En­tre la tele y el la­bo­ra­to­rio

La ex es­tre­lla in­fan­til Ma­yim Bia­lik ob­tu­vo un doc­to­ra­do en neu­ro­cien­cia y vol­vió a la ac­tua­ción con The Big Bang Theory, don­de ha­ce de cien­tí­fi­ca. Es­to le dio una vi­sión úni­ca del rol de la mu­jer en los cam­pos de CTIM.

National Geographic en Español (México) - - Hablemos Del Cosmos -

Neil deG­ras­se Ty­son: Du­ran­te tu ni­ñez, ¿hu­bo al­gu­nas in­fluen­cias cien­tí­fi­cas?

Ma­yim Bia­lik: Hu­bo po­cas. En la se­cun­da­ria tu­ve un maes­tro de fí­si­ca muy ex­cén­tri­co que a ve­ces se que­da­ba dor­mi­do mien­tras nos mos­tra­ba dia­po­si­ti­vas, pe­ro era un fí­si­co bri­llan­te. Fui a una es­cue­la muy inusual: la se­rie de co­me­dia de la dé­ca­da de los ochen­ta, Head of the Class, so­bre un gru­po de ni­ños muy in­te­li­gen­tes y pre­co­ces, de he­cho se ba­só en la es­cue­la a la que asis­tí. Lue­go de la se­cun­da­ria tu­ve tu­to­res en el set, por­que es­tu­ve en el pro­gra­ma Blos­som des­de los 14 has­ta los 19 años.

NT: No es­ta­bas “en el pro­gra­ma”, tú eras

Blos­som, pa­ra acla­rar­lo. MB: Eh, sí. Ok [ríe]. En la se­cun­da­ria no te­nía una afi­ni­dad na­tu­ral por las ma­te­má­ti­cas y la cien­cia; to­dos los mu­cha­chos en mis cla­ses trabajaban más rá­pi­do que yo, así que so­lo asu­mí que no de­bía ser bue­na pa­ra eso. En reali­dad no en­ten­dí la be­lle­za de la cien­cia y las ma­te­má­ti­cas, y de to­do es­te mun­do, sino has­ta la pre­pa­ra­to­ria, cuan­do una mu­jer, quien fue mi tu­to­ra de bio­lo­gía, me dio la con­fian­za pa­ra ser cien­tí­fi­ca. Y, des­pués de eso, per­se­guir­lo en la uni­ver­si­dad fue muy fá­cil.

NT: Es­to me en­tris­te­ce. Que so­lo una per­so­na tu­vo en ti una in­fluen­cia de vi­da, pe­ro ¿a cuán­tos es­tu­dian­tes les fal­ta esa per­so­na?

MB: La pri­me­ra res­pues­ta es a mu­chas ni­ñas. Es­to se de­be a una di­fe­ren­cia his­tó­ri­ca en la re­pre­sen­ta­ción de las mu­je­res en los cam­pos de CTIM [cien­cia, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­cas] y, con pro­ba­bi­li­dad, a un ses­go cul­tu­ral por par­te de los maes­tros y ad­mi­nis­tra­do­res. Pien­so que ha ha­bi­do un cam­bio en la edu­ca­ción des­de que es­tu­ve en la es­cue­la, en las dé­ca­das de los se­ten­ta y ochen­ta, pe­ro en­ton­ces era co­mo pre­gun­tar: “¿Qué, no eres bueno en ‘ma­te’ de ma­ne­ra na­tu­ral? Me­jor prue­ba con la li­te­ra­tu­ra. ¿Ya leís­te los clá­si­cos?”.

NT: Hay per­so­nas que pre­su­po­nen que, a me­nos que al­go se les dé fá­cil­men­te, no de­ben per­se­guir­lo co­mo ca­rre­ra, sin no­tar

que al­gu­nos de los gran­des lo­gros que ob­ten­drás su­ce­den por­que tra­ba­jas­te du­ro pa­ra al­can­zar ese pun­to.

MB: Sí. De no ha­ber ido a la uni­ver­si­dad qui­zá me hu­bie­ra que­da­do en la ac­tua­ción y se­ría fe­liz con eso. Pe­ro me en­can­tó ir a la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los Án­ge­les y te­ner un re­to aca­dé­mi­co. Ado­ré ha­cer in­ves­ti­ga­ción con ado­les­cen­tes con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les (en eso pa­sé sie­te años de mi vi­da). Fue emo­cio­nan­te ob­te­ner mi doc­to­ra­do. Pe­ro, en tér­mi­nos de tiem­po pa­ra criar a mis dos hi­jos, la vi­da fle­xi­ble de un ac­tor era me­jor que las lar­gas ho­ras de un in­ves­ti­ga­dor. NT: Ade­lan­tán­do­nos a 2010 y The Big Bang Theory. ¿Quién hu­bie­ra adi­vi­na­do cuán po­pu­lar se vol­ve­ría es­ta se­rie? MB: ¡Yo no! Nun­ca la pu­de ima­gi­nar an­tes de au­di­cio­nar. NT: En la se­rie in­ter­pre­tas a la doc­to­ra Amy Fa­rrah Fow­ler, una neu­ro­cien­tí­fi­ca. MB: De he­cho es neu­ro­bió­lo­ga, pe­ro lle­go a men­cio­nar co­sas de neu­ro­cien­cia.

