RE­GIS­TROS DE RE­BE­LIÓN

National Geographic en Español (México) - - Explora - Por Na­tas­ha Daly

Mu­chas for­mas de mú­si­ca fue­ron prohi­bi­das en la Unión So­vié­ti­ca, en es­pe­cial du­ran­te la Gue­rra Fría. El jazz y el ro­can­rol oc­ci­den­ta­les eran juz­ga­dos co­mo mú­si­ca del enemi­go, y el pop de los emi­gran­tes ru­sos, co­mo de trai­do­res. Los so­vié­ti­cos prohi­bie­ron “cual­quier mú­si­ca que so­na­ra a eso”, acla­ra Step­hen Coa­tes, mú­si­co que fun­dó el pro­yec­to X-Ray Au­dio pa­ra ha­cer la cró­ni­ca de un es­fuer­zo por eva­dir el con­trol es­ta­tal.

En 1946, dos aman­tes de la mú­si­ca de Le­nin­gra­do, Rus­lan Bu­gas­lovs­ki y Bo­ris Tai­gin, idea­ron una ma­ne­ra de co­piar dis­cos. La mú­si­ca ori­gi­nal era con­tra­ban­dea­da al país, por lo ge­ne­ral, por ma­ri­ne­ros. Co­mo los ma­te­ria­les eran es­ca­sos en la Unión So­vié­ti­ca, re­co­lec­ta­ron par­tes de he­rra­mien­tas, co­mo ta­la­dros y gra­mó­fo­nos, pa­ra cons­truir una gra­ba­do­ra. Pa­ra los dis­cos, re­cu­rrie­ron a una fuen­te im­pro­ba­ble: ra­dio­gra­fías desecha­das, fa­bri­ca­das con un plás­ti­co sua­ve pa­ra ser cor­ta­das por la má­qui­na gra­ba­do­ra.

Las crea­cio­nes del par fue­ron im­pre­sio­nan­tes: la radiografía de unas cos­ti­llas ro­tas emi­tía la ca­den­cia del tan­go ru­so. Un crá­neo era el fon­do mór­bi­do del jazz es­ta­dou­ni­den­se. “Tie­nes es­tas fotos del in­te­rior de los so­vié­ti­cos, im­pre­sas con la mú­si­ca que ama­ban en se­cre­to”, co­men­ta Coa­tes, quien tro­pe­zó con uno de es­tos “dis­cos-hue­so” ha­ce unos años en San Pe­ters­bur­go.

Los mé­to­dos del dúo fue­ron re­pli­ca­dos por con­tra­ban­dis­tas en otras ciu­da­des, crean­do una sub­cul­tu­ra dis­que­ra que du­ró ca­si 20 años. Pe­ro las au­to­ri­da­des se en­te­ra­ron: Bu­gas­lovs­ki fue en­car­ce­la­do tres ve­ces. “Tan­to así pue­de im­por­tar la mú­si­ca”, ase­gu­ra Coa­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.