex­pe­ri­men­tan con téc­ni­cas pa­ra ob­te­ner ADN de pin­tu­ras y pa­pe­les frá­gi­les del Re­na­ci­mien­to. “Las ruedas em­pie­zan a gi­rar”, di­ce Jes­se Au­su­bel, vi­ce­pre­si­den­te de la Fun­da­ción Ri­chard Louns­bery y cien­tí­fi­co am­bien­ta­lis­ta de la Uni­ver­si­dad Roc­ke­fe­ller en la ciu­dad de Nue­va York, quien es­tá a car­go de la coor­di­na­ción del pro­yec­to.

Uno de los pri­me­ros ob­je­ti­vos del gru­po es ex­plo­rar la po­si­bi­li­dad de que el ge­nio de Leo­nar­do no so­lo pro­ven­ga de su in­te­lec­to, crea­ti­vi­dad y am­bien­te cul­tu­ral, sino tam­bién de sus ejem­pla­res po­de­res de per­cep­ción. “De la mis­ma ma­ne­ra que Mo­zart pu­do ha­ber te­ni­do un oí­do ex­tra­or­di­na­rio –co­men­ta Au­su­bel–, Leo­nar­do pa­re­ce ha­ber te­ni­do una agu­de­za vi­sual ex­tra­or­di­na­ria”. Al­gu­nos de los com­po­nen­tes ge­né­ti­cos de la vi­sión es­tán bien iden­ti­fi­ca­dos, in­clui­dos los ge­nes pa­ra ver los pig­men­tos ro­jo y ver­de, lo­ca­li­za­dos en el cro­mo­so­ma X. Tho­mas Sak­mar, es­pe­cia­lis­ta en neu­ro­cien­cia sen­so­rial de la Uni­ver­si­dad Roc­ke­fe­ller, di­ce que es posible que los cien­tí­fi­cos pue­dan ex­plo­rar esas re­gio­nes del ge­no­ma pa­ra ver si Leo­nar­do te­nía va­ria­cio­nes úni­cas que cam­bia­ban el co­lor de su pa­le­ta y le per­mi­tían ver más ma­ti­ces de ro­jo o ver­de de los que la ma­yo­ría de las per­so­nas pue­de per­ci­bir.

El equi­po del Pro­yec­to Leo­nar­do aún no sa­be dón­de bus­car res­pues­tas a otras pre­gun­tas: por ejem­plo, có­mo ex­pli­car la no­ta­ble ca­pa­ci­dad de Leo­nar­do pa­ra con­tem­plar pá­ja­ros en vue­lo. “Es co­mo si hu­bie­ra crea­do fo­to­gra­fías es­tro­bos­có­pi­cas pa­ra de­te­ner la ac­ción –ex­pli­ca Sak­mar–. No es des­ca­be­lla­do que pu­die­ra ha­ber ge­nes

re­la­cio­na­dos con esa ca­pa­ci­dad”. Él y sus co­le­gas con­si­de­ran su tra­ba­jo co­mo el ini­cio de una ex­pe­di­ción que los con­du­ci­rá a nue­vos ca­mi­nos a me­di­da que el ADN re­ve­le sus se­cre­tos.

Es posible que la bús­que­da pa­ra des­en­tra­ñar los orí­ge­nes del ge­nio nun­ca lle­gue a un pun­to fi­nal. Al igual que el uni­ver­so, sus mis­te­rios se­gui­rán desafián­do­nos, aun cuan­do lle­gue­mos a las es­tre­llas. Pa­ra al­gu­nos, así de­be ser. “No quie­ro des­cu­brir­lo en lo más mí­ni­mo –res­pon­de Keith Ja­rret cuan­do le pre­gun­to si le in­co­mo­da no sa­ber có­mo se ge­ne­ra su mú­si­ca–. Si al­guien me ofre­cie­ra la res­pues­ta, le di­ría: ‘Llé­va­te­la’”. Fi­nal­men­te, es posible que el tra­yec­to es­té lo su­fi­cien­te­men­te ilu­mi­na­do y que las per­cep­cio­nes que re­ve­le a lo lar­go del mis­mo –so­bre el ce­re­bro, so­bre nues­tros ge­nes, so­bre la ma­ne­ra en que pen­sa­mos– pro­vo­quen des­te­llos de ge­nia­li­dad no so­lo en po­cos in­di­vi­duos, sino en to­dos no­so­tros.

Claudia Kalb es­cri­bió Andy War­hol Was a Hoar­der: In­si­de the Minds of His­tory’s Great Per­so­na­li­ties, pa­ra Na­tio­nal Geographic Books. El fo­tó­gra­fo Paolo Woods vi­ve en Flo­ren­cia, Ita­lia. Es­te es su pri­mer ar­tícu­lo pa­ra la re­vis­ta.

FI­LA SU­PE­RIOR, DE IZQ. A DER.: DE AGOSTINI/GETTY IMA­GES; 1001 IN­VEN­TOS Y EL MUN­DO DE IBN AL HAYTHAM; SPL/SCIEN­CE SOURCE; GETTY IMA­GES/ART IMA­GES. FI­LA IN­FE­RIOR: AR­CHI­VO FO­TO­GRÁ­FI­CO ALAMY; MPI/GETTY IMA­GES; DA­VID GAHR; PRE­MIUM ARCHIVE/GETTY IMA­GES; GA­LE­RÍA

Un si­glo des­pués de que Eins­tein pre­di­je­ra la exis­ten­cia de on­das gra­vi­ta­cio­na­les en su teo­ría ge­ne­ral de la re­la­ti­vi­dad, cien­tí­fi­cos co­mo Ka­zuhi­ro Ya­ma­mo­to pla­nean uti­li­zar el pri­mer te­les­co­pio de on­das gra­vi­ta­cio­na­les sub­te­rrá­neo (KAGRA), en Hi­da,...

Unas 10 000 pa­re­jas de ge­me­los idén­ti­cos y fra­ter­nos for­man par­te del es­tu­dio del ge­ne­tis­ta Ro­bert Plo­min, del King’s Co­lle­ge de Lon­dres, el cual arro­ja pis­tas so­bre có­mo los ge­nes y el am­bien­te afec­tan el desa­rro­llo. La ge­né­ti­ca de la in­te­li­gen­cia es...

Con es­cá­ne­res de ima­gen por re­so­nan­cia mag­né­ti­ca fun­cio­nal (IRMf) (izq.), el es­pe­cia­lis­ta en au­di­ción Char­les Limb en­con­tró que los mú­si­cos de jazz y los ra­pe­ros de es­ti­lo li­bre su­pri­men la par­te de au­to­con­trol de sus ce­re­bros cuan­do im­pro­vi­san. Limb...

CHAR­LES LIMB

Ac­ti­va­ción pre­fron­tal in­ter­me­dia Au­toex­pre­sión De­sac­ti­va­ción pre­fron­tal la­te­ral Au­to­mo­ni­to­reo

Las fór­mu­las del ma­te­má­ti­co Te­ren­ce Tao so­bre di­ná­mi­ca de flui­dos es­tán en el pi­za­rrón. Des­ta­ca­do por su “in­ge­nio de otro mun­do”, ga­nó la pres­ti­gio­sa Me­da­lla Fields en 2006, a los 31 años. Pe­ro nie­ga no­cio­nes ele­va­das de ge­nia­li­dad. Lo que im­por­ta,...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.