PRO­DU­CE ELEC­TRI­CI­DAD POR TI MIS­MO

National Geographic en Español (México) - - Explora - Por Li­sa Sri­kiow

Si quie­res ver có­mo ob­te­ner elec­tri­ci­dad jus­to cuan­do se ne­ce­si­ta, to­ma un ele­va­dor has­ta la ci­ma de un edi­fi­cio de apar­ta­men­tos de 12 pi­sos en Ber­lín. Ten­drás una vis­ta im­pre­sio­nan­te de la ciu­dad y en­con­tra­rás al­go sor­pren­den­te: una tur­bi­na de vien­to en el te­cho. Cu­bier­to con cel­das so­la­res, Win­dRail pen­de so­bre el bor­de el edi­fi­cio. El vien­to sube por un cos­ta­do, has­ta la tur­bi­na de vien­to del mó­du­lo y ac­cio­na los ro­to­res.

Di­se­ña­do­res e in­ge­nie­ros pa­sa­ron mu­cho tiem­po crean­do ae­ro­ge­ne­ra­do­res ur­ba­nos efi­cien­tes. Des­pués de to­do, las ciu­da­des usan 75 % de la ener­gía pro­du­ci­da en el mun­do y ge­ne­ran 60% de las emi­sio­nes de CO2, se­gún es­ti­ma­dos de ONU-Há­bi­tat, que pro­mue­ve la sos­te­ni­bi­li­dad en zo­nas ur­ba­nas.

Sin em­bar­go, un ho­gar en una gran ciu­dad usual­men­te ca­re­ce de es­pa­cio en el te­cho pa­ra sis­te­mas es­tán­dar de ener­gía re­no­va­ble, se­ña­la Sven Koeh­ler, por­que “la par­te in­ter­na de la azo­tea se usa pa­ra otras ins­ta­la­cio­nes de ser­vi­cios”. Por ello, Koeh­ler, eco­no­mis­ta e in­ge­nie­ro de 39 años –quien desa­rro­lló el pro­to­ti­po del Win­dRail–, co­lo­có el equi­po a la ori­lla del te­cho, don­de pue­de ali­men­tar­se del vien­to y la ener­gía so­lar.

Es­ta uni­dad en Ber­lín, pro­yec­to pi­lo­to de Anerdgy –com­pa­ñía que fun­dó Koeh­ler–, es­tá en ope­ra­ción des­de oc­tu­bre pa­sa­do. Con con­di­cio­nes óp­ti­mas de vien­to, ca­da mó­du­lo Win­dRail pue­de ge­ne­rar al me­nos 1 000 ki­lo­va­tios-ho­ra al año (su­fi­cien­te pa­ra unas 500 car­gas de la­va­do­ra). La elec­tri­ci­dad pro­du­ci­da se em­plea pa­ra ali­men­tar ele­va­do­res, lu­ces y el sis­te­ma de ven­ti­la­ción.

Pe­ro las con­di­cio­nes pa­ra las tur­bi­nas pue­den ser en­ga­ño­sas ya que las ve­lo­ci­da­des del vien­to tien­den a ser me­no­res en las ciu­da­des que en zo­nas ru­ra­les y su di­rec­ción es me­nos pre­de­ci­ble. “Las di­fe­ren­cias geo­mé­tri­cas en­tre los edi­fi­cios tam­bién in­flui­rán en los mo­vi­mien­tos eó­li­cos”, acla­ra Koeh­ler. Pa­ra que una uni­dad Win­dRail ope­re efi­cien­te­men­te de­be ins­ta­lar­se en un edi­fi­cio de al me­nos ocho me­tros de al­tu­ra. Mien­tras más al­ta sea la cons­truc­ción, ma­yor se­rá la ve­lo­ci­dad del vien­to y ha­brá más ener­gía pa­ra las per­so­nas que vi­ven aden­tro.

Sven Koeh­ler, de pie en el te­cho, jun­to al Win­dRail, la tur­bi­na eó­li­ca cu­bier­ta de pa­ne­les so­la­res que di­se­ñó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.