NT: ¿Qué tan­to de tu per­so­na­li­dad pro­fe­sio­nal le im­pri­mes a tu per­so­na­je?

MB: Ya que el tra­ba­jo de un ac­tor es pre­sen­tar un per­so­na­je, in­clu­so si nun­ca has es­ta­do en esa pro­fe­sión, su­pon­go que ten­go el tra­ba­jo más fá­cil. No ne­ce­si­to es­for­zar­me tan­to.

NT: In­ten­to ima­gi­nar a quien les pro­po­nes la idea del pro­gra­ma, a los eje­cu­ti­vos de la ca­de­na: “Te­ne­mos a seis cien­tí­fi­cos, y ellos ha­blan, pe­ro tú no sa­brás a qué se re­fie­ren, y ha­rán bro­mas y se reirán, pe­ro no te las van a ex­pli­car”. Pien­so que fue una co­me­dia ac­ce­si­ble por­que na­die ha­bía abor­da­do el te­ma an­tes.

MB: Los pro­gra­mas con los que cre­cí se tra­ta­ban de per­so­nas atrac­ti­vas y de quién te­nía re­la­cio­nes se­xua­les con quién en cuál se­ma­na. Nues­tra se­rie se tra­ta de per­so­nas que ven esos pro­gra­mas.

NT: ¿Po­dría al­gu­na vez ha­ber un es­pa­cio en la se­rie pa­ra un per­so­na­je fe­me­nino que sea más se­xual, pe­ro tam­bién una cien­tí­fi­ca en to­do sen­ti­do?

MB: Hu­bo un epi­so­dio en el que el per­so­na­je Ber­na­det­te, una mi­cro­bió­lo­ga, po­sa pa­ra una se­sión fo­to­grá­fi­ca de la “cien­tí­fi­ca se­xi” y Amy tie­ne un gran pro­ble­ma con ello.

NT: Re­cuer­do ese epi­so­dio. Tu per­so­na­je, Amy, sa­bo­tea la se­sión fo­to­grá­fi­ca.

MB: Co­rrec­to. Cuan­do pro­mue­vo las ca­rre­ras de CTIM en­tre mu­je­res jó­ve­nes, me sue­len pre­gun­tar qué pien­so so­bre la ca­mi­sa blan­ca abier­ta con un sos­tén ne­gro de­ba­jo (el es­te­reo­ti­po de una cien­tí­fi­ca se­xi). Yo no cri­ti­co a las mu­je­res o cien­tí­fi­cas que quie­ran ha­cer eso. Pa­ra mí, no es la ma­ne­ra que ele­gí pa­ra re­tra­tar a las mu­je­res en la cien­cia. No pien­so que sea la úni­ca ma­ne­ra de crear in­te­rés. Po­dría ser el úni­co mo­do de ha­cer que cier­ta po­bla­ción de hom­bres se in­tere­se en las mu­je­res de cien­cia…, pe­ro pa­ra mí no es una me­ta per­so­nal im­pul­sar esa no­ción acer­ca de las cien­tí­fi­cas.

Par­te de mi pro­mo­ción bus­ca po­ner un ros­tro fres­co, po­si­ti­vo y fe­me­nino en es­tos te­mas. Pien­so que mu­chas mu­je­res no co­no­cen las ca­rre­ras dis­po­ni­bles pa­ra ellas. Qui­zá pien­sen lo mis­mo que yo cuan­do es­ta­ba en la es­cue­la pri­ma­ria y se­cun­da­ria: no quie­ro es­tar so­la en un la­bo­ra­to­rio por el res­to de mi vi­da, con una ba­ta abu­rri­da y unos len­tes feos.

Pe­ro lue­go lo en­ten­dí. La bio­lo­gía ma­ri­na, tra­ba­jar con ani­ma­les y el me­dio am­bien­te, es cien­cia. ¿Te gus­ta la in­ge­nie­ría? ¿Quie­res ha­cer co­di­fi­ca­ción? De­dí­ca­te a ello. Hay mu­chas ca­rre­ras de CTIM que in­vo­lu­cran va­rie­dad y crea­ti­vi­dad. Y eso es lo que ne­ce­si­ta­mos co­mu­ni­car­les a las ni­ñas lo más pron­to po­si­ble. NT: ¡Eso fue in­creí­ble! Es co­mo te­ner el pro­gra­ma com­ple­to jus­to ahí. MB: Gra­cias. Y ni si­quie­ra tu­ve que qui­tar­me la ro­pa pa­ra ha­cer­lo.

FO­TO: RO­BERT MAXWELL

El re­par­to de per­so­na­jes cien­tí­fi­cos ño­ños en la se­rie de co­me­dia La teo­ría delBig Bang in­clu­ye a la neu­ro­bió­lo­ga Amy Fa­rrah Fow­ler (Ma­yim Bia­lik) y a su no­vio, el fí­si­co Shel­don Cooper (Jim Par­sons). Neil deG­ras­se Ty­son es el con­duc­tor de la se­rie de Na­tio­nal Geo­grap­hic pa­ra la te­le­vi­sión Hablemos del cosmos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.