EN BUS­CA DE UN AMAN­TE APA­SIO­NA­DO

National Geographic en Español (México) - - Explora - Por Pa­tri­cia Ed­monds

De es­tos tres mo­nos gua­pos, ¿cuál di­rías que es el más atrac­ti­vo?

Es sen­ci­llo de res­pon­der si eres un ma­ca­co Rhe­sus (Maca­ca mu­lat­ta)o Cons­tan­ce Du­buc, bió­lo­ga evo­lu­ti­va de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge.

Des­de 2012, Du­buc y sus co­le­gas de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York han es­tu­dia­do unos 250 ma­ca­cos Rhe­sus sil­ves­tres en el Ca­ri­be. El ob­je­ti­vo: apren­der có­mo el co­lor del ros­tro –que va­ría del ro­sa pá­li­do a un ro­jo pro­fun­do– afec­ta su éxi­to re­pro­duc­ti­vo.

Pa­ra de­ter­mi­nar el pa­pel del co­lor en la atrac­ción, Du­buc mos­tró a ca­da su­je­to de prue­ba dos fo­to­gra­fías de ca­ras con di­fe­ren­tes to­nos de ro­jo. No­tó que los ros­tros de un car­mín os­cu­ro atraen más a las hem­bras y un tan­to a los ma­chos al ras­trear su mo­vi­mien­to ocu­lar. “Es co­mo en los hu­ma­nos. Si ves a al­guien atrac­ti­vo, tus ojos mi­ra­rán un po­co más”.

Los in­ves­ti­ga­do­res re­gis­tra­ron el cor­te­jo en­tre los mo­nos por el co­lor de sus ca­ras y vie­ron que los ma­chos con un tono os­cu­ro tu­vie­ron más ofre­ci­mien­tos que aque­llos con un tono me­dio o pá­li­do.

En bue­na me­di­da, el éxi­to re­pro­duc­ti­vo –nú­me­ro de crías– de las hem­bras con ros­tros más os­cu­ros su­pera a las de to­nos pá­li­dos. Pe­ro pa­ra los ma­chos hay otra opor­tu­ni­dad: pa­ra lo­grar más apa­rea­mien­tos y crías, de­ben ser do­mi­nan­tes en su gru­po al igual que uno de ca­ra ro­jo os­cu­ro, se­gún Du­buc. “El co­lor no es su­fi­cien­te por sí so­lo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.